Hace 14 Años

aleyale

Almost paradise
How could we ask for more?
I swear that I can see forever in your eyes…
(Almost Paradise – Mike Reno & Ann Wilson)

Hace 14 años nos levantamos una mañana temprano, me fui a la peluquería, al Paulino Acosta, porque me quedaba cerca y aparte porque no teníamos un mango.

Me peinaron rápido y sencillo y una chica me pintó las uñas y no me quiso cobrar porque era un día especial.

Caminé de vuelta el par de cuadras, volví a nuestro loft, me puse la camisa roja que me había comprado para estrenar ese día (seguro en algún coreano de Quilmes!), mi pantalón de cuero negro (lo único “lujoso” que tenía para vestir), Ale ya estaba listo, me pinté los labios y salimos!

Estacionamos cerca del Alto Palermo Shopping y con 10 minutos que teníamos, fuimos casi corriendo a un local que vendía bijouterie hecha en plata.

“Pero estás segura que querés anillos?”

“Pero claro, Ale, si nos vamos a casar solamente por civil! Si no es ahora, cuándo?”

“Bueno, dale que no tenemos mucho tiempo”

Nos probamos ahí los anillos, nos quedaban bien y la chica nos preguntó cuándo nos íbamos a casar.

“Ahora, acá enfrente!”

Nos miró que no nos podía creer!

Cruzamos la calle, entramos al Registro Civil y ahí estaban esperándonos mis padres y la familia de Ale: su mamá, su hermano y la Baba.

Cada uno fue al encuentro de sus parientes y ahí los presentamos porque no se conocían entre ellos.

Después empezaron a llegar algunos familiares y se hizo la hora de entrar.

Nos llamaron y primero hicieron entrar a todos menos a nosotros.

Entramos luego y nos recibe una cámara que nos filmaban unos que estaban entongados con los del Registro Civil (cuándo nos habían pedido autorización? Nunca!) y nos sentamos al lado de nuestros testigos: El de Ale, su hermano Andrés y el mío, mi ahijado mayor, Leandro.

Me encantaron las palabras serias de la jueza, de la importancia que realmente tiene el matrimonio en la vida civilizada y después nos paramos, firmamos y la jueza dijo que como símbolo de nuestra unión, nos íbamos a poner los anillos.

Y luego… acá viene el momento en que Ale y yo no nos ponemos de acuerdo cuando lo contamos:

Él dice que la jueza le dijo que nos podíamos dar un beso y yo digo que no, porque, sinceramente, no escuché que dijera eso. Pensaba que iba a seguir otra cosa, no sé.

Pero fue en ese momento que Ale me quiso dar un beso y yo tenía la cara para otro lado, no sé para dónde miré, no sé, no séééééééééé!!! Y quedó como que giré la cara.

Obvio que fue todo un segundo y enseguida nos dimos un beso como corresponde.

Pero Ale no se lo olvidó más!!! 😛

Bueno, no podía salir todo tan perfecto, no?

Salieron todos rápido porque se venía la parte más emocionante para mí: había que tirar el arroz! Y cuando nosotros estábamos por salir, nos atajó la que nos filmó y nos dijo que nos cobraba 400 pesos y se lo teníamos que pagar ahí porque ellos tenían la filmación lista. Que si no, la borraban y no podíamos recuperarla.

400 pesos era plata seria para nosotros en el 2002 y con Ale nos miramos y le dijimos “Bueno, no, gracias”

Nos dirigimos a la puerta y afuera y nos tiraron arroz!

Y acá estamos todavía! Recordándolo con la misma alegría de entonces!

Felices 14 años de matrimonio, mi amor!