Argentinitos En Bruselas

portadabruselas

Otro mes y otra entrega sobre aquellos argentinitos que no viven en Argentina y tienen a sus padres que nos cuentan cómo los ven crecer en otro país que no es el propio y les gusta reflexionar y comparar vivencias.

Hoy le toca a Paula! Paula vive en Bruselas y la conocí (adivinen!) gracias al blog. No nos conocemos personalmente pero nos leemos y amo, adoro sus fotos! Saca unas fotos preciosas de su vida cotidiana y además cocina rico y hace unos trabajos artesanales increíbles!

Su blog se llama La Punta Del Obelisco y cuando lo visites, te vas a maravillar con las cosas para ver y para leer!

Hola Paula!

FB_IMG_1423778399594“Me llamo Paula, vivo en Bruselas y tengo dos hijos, Lisa de casi 10 y Milo de casi 7.

Alicia me invito a participar del Argentinitos En El Exterior y me sentí tan identificada que dije sí enseguida! (tardé un poco más en hacer el post!)

Les voy a contar cómo es el sistema de educación en Bélgica.

Consta de los siguientes ciclos:

– Jardín de infantes: de 2,5 a 6 años (no obligatorio)
– Primaria: de 6 a 12 años
– Secundaria: de 12 a 18 años
– Post-bachillerato: más de 18 años (no obligatorio)

Es bastante completo y concretamente en Bruselas y región Wallona (no conozco el sistema flamenco, el que se da en los sectores de habla flamenca – holandés) se encuentran varios tipos de enseñanzas, desde la francófona standard, pasando por la escuela europea, la inglesa, la alemana, los centros de educación alternativa (privados y poco accesibles lamentablemente) y escuelas religiosas (de todos los “colores”).

Los chicos no usan uniforme pero en las privadas sí aunque solo en algunas. Al principio del año las maestras te dan una lista de materiales (súper básicos) que los chicos usarán durante todo el año y por mes se paga una cuota, además del almuerzo si comen el de la escuela, algo así como 5 euros por mes que se usan para materiales extras y/o las salidas especiales.

Cada clase tiene su pequeña biblioteca y días y horarios “especiales” para ir a la biblioteca de la escuela.

Existe el sistema de guardería propiamente dicha donde, a partir de las 7.30am se puede dejar a los chicos si los padres entran a trabajar muy temprano y lo mismo pasa a la tarde. Para la primaria se llama “el estudio” ya que los chicos aprovechan el tiempo para hacer sus deberes.

Todos los alumnos de primaria tienen su “journal de classe”, donde traen apuntados los deberes (si tienen), alguna nota informativa y donde también se intercambia información entre maestros y padres. Va y viene todos los días en la mochila.

A partir de 1er. grado de la primaria, los chicos tienen la materia “religión” entre las que se puede elegir religión musulmana, judía, católica, protestante; si no, se puede cursar lo que yo conozco como educación cívica (acá le llaman “morale”).

El tema del cursado de religión es obligatorio (yo estoy en contra y leyendo un poco sobre esto para armar mejor este post encontré una nota de un diario del año pasado donde se habla del tema y de la posibilidad de que “religión” deje de ser una materia obligatoria).

La entrega de boletines es 3 veces al año y solo la primera y la última va con reunión de padres (15 minutos cada padre con la maestra y también se puede pedir cita con los maestros de holandés, gym y religión).

Cada boletín viene con un pequeño reporte del trabajo realizado en el período que acaba de terminar, de una nota de lo que habría que “apuntalar” (nunca leí un “mejorar”) y, en el caso de Lisa, un auto examen de lo que ella cree que está bien y lo que debe seguir trabajando.

journal de clase Lisa

Este es el journal de classe de Lisa.

El sistema en el caso de Milo son los mismos informes pero en lugar de notas con números tienen una grilla con una manito: ok, medio y pulgar bajo y también una flecha, con distintos casilleros donde van marcando los avances a medida que van aprendiendo.

journal de classe Milo

El journal de Milo.

Estan también lo que se llaman las “clases verdes”, una semana donde los chicos se van con la maestra a un lugar en las afueras de Bruselas  a hacer actividades deportivas y vida en la naturaleza, donde conviven las 24 hs. y tienen monitores capacitados en las actividades. Quien no va a las clases verdes tiene que ir a la escuela sí o sí (no es una semana de vacaciones …).

En 5to. o 6to.  grado se hacen las “clases de nieve”, que es lo mismo pero se van a un lugar con nieve.

Cuando llegamos a vivir aquí, Lisa tenía 1 año y 2 meses y al año y medio empezó a ir a una guardería, principalmente porque yo tenía que estudiar francés y los horarios se superponían.

La guardería (“crèche”) era privada. Para acceder a una guardería pública hay que anotarse minímo después de que el test de embarazo da positivo! Si bien es del estado, se paga y a no ser que el bebe vaya algunas veces por semana el costo es el mismo, euro más o euro menos, que una privada.

Cuando Lisa tuvo la edad justa para empezar el jardín de infantes (“maternelle”) la cambiamos a una escuela del Estado donde tienen jardín de infantes y primaria en el mismo edificio pero en sectores separados, desde mi punto de vista muy bien organizados.

En esta escuela en particular tienen un sistema educativo normal pero son bastante exigentes y si bien Li no tenia problemas el tema era yo … no dejaban entrar a los padres para acompañarlos, los ibas a buscar a la puerta misma de la escuela, te mostraban los trabajos o te contaban lo que hacían en clase si pedías una cita con la maestra … No era lo que yo quería para ella así que cuando nació Milo preferimos cambiarla también a una escuela del estado … y hasta el momento, casi 7 años después, pensamos que fue la mejor decisión que tomamos!

La escuela era (digo era porque a causa de la mudanza hace 5 meses tuvimos que cambiar otra vez) un lugar chiquito, donde había 1 o 2 clases de cada año, jardín y primaria, donde todo el mundo se conocía, donde el director estaba acostumbrado a tratar con inmigrantes (porque queramos o no, tener el idioma del lugar no hace que nos sintamos “locales” … o por lo menos no siempre) y las maestras también, donde te ayudaban todo lo posible con cualquier tema; donde organizaban salidas a teatros, museos, cartas de “amor” a los vecinos para San Valentin, juntada de alimentos no perecederos y armado de cajas para organizaciones que trabajan con gente que vive en la calle; cursos de natación, biodanza, música; clases especiales con una organización científica donde hablan y hacen experimentos sobre situaciones cotidianas que se pueden “explicar” científicamente…

Al ser una escuela chiquita se organizaban horarios de lectura: venían algunos chicos de primaria a leerles a los del jardín y los del jardín armaban pequeños “espectáculos” que les hacían a los de la primaria.

Una vez al año se hace la “Fancy Fair” (hasta el día de hoy sigo buscando el significado … pero sería algo así como “la fiesta de la escuela”) … depende el año se elige y se trata una cierta temática. Todos los espectáculos de los chicos de todas las clases están relacionados con ese tema y al año siguiente la temática es libre.

Todos los chicos llevan su “caja de desayuno” para hacer la “colation” a media mañana (9:40 AM),  era obligatorio llevar 1 fruta/verdura y se podía agregar algo más, alrededor de las 11:45 AM empezaban por turnos el almuerzo (que si bien era variado no siempre era rico por lo tanto esos días se les puede preparar una vianda para que lleven … nunca como la comida de la Mamma!!)

El horario de entrada es alrededor de las 8:20 y la salida 15 :20, a excepción de los miércoles, que se hace media jornada y que normalmente son los abuelos que se ocupan de los chicos.

A partir de septiembre, a causa de la mudanza, volvimos a cambiar de escuela … y debo admitir que si bien todavía estamos un poco “verdes” nos han tratado con mucho cariño y nos hemos encontrado con gente que adora su profesión y trabaja constantemente en mejorar el bienestar de los chicos.

Lisa, desde su 4to. grado está muy enganchada en un proyecto de correspondencia con una escuela en Kigali, Ruanda; están preparando un corto, hicieron una formación en “pájaros”, van muy seguido al teatro y fue elegida delegada de clase; que si bien sos cosas que tal vez solo sean importantes dentro de casa, ayudaron muchísimo a que el traspaso de una escuela a la otra no sea tan duro.

En el caso de Milo la maestra organizó una “sala de lectura” virtual, los grabó leyendo y subió los audios a un sitio online donde los chicos pueden escuchar, leer y repetir en casa.

Nosotros estamos muy conformes con el tipo de educación que reciben nuestros hijos, creemos que son privilegiados por asistir a escuelas publicas con un buen nivel, donde nos dan la posibilidad de personalizar en algunos aspectos la enseñanza y donde contamos con el apoyo constante y sincero en cuanto al bienestar y las necesidades de los chicos y la familia.”

881936_10152371456917679_1941354422048519823_o

Lisa y Milo.

Mil gracias Paula, me gustó leerte, interesantísimo todo lo que contás! Lo mejor es saber que los chicos se están adaptando a su nueva escuela sin problemas y que las maestras se preocupan en que se sientan bien.

Qué te pareció lo que te cuenta Paula?  Qué te gustó más o qué te sorprendió?