Revisitando Mi Pasado En Londres

La típica foto! Año 2005.
Como conté en la charla del sábado (ya publicaré al respecto!), empecé a escribir un blog para estar en contacto con mi familia y amigos. Yo tenía la costumbre de mandar emails multitudinarios y contar cosas que me pasaban o hacía. Con un blog vi que además de contar lo de un email, también podía agregar fotos! Y el resultado fue que la mayoría de quienes me leen en blog hoy, no son esos amigos ni familiares directos que al principio recibían mis mails!!!
Gracioso, no?
El otro día encontré uno de esos emails, uno que mandé aquella vez en la cual vinimos por tres meses solamente y quisiera compartirlo con ustedes.
Lo que encontré es ese tipo de generalizaciones absolutistas que uno tiende a hacer cuando pasea o hace muy poco que vive en otro lugar. 
Se me ocurrió agregarle, en color, mis comentarios del presente, del ahora, qué reflexiono sobre eso que alguna vez escribí como novedad.
Aquí va:
Creo que una de las formas de conocer a fondo un país no es solamente a través de las postales y fotos y souvenirs, sino viviéndolo y contando cosas cotidianas.

Por ejemplo, notamos que:
 

– La gente acá tiene MUCHA PLATA (Qué exagerada! Pero no deja de ser cierto en ciertas zonas, obvio!). Todos gastan constantemente, compran de todo, se ve que hay mucho movimiento en los negocios (Sí, eso me sigue llamando la atención. Para mucha gente, sobre todo las mujeres “salir a pasear” implica ir a comprar). La gente que trabaja se viste muy bien, aun los más ridículos, la ropa es divina. Se nota que se pone empeño (Lo que pasa es que la ropa, sea cara o no sea cara, está al alcance de todos y así sea la más barata, está bien terminada).
 
– Las chicas negras son las que más se producen, porque son las que más llevan peinados elaborados: las mil y un trencitas, o re-lacio o como sea, pero siempre están impecables (Yo pajuerana, pensaba que ése era el pelo de ellas y no podía entender cómo lo tenían tan perfecto! Después me dí cuenta de que se trataba de pelucas o extensiones!!).
 
– Un domingo (Nótese: “un domingo”! Como si hubiese sido la gran excursión!) fuimos a Oxford Street, que es una calle donde hay muchos negocios, en pleno Londres. A pesar de que hay muchos turistas en esa zona, había un movimiento impresionante,  con Ale nos preguntábamos cómo sería en Navidad, no se podría ni caminar por las calles ni entrar a los negocios! (Y lo comprobamos cada año, cuando se acerca Navidad: No se puede caminar, Oxford Circus, que es la intersección de Oxford Street y Regent Street, es como si fuera un gran boliche lleno donde podés estar un par de minutos parado porque no hay forma de avanzar!)
 
– Hablando de los negocios, todos cierran temprano, algunos a las 4.30, otros a las 5, quién sabe. Si uno se quiere enterar, tiene que fijarse en la vidriera y lo más gracioso es que, generalmente, cada día abren o cierran a una hora diferente (Es cierto, detallecito que se me había olvidado! Debe ser porque ya estoy acostumbrada y no me sorprende.).
 
– Uno de los negocios más lindos son los de regalos. Porque acá se le da mucha importancia a enviar tarjetas por cualquier motivo, entonces hay negocios enormes donde hay tarjetas de todos los colores, tamaños y precios y en cantidades! Y también ositos, tacitas, carteras, lo que suele haber en toda casa de regalos. Pero lo que más me gusta ver son las tarjetas, uno no sabe con qué quedarse (Sigo con la misma fascinación).
También hay cantidades increíbles de revistas, por cada especialidad (En esa época estaba Borders en Oxford Street y lamento no haber sacado nunca una foto del puesto donde estaban las revistas. Eran trillones!) 
Obviamente, no hay agentes de seguridad en las puertas (Me refería “afuera de los negocios”, porque sí los hay adentro, en la entrada pero obviamente no están armados, sino que son más que nada para asistirte si suena la alarma cuando salís o por alguna duda que tengas y quieras preguntar), pero sí hay cámaras en las calles, prácticamente en cada cuadra y abajo de cada una hay un cartelito que aclara que están por un motivo de seguridad; esto se intensificó después del atentado a las torres, obvio. 
Los negocios también están llenos de cámaras, pero bien ocultas, uno cree que no están, por sí.
Ya lo conté, pero acá, por lo menos en Ealing (vivía en Ealing en ese momento!), la basura se saca los lunes solamente (Sí, dependiendo de la zona en que vivas, la basura se saca afuera en días determinados y de forma determinada. Las bolsas son de diferentes colores según lo que tires o los tachos de basura diferentes, porque cada municipio tiene diseños diferentes.). Mientras tanto uno tiene que tirar la basura en bolsitas, por ejemplo, las de supermercado, y después todas se ponen en una bolsa mucho más grande y se saca a la calle.
– Acá se paga por todo! (Qué exagerada! Qué habré querido decir? Con el tiempo te enterás de que hay millones de cosas y eventos gratuitos!) Si uno quiere entrar al centro de Londres en auto, tiene que pagar £8 (Eso es cierto, sigue vigente, y es para que la gente no use su auto en el centro y se aboque a tomar el transporte público, lo cual hacen y el tráfico es muy fluido por eso). Acuérdense de multiplicar cada libra por $5.70 (uot?! jau mach!?!?) y eso no te garantiza que encuentres lugar para estacionar. Cuando estacionás, tenés que pagar!
Hoy por ejemplo, fui a la biblioteca y había un anuncio de una presentación de un libro sobre la historia de Ealing y me pareció lindo concurrir, pero te cobran £4 la entrada (aunque aclaran que incluye refrigerio). Qué locura! (Mirá qué culta que era!)

– La gente cruza mal en cualquier parte! (Bueh, no es para tanto, tampoco es que todo el mundo cruza mal! Claro que te llama la atención los que cruzan mal que los que cruzan bien) Los que se merecen un premio son los conductores que no chocan a ninguno (Coincido. Los exámenes para conductores y para colectiveros y taxistas, son muy rigurosos). Mucha gente se manda, no espera a que cambie el semáforo, y los viejos se mandan igual que los viejos en Argentina (Verdad!)
Y un día había un anuncio atado a un semáforo diciendo que el sábado de esa semana no se podría circular por ciertas calles (decía cuáles) de cierta hora a otra porque iba a haber una manifestación (English picketeers, qué considerados). (En realidad, no es que haya piqueteros sino que cuando hay alguna protesta o marcha, se tiene que pedir permiso al muncipio con mucha anticipación para que los residentes sepan y puedan organizarse sabiendo qué calles estarán cortadas.)
 
Bueno, ésto es algo. Seguiré haciendo mi listita de cosas distintas, por si les resultan interesantes.
 Besos,
 ALICIA
Qué tal el post vintage? Para mí estuvo interesante releer esto porque me ayudó también a recordar nuestras primeras impresiones en esta ciudad que adoramos y a la cual nos habituamos tan bien!