Tita Baratita La Rockea En Londres

Tita Baratita encuentra, a veces por casualidad, a veces porque le cuentan, lugares donde se puede pasar un buen rato y, si es gratis, mejor.
Esta vez descubrió que no es necesario comprar nada en el negocio del Hard Rock Cafe London (que está en la misma calle que el Hard Rock Cafe) para tener acceso a algún tesoro rockero.

Aunque claro, es difícil no tentarse! Mirá lo que son estos pins!
Porque eso hay en The Vault: En lo que vendría a ser el sótano del negocio, se atesoran diversos objetos del rock, añejos ya y muy valiosos, no tanto a veces por los años que tienen sino por el significado o por quién fue su dueño.
Vas y preguntás a alguno de los empleados del negocio a qué hora es el próximo tour para visitar este sector y te dicen. Siempre hay un empleado que te acompaña y podés estar sacando la cantidad de fotos que quieras por unos aproximadamente 20 minutos o hasta que venga otro pequeño grupo a curiosear.
Antiguamente este lugar era un banco y se aprovechó la bóveda para guardar estas reliquias rockeras.
No te pierdas la oportunidad de visitar este lugar! Las cosas que se ven son increíbles y ya te las paso a mostrar algunas, porque son un montón!

 
Fácil de ver!

Bajás por acá. Ahí ves la guitarra de Sex Pistols.

Y a los costados estas, de Richie Sambora y Bruce Kulick.

La puerta!!!  Eso, “respect”!

Y hay de-to-do!

Ropa:

 
La famosa chaqueta de John Lennon.

 
El outfit de Madonna diseñado por Gaultier.

Botas (o botitas?) de Little Richard.

 
Camisa de Keith Moon y guitarra y bajo.

Guitarras (o bajos!) de todo color y época!

Joe Sattriani, Kurt Cobain, RHCP, Gene Simmons.

Richards, Wyman, Dylan, Page, Sting, Stereophonics.

Clayton, Matlock, B.B.King.
 Divina!
Esta correa de guitarra pertenecía a Jimmy Page.
Este instrumento lo utilizaron The Beatles para dos temas.

All You Need Is Love y Lucy In The Sky With Diamonds.
Hablando de The Beatles, mirá qué más hay!!!

La letra original de “Instant Karma” con cambios escritos por John Lennon.
Y entre otras cosas, una silla antigua que pertenecía a Freddy Mercury. 


A la salida, tenés (creo que algo de) la batería que pertenecía a Black Sabbath.

Sinceramente, por el tamaño pequeño del lugar, la decoración, la forma en que estaban puestos muchos de los tesoros, sentí estar ante un verdadero cambalache! Pero cambalache rockero y me gustó!

Qué te parece este nuevo paseo de Tita Baratita? Lo incluirías en tu itinerario en Londres?

La Paciente Se Impacienta

Tengo una relación rara con la medicina. En principio, siempre me tomé muy a pecho eso de no auto-medicarse. 
Durante nuestra infancia, solamente tomábamos remedios si estábamos enfermas y si las había prescripto el médico. Mamá jamás nos dio vitaminas ni aspirinas. A lo sumo, creo que un Mejoralito. Pero si estábamos enfermas, con fiebre o gripe, después de haber visitado al médico: cama, tomar el remedio recetado y a esperar a mejorar.
Mis padres tampoco se auto-medicaron nunca y claro, después cuando mi hermana sí se enfermó, obviamente que ella tomaba los remedios que le decían los médicos y desde entonces mis ganas de visitar a un médico se esfumaron, porque me parece que inconscientemente asocio “médico = enfermedad”.
(La frase que dice mi mamá: “Para qué vas a ir al médico? Cuando vas, siempre te encuentran algo!” Qué pícara. Lo dice cada vez que le toca ir a ella!)
Sin embargo, cuando la escucho decir eso, me siento identificada un poco por lo que infiero que estoy teniéndoles a los médicos la misma aversión que les tiene mi mamá. Pero quisiera dejar algo en claro: yo no desconfío de la medicina ni de los profesionales sino que asumo que el problema lo tengo yo.
Primero, me cuesta reconocer que hay que ir al médico, aunque sea para un chequeo.
Segundo, si voy, ok, me hago el chequeo correspondiente y hasta hace unos años, podés creer, muy rara vez iba a buscar los resultados. Una kamikaze, realmente.
Tercero, el tiempo de espera a tener el resultado es de lo más tortuoso, así sea 20 minutos, 3 o 15 días. Es el período donde se fermentan los peores y más negativos pensamientos!
Cuarto, cuando tengo el resultado, pocas veces me lo creo e imagino que en cualquier momento me llaman por teléfono para decirme que se equivocaron, que me dieron el de otro paciente.
Está clarísimo que más que médico, necesito un psicólogo!!!!
Y vos cómo sos vos como paciente?

Hay Efectivo

Hace bastante tiempo que la parte de vida matrimonial que me corresponde se ha digitalizado mucho. La parte de Ale hace rato que lo está: lo conozco desde el año 2000 y ya en esa época él pagaba sus impuestos o jugaba al Quini-6 on-line. Nunca iba al banco o a la municipalidad a pagar nada.
Yo me adapté bastante pero con respecto a la música, yo seguía comprando CDs. Después, al venirme a vivir a Londres, vi que era de lo más común comprarse películas o series en DVD. Y me compré algunas cositas.
Pero los años han pasado y me he dado cuenta de que no pongo nunca un CD si quiero escuchar música. Voy a Spotify y como Ale paga mensualmente, escucho lo que se me canta. Y claro, es siempre más cómodo elegir desde ahí con la ayuda del control remoto que andar buscando, abriendo y cerrando una cajita de CD y poner el disquito.
Con las películas y series, lo mismo. Las vemos on-line y todos contentos.
Así que vimos que nuestra colección de pelis y CDs estaban ahí, ocupando lugar en un mueble y juntando polvo. Fue así que me acordé de Music Magpie.
Music Magpie es una empresa que compra tu música, tus películas y también ropa y andá a saber qué más. Vos te registrás en su website y escaneando el código de barras de los productos que quieras vender, te los cotiza al instante. Así vas haciendo con todas las pertenencias y, bueno, al final tenés un total que si te parece bien, le das ok, y dependiendo de cuántos son, ellos vienen a buscarlos. Si no, lo mandás por correo.
En nuestro caso los artículos fueron:

Me mandaron un mail con las instrucciones a seguir: Que pusiera todo en una caja y por la cantidad, que ellos pasarían. También me enviaron una hoja que tenía que imprimir para pegar sobre la caja y que pasarían al día siguiente.

Así fue y hace un par de días se acreditó en nuestra cuenta bancaria el depósito. Yo pedí que se me pagara así, otros si quieren, pueden pedir que les manden un cheque.

Ellos aclaran, también, que el monto depende de en qué estado encuentren lo que vos mandes y que ningún artículo se devuelve una vez que lo mandás.

Mi parte argentina (o sea, desconfiada) ya estaba levantando una ceja pensando: “Es mi palabra contra la de ellos, qué vivos!” Pero, no, se me depositó lo que se me estimó desde un principio: 52 items a un total £46.36

No me pareció poco, al contrario, y gané espacio en un mueble y me siento más liviana sin tantas pertenencias materiales, esas cosas que ocupaban un lugar y a las cuales ahora puedo acceder de otra manera, de forma digital y hasta más ecológica, supongo.

Conociendo El Hard Rock Café London

Cuando una viene a vivir a una ciudad como, por ejemplo, Londres donde hay tantas atracciones turísticas, te relajás un poco y no las visitás con la urgencia con que lo hacés cuando estás de turista.
Por ejemplo, recién a los 4 años de haber venido a vivir aquí me subí al London Eye y fue porque aproveché la oportunidad (o la excusa) de que había venido una prima mía a visitarnos, así que la acompañé y también me subí (y por supuesto me encantó!)
Con el Hard Rock Café pasó algo parecido aunque yo no soy de visitar esta cadena de restaurantes cuando estoy en otros lados, al menos que esté con hambre y haya uno cerca.
Así fue como hace quinientos mil años conocí el de Toronto, con el bonus track de que comés con vista a no sé qué estadio de fútbol y estuvo buenísimo.
Pero esta vez se me ocurrió ir a este lugar porque, claro, estoy en Londres, donde todo pasa y donde nacieron varios, muchísimos íconos del rock, seguramente voy a encontrar memorabilia de la mejor!

Y no me equivoqué!

 
Arriba de este bar, una guitarra de Eric Clapton.
Además, la experiencia de comer también estuvo interesante; la comida estuvo comible pero claro, la cosa es comer rodeada de qué!
Por ejemplo, la batería de John Bonham, de Led Zeppelin.

O cositas de Pink Floyd.

Entrás y la música (buena música, rock and roll, nena!) suena bien, a buen volumen y hay pantallas por todos lados. Usualmente yo me quejo si voy a comer a un lugar y hay que comer y hablar a los gritos pero esta vez no me importó!

Discos de oro hay montones y por todos lados!

Fuimos con Natalia. Listos para el disfrute.

El menú es comida americana, o sea, pollo, hamburguesa, ensalada Caesar, salsa barbacoa. No esperes nada gourmet ni refinado.

Pero tengo que reconocer que lo que pedimos era muy sabroso.

Después de comer, con Natalia decidimos ir al baño que está en el subsuelo y para nuestro espasmo y sorpresa, encontramos que allí había más!

Trajes varios.

Los trajes son: El de arriba de Sylvesteder Sly Stone Stewart (al que acabo de buscar en Wikipedia!). El de abajo es de Elton John. El del medio, como se habrán dado cuenta, es de Jimmi Hendrix y está su guitarra. El vestido blanco es  de la cantante de Scissor Sisters y el de abajo es de Stevie Nicks cuando cantaba en Fleetwood Mac.

Notamos que muchas mesas estaban rodeadas de memorabilia de un solo cantante o banda.

Por ejemplo:

Madonna.

Prince.

Acá, cosas de Billy Idol y una guitarra de Tom Petty.

Memorabilia de Johnny Rotten.

Camperas.

Guitarras de Black Crowes, de Oasis, de Jeff Beck, Joe Walsh y Spin Doctors.

Memueeeeeee… La de Lenny!!!

Un bajo de The Ramones, será el de Dee Dee o el de CJ?

Una postal escrita por Sean Lennon.
Lo que es genial es que esto NO ES NADA! Porque ese mismo día me enteré que enfrente, donde está el Hard Rock Café Shop, hay una sección llamada The Vault, que es subterránea y ahí hay verdaderos tesoros del rock y sólo los podés visitar con alguien del negocio que te guíe. 
Y no sabés las cosas que encontrás! Pero eso será para otro post!
Igualmente, te recomiendo ir  al restaurant y no necesariamente comer si no te interesa. La gente ahí es por demás amable y estoy segura  de que si sacás la carta de que venís de muy lejos y que te gustaría ver qué hay, te dejan pasar y podrás sacar las fotos que se te ocurran! Incluso hay un tour con audio que lo podés hacer sin ayuda, así que la experiencia gastronómica puede quedar de lado si no tenés hambre!

Alguna vez visitaste algún Hard Rock Café? Lo recomiendo!!!

La Lista De Febrero

Llegó febrero, el principio de año quedó atrás y llegó la época del mes en que me reviso a ver qué tan bien me porté con la lista que vengo rediseñando todos los meses desde noviembre.

Este mes, en general, estuvo bueno pero (siempre hay un pero!) no sé si tiene que ver lo que llaman el January Blues o depresión de enero, que me costó ser un poco ordenada mentalmente. Viste cuando sentís que tu cabeza es un caos y que realmente ahí está el desorden? Y que por lo tanto, sentís que no tenés ganas de nada? Y que, en consecuencia, te da lo mismo todo?

De todas formas, he cumplido con algunos auto-mandatos y aquí están:
  – Comprar lana y ponerme las pilas con el bordado y / o tejido. 
(Eureka! Gracias a Dani! Estábamos en un shopping mirando lanas y hablando de esto y aquello le comenté de mis ganas de retomar el tejido y que no sabía para qué y entonces ella me desafió a que hiciera algo y se me ocurrió por qué no tejerle algo a sus nenas? Así que eso estoy haciendo!)
– Hacer esa torta especial a ver cómo sale…
(No, no la hice pero la sigo teniendo en mi lista porque quiero hacerla y en algún momento, la haré.)
– Fijarme si puedo ordenar las fuentes, tuppers y demás trastos de otra forma, de más fácil acceso.
(Sí, claro, como el mes pasado, me fijé pero no hice mucho… Sólo tiré unos recipientes que ocupaban bastante lugar y ya no usaba, así que eso me dio más espacio… Y estoy viendo cuándo empezar.)
Ordenar de otra forma los trapos, esponjas y cepillos para la limpieza. (DEBE DE HABER otra forma!)
(Lo hice y, como bien sabía, fue ir a IKEA y que se me prendiera la lamparita! Me encantó cómo quedó todo, compré dos cajas grandes, otras más chicas, doblé, ordené y todo quedó mono, encima más espacio y muy fácil de encontrar lo que sea!)

– Devolverle a Jonathan los DVDs que me prestó y que no vi!
(Uh oh… Eh… No, todavía no lo hice!)

Fijarme si finalmente me voy a deshacer de la mayoría de mis CDs y DVDs y hacerlos CASH! (Oh, yeah, baby! En casa ya está todo digitalizado y ocupan lugar!) 

(Me fijé y sí! Los hice cash! Justamente hoy me llegó email confirmando el depósito en mi cuenta así que pude hacer efectivo toda esa música y películas a las cuales no les estaba prestando mucha atención! Ya escribiré al respecto!)

– Alentarme a comenzar algún tipo de actividad física.
(Con el January Blues?!?!? Ni me calenté en alentarme! Pero sí me estuve cuidando con lo que comía…)

– Comenzar con el curso on-line de Excel.
(Qué vergüenza! Claro que lo comencé! Hice tres clases y ya no entendí nada!! Bueh, mucho empeño tampoco puse así que esto queda pendiente, o sea, pasa para el mes que viene!)

– Destinar 3 horas (o más) a la tarde o a la noche, a algo que no tenga que ver ni con la tele ni con la compu.
(No, no lo hice.)


– Seguir con la rutina de limpiar y ordenar un cuarto por día. Hasta ahora funciona!
(Sí, lo sigo y es una buena técnica que recomiendo.)

– Retomar mi librote y ejercicios para ahondar conocimientos de HTML y CSS.
(Ni me acerqué siquiera a tocar el libro!)

Llevar una agenda semanal y anotarme las cosas que planeo hacer, como hacía antaño, como hace todo el mundo!
(Sí, lo hice y digamos que me cuesta pero la sigo. Hace años que no tenía agenda en papel y qué lindo se siente! Pero da como miedito llenarla de cosas.. Bueh, yo me entiendo!)

– Ordenar el cajón del escritorio donde está la impresora.

(No, no lo hice.)
Ordenar (ayyyy, cómooooo??!?!?) lo que hay arriba del mueble blanco, ese que ordené por dentro la otra vez.
(Sí que lo hice y todo gracias a Natalia que me abrió la cabeza con esto de cómo ordenar!!)

Para este mes de febrero no pienso exigirme mucho aunque siempre hay cosas para hacer.

– Ordenar mejor y clasificar las sábanas y cubre almohadas y /o descartar las que ya no use.

– Ponerle más empeño a esa búsqueda que cada vez se pone más difícil.

– Sacarme de mi mente algunas ansiedades, por lo tanto, buscar algunos ejercicios mentales que ayuden!

Estas solamente porque tengo colgado del mes pasado así que me debo concentrar en ello.

Honestamente, qué buen recurso es tener esta lista e ir modificándola pero creo que la mirada pública (o sea, tu lectura) ayuda a tener un incentivo a cumplirlas. No seré La Chiqui, que se debe a su público, pero que leyendo me ayudás, eso seguro!

5 Apps En Mi Teléfono

Puede ser que cuando una más o menos maneja algo, entiende otro poco, se maneja decentemente con el teléfono y aprendió cómo conectarse al wi-fi y no sé qué más, aparecen cositas que tienen toda la pinta de hacer todo más fácil pero que llegar a tomarles la mano es más difícil de lo que aparenta?!
Cuando ya me acostumbré a que el teléfono no fuera solamente para hablar sino para navegar por internet, aparecen los apps y tenés una nueva adicción! Porque eso sucede, al final cuando aprendés, no podés dejar de toquetear el teléfono!!
La pantalla del pobre aparato ya tendría que tener marcas como zanjas por donde paso el dedo!!! 
Pero tengo que reconocerlo, los apps están buenos y… son un camino de ida!
De más está decir que tengo los apps de mi correo, de Twitter, de Instagram, etc., los básicos.
Pero estos son los otros que te quiero mostrar:

London Bus Live Countdown

En Londres, cada parada de colectivo tiene un nombre o número o letra que lo identifique. Vos tecleás ese nombre y te dice qué colectivos están en camino y cuánto falta para que lleguen. Tenés la opción de elegir ciertas paradas y ponerlas como “favoritas” así es más rápida la búsqueda la próxima vez. Es esencial. No salgo sin consultar este app.

Google Maps

Cómo te quiero! Cómo me salvás! Así y todo, muchas veces salgo para el lado contrario que me indica el mapa! Pero aprendí a usarlo y me señala el camino cada vez que mi atolondrada brújula interior me hace ir para cualquier lado!

Tune In

Me encanta porque puedo escuchar a Ari Paluch sin problemas o a Rial o a quien se me antoje! Es surreal caminar por Londres, mirar Londres y escuchar Argentina!

My Days

Ejem, chicas… Esto está bárbaro! Ponés simbolitos en “esos” días,  o en “esos otros” y en “los otros” y tenés un diario más que íntimo! Y si andás buscando quedar (o no) está bueno también porque te indica cuándo sí (o no!).
Barcode Scanner

O “la bombachita” como lo llamo yo. Es genial para leer los códigos QR, responde al toque. Pero claro, dependiendo de tu pulso y de lo que tarde en hacer foco! (Y sí, acaso lo rojo no parece una bombachita?)

Conocías estos apps? Tenés alguno otro que consideres vital y me quieras recomendar?

La Charla Blogger En Londres

Como les había contado anteriormente, este sábado fue el evento organizado por Sharehoods a donde cuatro bloggeros de habla hispana y viviendo en Londres, fuimos invitados.
Llegamos temprano, nos encontramos con mi amiga Pity y entramos al Google Campus que queda por ahí escondidito en Shoreditch. Por momentos, parecía estar caminando por la City porteña un domingo a la mañana: Totalmente desolado y silencioso!
Subimos al tercer piso donde se hacía la charla, me dieron una etiqueta con mi nombre y nos invitaron a pasar donde mientras todos iban llegando, podías ir tomando café o té y comiendo unos ricos muffins.
 El rincón rico.

Quienes hicieron posible este evento.

Al poco tiempo nos llamaron a los cuatro y nos presentaron a Gloria Gómez, colombiana, la directora de Aculco Media y moderadora de la charla. Ella nos explicó cómo sería y nos dio ideas de lo que podíamos hablar.
Bea, la Online Community Administrator de Sharehoods nos llevó al atril donde nos dijo que podíamos mostrar nuestro blog mientras charlábamos.

Aquí estamos con Bea. Oh! Se trataba de una Mac! Traté de tocarla lo menos posible!!!

Y largamos!

Bea se presentó, nos comentó de qué se trata Sharehoods y nos dio la bienvenida muy amablemente. Luego habló Lucila, una chica argentina quien se encarga de agrupar a las asociaciones latinoamericanas en el Reino Unido y estaba representando a CLAUK.

Comenzó la charla y faltaba Mario, de A Cuban In London! Aquí, Gloria.

 
Mientras tanto, el Twitter de Sharehoods comentaba lo sucedido.
Primero habló Elena.

Honestamente, me sentí identificada en casi todo lo que contaba Elena, el por qué de su blog, cómo lo empezó y que ella al principio escribía para que lo leyeran sus amigos y familia “y no me lee ni mi madre!” sentenció muy graciosamente y es algo que a mí también me pasa!!
Después hablé yo y si no hubiese sido porque me filmó un poco Ale, no recordaría nada! Sabía lo que quería decir pero, a pesar de mi experiencia de estar frente a una audiencia desconocida y de dar charlas, uhhhh, otra cosa es hacerlo en español!!! Temblaba y me parece que se notaba!

Gracias!

Así lo siento yo!

Llegó Mario! Y justo fue el turno de José, español y explicó por qué su blog se llama Isla Imaginación y nos hizo una presentación muy linda y creativa con sus fotos.

Confesó estar nervioso pero habló muy bien! Y no se notó!

Finalmente, fue el turno de Mario, que nos contó que vive en Londres desde 1996 y que trabaja en escuelas y que escribe en su blog unas tres veces por semana y que los domingos a la mañana, tiene costumbre de publicar alguna reflexión e invitar al debate.
Luego Gloria nos hizo preguntas y la audiencia también. A mí, entre otras cosas, me preguntaron quién había diseñado el encabezamiento del blog y les conté que fue Seelvana, una diseñadora e ilustradora argentina.
Llegó la hora del mediodía y qué pena que no les saqué fotos al catering! Empanadas! Sandwiches de los más exquisitos! Estuve muy ocupada comiendo (bueno, y también charlando!)  para estar sacando fotos!
Después de este rico almuerzo, habló Ángela, quien tiene un blog que se llama Mamá London y ella lo que hizo fue una charla en general basándose en las preguntas y conjeturas que todos tenemos al iniciar un blog. Dio consejos prácticos de cómo diseñarlos, sobre qué escribir, qué tan regularmente, etc.

Fue interesantísimo!

Cuando terminó, nos quedamos haciendo networking, o sea, nos estuvimos conociendo todos mejor e intercambiamos tarjetas.

Aquí las mías by Seel.

Y otras sorpresas!

Fotos!

Tenía que posar como si hiciera sol, normal y como si estuviera lloviendo!

Entrevista! (Peinate!)

Y ellos SIEMPRE me acompañan y me apoyan! (Ahí atrás está Mariana!!)

Les cuento que este sábado siguen dos seminarios y esta vez serán un poco más técnicos. Tendrán que ver con cómo aumentar la audiencia, cómo llegar a nuestra comunidad, cómo compartir lo que escribo, etc. Para más información y reservar las entradas gratuitas, click aquí.
Ángela, Mario, Bea, Elena, la despeinada y José.
Este evento también me ha servido para verme. Nunca me había visto filmada (salvo cuando estuve en el programa de la Su y, créanme, me vi esa sola vez y nada más! – Me da vergüenza!) y me di cuenta de que gesticulo un montón! Que abro mucho los ojos (la boca también porque hablo mucho!) y no me puedo quedar quieta si estoy parada! Supongo yo, será por años de docencia y de tener que hacer entender vocablos o expresiones sin usar tanto español!
Si les interesa, aquí les dejo el video, es la parte final de la charla.

Por lo pronto, yo me vi dos veces y gracias! No más!!!

Aquí estamos los cuatro! Encantada de conocerlos, chicos!!

Y así lo publicó Sharehoods! Gracias!

Revisitando Mi Pasado En Londres

La típica foto! Año 2005.
Como conté en la charla del sábado (ya publicaré al respecto!), empecé a escribir un blog para estar en contacto con mi familia y amigos. Yo tenía la costumbre de mandar emails multitudinarios y contar cosas que me pasaban o hacía. Con un blog vi que además de contar lo de un email, también podía agregar fotos! Y el resultado fue que la mayoría de quienes me leen en blog hoy, no son esos amigos ni familiares directos que al principio recibían mis mails!!!
Gracioso, no?
El otro día encontré uno de esos emails, uno que mandé aquella vez en la cual vinimos por tres meses solamente y quisiera compartirlo con ustedes.
Lo que encontré es ese tipo de generalizaciones absolutistas que uno tiende a hacer cuando pasea o hace muy poco que vive en otro lugar. 
Se me ocurrió agregarle, en color, mis comentarios del presente, del ahora, qué reflexiono sobre eso que alguna vez escribí como novedad.
Aquí va:
Creo que una de las formas de conocer a fondo un país no es solamente a través de las postales y fotos y souvenirs, sino viviéndolo y contando cosas cotidianas.

Por ejemplo, notamos que:
 

– La gente acá tiene MUCHA PLATA (Qué exagerada! Pero no deja de ser cierto en ciertas zonas, obvio!). Todos gastan constantemente, compran de todo, se ve que hay mucho movimiento en los negocios (Sí, eso me sigue llamando la atención. Para mucha gente, sobre todo las mujeres “salir a pasear” implica ir a comprar). La gente que trabaja se viste muy bien, aun los más ridículos, la ropa es divina. Se nota que se pone empeño (Lo que pasa es que la ropa, sea cara o no sea cara, está al alcance de todos y así sea la más barata, está bien terminada).
 
– Las chicas negras son las que más se producen, porque son las que más llevan peinados elaborados: las mil y un trencitas, o re-lacio o como sea, pero siempre están impecables (Yo pajuerana, pensaba que ése era el pelo de ellas y no podía entender cómo lo tenían tan perfecto! Después me dí cuenta de que se trataba de pelucas o extensiones!!).
 
– Un domingo (Nótese: “un domingo”! Como si hubiese sido la gran excursión!) fuimos a Oxford Street, que es una calle donde hay muchos negocios, en pleno Londres. A pesar de que hay muchos turistas en esa zona, había un movimiento impresionante,  con Ale nos preguntábamos cómo sería en Navidad, no se podría ni caminar por las calles ni entrar a los negocios! (Y lo comprobamos cada año, cuando se acerca Navidad: No se puede caminar, Oxford Circus, que es la intersección de Oxford Street y Regent Street, es como si fuera un gran boliche lleno donde podés estar un par de minutos parado porque no hay forma de avanzar!)
 
– Hablando de los negocios, todos cierran temprano, algunos a las 4.30, otros a las 5, quién sabe. Si uno se quiere enterar, tiene que fijarse en la vidriera y lo más gracioso es que, generalmente, cada día abren o cierran a una hora diferente (Es cierto, detallecito que se me había olvidado! Debe ser porque ya estoy acostumbrada y no me sorprende.).
 
– Uno de los negocios más lindos son los de regalos. Porque acá se le da mucha importancia a enviar tarjetas por cualquier motivo, entonces hay negocios enormes donde hay tarjetas de todos los colores, tamaños y precios y en cantidades! Y también ositos, tacitas, carteras, lo que suele haber en toda casa de regalos. Pero lo que más me gusta ver son las tarjetas, uno no sabe con qué quedarse (Sigo con la misma fascinación).
También hay cantidades increíbles de revistas, por cada especialidad (En esa época estaba Borders en Oxford Street y lamento no haber sacado nunca una foto del puesto donde estaban las revistas. Eran trillones!) 
Obviamente, no hay agentes de seguridad en las puertas (Me refería “afuera de los negocios”, porque sí los hay adentro, en la entrada pero obviamente no están armados, sino que son más que nada para asistirte si suena la alarma cuando salís o por alguna duda que tengas y quieras preguntar), pero sí hay cámaras en las calles, prácticamente en cada cuadra y abajo de cada una hay un cartelito que aclara que están por un motivo de seguridad; esto se intensificó después del atentado a las torres, obvio. 
Los negocios también están llenos de cámaras, pero bien ocultas, uno cree que no están, por sí.
Ya lo conté, pero acá, por lo menos en Ealing (vivía en Ealing en ese momento!), la basura se saca los lunes solamente (Sí, dependiendo de la zona en que vivas, la basura se saca afuera en días determinados y de forma determinada. Las bolsas son de diferentes colores según lo que tires o los tachos de basura diferentes, porque cada municipio tiene diseños diferentes.). Mientras tanto uno tiene que tirar la basura en bolsitas, por ejemplo, las de supermercado, y después todas se ponen en una bolsa mucho más grande y se saca a la calle.
– Acá se paga por todo! (Qué exagerada! Qué habré querido decir? Con el tiempo te enterás de que hay millones de cosas y eventos gratuitos!) Si uno quiere entrar al centro de Londres en auto, tiene que pagar £8 (Eso es cierto, sigue vigente, y es para que la gente no use su auto en el centro y se aboque a tomar el transporte público, lo cual hacen y el tráfico es muy fluido por eso). Acuérdense de multiplicar cada libra por $5.70 (uot?! jau mach!?!?) y eso no te garantiza que encuentres lugar para estacionar. Cuando estacionás, tenés que pagar!
Hoy por ejemplo, fui a la biblioteca y había un anuncio de una presentación de un libro sobre la historia de Ealing y me pareció lindo concurrir, pero te cobran £4 la entrada (aunque aclaran que incluye refrigerio). Qué locura! (Mirá qué culta que era!)

– La gente cruza mal en cualquier parte! (Bueh, no es para tanto, tampoco es que todo el mundo cruza mal! Claro que te llama la atención los que cruzan mal que los que cruzan bien) Los que se merecen un premio son los conductores que no chocan a ninguno (Coincido. Los exámenes para conductores y para colectiveros y taxistas, son muy rigurosos). Mucha gente se manda, no espera a que cambie el semáforo, y los viejos se mandan igual que los viejos en Argentina (Verdad!)
Y un día había un anuncio atado a un semáforo diciendo que el sábado de esa semana no se podría circular por ciertas calles (decía cuáles) de cierta hora a otra porque iba a haber una manifestación (English picketeers, qué considerados). (En realidad, no es que haya piqueteros sino que cuando hay alguna protesta o marcha, se tiene que pedir permiso al muncipio con mucha anticipación para que los residentes sepan y puedan organizarse sabiendo qué calles estarán cortadas.)
 
Bueno, ésto es algo. Seguiré haciendo mi listita de cosas distintas, por si les resultan interesantes.
 Besos,
 ALICIA
Qué tal el post vintage? Para mí estuvo interesante releer esto porque me ayudó también a recordar nuestras primeras impresiones en esta ciudad que adoramos y a la cual nos habituamos tan bien!