Un Domingo En El Soho

Parece ser que el término “soho” apareció en el siglo XVII cuando el 1º Duque de Monmounth salía a las batallas y así arengaba a su tropa. Medio siglo después, se lo comenzó a utilizar para describir este sector de Londres y luego se lo adaptó a un sector de New York y, no hace tanto, para una parte del barrio de Palermo en Buenos Aires.
En el siglo XIX, el Soho fue la zona roja de Londres y, por supuesto, era muy peligrosa. Para comienzos del XX se empezaron a instalar los primeros bares, pubs y restaurants y para los ’60 era el sitio donde se reunían los bohemios y desde los ’80 comenzó a ser el lugar de la escena gay, sobre todo a la noche, cuando abren las discos y los bares.
De todas formas, Soho tiene gente a raudales de día, de tarde y de noche. De tarde y de noche, por la música, los boliches, los bares. Hay mucha gente afuera y mucha adentro. De día, no sólo por los restaurants y las pastelerías donde se toma excelente café y se come de lo mejor sino por los diferentes negocios de ropa y… de lo que sea!
La cosa cambia los domingos cuando todo se calma y se puede caminar por sus calles casi silenciosamente y sin chocarse a nadie. Por suerte los negocios siguen abiertos pero claro, cierran más temprano.
Pero se lo disfruta de todas formas.

Vamos de paseo?

Decidimos hacer una caminata medio histórica del Soho y comenzamos por Soho Square.

La plaza.

The conversion of St Paul.

Esta plaza está rodeada de bonitos edificios clásicos que hoy en día albergan más que nada, agencias de publicidad.
Pero un edificio distintivo se encuentra en 1 Greek Street, que es una organización benéfica para los homeless.

 
El lugar.

Al lado de la puerta hay un cartel que explica un poco la historia del lugar y te sugiere dejes una contribución como se hacía antaño, poniendo monedas a través de una ranura que hay a la vuelta.

 
Y las monedas “viajan” por ese tubo!

Ahí nomás ya comenzás a ver bares característicos.

Como por ejemplo, este.

Pero me encontré con, creo, es el único negocio de ropa del Soho que me gusta. No es que haya muchos negocios de ropa pero acá compré un saco rojo medio loco y a Ale le compré una remera que le gustó.

 
52 Greek Street.

Me encanta el corte de los vestidos pero los estampados, no!

Y las remeras! Ge-nia-les!

Hay unos pubs preciosos.

The George.

Pillars of Hercules.

The Three Greyhounds.

The Blue Posts.

The John Snow.

Dr John Snow fue quien rastreó en 1854 el origen del cólera que se había desatado en la ciudad. Se vio que era a causa de agua contaminada que provenía de una bomba y no, como se creía en esa época, que era por el aire que respiraban. 

En su homenaje colocaron ahí cerca una réplica de la bomba original.

Porque en el Soho también hay un poco de historia.

 
En este sitio tocó Mozart a los 9 años en 1765.

Enfrente, el bar donde tocó Jimi Hendrix por última vez.

Y aquí estaba el 2i bar, donde nació el rock and roll británico y la industria musical.

La oferta gastronómica del Soho es infinita y para todos los gustos. Lo que es de destacar es la calidad de lo que se ofrece y he notado que las modas gastronómicas o la fama de un restaurant en particular puede ser casi efímera: Cada dos años, la escena cambia casi por completo: Todo el tiempo están cerrando y abriendo restaurants y pastelerías!

De todas formas, hay gastronomía de todo origen:

Gastronomía alemana. Podés comer milanesas acá!

Gastronomía española.

 
Un lugar italiano donde lo salado y lo dulce es a base de polenta.

 
Fondue suiza.

Y sectores de color:

Algo de la zona roja queda pero todo de puertas adentro.

Sobre todo sex shops y entretenimiento para adultos.

El mejor lugar para comprar comics de toda clase. Los que te imagines.

 
Veo! Veo!

Adoré la frase que decora este negocio de artículos para arte.

Me encantó pasear por el Soho en un día tranquilo, con poca gente y viendo tantos colores y tantos rincones originales.

Si vienen a Londres, les recomiendo perderse por las callecitas del Soho, seguramente encontrarán muchas otras cosas más de las que les muestro!