Kuala Lumpur Día 3

Tercer día, me levanté lo más bien y esta vez a quien le costó levantarse fue a Ale. Lo dejé dormir una hora más porque sabía que hoy íbamos a tener un día más o menos tranquilo.
Qué es “más o menos” cuando estamos de viaje? Porque muchas veces queremos aminorar la marcha y no se puede! Y hoy tuvimos que forzarnos a aminorar un poco porque teníamos por delante un día a pura naturaleza y el sol salió, así que además de la humedad pegajosa había una sensación térmica de 42ºC.
Para hoy teníamos planeado visitar el jardín botánico Perdana que consiste en un gran y extenso parque verde, lleno de flores, pajaritos, vegetación variadísima, museos, animalitos, parque de mariposas, etc.
Primero que nada, caminamos a lo largo de una calle muy transitada para llegar al Monumento Nacional.

Conmemora la lucha malaya por la libertad y se inauguró en 1966.

Son siete soldados y cada uno simboliza algo: liderazgo, sufrimiento, unidad, vigilancia, fortaleza, coraje y sacrificio. Esta hermosa estatua está rodeada por una especie de galería y una fuente.

Y atrás hay un cenotafio recordando a los caídos en las dos guerras mundiales y la Emergencia Malaya.

Pasamos por un pequeño parque con esculturas.

Y luego una plaza con fuentes y una escultura de la flor nacional de Malasia.

A partir de ese momento… a caminar con todo!

Atravesamos el parque que en el mapa que teníamos parecía gigante pero a nosotros no nos lo pareció.

Había un anfiteatro gigantísimo!

Una cascada refrescante a los ojos, no me animé a mojarme los pies.

Pero tampoco nos deteníamos tanto ni nos salíamos del camino principal.

Es que hacía tanto calor! Y si querías ver algo más tenías que subir algunas escaleras y las piernas no me daban para tanto! El calor y la humedad, qué combinación!

De todas formas pudimos disfrutar de la vegetación.

De las orquídeas que crecen como si nada.

De los pajaritos.

De los ciervos.
Y descubrimos un nuevo animalito! Se trata de un bichito típico de este lado asiático y en inglés se lo conoce como Lesser Mouse Deer y me fijé en castellano y se lo llama ciervo ratón pequeño. Es como un ciervo chiquito chiquito, como si fuera un chihuaha.

Les parece bonito?

No fuimos ni al jardín de orquídeas ni al parque de las mariposas ni al parque de los pájaros. No dábamos más! Nos fuimos al depto, descansamos un poco, nos bañamos y me dormí una mini siesta.
Al despertarme estaba lista para la noche! Quisimos ir a ver a las Petronas de noche desde el Sky Bar!

 
Por el camino las podíamos ver reflejadas en otro edificio.

Llegamos al Sky Bar, en el piso 33 del Traders Hotel. 

Vimos que el bar estaba rodeando una piscina, había mucha gente, una espera de unas 2 a 3 horas, la música estaba súper fuerte y nosotros estamos viejos! De ninguna manera iba a  esperar ese tiempo tomando no sé qué y bancándome el tachín-tachín todo para sacar unas fotos que igual las pude sacaaaaaarrrr!!!

La piscina, la barra, los asientos.

Es que vi que había un lugar donde no había nadie y antes de que (yo creía) me dijeran que no ocupara un lugar que no me correspondía, lo animé a Ale y sacamos fotos!

Una de las varias que sacamos. Nada mal, no?

Al final, nadie vino a decirnos nada! Entonces le dijimos a la chica que nos sacara de la lista y que regresaríamos mañana.
Y de allí nos fuimos a cenar a un mono restaurant italiano y ahora estoy acá, con un poco de sueño, contándotelo todo!!!
Gracias por pasar, mañana será nuestro último día en KL y nos volveremos a encontrar aquí otra vez!