Nuevamente A Las Corridas

corridas

“El dolor es inevitable. El sufrimiento es opcional” … Y aquí vamos otra vez!

It doesn’t hurt me.
Do you want to feel how it feels?
Do you want to know, know that it doesn’t hurt me?
Do you want to hear about the deal that I’m making?
(Running Up That Hill – Kate Bush)

Yo te solía contar que corría y lo bien que me hacía y lo bien que me sentía. Empecé y dejé dos veces. Y, como me asusté, no retomé más.

Hasta ahora.

Lo que yo notaba, en esas dos oportunidades que retomé, era que al mes me empezaba a doler la rodilla derecha. Me dolía cuando corría y cuando no, y me preocupé porque pensaba que podría tener lo mismo que mi mamá, artrosis en la rodilla derecha y pensaba que si seguía corriendo, me iba a lastimar más.

Entonces no corrí más hasta que un día Ale me dijo que por qué no probábamos ir a un negocio donde te filman mientras corrés así podés elegir el calzado correcto según tu pisada.

Me pareció una idea excelente y allá fuimos! Fuimos a un pequeño negocio que vende zapatillas de muchas marcas y está por la zona de Victoria.

Me dieron unas zapatillas, me hicieron subir a una cinta y me filmaron los pies desde atrás.

El chico me mostró la filmación y me señaló que mi pie izquierdo tiende a irse hacia adentro cuando lo apoyo. “Pero a mí me duele la rodilla derecha” le dije. “Claro, porque hacés más fuerza con ella”.

Me sugirió luego qué clase de zapatillas necesitaba y había de dos o tres marcas. Me parecieron caras y desistí. Aparte era invierno, no tenía ganas.

Como al poco tiempo fuimos a Miami, entonces pensé que ahí podría conseguir mejor precio. Lo que fue difícil de conseguir fue un lugar donde te hicieran el mismo test!

Lo encontró Ale otra vez, googleando, y hacia allá fuimos, también se trataba de un pequeño negocio que no estaba ubicado por la zona de los outlets ni shoppings.

El chico que atendía me filmó y me dijo lo mismo que el inglés. Así que bueno, ya no tenía más excusas y me compré las zapatillas ahí a un precio un poco más económico, pero no tanto, eh.

La cuestión es que ahora sé qué clase de zapatillas tengo que usar, unas que den soporte a la parte interna del pie y que tengan gel no sé dónde. No sé, el día que tenga que comprarme unas nuevas, voy con estas que tengo ahora y le pregunto al que me atienda.

Ya van 7 semanas seguidas que estoy corriendo cuatro veces por semana y no-me-duele-nada!

Y también cambié la forma de correr. Yo venía haciendo una rutina donde trotaba 1′, descansaba 2′ y así hasta aumentar los minutos de trote y disminuir los minutos de caminata y todo venía bien hasta que Ale (otra vez) me sugirió correr rápido pero por poquito tiempo y caminar por poco tiempo también porque según leyó, es la forma más efectiva de quemar calorías.

Es genial! Realmente es mejor de esta manera y lo noto cuando me pongo los pantalones que antes me apretaban!

Corro así, por ejemplo:

Una semana hice 30” corrida (no trote) y 30” caminata, repitiendo 6 veces.

Otra semana hice  1′ corrida, 1′ caminata, 30” corrida, 1′ caminata, repitiendo 6 veces y aumentando las veces en los días siguientes.

Esta semana se me ocurrió 1′ corrida, 1′ caminata empezando con 7 veces y aumentando los intervalos durante la semana.

Sinceramente, es más fácil de llevar a cabo, es más efectiva, más intensa y no te aburrís! Y me encanta correr rápido aunque claro, para cuando llego al final, no doy más!

Pero lo genial es que no me duele nada al otro día, podés creer!

Así que espero seguir con mi rutina por los viajes que se vienen donde tendremos que tener bastante energía (por eso lo tomo como un entrenamiento) y porque parece que también nos vamos a ir a la playa en algún momento de este año y ya tengo la bikini. Lo que tengo que lograr desde ahora es estar algo decente para vestirla!