Comer En IKEA

Como te conté, IKEA tiene un recorrido pre establecido así que cuando se termina, lo que ves ante vos es el restaurant! Y ahí te acordás de que es hora de disfrutar de un late breakfast o de un almuerzo o de tomarte el té o de cenar tempranamente!
O de darte un gusto!
Oh, el restaurant! En el sofá, un señor que se nota ha quedado rechonchito!!
La comida es rica, es sana según cómo la combines o lo que elijas y es muy conveniente con respecto a los precios.
No sólo come la gente que va a comprar (o a pasear!) a IKEA, también suele ir gente que trabaja cerca.
A mí siempre me pasa que me tiento con esto y aquello y los platos parecieran pequeños pero no sabés cómo llenan!!!
Es self-service y tiene unos cuantos detalles y “beneficios” que te paso a mostrar!
Qué te servirías?
Te recomiendo agarrar un carrito para ir poniendo la comida sobre la bandeja cómodamente.
 Tomás una bandeja y un plato.

Qué estrategia será esta que ponen los postres primero?

 Las entradas frías, ensaladas varias y wraps.

 Las bebidas y gelatinas. Siempre elijo un agua de elderflower.
Ahora, im-por-tan-te!
Si vos querés tomar gaseosas, entonces estás de suerte: Acá podés servirte gaseosas ilimitadamente. Así que no te sirvas de las botellitas! Esperá hasta llegar a las cajas.
Está la sección de comida caliente y las ensaladas “para armar”.

Los pancitos.

Bueno, ya tenemos todo? Vamos a la caja!

En la caja vos podés tomar un vaso y también una taza para que te cobren la bebida. Porque, como dije antes, las gaseosas y tanto el café o té o leche lo pagás una sola vez y te podés servir las veces que quieras!

De acá te servís las bebidas y las servilletas.
 
De acá, los condimentos y los cubiertos del otro lado.

 Listo, Natalia!!! A comeeeeeeeeeeeeeeeeeer! Fish and chips!

Mientras almorzábamos, notamos que ahí mismo hay un café, por si se te antoja algo dulce.

 Cualquier porción de torta o muffin o lo que sea más un café o té, a ese precio.

Después de almorzar, fuimos al “depósito” a elegir lo que compramos eventualmente y decidimos tomarnos un tecito.

Ya era la hora del té.

 
Y comimos esto.

Te cuento que si te gusta mucho lo que comés, todo eso lo podés comprar en el supermercado de IKEA.

 Entrás por acá.
Al costado, ves estas tarjetas con recetas y podés tomar las que quieras.

Toda la variedad de pescados.

Los congelados y galletitas.
Salmón y las famosas albóndigas suecas.

 Café.

Al supermercado llegás cuando te estás yendo, o sea, cuando pasás por las cajas donde pagás lo que compraste de muebles, decoración, etc.

Para nuestra sorpresa, también a la salida estaba esto:

 El Bistro. Comidas rápidas.

Y postres rápidos, también!!!

Te gustó este tour gastronómico por IKEA? A mí me dio hambre!!