Moscú Día 4

We share the same biology
Regardless of ideology.
(Russians – Sting)
La propaganda soviética parecerá muy colorida a ojos modernos pero, quién sabe por qué, a mi sentir es gris. Será que pienso en esos tapados y gorros de antaño que usaban los soviets supremos? O habrá sido por este día donde no se asomó el sol en ningún momento?
Otro día soviético!
Bueno, pero no en nuestros corazones, los ánimos se han calmado y todo ha vuelto a la normalidad.
Hoy nos adentramos al mundo soviético al visitar, primeramente, el Mausoleo de Lenin donde lo ves a Lenin embalsamado.
Sí, sí. Em-bal-sa-ma-do.
El mausoleo se encuentra al costado de la Iglesia de San Basilio, en plena Plaza Roja.
Tenés que dejar tus bolsos con tus cámaras de todo tipo (de teléfono y de fotos) adentro porque está recontraprohibido sacar fotos. El guardarropas ad hoc está en una esquina del Museo Estatal de Historia y cuesta 50 RUB. 
Luego hacés cola y pasás por un detector de metales (todo esto es afuera), no pagás entrada porque es gratuita y enfilás por un caminito escoltado de estatuas y de tumbas y te mordés el labio de las ganas de sacar una foto y no podés!!!
Ves ante tus ojos las tumbas con su correspondiente busto de, entre otros líderes, Breszhnev y Stalin.
Llegás al mausoleo en sí y descendés unas escaleras y en el medio de un cuarto rodeado de una especie de plataforma por donde caminás y mirás como si fuera un balcón, está el cuerpo embalsamado de Lenin: se encuentra dentro de una cámara de vidrio que tiene forma rectangular y está como sellada con adornos de metal, supongo yo, e iluminado por una tenue luz roja pero el cuerpo en sí está iluminado con luz blanca.
Ahí lo podés ver, impresiona, de traje azul, tapado hasta la mitad del pecho pero ambos brazos estirados a los costados, la mano izquierda en forma de puño, la mano derecha estirada. Le ves la cara, la cabeza tan pequeña, los cabellos y barbas rubios y la piel, opaca, muy pálida. Se podría decir que hasta parece un muñeco de cera, pero te das cuenta de que no.
Como no podés detenerte por mucho tiempo (hay un guardia que te va haciendo señas para que circules) al ratito estás afuera por lo que el paseo en sí no dura más de 10 minutos.
Decidí cruzarme al GUM que está enfrente y desde uno de sus balcones tratar de sacar alguna foto. 
Acá puse el zoom a tope!
Hace unas semanas que hubo un festival en Moscú y la Plaza Roja está ocupada por andamios que desde que llegamos están desmantelando.
De allí fui a curiosear souvenirs pero terminé comprando en un negocio que está en los túneles que dan a los subtes.
Antes pasamos por el costado del Museo Estatal donde podés encontrar dobles de varios personajes históricos:
El último zar, Lenin, Stalin. Les podés sacar fotos sin problemas!
También está el kilómetro cero.
Qué hacen esas viejitas? Hay una tradición (o avivada) que dice que si te parás en el medio, pedís un deseo y tirás una moneda para atrás, se te cumple. 
Me parece que a las personas que más suerte les trae es, justamente, a las señoras, que rápidas de reflejos, se lo pasan juntando cada moneda que cae! Te juro! No bien cae la moneda, ahí van ellas y la primera que la alcanza, se la queda!
 
Recorrimos un poquito la plaza Manezhnaya, donde se puede ver la cúpula de vidrio del shopping centre llamado Okhotny Ryad, de tres pisos subterráneos.
Tiene una estatua de San Jorge, el patrono de Moscú.
De allí se puede ver el poco simétrico (tiene una historia graciosa!) del hotel Moskva.
Cuenta la leyenda que le dieron a Stalin dos posibles diseños de las alas laterales del hotel y al parecer firmó en el medio y como nadie se animó a re preguntarle (por miedo, obvio!), construyeron un ala con cada diseño!
La vista desde allí.
También está el reloj descontando los días que falta para los JJOO de invierno en Moscú!
Fuimos entonces a visitar un lugar al cual Ale tenía muchas ganas de ir: el VDNKh, que son las siglas en ruso de “Exhibición de Logros de la Economía Nacional”.
Faaaaaaaaaaaaaaaa! Qué dialéctica! Te suena?
Primero pasamos por un sector donde hay un obelisco como monumento a los conquistadores del espacio, construido en 1964 para conmemorar el lanzamiento del Sputnik.
De adelante parece un obelisco más.
Pero si lo mirás de costado, no.
No está genial? Pareciera que realmente tuviera movimiento!
También había estatuas y bustos varios.
Debajo del obelisco se encuentra el Museo de Cosmonáutica donde se exhiben muchos aparatos grises y grandotes como viejos satélites o motores de cohetes soviéticos. No entramos porque no es un tema que nos interese (y con esto no lo estoy desmereciendo) así que seguimos de largo.
Vi que había un mercado donde se vendían diferentes productos y notamos que la inmensa mayoría de los que compraban ahí eran locales.
Y cruzamos la calle mientras vimos pasar al monorail.

Enfrente sí, ahí estaba la cosa!
Sovietlandia!
Este predio fue increíble visitarlo porque no sabías cómo reaccionar, qué pensar, cómo meditar, cómo digerir todo lo que estos edificios, predios, monumentos y pabellones descomunales te provocaban!
Porque el contexto donde los ves es tan diferente a otrora!
Porque lo que escuchás como música de fondo constante es música en inglés de estos tiempos, porque ves juegos mecánicos como en cualquier feria, porque no se diferencia de cualquier otro parque de diversiones de cualquier lugar en el mundo!
Precioso el Pabellón Central.
Lo que sí es cierto es que apena que cada edificio esté bastante descuidado, no tan así de afuera pero sí por adentro:
El que no está clausurado tiene adentro pasillos de negocios donde se vende cualquier cosa!
Apena que no se los mantenga bien… Fotos tomadas desde abajo.

Preciosos y gigantes! Cada uno representa una república soviética.
Pero qué van a hacer allí? No les queda otra que aprovecharlos de alguna forma, mantener estos delirios arquitectónicos cuesta muchísimo dinero y ha pasado mucho tiempo y todo cuesta!
Había un avión alegórico.
Esta también la fuente “Amistad de las Naciones”.
Cada mujer representa una nación soviética.
Otra hermosa fuente.
Con Ale lamentábamos el día gris que nos tocó porque de haber habido sol, creo que las fotos hubiesen salido más lindas!
Pero bueno, así fue nuestro día: soviético total! Y estuvo todo bien!
Cómo vienen con Moscú? Se animarían a visitarla?