Moscú Día 1

Moscow, 
Queen of the Russian land.
Built like a rock to stand.
Proud and divine.
(Moscow – Khan Dschinghis)
Oh, mi sueño, conocer Moscú…
Oh, qué sueño, creo que nunca dormimos tanto!
Es que llegamos ayer, un poco cansados por habernos levantado como a las 5am y haber dormido poco y luego de un vuelo de 4 horas de las cuales dormimos 1 hora y media, llegamos al hotel tras haber tomado tren, subtes y bajar y subir escaleras con un bolso un poco pesado…
Moscú.

Qué se puede esperar de nuestra energía!? Menguó totalmente! Y a eso agregale que son 3 horas más de diferencia con respecto a Londres, por lo que nos alojamos a eso de las 6 de la tarde y quisimos dormir una siesta… Imposible! Seguimos de largo hasta hoy a las 10 de la mañana!!!!
El tren que tomamos desde el aeropuerto y antes de tomar el subte.
Hermoso por dentro!
Uno pensaría que fue suficiente; sin embargo, hasta bien entrada la tarde nos costó “despestarnos”, no sé, estábamos como pavos: el jet lag, el apuro, que nos relajamos o andá a saber… 
Pero Moscú se disfruta igual!
Empezamos por un lado atípico: Nuestra primera visita fue al Convento Novodevichy, fundado en 1524. Fue un lugar de retiro para muchas mujeres nobles y entre ellas se encontrabba la hermanastra de Pedro El Grande pero en su caso, fue más por un motivo de seguridad o peligro de traición que por alguna causa religiosa.
Vista de la entrada principal.
A lo largo de su historia el convento ha servido como hospital, orfanato y fue el destinatario de un ataque de Napoleón que no sucedió porque las monjas descubrieron y desactivaron las bombas que había puesto el ejército francés.
Obviamente que los soviéticos lo cerraron y con esa típica dialéctica de nombrar algo por lo contrario de lo que es, se lo conocía como el Museo de la Emancipación de la Mujer.
Recién en 1994 las monjas fueron invitadas a ocupar el convento nuevamente.
Dentro de las paredes del convento hay iglesias, una catedral y torres, todas tienen algo que contar sobre la historia rusa.
Iglesia de la Asunción.
Campanario.

La catedral Smolensk, construida entre 1524 y 1525, alberga el ícono Nuestra Señora de Smolensk.
Por afuera no dice nada pero por adentro lo dice todo!
Con el iconostasio dorado donado en 1685 y los frescos del siglo XVI.
Al salir, bordeamos el lago, tan bonito, que en invierno se congela y la gente patina sobre hielo. 
Dimos la vuelta y entramos al Cementerio Nodevichy.
La entrada.
Es tan gigante! Compré un mapa en inglés a la entrada donde hay una lista de más de 250 personas conocidas enterradas allí y te muestra dónde están ubicadas. Encontrás políticos, artistas, escritores, militares, etc., pero en el cementerio en sí hay más de 27000 personas enterradas.
Lo que me llamó mucho la atención fue que, sin miedo a equivocarme, ninguna tumba es igual a otra y lo que más me sorprendió fue la forma en que muchas están esculpidas con el finado o finada y como emergiendo de la piedra misma.
Ejemplos.
Línea directa con San Pedro.
Les muestro algunas tumbas de famosos:
 Boris Yeltsin.

 Raisa Gorbacheva. Me encantaba esa mujer.

 Nikolay Rubinstein.
 Nikita Khrushchev. Las piedras blancas y negras simbolizan sus buenas y malas ideas. Autocrítica.

 Anton Chekhov.

 Constantin Stanislavsky.
 Allilueva Nadezhda, esposa de Stalin.
Después de comer alguito, decidimos enfilar par la Plaza Roja. (Aaaaah, viste, nosotros paseamos así!!!)
Quisimos ir a pispear un poco, vamos a realizar una caminata de reconocimiento más concienzuda mañana, así que por hoy fuimos a caminar y mirar.
 Lo primero que vimos al salir del subte: Museo Estatal de Historia.

Caminamos unos metros más, dando la vuelta y nos encontramos con este gigantesco shopping:

 El famoso GUM, de marcas premium. Se dan cuenta lo laaargo que es!?
 La catedral de Kazan.

 A la izquierda, una entrada a la plaza que se encuentra al lado del Museo Estatal.

 Llegando, se ven las murallas del Kremlin.
La catedral de San Basilio con la estatua de Kuzma Minin y Dmitri Pozharsky.
Después de cansarnos de sacarnos fotos, caminamos un poco más, me tomé un café y volvimos para el GUM, para conocerlo por dentro.
Ya habían encendido las luces.
El shopping tiene tres pisos, contando la planta baja.
Vista desde el primer piso.
Vista desde el segundo.
Tiene sectores hermosos!
Y cansados y como pudimos, volvimos!
Acá me encontrás, tratando de coordinar las últimas oraciones antes de irme a dormir. Ale hace rato está roncando y yo me despido por hoy. Gracias por pasar, por leerme y/o comentar, sabrás entender que no pueda responder cada comentario y nos encontramos mañana en este mismo lugar!
Te espero!