Naranjas Y Amapolas Sin T.A.C.C.

Cuando era chica y de grande (y todavía ahora cuando encuentro una, ok, desde siempre!) leía la columna de Blanca Cotta en la Revista Clarín que se titulaba “De Aquí, De Allá Y De Mi Abuela También”. En ella, Blanca Cotta escribía sobre alguna reflexión, algún recuerdo y lo terminaba con una receta rapidísima que no tomaba más de un párrafo. Muchas recetas eran “sin T.A.C.C” y, cuando era niña, pensaba que se trataba de un neologismo de Blanca, como que era una receta divertida, fácil, rápida…
Muchos años después supe que “sin T.A.C.C” significa “sin trigo, avena, cebada o centeno”, o sea que era una receta apropiada para celíacos.
Pareciera que de un tiempo  a esta parte la gente ha sabido ser más consciente de lo que implica ser celíaco y ya aquí se han empezado a etiquetar alimentos si son aptos para celíacos, si son aptos para vegetarianos o si son aptos para veganos. Incluso me he cruzado con restaurantes para celíacos.
Por suerte no soy celíaca pero sí estoy tratando de adoptar en lo posible, recetas que no contengan, por lo menos, harina blanca. Y cuando vi cómo se hacía esta torta y que encima era sin gluten, pues no lo pensé dos veces!
No es la primera torta de naranjas y semillas de amapolas que hago pero a esta la quise experimentar porque es súper original en la forma de hacerla. Además que si te gustan las tortas húmedas, es ideal entonces porque se le agrega un almíbar riquísimo. Pero esto es opcional.
Te paso los datos.
Ingredientes
Para la torta
2 naranjas medianas
3 huevos grandes a temperatura ambiente
250g de azúcar negro
290g de almendras molidas
1 cucharadita de polvo de hornear
1 cucharada de semillas de amapolas
    
Para el almíbar
2 naranjas o 4 mandarinas
Jugo de 1 naranja exprimida
150g de golden syrup o miel
Procedimiento
– Colocar las 2 naranjas enteras, con cáscara, con todo, o sea, sin cortar en una cacerola con agua y cuando llegue a punto de ebullición, bajar la llama y dejarlas hasta que con un tenedor te des cuenta de que están súper tiernas. Te lleva alrededor de 30 minutos.
– Cuando estén tiernas, las sumergís en un bowl de agua fría y las sacás al cabo de 5 minutos.
– Las cortás en cuartos, les sacás las semillas.
Las ponés en una procesadora.
Las procesás hasta que se hagan una pulpa muy fina. Reservar.
– Encendés el horno a 180ºC y batís los huevos con el azúcar negro hasta que estén bien mezcladas y un tantito espesas.
Alrededor de 5 minutos.
Con una espátula, despacio, les vas agregando de a poco la harina de almendras.
Y para terminar, el polvo de hornear, las semillas y la pulpa de naranjas.
-Si colocás la mezcla en un molde redondo, tiene que ser de 23 cm. Enmantecar y emparejar.
Yo elegí este molde cuadrado.
– Al horno por 45 o 50 minutos.
– Para preparar el almíbar, cortás las naranjas o mandarinas muy finamente, no como yo.
– En una cacerolita ponés los 150g de syrup o miel y el jugo de la naranja mediana. 
Colocar las rodajas también, hervirlas.
– Luego bajar la llama por 10 o 15 minutos y cuando estén listas, volcar en un bowl.
Desmoldar la torta, pinchar con un tenedor o un palito y volcar de a poco, el almíbar.
Decorar con las naranjas.
Espero que te guste, se la dí a probar a gente que no les gusta mucho las naranjas y les encantó!