St Christopher’s Place

Cuántas personas por día pasarán por Oxford Street? No hay día en que esté vacía o con poca gente y para esta época del año pareciera que el tráfico humano se acrecienta cada día más hasta llegar a diciembre cuando (yo creo que, literalmente) TODO EL MUNDO  pasa por esta calle para hacer sus compras!
Sin embargo, cuando uno está caminando por allí suele pasar de largo un pequeño pasillo entre dos negocios, un pasillo que esconde un pequeño oasis para hacer un shopping tranquilo y original.
Creo que los dueños de los locales o los responsables del lugar se habían percatado de ello y decidieron colocar una estatua para marcar el lugar.
Ahí arriba! Quién mira para arriba cuando mira las vidrieras!?
Entonces hace poco, caminando por Oxford Street descubro esto:
Colocaron este reloj mono con señalización apuntando al pasillo.
Así y todo, comprobé que la gente seguía de largo igual! Y el otro día, cuando anduve por allí, decidí experimentar algo: me puse a sacarle fotos al reloj y la gente que pasaba miraba. Algunos al verme, se percataron de este adorno y se paraban y sacaban fotos también. Lo mismo ocurría cuando apuntaba para arriba con la cámara para sacarle a la estatua.
Cuando comencé a sacarle fotos al pasillo, muchos que venían caminando para seguir de largo, se detenían y miraban a ver qué había allí. 
Es que no es tan fácil darse cuenta!
Y ya que estaba, decidí entrar yo también para mostrarte qué lindo es este lugar!
En el siglo XVIII este lugar era un asentamiento de gente muy pobre. En el siglo siguiente, la zona fue mejorada un poco al haberse construido viviendas para gente humilde y comenzaron a aparecer los primeros vendedores. También era un lugar donde se juntaban muchos anarquistas. 
Para cuando Oxford Street, en el siglo XX, se convirtió en una zona de mucha importancia por la actividad comercial, St Christopher’s Place se deterioró mucho hasta que se decidió relanzarlo y la zona se volvió original y un lugar tranquilo para comprar, comer algo rico o tomar algo refrescante.
En rigor, podés entrar a St Christopher’s Place por dos lados. Una, desde Oxford Street. Entrás por una callecita finita llamada Gees Court.
Ves estos negocios, por ejemplo.
Y cuando llegás a una plaza, ahí empieza St Christopher’s Place.
En la plaza se concentran unos cuantos restaurantes y, a pesar del fresquete (todavía no es frío), mucha gente come afuera igual.
 Encontrás esta fuente de agua muy original.
Hay restaurants pero si querés comer un sandwich, hay bancos afuera para sentarte.
Si andás con ganas de ir al baño, bajás las escaleras de aquí. Es la entrada a un baño público.
Con este adorno, la elefantita Ella May.
En la esquina, un lindo pub.
St Christopher’s Place es una cuadra de largo en realidad, y te muestro los negocios que más me gustaron. La mayoría son pequeños y cada uno tiene su estilo.
 Este es un negocio que vende caramelos tradicionales.

La vidriera.

 Una galería de arte.

 Un negocio de decoración.
Una juguetería de juguetes monos y caros, obvio. 

Un negocio de papelería para beneplácito de Seel.

Pero a mí me encantan las cajas!

 Entre tanto negocio también encontrás oficinas.

Más restaurants. Este francés lo recomiendo. No es muy caro y se come bien.

Y llegás hasta el otro extremo, que es la calle Wigmore Street, donde, oh!, en la esquina, encontrás otro pub!


 
El pub.

 
Que también es restaurant.

Y ahí ves la entrada o salida, dependiendo de cómo lo recorriste!

Así que ya saben, si vienen para Londres, se dan una vuelta por acá, no se imaginan qué tranquilidad que van a encontrar si quieren parar un poquito de tanto shopping enloquecedor y de vidrieras gigantes! Lo van a disfrutar!


De Tradiciones, Halloween… Y Ese “Vestido”…

De Tradiciones
Recuerdo que en la escuela primaria se conmemoraba el Día de la Tradición, celebrando el nacimiento de José Hernández, autor del Martín Fierro. No era feriado y se hacía algún pequeño acto escolar pero para los alumnos solamente y algún que otro padre que venía pero no era ese gran despliegue actoral que se hacía para el 25 de Mayo o 9 de Julio. En 5to grado leímos el Martín Fierro por primera vez y cada uno tenía que llevar su libro y nos tocaba leer a cada uno una estrofa o dos. Siempre fui ávida lectora pero el Martín Fierro para mí era chino básico: lleno de palabras que no entendía y si querías saber qué significaba, le preguntábamos a mami, que se crió en el campo y la tenía re clara!
De Halloween
Esta “celebración” extranjera comenzó a verse en Argentina en los ’90, me parece. Tal vez en otros ambientes de colegios bilingües ya se celebraba, pero al barrio llegó cuando ya era grande. Creo que nunca vi alumnos tan felices como cuando tenían que celebrar Halloween. Primer día de clases y me preguntaban: “Miss, vamos a festejar Halloween este año también?”. Yo solía alquilar un pequeño salón de fiestas que había cerca y organizaba juegos y los chicos venían disfrazados y con algo para comer o tomar. También durante la semana previa preparábamos decoraciones para el salón: monstruos, caretas, esqueletos… La pasábamos genial, me acuerdo de sus caritas y de lo contentos que se iban!
Ese “Vestido”
Para cualquier celebración de un evento importante en una familia (bautismo, bris, bar / bat mitzvah, confirmación, casamiento y otras muchas) he notado siempre que no importa la clase social o el poder económico, la gente se junta a pasarla bien y a festejar con alegría dicho acontecimiento. Todos colaboran con algo (comida, bebida, dinero, buena onda) y una forma de demostrarle a los protagonistas es asistiendo y vistiendo lo mejor que tenés o que pudiste comprar. Me imagino si sos el padre o madre de tu bebé que vas a bautizar o a hacerlo protagonista de un ritual, no vas a asistir con un pantalón sucio o una camisa manchada: por tu hijo, porque lo amás y porque te importa, vas a tratar de vestirte lo mejor posible y lo mismo harás con tu hijo. Tal vez no tengas plata para comprarte ropa pero a tu hijo seguro le harás estrenar algo o te valdrás de los medios para tenerlo lo más lindo posible, aunque sea con ropa prestada.
Todos tenemos tradiciones y costumbres y a veces un vestido es usado por más de un integrante de una familia por lo mucho que significa y estoy segura de que muchas chicas usaron el vestido de novia de la abuela o de la madre o el vestido de comunión de una nena lo usaron varias primas.
El diseño de dicho vestido o traje representa la historia familiar de la que sus integrantes seguramente estarán orgullosos y para ojos de los de afuera puede parecer una ridiculez o algo sumamente excéntrico.
El que mira de afuera tiene todo el derecho de dar su opinión. Pero cómo reaccionarían si otro de afuera también criticara sus tradiciones y costumbres?
Está mal que se le dé cabida a la música extranjerizante del imperio. Pero qué orgullo que se baile tango en Japón, USA e Inglaterra.
Está mal que se festeje Halloween, disfracemos a los niños de gauchitos y chinitas. Pero los chicos a lo mejor se quieren disfrazar de los personajes de Toy Story.
Los hombres escoceses usan falda con los colores y tramados típicos de su clan y así asisten a casamientos, funerales y alguna otra festividad. Yo no he visto nunca a nadie vestirse de gaucho para un casamiento y no digo que no suceda. Estoy segura de que muchos se han casado con trajes típicos. Y con qué orgullo los habrán portado!
No busquemos roces donde no los debe de haber. Hay que relajarse. Te gusta Halloween? No te gusta Halloween? Te parecen ridículas algunas vestimentas? Calma. Cada pueblo tiene su tradición pero eso no quiere decir que si no te gusta, que sea una ridiculez. 
Lo importante es incluir, no excluir. Y en un mundo tan globalizado ya es medio ilógico mofarse de las diferentes costumbres. Cada vez estamos más cerca unos con otros y aceptarnos es un buen puntapié inicial para lograr el entendimiento entre pueblos. No es tan utópico ni imposible.
En todas partes del mundo y en todas las culturas, qué padres no quieren celebrar a su hijo?

Depilarse En UK

Yo soy medio monita (aunque por suerte en los brazos y la cara no!) y como típica argentina, cuando vivía allí, me depilaba sin falta, todos los meses. Me organizaba las salidas de acuerdo a cuándo me tenía que depilar o calculaba cuántos días antes o después debía depilarme según la cita que tuviera (o con quién la tuviera!) o dónde me fuera de vacaciones y etc. 
En una época me depilaban con cera negra, en otras con la cera descartable y así transcurrieron los años. Saber que el sábado a la mañana tenía que ir a depilarme me llenaba de fiaca, temor, ansiedad, de pocas ganas pero estaba segura de que una vez que me fuera del salón, me iba a sentir plena a pesar de que en esos instantes previos de espera en la camilla me sintiera como un cordero esperando el turno para el matadero.
Todas hemos estado ahí, no?
Acá no es muy diferente. Hay lugares donde ir a depilarse y tenés desde los más bonitos y caros hasta los buenos y baratos, aunque no tan baratos. Lo que sucede es que sí, te podés ir a depilar, podés pagarlo pero el dinero acá rinde diferente: Por más que esté a tu alcance el precio, hacés la cuenta de qué otras cosas te podés comprar y, sinceramente, lo pensás más de dos veces antes de pedir un turno. 
Tampoco sucede que en tu barrio haya un lugar donde ir porque es en el centro donde encontrás lugares donde depilarte o, no sé, tendré mala suerte que a mí todo me queda lejos!
Entonces una se las rebusca porque por suerte hay productos para ello que obviamente existen en Argentina y yo jamás los compraba. Ahora, estando acá, sí.
Depilarse se ha vuelto una moda aquí, me parece. Pero lo que hacen muchas es depilarse las zonas íntimas, nada más. Después se pasan la maquinita. Total, a eshas no se les notan los canutos!
No he tenido la oportunidad de hablar con otras chicas de este tema así que te cuento mi propia experiencia en este país con poca tradición depilatoria.
Empecé con las bandas descartables de las cuales hay muchas marcas pero se me termina haciendo un pegote horrendo y empiezo con ganas y después me canso. Aparte, hay vericuetos corporales difíciles de alcanzar y emprolijar!
Después probé con las cremas depilatorias que tienen un olor horrendo a amoníaco, creo, y hay que arrastrar con esa espatulita de madera. A veces temía que me quemara la piel, así que la habré probado un par de veces.
Por supuesto que tengo una epileidi que no sé de qué marca es y son eficientes, ya casi que ni me duele que me tire y me saque los pelos de raíz pero… claro… no te podés depilar por todas partes con eso…
Mi producto favorito de hace un montón, desde que lo descubrí, es la crema que te dejás por un minuto, te metés en la ducha y la dejás un ratito y luego te la sacás con la esponjita que acompaña para tal fin. Para mí, es lo mejor! Claro que no te saca el pelo de raíz pero te saca de apuros si te vas un fin de semana a una playa o a un lugar cálido y tenés que usar shorts o bermudas.
 Hay otra que es igual pero no es para la ducha. Esta sí y es la que uso.
Y, obviamente, para salir del paso, tenés a las viejas amigas, las maquinitas.
Hace un tiempo quise probar con este kit nuevo. 
Es un aparato que tiene la apariencia de ser una epileidi y se enchufa pero es hueco y adentro le ponés un cartucho de cera, esperás que se derrita y después te lo aplicás como roll-on y te la sacás enseguida con unas tiras que vienen en la caja. No me resultó. La cera no es muy efectiva.
Pero de la misma marca tenés unos cartuchos roll-on parecidos, de gel, que no hace falta calentar y te los aplicás sobre los pelos y los sacás fácilmente con las tiras y es totalmente lavable.
Sin embargo, a pesar de tanta oferta, hace un par de años que me traje desde Argentina uno de esos hornitos que se enchufan y calientan la cera y tienen un colador. Con eso voy zafando también.
Me acuerdo que mi papá me contara que en Oriente estaba la costumbre, para algunas mujeres, de depilarse con hilos y acá descubrí que se está volviendo una práctica muy popular y encontrás chicas que te depilan así por todos lados!
La práctica se llama threading y las chicas suelen estar en shoppings o estaciones que tengan negocios y siempre están atendiendo a alguien, claro que ellas sólo depilan las cejas y la cara.
No me animo a depilarme así las cejas (ni nada!) porque me da la sensación de que me dolería mucho, no sé, como que te tiran mucho de los pelitos pero creo que no debe ser tanto porque si no, nadie lo haría!
Aunque, honestamente, después de ser capaces de bancarnos mensuales cavados profundos por años, a qué le podemos tener miedo las chicas?

Adoro Comprar En Lakeland

Yo no soy una chica fashion aunque me gusta comprarme ropa pero tampoco planeo cuándo salir de shopping. Si veo algo en una vidriera y me gusta, lo compro y ya está. Muy raramente compro ropa por internet, me gusta la excusa de salir y me lo tomo como un entretenimiento.
PEEEERO cuando se trata de comprar artículos para la cocina… ahí no hay cómo dominar el sentido común ni cómo poner freno a la pasión desmedida de querer llevarme TODO!
Porque me encantan los negocios que venden de todo para cocinar, más que nada accesorios, porque ollas, vajillas y fuentes, ok, compro cuando necesito pero para lo demás… placer total, me gusta todo!
Por supuesto que hay muchos negocios que venden estos ítems y hay por todos lados pero mi favorito es Lakeland. Yo siento que Lakeland me entiende y sabe lo que me gusta y me dice: “Mirá lo que tengo para vos, mirá cuántas cosas bonitas para poner tu cocina más linda y cocinar con juguetitos… Comprá, comprá, acá tenés un voucher con descuento…”
Justamente, me llegó con el catálogo nuevo, un voucher así que me dije que había que usarlo, por consiguiente, había que comprar!
Lo bueno es que podés comprar por internet si querés y como la semana pasada estaba con laringitis y con ataques de tos, no tenía más remedio que pedir mis productos de esta forma y hoy llegaron!
Oh, la caja, it feels like Christmas!
Te muestro los chiches que me compré:

 Cake Tester. Lo introducís en la torta para ver si ya está horneada completamente. 

Me quedé pensando porque hay que dejarlo 15 segundos y si la punta sale roja, la torta está lista. Un palito de bamboo es más rápido pero, bueh. Vamos a ver qué es mejor o más práctico.

 Enamoréme cuando lo vi!

Cortar en juliana así como si pelaras el vegetal. No lo pensé dos veces! Y es de acero inoxidable y amo todo lo que sea acero inoxidable.

 Veremos qué tal salen!
Admito que las pocas veces que hice huevos pochés no me salieron muy prolijitos. Estos sobrecitos parecidos a los filtros de café parece que ayudarán a eso. Una vez que colocás el huevo en el sobrecito, lo metés en el agua hirviendo y esperás a que se cocine.

 Guarda  / Posa tablas.

Qué cosa tan inútil pero qué linda! Una forma de poner tus tablas de forma prolija y apoyadas para que no se caigan.

 Cubre tostadora.

Hermosa! No combina con nada en mi cocina pero no me importa! Cubrió mi tostadora perfectamente!

 Separemos las cosas…

En este caso, la yema de la clara! Sé del video que anda dando vueltas donde se muestra cómo separar la yema de la clara con una botella de agua. Parece fácil. Yo lo intenté y no me salió. A lo mejor con esta especie de sopapa, sí. Aparte, dónde encuentro una botella de agua cuando la necesito? En ningún lado! Esto lo tengo siempre a mano y es más higiénico.

Las estrellas.
Ya me había comprado una hace un tiempo para probar y quedé encantada. Son cajas con manija donde vos ponés lo que quieras y las ubicás en el armario y cuando querés algo, en vez de estar buscando y sacando y poniendo cosas, agarrás la manija y tenés todo con vos sin desordenar lo que está atrás o adelante.
Te gustaron mis chiches? Vos cuál te hubieses comprado?

The Great British Bake Off

Mañana es el último capítulo de la cuarta temporada de The Great British Bake Off, una serie que despierta pasiones, tanto en quienes gustan de cocinar y quienes no!

Es uno de los programas más vistos de la BBC y cada persona que lo ve tiene su baker favorito y las preferencias se debaten como se hacía antaño cuando se veía Big Brother o X Factor o Britain’s Got Talent. Ni les cuento la ansiedad que se siente cuando van quedando cada vez menos participantes!

Este programa semanal  que comenzó en 2010, se emite los martes a las 8pm, es un éxito y ha enamorado a todos. Lo ven grandes y chicos y cada vez que empieza una nueva temporada, las ventas de moldes e ingredientes para tortas se van por las nubes!
Se trata de un concurso donde 12 (este año hay 13) participantes hornean diferentes ítems y son juzgados y al final de cada episodio, uno se tiene que ir. Se trata de personas comunes y corrientes cuya pasión es hornear y son totalmente amateurs.
Los jueces son Mary Berry y Paul Hollywood.
Mary Berry es una especie de Choly Berreteaga o Blanca Cotta. Hace 60 años que es conocida como cocinera y es muy dulce pero firme cuando se trata de juzgar.
Paul Hollywood (sí, se llama así, no es un personaje de Los Simpsons!) es un afamado panadero que es un poco malo, digamos. En realidad, también es muy firme y muy exigente y no tiene reparos en decir que algo es incomible o que no tiene gusto a nada o que se ve horrible si así lo piensa.
El programa tiene también dos presentadoras, Mel Giedroyc y Sue Perkins.
Son muy graciosas y en realidad, son dos actrices que por muchos años trabajaron juntas y han escrito comedias para televisión.
Cada episodio tiene un nombre y está dividido en tres secciones y cada sección también tiene un nombre. Te pongo ejemplos del capítulo 5 de esta temporada.
Capítulo 5: Galletitas y traybakes.

The Signature Bake: Les piden a los concursantes que horneen algo en particular y con lo que pueden demostrar qué tan bien lo cocinan y qué tan hábiles y prolijos son para decorar, para combinar sabores, etc. Al cabo de un tiempo (que puede ser 2 o 3 horas) se les pide que dejen todo y los jueces se acercan y van probando cada ítem y haciendo comentarios pertinentes.

Los concursantes tenían que hornear su traybake favorito.
The Technical Bake: Aquí les piden que cocinen algo para lo cual les dan la receta pero con pocas instrucciones. Generalmente se trata de una torta o postre o galletitas que requieren cierta pericia y tienen algún grado de complejidad. Los jueces se van y mientras los concursantes batallan en la cocina, ellos explican qué es lo característico de eso que pidieron. Cuando los concursantes terminan al cabo de un tiempo asignado, ponen sobre una mesa su creación detrás de su foto. Los jueces prueban y van rankeando sin saber quién fue el autor. Todo se devela cuando eligen al primero.

Aquí les dijeron que tenían que hacer tuiles.

The Showstopper Bake: Aquí es donde todo se resuelve, se desencadena o, como se dice en Argentina, se ven los pingos. Se les pide una creación que tiene complejidad sí pero donde también se espera que el concursante ponga su toque personal y que no sea algo común. Cuando los concursantes terminan, los jueces otra vez prueban y comentan.

Esculturas con galletitas.

Y se viene el último segmento cuando eligen, según la performance, al Star Baker del día (o sea, al que mejor hizo todo) y a quien tiene que abandonar el programa.

Las tres finalistas de esta temporada son chicas y quienes vemos el programa tenemos una favorita. Han llegado a la final por mérito propio y cada una tiene una particularidad.

 Ruby, Kimberley y Frances.

Ruby estudia Filosofía y es bellísima. Es muy desordenada para cocinar pero sabe combinar sabores y es de decidir sobre la marcha cómo hará todo. Es llorona y a veces tiene accidentes con sus creaciones.

Kimberley, mi favorita, es una genia. Muy pocas veces se ha equivocado o ha hecho algo mal. Es prolija, artística con lo que cocina y muy original para diseñar y elegir sabores.

Frances siempre se caracterizó por darle prioridad al diseño más que al sabor y se lo han dicho varias veces pero últimamente viene cocinando bien y creo que ella está en la final más por los errores cometidos por la concursante que se fue que por ella misma.

Toda linda la teoría pero para que tengas una idea, te dejo el trailer de la temporada que está por terminar. Hasta ayer estaban todas las temporadas y episodios en YouTube. Hoy ya no.

Clickeando acá verás el capítulo de lo que te mostré en fotos. Yo no lo puedo ver, está bloqueado en este país, tal vez tengas más suerte en el tuyo!

Aquí encontrarás la página de Facebook del programa donde podrás ver fotos de TODAS las creaciones y backstage.

Habías escuchado alguna vez sobre este programa? En muchos países se ha adaptado y por ejemplo, está el The Irish Bake Off, The Australian Bake Off. Creo que está hasta en Italia!

Scones Salados De Espelta

Nunca había escuchado “harina de espelta” ni “spelt flour” y me enteré cuando mi prima Flor fue a una nutricionista y ésta le recomendó que cocinara con este tipo de harina. 
La harina de espelta es un tipo de cereal que al ser molido finamente, uno obtiene una harina. Es muy primitiva, digamos, porque se cultiva desde antes de la Edad Media. 
Tiene un alto porcentaje de fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Es muy buena para quienes son alérgicos al trigo pero también tiene gluten así que no es apta para celíacos.
Aparenta ser una harina sucia, parecida a la harina integral aunque más clarita y se puede hacer de todo, panes, galletitas, muffins…

Algunos recomiendan mezclarla con harina de trigo común  porque la espelta es una harina un tanto compacta pero, de todas formas, uno puede experimentar y sacar sus conclusiones.

Yo elegí hacer unos scones, en realidad, unos mini scones para no sentirme tan culpable al comerlos!! Obvio, no es lo mismo comer un sconote que varios pequeños! Todo entra por los ojos, o no?

Son muy pocos los ingredientes y no lleva huevos. Salen 6 scones normales o 12 pequeños.

Ingredientes

240gr de harina de espelta
1 cucharada de polvo de hornear
85gr de manteca
160ml de leche
1 cucharadita de sal

Procedimiento

– Encender el horno a 200ºC.

– Con una espátula mezclar los ingredientos secos con la manteca hasta que se llegue a una consistencia arenosa.

– Ir agregando la leche de a poco y una vez que esté todo mezclado, lindo y lisito, sacar del bowl y poner la masa sobre una superficie enharinada.

Con la palma de la mano, aplastar la masa (no amasarla ni aplastarla con palote) hasta que se logre 1.5 cm de espesor.

Si los querés más alto, pues 2 cm.

Cortar los scones y recuerden: no girar el molde para despegar el scone!

Colocar sobre una asadera y hornear por unos 15 minutos.

Rapidísimos, riquísimos y saladitos! Ideales para acompañar una picada mona!
Te recomiendo comerlos un domingo a la noche con manteca o queso blanco!

Moda O Calentura?

Sin ser experta en el tema, me parece que cuando se trata de “moda” o fashion, hay dos formas de categorizarla: la “clásica”, que perdura y es atemporal y la “pasajera”, que no es más que una calentura del momento y que después se pasa.
En esta última categoría entra todo lo que no tiene más vigencia que 1 año, ponele. Es todo eso que en el momento de más bombardeo promocional (revistas, campañas, tele, cine, etc.) querés tener, no sabés bien por qué pero lo querés porque no concebís tu vida sin eso
Y después, como dice Don Julio: “Todo pasa”.
En eso estaba pensando cuando ayer descubro que el ítem del momento, el MUST, lo IT es esto:
Yes. El buzo. El sweatshirt. De Givenchy.
Está SOLD OUT! Los fashionistas están enloquecidos buscándolo por todos lados para pagar £750 por algo que el año que viene, está cantado, no se lo va a poner nadie!
Voló de Selfridges, de Net-A-Porter y hay gente en lista de espera.
No me sorprendería nada que se esté vendiendo en eBay por muchísimo más y que haya gente que lo pague.
(Un tip: El cinto es un elástico con ganchos que creo que se debe usar en la construcción porque se consigue en lugares donde se venden artículos para eso.)
Gustos son gustos y cada quien con su dinero hace lo que quiere, lo cual no critico. Pero lo que escribo viene a cuento porque me hizo acordar a un par de calenturas generales que hubo en dos oportunidades anteriormente, acá en Londres. 
Cada año o dos años, tenés un episodio así en que todos quieren ESO y no necesariamente es un ítem que tenga que ver con lo fashion.
Me acordé de esta bolsa.
En el 2007 la gente enloquecía porque era una bolsa diseñada por Anya Hindmarch (Gonzalo, Aninka y Rox saben quién es, ob-vio!). Era una bolsa que costaba £5 y que se vendía en el supermercado Sainsbury’s para alentar a la gente a que no use tantas bolsas de plástico y de paso, al comprarla, contribuir con la campaña de una organización sin fines de lucro.
La bolsa voló en 1 hora el primer día que se puso a la venta y en eBay se vendía a £200. Al poco tiempo, aparecieron las versiones truchas y se veían por todas partes. 
Y al año siguiente? Nada, solamente se vendían las truchas y ni se veían por las calles!
Este ejemplo tiene que ver con lo fashion, también, pero este último que te muestro, eh, no, massssomenossss…
En 2009, un programa mencionó que en un estudio publicado por el British Journal of Dermatology declaraba que la crema Protect And Perfect No. 7, producida por Boots (una cadena tipo Farmacity) era la más efectiva contra las arrugas.
 La crema en cuestión era un modesto tubito de 30ml a poco más de £10.
Otro producto que voló de los estantes, gente haciendo cola a las 5am esperando que abriera la sucursal más cercana de Boots, gente comprándola en eBay por no sé cuánta plata…
Boots supo capitalizar esta locura y al poco tiempo sacó una versión mejorada del producto, de la línea y todos contentos y felices y yo sigo viendo gente con arrugas, qué querés que te diga…
Ok, creo que los años te van dando cierta cintura y experiencia para darte cuenta cuándo enloquecerte por algo o cuándo no porque sabés que será efímero. Cambian tus prioridades y llega un momento que por lo único fashion que te enloquecés es por la figura que perdiste o por esos pantalones viejos y raídos que antes te entraban y ahora… no!

M&M’s World En Londres

Aunque yo soy fana de los Rocklets (más baratos, más grandes y arrrrrgentinos!), a los eme y eme los descubrí en los ’80, hasta me acuerdo del comercial y el jingle. Creo que a Argentina llegaron en la época de la Plata Dulce (Googleen los más jóvenes), después no los volví a probar hasta los ’90 y los que me gustaron siempre fueron los de chocolate. 
Los de maní, bueh, ok, los como si no queda otra pero si tengo que elegir, me decido por mis favoritos.
M&M’s World hay New York, en Orlando y en Las Vegas y, desde junio de 2011, en Londres, más precisamente en Leicester Square, así que es muy fácil de encontrar.
La entrada.
El lugar es maravillosamente grande y lindo y entretenido! Porque no sólo se venden los famosos confites sino miles de otras cosas que no necesitás!
El negocio consta de dos pisos y dos subsuelos y los ambientes son amplios y menos mal, porque hay mucha gente todo el tiempo, todos los días!
No bien entrás te encontrás con un fabuloso double decker por el cual tenés que pasar.
De frente.
Ahí nomás te encontrás con un cuadro gigantísimo hecho todo de M&M.
Detalle.
Y de inmediato empezás a ponerte bizca de ver tanto merchandising! 
Pero es que yo pensé que acá se vendían los confites y alguna otra cosa! Y… no! Hay de todo!
 Almohadones con y sin patitas y bracitos.

Equipo para lluvia, platos, vasos, cucharas, bolsas, monederos y artículos para cocinar.
A mí lo que me parecieron más bonitos eran los productos que tenían que ver con Londres, esos que podés llevar como souvenir. Quedás bien y no ocupan tanto espacio en la valija.
 
Había un sector que era decididamente británico.
Sin embargo, por los 4 niveles, podías encontrar otras cosas!
Por ejemplo:
Bolsas, llaveros (de muchas clases), anotadores, stickers.
Las remeras están buenísimas!
Peluches varios, almohadones, pulseras, portarretratos.
Dije “niveles”? 
Acá tenés una vista parcial desde el 2do piso, que es el más alto.
Justamente, subiendo al segundo nivel, te encontrás con retratos de británicos famosos pero con las caritas de confites!
Cuántos reconocés?
 En cada subsuelo encontrás M&M gigantes, mirá qué lindos!
 Cómo me gustóóóóóóóóó!!!!

Bueno, pero a qué viene uno acá, en realidad, eh? A comprar confites… o no?

Están en el primer subsuelo, mirá qué belleza cómo están exhibidos!

Hay muchos más!
Fijate bien cuando los elijas, de darte cuenta si estás eligiendo los rellenos de chocolate o los de maní. Hay muchos colores para elegir y tomás una bolsita y abrís una palanquita y le das hasta que quieras! Podés mezclar los colores si querés (se venden al peso) o podés ponerlos por separados.
Oh, y uno se engancha con cada pavada! Qué imaginación para vender!! Fijate estos “sabores”:
“Let It Be”, “Guardsmen Mix”, “London Park Mix”, entre otros.
Los empleados son por demás recontra-amables, sonrientes y conversadores, un placer ir aunque más no sea a sacar fotos pero yo compré unos confites para Ale, rojos y blancos, por supuesto! 
Si estuviese de turista, hubiese arrasado!!
Y vos, visitarías este lugar? Qué te comprarías?

Torta De Polenta Y Naranja

 
A mí me encanta hacer tortas, me fascinan los moldes de todo tamaño y forma. Generalmente, las tortas que elijo hacer son secas, bah, no húmedas pero no son  de ese tipo de tortas secas que sentís que se empastan y se te pegan al paladar. Pero sé que hay personas que prefieren las tortas con algún relleno o mojadas con algo.
Simplemente, a mí me da lo mismo pero para aquellas personas que sí les gustan las tortas húmedas, esta es ideal.
La hice cuatro veces:
– La primera vez, seguí una receta que apareció en una revista y la horneé en un molde común de 20cm con base desmontable y que no sirvió de nada porque se recontrapegó y se rompió toda. Igual la probé y me pareció de lo más deliciosa!
– La segunda vez, la hice, para mimar a mi primo, en un molde savarin. Estaba segura de que hacerla en ese tipo de molde iba a ayudar a que se cocinara bien el medio de la torta y eso iba a ayudar a que no se pegara. Pues se recontrapegó igual y con Sergio la comimos igual porque era tan deliciosa que no nos importó comerla de a cachos.
– Para la tercera vez (o sea, la vencida) decidí que el problema estaba en los ingredientes. Entonces me puse a buscar recetas que tuvieran más o menos la misma cantidad de ingredientes porque estaba segura que era un tema de proporciones. En efecto, encontré una receta de Nigella que tenía los mismos ingredientes pero diferentes proporciones con el agregado de que esta versión era bañada en un almíbar de limón. Yo me incliné por reemplazar los limones por naranjas.

La hice en el molde redondo y salió linda y rica. Pero la foto, no!

– La cuarta SÍ fue la vencida de verdad! Decidí usar el molde savarin otra vez y seguí la receta de Nigella una vez más y acá te la paso y te la cuento.

Ingredientes

200gr de manteca blanda
200gr de azúcar molida fina
200gr de harina de almendras (o procesá almendras hasta que se haga harina!)
100gr de polenta (yo usé la Polenta Mágica)
1 1/2 cucharadita de polvo de hornear
3 huevos grandes (creo que son los tamaño normal en Argentina)
ralladura de 2 naranjas

Almíbar

Jugo de las 2 naranjas
125gr de azúcar impalpable

Procedimiento

– Encender el horno a 180 grados y enmantecar el molde que hayan elegido.
Rallar la cáscara de las dos naranjas.
Pesar los ingredientes secos.
Batir la crema con el azúcar hasta que se mezcle bien y quede casi blanca.
Agregar los ingredientes secos de a poco alternando con los huevos mientras baten y mezclan constantemente.
Por último, agregar la ralladura de naranja.
– Verter la mezcla en el molde.
Emparejar.
Llevar al horno por unos 40 minutos. Recomiendo que miren a los 30 minutos a ver qué onda, o sea, inserten un palito para ver si está cocinada o no. Pero la mejor forma de darse cuenta es cuando vean que los costados se están despegando.
SIN EMBARGO, cuidado si la cocinan en un molde redondo. Guíense por cómo sale el palito habiendo sido insertado en el medio. Si sale muy húmedo después de los 30 minutos, tapen el molde con papel alumnio y vayan chequeando cada 15 minutos.
(Bueno, estas son mis técnicas por el horno que tengo, tal vez el de ustedes no sea tan ciclotímico!)
– Mientras va transitando la última etapa de cocción de la torta, en una cacerolita pongan el azúcar impalpable con el jugo y mezclen sobre el fuego hasta que todo el azúcar se haya disuelto y el jugo haya hervido.

Sacar la torta del horno pero no desmoldarla.

– Con un palito, picar toda la torta, verter todo el almíbar sobre ella y dejar enfriar adentro del molde.

– Cuando esté frío, desmoldar.

Es muy rica y lo mejor, no lleva harina blanca!

Típicas Galletitas Británicas.

A quién no le gustan las galletitas? O galletas, como dicen los españoles. Sean saladas o dulces, todos tenemos alguna preferida. Cuando era chica en mi casa no se comían galletitas porque no se compraban / podían comprar pero alguna que otra vez íbamos al almacén y comprábamos Anillitos, Variedad de Terrabusi, unas de hojaldre que tenían como azúcar quemada arriba…
Cuando vine a vivir a Londres, me maravillé de la variedad y calidad de las galletitas que hay para la venta. No tengo idea de cuántas marcas hay acá y cuántas se venden en mi supermercado amigo y lo más increíble es que son riquísimas y hay para todos los gustos. Yo pensaba que sólo en Argentina se comían galletitas ricas!
Te paso a mostrar las típicas galles y te aclaro que hay muchas, muchas más para probar y descubrir.
Pero mi selección es esta (todas dulces!) y te las paso a describir:
 
La reina es la Digestive Biscuit y te la había descripto acá.

Y algunas otras (pocas!)

Deliciosas! Digestives con una capa de chocolate con leche o chocolate semi amargo. Mis favoritas son estas últimas. Tienen un dejo salado cuando las comés pero el chocolate se siente más. No podés comer una, te juro.
 
Estas se llaman Rich Tea y son parecidas a las Digestives, la diferencia está en que la textura es mucho más suave y son ideales para mojarlas en el té.
Te gusta el chocolate semi amargo full? Estas son para vos! Las Bourbon Biscuits, ese es el nombre y hay de diferentes marcas. La crema que une estas dos galletitas como sandwich es neeeegra, casi amarga pero tan sabrosa!

Las que van mano a mano con las Bourbon son las Custard Cream, galletitas tipo sandwich también unidas por una crema de vainilla muy rica pero yo sigo prefiriendo las otras!

Estas fueron las primeras que comí en Inglaterra allá por el año 1994 y todavía no me repongo del shock que me causaron! Son las Ginger Biscuits, claro, de jengibre pero en aquella época yo qué sabía lo que era “jengibre” y encima, las tomé de un plato, ni había visto el paquete. Para mí eran “galletitas de pimienta picante”. Pero ahora me encantan!
Por favor! Puede haber galletita más rica y más adictiva que esta?!?! Te comés un paquete entero sin darte cuenta, creeme! Como ves, tienen una crema en el medio y arriba una jalea de frambuesas con ese poquitín de azúcar que se ve y… ay, tenés que probarlas, haceme caso! Se llaman Jammie Dodgers. Son las favoritas de Ale, también.
Estas me gustan muchísimo también pero jamás las compro porque no paro hasta bajarme el paquete y después quedo con dolor de panza. Si sos moderado o moderada con las galletitas, compralas, son riquísimas. Son parecidas a las Ginger Biscuits pero más claritas y por supuesto no tienen jengibre.

Querés descomponerte del hígado? Probá estas que encima de no ser para nada livianas (son las mismas que las de arriba) están unidas por una crema deliciosa; obvio que de bajarte un paquete tenés para dos días en cama!

Uh, las Leibniz! En rigor, son alemanas pero muy populares aquí y las de mejor calidad son las que comprás en Marks and Spencer’s. Como verás en la foto, son unas galletitas su-mer-gi-das en chocolate, ya sea con leche o semi amargo. Mortales. De colección. No duran nada.
 
Como creo que ya debés estar con hambre y a punto de correr a la cocina o al supermercado, me despido con estas galletitas que son escocesas pero todo el mundo las compra, incluso se vende mucho en negocios para turistas. Son las Shortbread Biscuits, de manteca pura, tan pero tan ricas si es que a vos no te gustan mucho las galletitas dulces. Eso sí: CUIDADO porque mientras las comés, la vida es bella pero si comés más de dos, te aseguro que te vas a sentir súper pesado! Es que tienen toda la apariencia y sabor de ser livianas pero no lo son! 
Bueno, ahora que tenés hambre, cuál comerías? Creés que tendrías alguna preferida?

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: