Un Día De Estos, Voy

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

2008. Tres años después.

Vivo en Londres pero no estoy todo el tiempo visitando mercados, comprando en Primark de Oxford Street, mirando antigüedades por Notting Hill u oliendo flores los domingos en Columbia Street Market.

Ahora trabajo, tengo menos tiempo libre y cuando sí lo tenía, iba a otros lados o miraba tele o escribía pero no estaba todo el tiempo yendo a esos lugares tan icónicos.

Sé que muchos que no viven aquí soñarían con ir más de una vez a esos lugares que mencioné o a algún museo. Pero es como todo: como los tenés cerca y sabés que en cualquier momento podés ir… no vas!

Me di cuenta de ello cuando, hace un tiempo, vino una prima y quiso ir al London Eye… y yo nunca había subido! Así que aprovechamos y subimos!

Sin embargo, a mí me gustaría poder hacer algunas cosas que otras personas dan por sentado o como normal o natural y cotidiano y yo extraño horrores:

  • Tomar mate amargo (si me lo cebás dulce lo tomo igual!) y charlar a tal punto de usarlo casi de micrófono!
  • Comer un normal churrasco a la plancha.
  • Disfrutar de un asado con amigos y familia y de las achuras y una tira de asado!
  • Tener la posibilidad de visitar a alguien y llevar facturas.
  • Ir a una panadería y elegirme masas finas de crema de leche solamente (Atchís! Después me tengo que aguantar la alergia!)

Me he dado cuenta que mencioné nada más que comida! 😛

Pero mi post tiene que ver con que hace poco me acordé que hace unos cuantos años fui a visitar a unos familiares en Azul y era verano, un día de semana y sin embargo, a  la nochecita, mis parientes me invitaron a comer un pequeño pero delicioso asado al parque, donde está el arroyo.

Quedó en mi memoria porque me pareció una de las salidas más tranquilas y placenteras que alguna vez tuve y me parecía increíble la posibilidad de que en pleno día laboral hubiera tiempo para darse un paseo de estas características y compartir un momento agradable.

Por eso, a veces, no hace falta venir a Londres para darte un gustito placentero.

También estoy segura de que vos, por donde vivís, estás cerca de lugares no necesariamente turísticos que a otros les encantaría visitar y vos no los frecuentás porque sabés que, total, uno de estos días, vas.

Cuáles son esos lugares o rinconcitos para recomendar? Contame! 🙂