La Dieta Del Trabajo

river2.jpg

Estoy trabajando y me di cuenta de que cuando trabajo como menos. En realidad, no soy de comer grandes cantidades pero si me quedo en casa me tiento más con lo que encuentre y me hago unos almuerzos con ensaladas legendarias y por más que no coma golosinas (británicas porque si tengo argentinas, no respondo de mí!) o galletitas, a la tarde me agarran unos ataques de querer comer que no me aguanto y ahí sí, veo qué encuentro y si no encuentro nada, horneo algo, como un poco, capaz que me hago unas tostadas con manteca y luego ceno y me quedo con culpa y lo que haya sobrado de lo que horneé se lo lleva Ale al trabajo.

Quedarse en casa engorda. Trabajar adelgaza.

Cuando trabajo soy súper disciplinada y repetitiva con lo que como y cómo me organizo todo. No me paso nunca de la raya y si tengo que comer lo mismo todos los días, lo hago, no me importa. En eso soy medio robotito.

La verdad es que este año me propuse llevarme la comida desde casa, basta ya de comprar en Pret, por más rica que sea, gastar un promedio de £5 no me hace gracia cuando me pongo a hacer cuentas.

Muchas veces intenté llevarme la comida al trabajo y me molestaba no tener una bolsa acorde. Las que me hube comprado nunca eran del tamaño ideal para un tupper decente o para poner otras cosas o no eran lo suficientemente mononas o no tenían cierre para resguardar qué diablos llevo!

😛

Hasta que fui al Outlet que alguna vez les mostré y a pesar de que no soy fan de las florcitas, entré a curiosear al local de Cath Kidston porque vi lunares en la vidriera. Y yo amo los lunares.

P1120444

Y ahí la encontré. Y es la ideal! En todo!

Porque entra de todo, es discreta porque tiene cierre y te paso a mostrar todo lo que llevo adentro!

P1120450

Lo que tomo. Agua, café y té con leche.

Esos vasos de plástico tienen una capacidad de medio litro cada uno y las bombillas también son de plástico resistente. Lleno estos vasos con agua no bien llego y para la primera hora de trabajo ya me tomé un litro de agua sin darme cuenta! No sabía que era capaz de tomar tanta agua en tan poco tiempo pero es que es más fácil tomar agua de una bombilla que de una botellita o vaso. Después durante el resto del día tomo otro litro.

(Sí, voy al baño más de una vez, obvio, pero no me molesta!)

A media mañana, si hace mucho frío, me tomo un té con leche. Saquitos de té hay a patadas en cualquier oficina y están a disposición de todos porque todos toman té y como yo no tomo leche de vaca, a veces encuentro de almendras o soja y está bien. Pero a veces no hay, así que por las dudas me llevo mi triangulito de leche sin lactosa y se lo agrego al té. Tiene la cantidad ideal.

Pero después de almorzar, tomo café.

collage2.jpg

Con esto me lo preparo.

El café instantáneo para mí es el peor veneno. No me cae bien nunca! Así que me compro estas no-sé-cómo-describirlas descartables que tienen una especie de bolsita con café pegada y lo ponés sobre una taza, las llenás de agua y se filtra y tenés un café delicioso como recién salido de la cafetera!

20150207_082734

Te juro que alcanza para una taza! Y cómo me despierta!

Pero a la hora del almuerzo…

collage1.jpg

Mi tupper.

No es de marca Tupperware pero es genial! Adoro mi cajita que tiene tantos compartimentos y lo que más me gustó fue que tuviera un mini container con tapita para poner salsas y / o condimentos. Entonces generalmente yo pongo en la caja una base de lechuga o arroz o trigo o quinoa y arriba, en el otro compartimento, dos clases de verduras, oliva y aceto y ya!

collage3.jpg

Almuerzo listo!

P1120463

Mis snacks.

Tengo ataques de hambre, claro, y para eso tengo las frutas y como sólo tengo eso, pues no me queda otra que comer eso!

Generalmente como una fruta a media mañana y luego después de almorzar. Nunca como las 4 frutas pero las llevo para alternar porque si el ataque de hambre es mucho, como una banana que llena más.

A veces como alguna barrita de cereal con el café o cuando ya falta poco para terminar así no me tiento con comprarme nada a la vuelta.

Cuando llego a casa generalmente me tomo una sopa. Y ya se terminó el día, escuchamos la radio, tejo o leo o escribo y me voy a dormir! No tengo más tiempo para pensar en comida!

😛

Por eso no hay mejor dieta que trabajar!

Vos qué tal andás con la Dieta del Trabajo? O te resulta más fácil cuidarte con lo que comés cuando estás en casa?