Desventuras Con El Sushi

Allá lejos y hace tiempo, más precisamente enero de 1997 en New York, paséabame yo por quién sabe qué sector (habrá sido el día que fui al MET?… Fui al MET?! – En esa época no sacaba tantas fotos y no tengo conmigo mi diario de ese año!) y de repente, el hambre. Me dio hambre.
Pero mucho hambre y no encontraba lugar dónde comer, ni un McDonalds y ni loca me iba a comer un hot dog o un pretzel embadurnados de bacterias varias. Así que caminando y caminando encontré un pequeño lugar con una ventana grande y había gente comiendo adentro. Listo. Voy. Están comiendo con palitos, eh? Qué me importa! Tengo hambre!
Entré y en un freezer había varias bandejitas de unos cositos redondos, negros por afuera, blancos por dentro (eso es arroz, no?) y con algo de color en el centro. Las bandejitas estaban etiquetadas con “salmón” “atún” y pensé que arroz y pescado no es una combinación de lo más común, pero dale, tengo hambre. 
Qué poquito, no? Mejor me pido eso que dice… Pollo teriyaki? Y eso? Bueh, es pollo, pido eso también, tengo hambre.
Me senté y al probar el primer cosito, casi me dan arcadas. Qué es este arroz pegoteado?! Qué es esto!? Pescado crudo!? La gente come esto!? Están locos! Decidí dejar esa bandeja y le entré al pollo teriyaki. 
Qué es esto!?! Pollo con salsa dulce?! NO ME GUSTA LA COMIDA AGRIDULCE! Qué horror, del asco, se me fue el hambre! Me fui pensando en lo que contaría en casa cuando volviera: “Comí una cosa horrible de pescado crudo. Se llama sushi. Y pollo riquísimo (porque el pollo en sí estaba rico, eh) pero con una salsa dulce, como de miel, un asco!”
Y por el año 2000 el sushi apareció por Argentina y todos contentos y yo con una ceja levantada esperando las primeras reacciones populares. Sin embargo, nada pasó, a la gente le gustó y a mucha gente le sigue gustando y todos son felices.
Mirá que yo como de todo eh, pero al sushi no lo paso.
Hace unos años, visitando Argentina, unos primos nos invitaron a comer sushi a un lugar japonés y tradicional. Aceptamos porque hablaban de lo rico que era, a Ale le gusta el sushi y a veces soy demasiado buena y voy con la mayoría. 
Me hicieron probar sashimi. Qué asco, por favor, qué asco… Sin embargo dije que estaba bueno porque no quería andar arruinándoles la velada. Creo que después terminé comiendo lo que comían los hijos de mis primos, no recuerdo qué pero por lo menos era comible.
Bueno y así llego al día de ayer, venía de la casa de una amiga, tenía hambre, sabía que Ale no venía a cenar porque había salido con sus compañeros de trabajo y decidí pasar por un local de Wasabi, una cadena de comida japonesa en la cual siempre compro una sopa de tofu y algas que es rica y con el frío que hacía me compré una y ya que estaba decidí comprar algo más…
Sushi vegetariano. Pensé: “Me gustan las verduras, me gusta el arroz, paso las algas, what’s not to like?!?” Y me compré una bandejita y me fui a casa.
 La bandeja. Prometía.
Noté que había como unas empanaditas y agarré una y vi que no tenía base y encapsulaba arroz.
Le doy un mordisco… Qué diablos es esto!?
A quién se le ocurre envolver arroz con una masa que chorrea almíbar?!? Asco número 1.
Seguí con unos rollitos más pequeños. Meh. Bien.
Vi que tenía una salsa de soja. Me gustan los brotes de soja, me gusta la leche de soja. 
 
A ver…  (Aunque desconfío de toda salsa que parezca Coca Cola)
Mojé un roll y la salsa no será dulce pero era salada, demasiado salada y me pareció horrible! Asco número 2.
Seguí comiendo rolls sin salsa pero ya se me estaba empastando la boca.
Fui a por los otros. Estos se ven buenos.
Al comer el número 3, dije basta. Esto no es lo mío.
Basta, BASTA de darle chances al sushi porque no me gusta, porque no lo paso y porque no lo entiendo! Me pone de mal humor comer algo que no me gusta y peor es la desilusión que te llevás con algo que compraste para comer con HAM-BRE.
Admiro terriblemente a la gente que les gusta el sushi, los felicito, disfrútenlo, sé que es una comida súper sana y con muy bajas calorías pero yo-no-lo-pa-so.
Me dieron unas ganas tremendas de comerme un churrasco!
Y vos, de qué lado estás? Sushi sí o sushi no?