El 25 De Mayo

mafalda

El 25 de Mayo se hacía el acto escolar: Con el frío de otoño casi invernal llegábamos a la escuela temprano a la mañana para mirar o ser parte del mismo.

Llegábamos con el guardapolvo limpio, las dos colitas bien peinadas o dos trenzas y los zapatos bien lustrados. Si tocaba actuar, las mamás venían con el disfraz colgado del brazo (había que tener cuidado con los vestidos hechos de papel crepe) y al llegar, estábamos un ratito en el patio y enseguida a formar.

Formábamos alrededor del pequeño escenario que estaba en la galería, todos amontonados y una maestra era la encargada de ser la MC: micrófono en mano (que SIEMPRE hacía acople y te volaba los tiernos tímpanos infantiles) muy solemne comenzaba diciendo que entraba la Bandera de Ceremonias.

En los primeros años de la primaria me acuerdo que se aplaudía. Después se cambió a que no, que había que hacer silencio y las maestras a grito pelado: “EN SILENCIO! EN SILENCIO!” porque siempre había un desprevenido que aplaudía acostumbrado a lo de antes.

El abanderado era el mejor alumno de séptimo grado, los escoltas los dos segundos mejores promedios del mismo grado y si ese año estaban generosos, podrían haber agregado hasta el mejor promedio de sexto y quinto.

Los chicos subían serios al escenario y cantábamos el Himno.

Luego aplaudíamos y la maestra comenzaba a presentar los actos.

Primer grado y los chiquitos con la cara pintada con corcho quemado y camisa roja con lunares de papel blanco pegados, bailaban un candombe o algo así mientras alguno seguro lloraba.

Segundo grado y aparecen las damas antiguas con pollera de papel crepe y peinetón y mantilla, del brazo de los caballeros de levita y galera. Dan unas vueltas, se ponen en fila de frente a la audiencia y gritan “Viva La Patria!”

Tercer grado y más de lo mismo aunque seguro este grado tendría más letra al ser los chicos un poco más grandes y poder articular y / o memorizar mejor.

(El grito de “Empanadas calientes que queman los dientes” no podía faltar!)

Cuarto grado, qué hacer con cuarto? Que bailen un minué!

Quinto grado y ya hay uno que sabe tocar la guitarra. Que canten “Juntito Al Fogón” o “El Sol Del Veinticinco”.

Los de sexto que bailen un gato o una chacarera o aprovechemos a los chicos que van a foklore: que bailen un malambo!

Los de séptimo, los más grandes, que reciten un poema o actúen de Cornelio Saavedra, Mariano Moreno y French y Berutti.

Al final, entonces, agotados, cansados y aburridos de haber estado parados todo el tiempo mirando hacia arriba, se iba la Bandera de Ceremonias (Aplaudiendo! En silencio! Las maestras a los gritos, todo junto!), buscábamos a nuestros padres, saludábamos a la maestra y nos íbamos a casa para pasar el resto de la jornada jugando, aprovechando el feriado.

A la tarde capaz que algunos tomaban chocolate caliente y comían tortas fritas o pastelitos. Otros se irían a visitar a los abuelos. Pero seguro era un día de esparcimiento (si ya tenías hechos los deberes para el día siguiente, claro!)

Estos son los recuerdos que me vienen cuando se acerca una fecha patria. Festejarla acá no es imposible, claro, si uno quisiera cantar el Himno o hacer empanadas o reunirse con compatriotas. Pero como no es feriado aquí, entonces uno a veces busca festejar estas fechas rememorando eventos que nos quedaron en el corazón…

Y vos, cómo festejabas el 25 de Mayo en tu época de escolar? Contame!