Argentinitos En Limburg

portada

Hoy una nueva entrega de “Argentinitos En El Exterior” y en este caso se trata de Mariana Ciliberto, una ilustradora y ceramista muy talentosa (este es su sitio). A Mariana no la conozco personalmente pero la seguía en su blog Polos Ciclotímicos, se acuerdan?

Hoy está aquí de invitada a esta sección. Mariana vive con su familia en Limburg, Holanda y aquí viene a contarnos su experiencia como mamá argentina de argentinitos que viven en el exterior!

SONY DSC“Cuando Alicia me pidió que escribiera sobre la educación en Holanda, dudé… dudé un cacho porque acá en Holanda todo varía por municipio, provincia… y para colmo nosotros vivimos en la provincia de Limburg, al sur de Holanda (atrapados a metros de Alemania y Bélgica) y este sur -católico- tiende a ser bastante mas distinto que el resto de Holanda. Supongo que otros holando-argentinos tendrán sus aportes y variaciones, asi que ésta es mi historieta.

Nosotros somos una familia mixta. Mi marido es holandés, hemos traído al mundo un par de holando-argentinitos: Sebastián de 8 (Sebastiaan según los holandos… perdí esta batalla, la perdí!) y Valentina de 3.

En esta casa saltamos de un idioma al otro sin demasiado protocolo: se habla español, holandés, inglés y limburgués… el que sea y cuando sea.  Resultado: todos hablamos todo.

 Los chicos hablaron bastante más español mientras no estuvieron insertos en el sistema escolar holandés. Ahora lo hablan menos pero entienden, y entran rápido en órbita cuando vamos a Argentina porque están hablando español a la semana.

Pero sus vidas pasan más en holandés: amigos, programas de tele, tarea…etc. Supongo que si yo tuviera más contacto con gente que habla también en español sería distinto, más chances de practicar? Interacción? Enriquecimiento? Pero yo ando bastante solari de compañía latina asi que se da asi nomás (no a propósito… no hay nadie por acá cerca supongo!).

Como con el idioma, una vez que se pisa esta casa nada es puramente holandés ni puramente argentino: Es una fusión bastante colorida de costumbres, comidas y gustos… exóticos, como nos dijeron en la escuela.

Aquí la educación formal no es obligatoria hasta los 5 años. Hasta ese momento uno puede elegir no mandar a su hijo/a al jardín.

m

A partir de los 6 meses los chicos pueden ir al “kinderdagopvang” (guardería). Si ambos padres trabajan, normalmente el trabajo de uno de los padres ayuda a pagar la guardería. Son bastante prohibitivas las tarifas por lo que en muchas familias se decide que uno de los padres deje de trabajar, o trabaja menos horas, para estar en la casa con los chicos.

En nuestro caso, yo dejé de trabajar después de que nació Seba. Volví a trabajar unos meses pero la logística de toda la familia estaba patas para arriba: Tenía que salir a las 6am con él en pleno invierno y no volvía hasta las 6pm, hora en que el día prácticamente ya terminó en los pueblos holandeses (todo cerrado!).

Con mi marido nos veíamos poco, con mi hijo también… no tenía razón de ser tanto stress. Quizás de haber tenido ayuda familiar, hubiera sido mas fácil. Pero en ésta cultura eso se da poco. Me costó poco dejar de trabajar en una oficina porque 1- ver que a mi hijo prácticamente lo criaban mujeres con las que comparto pocos códigos culturales, me amasijaba el cuore; 2- era un trabajo, no era una carrera. Asi que ahora trabajo desde casa, sincerémonos, muchas veces en pijama y con los mates al lado.

m2

A partir de los 2 años, los chicos pueden empezar a ir al “peuterspeelzaal” (“sala de juegos de infantes” o algo así) de 8.30 a 11.30hs. Como los costos los absorben los padres, y son altos dichos costos,  cada uno decide cuántos días por semana van sus hijos. Aquí nuevamente hay variaciones por municipio: muchas veces los municipios otorgan substanciales subsidios para que sea accesible. Sobre todo si se trata de ciudades con mucha inmigración.

Lo que se busca es que los chicos aprendan el holandés antes de empezar la primaria y así impedir que luego se atrasen cuando se les presenta contenido formal en un idioma que no reconocen. El holandés no es un idioma fácil y si la primera vez que se escucha es recién en la primaria, bastante costará poder seguir la clase.

A los 4 años, aunque todavía no es obligatorio, empieza el grupo 1 de la primaria.

Hay escuelas que siguen determinadas teorías pedagógicas (Dalton, Montessori, Steiner, etc), escuelas religiosas: católica, protestante o islámica; y las escuelas públicas. Públicas significa que son laicas. Todas son gratuitas, siguen los lineamientos y contenidos que baja el Ministerio de Educación pero son manejadas por fundaciones. Solo se pide una colaboración anual que va a costear la salida de fin de año de todo el curso (por lo general a un parque de diversiones) y alguna que otra cosa así. Pero el material didáctico, libros, cuadernos, lápices y hasta gomas las da la escuela.

La educación es “op maat”… a medida. Cada chico necesita algo distinto: distintos tiempos; ayuda extra o justamente más independencia.

Aunque se comparte el aula con los chicos de la misma edad y se sigue el mismo hilo conductor, se tienen en cuenta las necesidades particulares ya que si fuera necesario apuntalar algo, desde un compañerito a una maestra o terapeuta entra en acción para ayudar.

Seba es superdotado y hemos encontrado en la escuela mucho apoyo para poder lidiar con la constante necesidad de información y su particular manera de aprehenderla. En cuanto supimos (exámenes mediante) que era superdotado, todo un protocolo de educación especial entró en marcha y Seba empezó a manejar otros tiempos, otro material, más desafíos y espacios que normalmente no los tenía.  También  ayuda la escuela con la parte emocional y social que para los chicos como él se tornan muchas veces difíciles.

Se tiene mucho en cuenta los sentimientos y las opiniones de los chicos con respecto a su propio avance. Tratan de charlar individualmente y también con toda la clase, sobre diferentes temas. Cosas que quisieran hacer, o cambiar por ejemplo. Se incentiva solucionar las cosas hablando, decir con respeto lo que no les gusta y tambien halagar a alguien cuando es justo.

La lectura es central desde el jardín de infantes. Visitas a bibliotecas, charlas sobre libros, ferias de libros usados, competencias de lectura, etc. Desde el grupo 3 (6 años) en adelante los chicos deben preparar 2 charlas por año (con Powerpoint incluídos…): Una sobre sus libros favoritos o libros que quisieran recomendar y otra charla sobre algun tema específico que les gusten a ellos.

Durante el día se otorgan momentos de lectura grupales e individuales que creo que sirven también de método para bajar revoluciones de los niños!

Hasta el grupo 6 (9 años) no hay trabajo para la casa. Se trabaja por tema y se incentiva que los chicos lleven material relacionado desde sus casas, que ellos mismos consideren puede aportar a la clase.

En el grupo 5 (8 años) empiezan a tener una materia que se llama “Orientación Mundial” adonde se ve un tema desde distintos ángulos disciplinarios: geografía, física, química, filosofía, historia, etc. Aquí sí hay trabajo para el hogar que no es más que, al finalizar el tema (cada 6 semanas), los chicos tienen que hacer algo que represente lo que mas les gustó o impactó: maquetas, poemas, dibujos, escritos… Los padres pueden participar y ya me ha tocado buscar ladrillitos marrones mientras que hijo hacía el Vesubio con legos…

1-20150112_154838

Seba mira todo en su micoscopio, regalo que tuvo a los 6 años. Hojitas, bichitos; rompe piedras y mira…

A falta de tarea para el hogar, sí hay exámenes desde jardín. Por semana exámenes de lo aprendido  y cada 6 meses exámenes de todo lo aprendido en el año. Estos son los temidos CITO exámenes (famosos en Holanda porque crean pánico al estudiantado) que al llegar el momento de terminar la primaria, de acuerdo al puntaje sacado y las observaciones de las maestras; deciden a qué escuela te toca ir en el futuro (el nivel de dicha escuela también determina si alguna vez llegarás a la educación superior). El secundario en Holanda no es de lo más fácil de explicar… y mejor les cuento en unos años cuando nos toque.

En la escuela adonde vamos nosotros se dan 45 minutos para el almuerzo. Uno puede retirarse e ir a almorzar a la casa, o quedarse en la escuela. Si se opta por el segundo, aparte de tener que pagar una cuota extra, cada uno se lleva su propia vianda. En Holanda se almuerza liviano asi que por lo general sanguchitos, frutas y verduras es lo que los chicos llevan.

Sebastián hace furor y provoca la envidia del alumnado holando cuando aparece con las empanadas de la noche anterior. Golosinas, galletitas, gaseosas están terminantemente prohibidas. Tampoco hay máquinas expendedoras de dulces ni bebidas. Hace ya casi una década que se decidió, viendo el avance alarmante de la obesidad en Europa, prevenir.

La escuela termina a las 14.30hs y la variedad de actividades extraescolares es bastante amplia (incluso en un pueblo chiquito como el nuestro). Deportes, actividades culturales, Scouting, talleres de corte más científicos. Y ahi es cuando yo me convierto en un taxi y llevo y traigo de natación, a la academia de arte, al taller sobre química… etc.

Todo es bastante caro pero para la gente que no puede pagar siempre hay ayuda (razón por la que se pagan impuestos tan altos… se redistribuye… por más que nos duela ver altos porcentajes de nuestro salario desaparecer mensualmente, se sabe que terminan en educación, por ejemplo).

1-20140731_094832

Tratamos de que los chicos tengan tiempo para jugar también.

Vivimos a pasos de un bosque asi que invierno y verano toca ir a caminar, a andar en bici, embarrarse un poco y de paso charlar.

Como familia nos gusta mucho viajar, mucho hiking por los bosques de las Ardenas en Bélgica, ir de campamento…siiii en invierno y con nieve también!! Tenemos un tepee con salamandra!

SONY DSC

Y no dejamos de hacer actividades como ir a un museo o a galerías.

Por mis contactos y actividades, los chicos participan de vernisages y talleres indistintamente. Ellos mismos tienen el gen de la creatividad activadísimo y tienen sus propias exposiciones con sus clases de arte así que vivimos más en ese ambiente que en el de las medallas deportivas.

Queremos inculcarles a los chicos la necesidad de aprender a cuidar lo que se tiene, incluído el medio ambiente que los rodea.

1-20140614_110139

Hace 8 años que tenemos una quintita.

Aparte de comer de nuestro jardín frutillas, frambuesas, grosellas, peras, manzanas, higos, nueces, avellanas, ciruelas, cerezas y los vegetales que sembramos este año a lo loooco, los chicos aprenden de donde viene todo eso que comen y dan menos batalla al tener que comer el brócoli de la semana.

Es trabajo, pero nos sirve para cortar un poco con el laburo y salir al jardín, tomar sol (cuando aparece por Holanda), trabajar juntos, jugar, divertirnos y aprenden biología también! Creo que los beneficios son muchos. Hemos tenido hasta gallinas y huevos frescos diariamente… hasta que un zorro se las llevó…

Y bueh… El ciclo de la vida!

Pero a la tecnología la consideramos muy importante y en la escuela también se les da mucha importancia a aprender a usar las computadoras e incorporarlas a la vida diaria. Nos parece inútil esconderles la tecnología cuando nosotros mismos dependemos de ella para casi todo. Aprender y mantener siempre el balance entre los distintos aspectos de la vida, esa es la premisa para nosotros.

La flexibilidad es tambien importante.  Creo que les pasará a muchos que tienen familias con componentes culturales mixtos, que no hay un pasado en común y reglas implícitas; asi que tratamos de ofrecerles a los chicos lo mejor de ambos lados del charco… uno intenta. El tiempo dirá si hemos tenido éxito.”

Muchísimas gracias, Mariana! Qué interesante todo lo que contás, no podía parar de leerlo cuando lo enviaste!

Supongo que a vos también las habrá atrapado este relato. Qué fue lo que más te llamó la atención de lo que nos cuenta Mariana?

Contame!