Rotterdam

Oh, sí, Rotterdam!

Pues así como Tere y Betty adivinaron, hoy fuimos a Rotterdam, una ciudad con mucha originalidad y mucha variedad de lo que sea, más grande, me parece (o con más para ofrecer) que Den Haag.
En realidad, tengo la sensación de que cada una tiene su “actitud” y Rotterdam es más directa, más de ir al punto.
Pero se ve hermosa desde cualquier ángulo!
A Ale le pareció que es una ciudad con aires setentistas muy fuertes. Eso concluyó al ver los edificios, muy de esa época en cuanto a diseño.
Es que durante la Segunda Guerra Mundial, Rotterdam fue bombardeada hasta casi desaparecer y fue reconstruyéndose a través de las décadas que siguieron. Por eso quedó muy poco del clásico estilo holandés.
Se respira, por ende, un cierto aire al “todo vale” y un ejemplo de ello es esta estatua que está en plena peatonal, la calle Oude Binnenweg:
Papá Noel posando con… eh… bueno.
Llegamos casi al mediodía  a la Estación Central y ahí mismo ya empezás a tener idea de lo que verás durante la caminata.

Por ejemplo, estos edificios.
O estos.
Por ahí pasaba el tram, qué lindo! Sobre césped prolijamente cortado y mantenido.

Seguimos un recorrido que había en una guía que TUVIMOS QUE COMPRAR en la oficina de turismo que estaba en la estación. Me quejo porque creo que esa clase de información tiene que estar disponible gratuitamente para los turistas, como pasa en la mayoría de las ciudades que he visitado. Realmente no recuerdo que haya pagado por guías finitas con información básica. Pero bueno, en fin…

Esta es la hermosa municipalidad.

Pasamos por un paseo de compras hundido, diseñado por un americano, especialista en diseñar shopping centres.

Se nota el estilo americano! Y allí atrás, el edificio de la Bolsa de Comercio.

Otro edificio precioso es Laurenskerk, una iglesia estilo gótico, muy dañada por las bombas de 1940.

Pero que hoy está totalmente refaccionada.

Allí enfrente está la estatua de Desiderius Erasmus, una escultura de bronce que data de 1622 y es la más antigua de Holanda.

Erasmus nació en Rotterdam y es el símbolo de esta ciudad.

No aguantaba más, quería llegar cuanto antes a ver las casas cúbicas!!!!

Piet Blom fue elegido para construir un puente inusual sobre una calle con mucho tráfico. El resultado fueron estas casas que son habitadas y hay hasta un hostel!

Hay muchos patios internos. No es genial?!?!

La número 70 es un museo y ejemplo de cómo podrías disponer de las habitaciones!

Del otro lado, desde el Oude Haen, un puerto interno, se tiene otra vista magnífica!

También vimos este precioso edificio del año 1898, uno de los primeros rascacielos de Europa.

Se llama Witte Huis, de estilo Art Nouveau.
Bordeando el canal, vimos el edificio apodado Red Apple porque había un mercado de manzanas.

Ahí cerquita hay en una plaza una estatua de bronce que fue hecha en 1951 e impresiona cuando sabés qué simboliza:
El agujero en el cuerpo simboliza cómo Rotterdam fue “herida” por el bombardeo alemán.
Caminamos en dirección al hermoso Puente Erasmus que está sobre el río Maas. 
Tiene 139 metros de alto y está suspendido por 40 cables. Lo apodan “El Cisne”.
Se tiene una vista espectacular de edificios espectaculares!
Una vez que lo cruzamos caminando, llegamos a ver el Pabellón Flotante.
Son tres globos entrelazados, el más grande tiene 24 metros de diámetro. Es un piloto para una futura urbanización flotante en Rotterdam.
Al lado está esta escultura del planeta Tierra hecha con botellas descartables!
Aquí se ve al hermoso hotel New York secundado por varios otros edificios altos.
Tomamos un taxi acuático (un bote, bah, parecido a los de Tigre, si mal no recuerdo) y cruzaos a otro sector de Rotterdam, Veerhaven, donde vimos edificios más clásicos.
Como estos.
Terminamos nuestro día por la zona de Oude y Nieuwe Binnenweg, una zona de calles peatonales con muchos pubs, negocios, coffee shops.

Donde también había arte por todos lados!

Y por donde se encuentra la estatua de Papá Noel que mostré al principio!

Fuimos a cenar, ya no dábamos más y volviendo a la estación tuvimos la oportunidad de sacar mejores fotos con la poca luz que había.
Schouwburgplein.
Y al rato se largó a llover con todo!
Pero por suerte estábamos cerca de la estación así que enseguida tomamos nuestro tren de regreso y acá estamos!
Gracias por pasar y leer, me encantó leer los comentarios del post anterior, gracias por pasar y tomarse su tiempo!
Nos leemos pronto!