Palamós

portadapalamos

Me estoy dando cuenta de que jamás digo: “Me voy de vacaciones”. Siempre es “Me voy de viaje”. Es que para mí, vacaciones supone descanso y descanso, para mí supone no hacer nada.

Pues eso con nosotros no corre!

Este último feriado largo decidimos tomarnos unos días más e irnos para España. Estomacalmente, andábamos extrañando tierras ibéricas así que nos fuimos para la Costa Brava.

Por qué? Ale preguntó a una compañera de trabajo que es española, donde podría ir por unos días y ella sugirió Palamós, a hora y media en auto desde Barcelona.

Entonces, allá fuimos!

Llegamos a la noche, alquilamos el auto en el aeropuerto, dormimos en un hotel cercano y a la mañana siguiente llegamos a Palamós.

Nos alojamos en un pequeño tercer piso y nos recibió el sol.

Villa Terracita. Si tuviera parrilla me quedo a vivir acá.

A photo posted by Alicia’s Own (@aliciasown) on

Y sabés qué? Para mi sorpresa, en estos 5 días, descansamos en serio! Porque nos levantábamos tarde, casi al mediodía y aprovechábamos el resto de la jordanada para pasear por Palamós mismo o hacer caminatas por pueblos cercanos!

Los 5 días los repartimos entre Palamós, El Castell y Peratallada.

Todo fue un grato descubrimiento aunque el clima no estuvo de nuestro lado! Pero como nosotros no tomamos sol y sufrimos bastante el calor, no nos amargamos!

Hoy te muestro Palamós, así que agarrá el saquito y vení!

Bienvenida.

A photo posted by Alicia’s Own (@aliciasown) on

Aunque aquí es famosa la gamba de Palamós!

collage1-001

Recorrimos bastante sus calles angostas y hermosos y variados restaurantes.

Hay un casco histórico que lo podés recorrer siguiendo un mapa que conseguís en la Oficina de Turismo y podés encontrar monumentos muy bonitos, sobre todo por su paisaje alrededor.

P1160876

Esta es la portada de un antiguo convento de los Agustinos.

P1160882

Aquí está lo que queda de los claustros.

P1160888

Y esto era el rosetón.

P1160857

Más adentro, te encontrás con rincones de ensueño!

P1160854

Con balcones preciosos!

P1160919

Siguiendo diferentes callejuelas llegás al antiguo barrio de pescadores.

P1160935

Y la hermosa Parroquia de Santa María del Mar.

Parroquia? Es gigante como una catedral!

Me sorprendió de Palamós la gran oferta gastronómica! Hay muchos restaurantes y tenés de los más variados precios.

P1170013

Nosotros una noche elegimos ir a La Gamba, un restaurant clásico y muy particular, ya verás.

P1170006

Así porque sí, nos trajeron esto: Sandía en palito empapada en vino!

P1170009

Sandía y vino! Y estoy viva!

(Yo apenas lo probé porque no tomo alcohol y casi ni se sentía el gusto a vino.)

P1170007

Pedimos como entrada para compartir, unas gambas.

Parecen camarones, no? Pero si pedíamos las gambas posta, esas salían bastante caras!

P1170018

Mi plato principal fue pescado gigantesco y unas papas al horno deliciosas!

P1170014

Ale pidió arroz con sepias y cigalas, que teñidas de negro parecían cucarachas!

Y no dábamos más para postres pero igual nos trajeron algo dulce:

P1170019

Dos mini cremas catalanas con trufas y mini magdalenas.

Te contaba que este restaurant era algo particular.

P1170024

Es que fue diseñado por Eiffel en 1893.

P1170026

Sí, el mismo de la torre! Mirá qué detalles!

P1170023

Se siente un poquito como en París!

Les recomiendo encarecidamente este restaurant, por lo lindo, por el menú y por el servicio, la gente que atiende es por demás amable y profesional!

Me gustó también poder disfrutar de esos murmullos que se sienten por la calle, típico de países como España, Italia y por qué no, Argentina: ese “sonido” que te da la pauta que la gente charla, se junta a contarse cosas…

P1160845

Me encantaba ver disfrutar a las personas de su desayuno tardío…

Nosotros también tuvimos el nuestro, por supuesto!

Desayuno tardío. Porque yo lo valgo! 😀😀😀😀😋

A photo posted by Alicia’s Own (@aliciasown) on

La cafetería donde fuimos un par de mañanas-casi-mediodía era atendida por sus dueños y su hijo, tan evidente! Los dueños, dos viejitos amorosos que tomaban el pedido, atendían a la gente, hacían de todo y todo lo que siempre hicieron y su hijo, obviamente, trabajando a la par.

Me causó ternura verlos tan viejecillos pero tan activos, se notaba que si no seguían trabajando, no sabrían qué hacer!

Para terminar mi post sobre Palamós, les muestro el shopping que hice en ese pueblo:

De shopping. Primero, lo primero!

A photo posted by Alicia’s Own (@aliciasown) on

El mejor chocolate!

Qué les pareció Palamós? Conocían? Les gustaría ir? A mí me gustaría volver!

El próximo post, seguimos paseando por la Costa Brava, esta vez por unos pueblos medievales increíbles!

Y que Viva España!