“Por Qué Me Miran?”

Temprano a la mañana: me levanto, desayuno, leo un poco o contesto comentarios; voy al baño, me cambio, me maquillo; chequeo cuánto falta para cuando venga el colectivo, me pongo el saco, guardo el celular en la cartera, le doy un besito a Ale, agarro las llaves y me voy!

Tomo el colectivo, cruzo la mirada con una chica.

En el país donde nadie se o te mira, me mira una chica.

Una chica. Algo debo tener mal.

Llego a la estación, bajo las escaleras, escaneo la Oyster, paso por el molinete, tomo el subte.

Entro y me mira una chica. Me acomodo para dejar lugar y entra una chica y me mira.

“Qué tendré en el pelo?”

Me mira otra chica. Después me mira otra.

Que a una mujer la miren las mujeres, es para… temer, por decirlo de alguna manera.

Entonces…

“Me habré maquillado bien?”

“Tendré el pelo para cualquier lado?”

“Tendré levando el vestido atrás y no me di cuenta?”

“Tendré un zapato de cada color?”

“Se me habrá corrido la base y estaré igualita a The Joker versión Heath Ledger?”

“Se me notarán mucho las raíces sin teñir?”

“Tendré las ojeras mal tapadas?”

Hasta que, frustrada, tratando de mal imaginar qué más, me toco la frente y me siento… El gorrito de lana que me aprieta tanto me dejó marcas, como vainillitas, gracias al punto elástico; marcas duraderas de esas como las que te deja la almohada!!!

Entendés entonces por qué me miraban tanto las chicas? Esos son detalles que solo nosotras vemos… en otras! 😛