El Peluquero De Tu Vida

pelu-001

Me encanta ir a la pelquería porque es un momento en el que me relajo y en el que me siento un poco mimada. Te imaginarás que a lo largo de estos 46 años he conocido y visitado y re visitado peluqueros y peluqueras varios y de algunos me acuerdo muy bien por diversos motivos: buenos y malos.

Mi primera experiencia en una peluquería fue un tanto traumática: Tenía 5 años y el pelo larguísimo. A mí me gustaba mucho tener el pelo largo y un día mi hermana y yo nos agarramos piojos.

Mamá nos llevó a la peluquera, Eugenia, que ella visitaba en ese momento de su vida y me acuerdo que la señora me dio un espejo chico, redondo, para que me mirara la cara mientras ella me cortaba el pelo (mamá nos había dicho que nos llevaba para eso) y yo charlaba y mamá charlaba y Eugenia charlaba y mi hermana capaz que también (mi hermana más chica siempre fue más callada). Pero al levantarme, descubro con horror, cuando me paso la mano por atrás de la cabeza, que me lo habían cortado todo! Todo, todo TODO mi cabello había desaparecido y parecía un varón!

Del shock no pude ni llorar y me acuerdo de haber dicho: “Pero yo pensé que me ibas a cortar hasta la cintura…” y bueno, la apechugué y me quedé mirando cómo después “pelaban” a mi hermana.

Pero claro, después de todos los que alguna vez he visitado, rescato tres en particular:

  • Kela: la peluquera de mi barrio que era buenísima. Peinaba, cortaba, teñía, hacía lo que le pidieras hasta que una vez tuvo un accidente y quedó mal del brazo y pudo salir adelante pero quedó muy lenta. Como profesional siguió siendo la preferida de mi mamá pero tenía una actitud tal ante la vida, que mi mamá, cada vez que volvía de ahí, volvía traumada y estresada: al revés de lo que pasa siempre, no era la cliente que abrumaba a la peluquera con sus problemas, era al revés!!!
  • Julio Coiffeur: Yo tenía un pelo hermoso, largo y ondeado a los 22 años y un novio que vivía en Bernal. Como se me ocurrió hacerme algo en el pelo, él me recomendó Julio Coiffeur donde iba su mamá, en Bernal. A vos, Julio, te voy a re contra quemar, loco, acá en mi blog, de la misma forma que me quemaste el pelo y hasta la oreja cuando me pusiste un líquido fuertísimo en el pelo, me cobraste una fortuna y cuando fui al otro día a preguntarte qué había pasado, te hiciste el que estaba todo bien. Otra experiencia traumática!
  • Liliana: Quise ir a su pelu, cerca de mi barrio, cuando vi el peinado perfecto y hermoso que le había hecho a mi amiga Miriam cuando se casó. Miriam me acompañó la primera vez y desde ese entonces, hasta que me vine a vivir acá, fue mi peluquera que, también, hacía de todo y genial! Tenía una mano perfecta para hacer los cortes de pelo que le pidieras!

En Londres voy a una peluquería que también podría considerarse de barrio porque no queda en “el centro” sino cerca de mi casa y las chicas son muy profesionales y ofrecen unos cuantos servicios como depilación, uñas, etc., lo usual, nada más que hay que pedir turno.

Hacen ya 11 años que vivo acá y te puedo aegurar que recién ahora les puedo entender su inglés: Son RE británicas las chicas pero tienen un acento del sureste londinense que cuesta horrores descifrar al principio… en los primeros años, bah!

Pero mi ídolo total es Martin, quien trabaja allí. Cada vez que me tengo que cortar el pelo pido por él. Me ha hecho los cortos más osados (pedidos por mí) y siempre quedé conforme. Es lo más.

Una vez me cortó el pelo y a la semana siguiente fui a Argentina. Me fui a peinar y el peluquero me preguntó si me había cortado el pelo en otro país. Sorprendida, le dije que sí. Le pregunté cómo se había dado cuenta: “Ese corte lo aprendí en un curso hace poco, cuando vinieron unos estilistas de Tony & Guy.”

(Tony & Guy es una peluquería famosa de acá y no sabía que se conocía allá!)

Así pasa, pues, que cuando encontrás un peluquero o peluquera que te entiende, que es profesional, que sabe, que tiene talento, no queremos dejarlos! Supongo que hasta a los hombres les debe pasar!

Y vos qué onda con la pelu? Tenés un peluquero o peluquera de tu vida? Contame quién es!