Mi Buenos Aires Vivido

1-bsasportada

Impresiones, visitas, sorpresas… de todo!

tweet2

En este caso, no voy a referirme al país en general sino a Buenos Aires porque lo que twiteé arriba se aplica perfectamente a esta ciudad que me encanta, que me atrae, que me hace refunfuñar, que me hace soñar, que me hace sentir tan cómoda, que me sorprende y que me hace añorarla cada vez que vuelvo y la visito…

Supongo que el haber vivido y trabajado allí han hecho que le encuentre ciertos defectillos que un visitante no tiene tiempo de descubrir… O tal vez suceda que porque hace ya cerca de 10 años que vivo en Londres, que cada vez que vuelvo a Buenos Aires me sorprendo de algo que, quién sabe, quizás estuvo allí siempre. No lo sé. Pero siempre siento que me traigo impresiones nuevas.

Por ejemplo, esta vez descubrí el microcentro más prolijo y ordenado de la imagen que mi memoria guardaba. Encontré muchos mapas, señalizaciones claras, se podía caminar cómodo.

P1120274-001

Lo que no entiendo es el por qué de esto.

O sea, sí entiendo para qué pero es como ver misiles hundidos en las calles a punto de despegar! Esperemos que con el tiempo, este tipo de “persuasión forzada” a portarse bien no sea necesario y con respetar el límite entre vereda y calle sea suficiente.

Esa prolijidad que te cuento la vi solamente en el microcentro y Puerto Madero. Buenos Aires se me hace una ciudad a la que le gusta las apariencias y se olvida de lavarse la cara de vez en cuando: sigue habiendo caca y pis por todos lados (aunque reconozco que vi mucha pero mucha gente levantando lo que su perrito deponía) y los graffiteros arruinan todo, sobre todo esos edificios de departamentos en los barrios más porteños y pintorescos, como por ejemplo, Palermo.

Me sorprendió ver que la gente, antes de entrar al subte, cual ingleses dejan salir a los que estaban adentro primero. Bueno, yo no tomé el subte en hora pico así que no sé cómo será en esas horas. Me imagino que se comportarán igual.

P1110749-001

Acá estoy viajando en la línea E, que quedó re vintage!

P1120184

Qué lindo sentarse en estos asientos monos!

Escuchando hablar a la gente noté con sorpresa y / o horror que se hacen unos comentarios xenófobos tremendos! La gente no se sonroja y como si nada espeta con toda su voz “negros” “bolitas” “perucas” “son de lo peor” “vienen a atenderse gratis en los hospitales”, etc.

No sé, me dio pena porque yo también soy inmigrante y nunca me sentí discriminada donde vivo. Una cosa es lo que uno pueda pensar y decirlo puertas adentro, otra cosa es hacerlo público tan crudamente y delante de extraños.

Entiendo la ansiedad por el típico “nos vienen a sacar las fuentes de trabajo” ya que en muchos negocios me atendieron personas con diversos acentos extranjeros: brasileños, mexicanos, bolivianos y alguno otro que no sabía identificar. Pero no justifico para nada los vocablos utilizados.

Antes de pasar a otro tema, te pido que entiendas que lo que escribí anteriormente es lo que vi y sentí yo viendo todo desde afuera. No estoy siendo negativa ni destructiva con la sociedad en nuestro país, no estoy quejándome. Simplemente te comento mis impresiones, cosas que me llamaron la atención.

Ahora sí te voy a escribir sobre algo bien negativo a mi entender y que me hizo sentir incómoda y poco relajada: QUÉ RUIDOSA ES BUENOS AIRES!  Los autos, los colectivos, los bocinazos; la música de los stereos de los autos que se comparte a la fuerza con los peatones; la música proveniente de los celulares que los chicos usan como discoteca ambulante; la chica que te sube al subte en la estación 9 de Julio con un parlante gigante y te canta canciones con micrófono y a viva (aunque afinada) voz y no-pa-ra y vos te bajás en Plaza Italia y todavía sigue allí…

Agradezco ese cacho de cultura, hasta me hizo lagrimear cuando cantó no sé qué pieza operística pero a las 21 horas mis oídos pedían “BASTA!”.

Sigamos con lo agradable. La gente. Sí, la gente en general me sigue pareciendo agradable, linda, sonriente, a pesar de lo que escribí anteriormente. Son todos atentos aunque mirones. Hasta me piropearon y estuve así de cerquita, te juro, de decirle “Gracias!”, acostumbrada como estoy a decirlo por cualquier cosa! 😛

En cuanto a paseos, tuve la oportunidad de visitar el Palacio de la Legislatura.

P1120222-001

Hermoso!

P1120197-001

Vayan! Los tours son gratuitos pero hay que llamar antes para reservar tu lugar.

P1120209-001

Podrás ver el escritorio de Eva Perón. Aquí atendía a todo quien quisiera verla.

P1120246-001

Y oler los libros de la preciosa biblioteca!

Valió la pena la visita y te recomiendo ir, te guste el Jefe de Gobierno o no. Es como no querer visitar la Casa Rosada porque no estés de acuerdo con el gobierno de turno.

También  estuve en unos cafés preciosos!

collage1.jpg

El Petit Colón y El London City. Dos clásicos.

P1120172-001

Visité las bellísimas Galerías Pacífico donde con Aya nos sacamos una foto con Papá Noel.

Gracias a Araceli, descubrí lo bella que es la Basílica Nuestra Señora de la Merced.

collage2.jpg

En pleno centro, cerca pero lejos del mundanal ruido, quién lo hubiese imaginado!

P1120289-001

También gracias a Arita, conocí el Convento San Ramón Nonato donde se come riquísimo y casero en un lugar más que bello.

Pasé unos días agradables, muy coloridos y ayudó el buen tiempo. Hasta tuve oportunidad de tener un encuentro blogger y conocer más gente pero eso es para otro post, dedicado especialmente.

Buenos Aires está para ser visitada! La disfruté realmente y espero que vos también!