Festival Victoriano En King’s Cross

King’s Cross Journeys.
La zona de las estaciones King’s Cross y St Pancras no para de remodelarse, de reinventarse, de actualizarse y de ponerse cada vez más linda, original y vanguardista!
La urbanización que se está llevando a cabo incluye reciclar viejos docks y la construcción de edificios de oficinas además de una universidad, Visitor Centre y amplísimos espacios públicos, estos tres últimos inaugurados recientemente.
Y con motivo de abrir Granary Square al público, este fin de semana pasado hubo un festival victoriano que se denominó King’s Cross Journeys. En qué consistió? Muchos artistas y actores amateurs vestidos como antaño estaban allí para demostrarte, sobre todo a los niños, de qué forma se vivía en épocas victorianas ya que King’s Cross  se inauguró en 1856.
El festival recreaba esa época y había puestos de mercados de cómo se ofrecía la mercadería en el pasado, recreaciones varias pero con un dejo actual ya que los niños podían experimentarlo todo.
No bien llegabas a la estación ya podías ver la cantidad de atracciones infantiles.
Seguías caminando y te encontrabas con esto:

Había una plataforma desde donde tenías una buena vista panorámica del futuro próximo.

También se van a abrir oficinas de Google.
Una rueda a la que me quise subir pero al ver a la velocidad que iba cambié de opinión!
Aquí se ve el Regent’s Canal y el Camley Street Natural Park.
Esas formas metalizadas que ves es obra de un artista suizo Felice Varini que actualmente reside en París y el concepto es “juntar” estos tantos edificios antiguos a través de unas formas geométricas que adquieren tridimensión según cómo les dé la luz del día. En las fotos de más arriba se aprecia mejor.
Cruzamos el puente y llegamos a Granary Square donde había un escenario.
Vimos unos Pearly Queens and Kings cantando canciones antiquísimas! 
Aquí se los ve mejor.
Podías ver el show muy cómodamente.
Lo lindo fue que casi todos se las sabían y los chicos eran invitados a bailar.
Todos se divertían.
Los Pearlies representan a la clase obrera del sureste de Londres más que nada y hoy en día son una organización sin fines de lucro pero son una institución y suelen ser invitados a diferentes eventos. La costumbre de decorar sus vestimentas con botones de nácar aparentemente viene de los antiguos vendedores ambulantes.
 
Aquí me saqué una foto con la Pearly Queen de Rotherhithe y el Pearly King de Bermondsey.
Y aquí con unos actores que en todo momento interpretaban su papel. 
Todos con buena onda.

Por donde mirabas veías la recreación de la vida victoriana.
Y los mercados.
Podías montar las biciletas antiguas.
Pero tenías a alguien que te escoltaba en todo momento cuidado que no te cayeras.

Se recrearon juegos antiguos.
Por ejemplo, acá había que tirar unas bolas para romper diferentes tipos de vajilla.
Me encantó este cartel: Ye Olde Photoshoppe.
Porque acá te podías sacar fotos con ropa victoriana.
En todo rincón encontrabas variadas actividades prácticas para los niños.
Y para los chiquitos que no son friolentos, agua! Hacían 16 grados!!!
La pasamos muy bien y nos divertimos mucho viendo a todos interactuar, más que nada ver  a los chicos cómo se divertían y cómo disfrutaban de todo. Por momentos sentías que estabas en una película de época.
Y al irnos nos encontramos con unos chicos que recreaban aquellos forzudos y me preguntaron si quería una foto y cuando dije que sí, me alzaron! 
Hasta Tinelli y El Maipo no paro!

Postales Moscovitas

Uno dice “Moscú”, piensa en Rusia, en el frío, en la iglesia con cúpulas de colores y en que no se entiende nada! “Cómo diablos entender lo que dicen y encima que escriben con las letras para cualquier lado! Yo ni loca voy!”
Pero, sí, vas y comprobás que no es todo tan difícil ni siquiera el alfabeto, podés creer! Porque es posible leerlo pero de ahí a que entiendas lo que dicen, eh… bueno, por lo menos, nosotros no, pero no fue para nada traumático ni es condición para que no vayas y ahora te explico por qué.
Primeramente que el ruso se escribe de manera fonética como el castellano entonces si vos sabés cómo se pronuncia cierta letra o símbolo, ya está, ya podés leer ruso. Que no te sirve de mucho si no sabés hablarlo ni podés entenderlo pero sí sirve para manejarte por la ciudad, sobre todo para ubicar las estaciones de subte y para pedir comida.

Hacemos un acelerado curso acelerado?

А
/a/
Б
/b/
В
/v/
Г
/g/
Д
/d/
Е
/ʲɛ/
Ё
/ʲo/
Ж
/ʐ/
З
/z/
И
/i/
Й
/j/
К
/k/
Л
/l/
М
/m/
Н
/n/
О
/o/
П
/p/
Р
/r/
С
/s/
Т
/t/
У
/u/
Ф
/f/
Х
/kh/
Ц
/ʦ/
Ч
/č/
Ш
/š/
Щ
/šč/
Ъ
/-/
Ы
/i/
Ь
/ʲ/
Э
/e/
Ю
/ʲu/
Я
/ʲa/

Entonces fijate que podés leer estos carteles:

 Б=B/ Y=U/ P=R/ Г=G/ E=E/ P=R                  K=K/ И=I/ H=N/ Г=G
 K=K/ O=O/ Ф=F/ E= IE (o algo así!)  X= J/ A=A/ Y= U/ 3=Z (sonido como un zumbido)

 П= P/ И=I/ Ц Ц= TS/ A=A           P=R/ И=I/ 3= Z/ O=O TT=TT/ O=O
Claro, yo hasta ahora te mostré cómo se escriben en ruso palabras internacionales pero también podés leer los nombres de las estaciones de subte.

A=A/ P=R/ Б=B/ A=A/ T=T/ C=S/ K=K/ A=A/ Я= IA

O sea, “Arbatskaya” que así aparece en los mapas con su traducción al ruso, pero claro, vos cuando vas a la estación o tenés que hacer combinación, no tenés NADA en nuestro alfabeto!
Ahora bien, esto sirve porque cuando vos estás en el subte te encontrás con estos carteles en el pasillo:
 Tratemos de ubicarnos…
Al principio pensaba que los números señalaban el número de la línea de subte (que a su vez, tienen número y color!) pero no, ese 1 y ese 2 señalan las plataformas y que van para lados opuestos.
EN-CI-MA, en las plataformas te podés encontrar con estos otros carteles!
Confusión!
Fijate: Debajo de los nombres de cada estación escrita tenés una flecha para abajo que te indica con qué línea se puede hacer combinación allí. 
Ok, ahora que más o menos tenemos idea de cómo manejarnos, te paso a mostrar perlitas, fotos, curiosidades, te cuento cosas que nos llamaron la atención:

Los pasillos por donde pasás para hacer combinación en el subte están llenos de estas especies de kioscos donde se vende de todo y te atienden desde esa ventanita. Incluso hay muchos así pero que venden ropa, gorros, guantes, ropa interior, chucherías…
Nosotros si queríamos algo en particular, le sacábamos una foto y se la mostrábamos a la vendedora. Simple!

Al pie de toda escalera mecánica en el subte, tenés estas garitas donde hay alguien que vigila los monitores.

 No sé por qué pero notamos que los sábados particularmente, había mucha seguridad en el subte.
“Spasiva”. Gracias a la Chiqui Legrand, que siempre cuenta la misma anécdota (“porque el público se renueva, señores!”) aprendí que spasiva significa “gracias”. Y no necesitás más, porque el “permiso”, el “por favor”, no deben existir, nadie los dice!!!
Te llevan por delante, SE TE CUELAN descaradamente (debe ser que porque ven que sos turista y cómo corno les protestás!) pero cuando digo descaradamente me refiero a estar esperando en el baño, que entre una, se te ponga adelante y entre! O que vas para la caja del supermercado y un tipo se apure y de atrás se te mete adelante tuyo! Te juro, nunca vi algo así!
Todo el mundo se casa todo el tiempo, todos los días! Lugar donde fuéramos, a la hora que fuera, había siempre una novia con o sin novio sacándose fotos!
Otras que se sacan fotos todo el tiempo como si fueran modelos, especialmente donde veas un puente, son chicas jovencitas producidas para una sesión de fotos profesional. No sé por qué..

Yo les saqué a estas dos pero a lo largo de nuestro paseo de 5 días vimos cantidades!
Las moscovitas A-DO-RAN los tacazos y no ves como en otras ciudades que andan con zapatos de taco bajo o chatitas y con una bolsita llevando los otros zapatos. No! Acá las chicas te desafían los adoquines, las veredas y las distancias con los tacos aguja! Si sos pedicura o podóloga, tenés trabajo garantizado! 
 Estacionan donde se les antoja!
Hay baños públicos en parques, por ejemplo, y Ale fue a uno. Le sorprendió que el inodoro es como una caja y todo lo que depongas se deposita ahí. Ahí. No cae a un pozo o se pierde en la infinitud ni hay fuerza centrífuga que lo haga desaparecer. Y la última cabinita siempre está ocupada por una señora que te cobra y te da papel.

 
En el parque que visitamos aquella vez nos sorprendió ver muchas señoras grandes vendiendo ropa de esta forma.
 
Y también había hombres y mujeres vendiendo gatitos y perritos. Todos los tienen adentro de su campera, para abrigarlos.

Ya que estamos con el tema animalitos, miren esto! Una señora paseando su gato!
Un perrito con zapatillas!
La comida es muy rica porque tiene el aspecto de ser casera. Hay sopas, guisitos, barénikes que los llaman de otra forma…Probé la famosa borshch, la sopa de remocha que es deliciosa! 
Te recomiendo el restaurant My My que se lee “mu mu”. 
Es muy lindo por dentro y van los locales.
Notamos que muchos restaurantes tienen esa modalidad, que vas con tu bandeja y vas pidiendo la comida y te la sirven. Aquí yo quería comer cordero y no había forma de que me entendieran. Al final dije “be-e-e-e-e-e” y me entendieron enseguida!!!
La comida está buenísima!
Oh sí, hay ensalada rusa! Pero se la llama “olivier” y lo que ves ahí también es la sopa de remolachas y kasha que es una mezcla de trigos o algo así, muy rico realmente.
Otro que es muy bueno es este y también está por todos lados.
Estábamos haciendo combinación en una estación de subtes y Ale vio que en uno de esos kiosquitos que te mostré más arriba, vendían empanadas.
No se pudo resistir pese a que insistí que no la comprara!
Es que no sólo vendían empanadas sino otras tantas cosas y me daba la sensación de que estaban ahí en esos lugares poco higiénicos… Pues no me equivoqué, al otro día Ale estaba descompuesto! Le había caído re mal!
La bebida te la dan a temperatura ambiente! Pedís una gaseosa y te la dan así! Por eso es importante saber decir “frío” en ruso, porque tienen bebidas en las heladeras!
Hablando de bebidas, hay una que es típica que se llama kvass y se hace fermentando pan y tiene muy poco alcohol. Ale compró en una feria. Probé y parecía tener mucho gusto a malta. 
Parece una Guiness!!
Cuando fuimos al shopping, vimos que mucha gente compraba una bebida en particular y me acerqué y pedí una y me dijo la señora o me hizo entender que había varios sabores como frutilla, vainilla, chocolate… Yo pedí chocolate y vi que servía de una especie de surtidor (como el de las cervezas) un jarabe y al cual le agregaba agua con gas!
 La señora en el shopping.

Gaseosa rusa, como antaño!  Me supo muy muy dulce, tal vez tendría que haber pedido otro sabor!
Ale pidió un helado que ya estaba así adentro del freezer! Listo para disfrutarlo!
En general, si vas a comer en un shopping, por ejemplo, pedí el menú en inglés que todos lo tienen y así se te facilitan las cosas. Pero si estás en la calle y te desorientaste o necesitás saber algo, te recomiendo parar a algún veinteañero que seguro sabe inglés o por lo menos lo básico para entenderte y ayudarte.
La ciudad me pareció tranquila y sí, es como dicen, hay mucha gente con dinero. Por momentos, en sectores te da la sensación de ver una película: El típico ruso de traje pero sin corbata con su guardaespaldas de apariencia motoquera o grandote elegante, de negro, subiendo a su camionetota y seguido por otra camioneta más chica o un auto con gente adentro. 
También nos pareció una escena de película ver un autazo negro con el chofer adentro y con la puerta de atrás abierta, afuera de una iglesia, como esperando a alguien.
Generalmente es alrededor de iglesias o shoppings que vas a ver muchas camionetas vacías salvo por el chofer que está adentro, esperando.
Podés encontrarte con estos ejemplos también! Pero acá estaban esperando a una novia!
Esas cosas que tiene la vida blogger: Conocí a Adriana, una lectora que hace tres años me mandó un mail diciendo que ella vivía en Canadá y que siempre me leía y los caminos de la vida, en estos momentos está viviendo en Moscú!
Encantada de conocerte, Adriana! A vos y a tu esposo!
Otra sorpresa! La Oreiro en Rusia. “Canta” el 10 de… cuándo?
Ver esto la primera noche en Moscú fue un shock. Y te deja pensando.
Esta es una síntesis apretadísima (que me quedó extensa!) de nuestro paso por Moscú y las cosas que nos llamaron la atención. Seguramente me quedaron cosas por recordar y desde ya, la cantidad de fotos que me quedaron sin publicar son muchas, pero no se puede todo!
Espero que te haya sido interesante y que te anime a visitar Moscú, es imperdible! Nosotros la disfrutamos mucho y la pasamos muy, muy bien!

Adiós, Mi Gatita

Una es una adulta grande, sabe de lo inevitable, lo reflexiona, lo comprende… pero cuando sucede no podés evitar que te entristezca y que te duela.
Ayer llamé a mami y me contó que había muerto mi gatita, mi gata negra, mi hija, como la llamaba yo. 
Mamá me lo contó toda muy objetiva, yo escuchaba todo muy objetiva pero se me caían las lágrimas y no sabía cómo hablar o impostar la voz para que mamá no se diera cuenta de que estaba llorando. 
Además, estoy segura de que ella también estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano para contármelo así, porque nos conocemos, nos sabemos bien y nunca una quiere poner mal a la otra, especialmente a tantos kilómetros de distancia porque sabemos que estamos lejos para consolarnos mutuamente. 
Chocha tenía 19 años y, como todo gato, tenía su personalidad bien definida aunque ella no era cariñosa, no le gustaba estar aúpa y con cada uno se portaba diferente: conmigo sabía que si la alzaba, se tenía que quedar un ratito, yo la agarraba fuerte y se la aguantaba. Con papá se hacía la mimosa porque sabía que era el único que le daba de comer en la boca. Con mi mamá se entendían las dos a la perfección: mamá sabía cuándo la gata quería agua o leche, carne o alimento balanceado, cuándo quería salir un rato afuera al sol o acostarse.
Era una institución: Durante los años que di clases en casa, todos mis alumnos la conocían, la querían, les fascinaba ver esta gata negra que los miraba desde lejos y se acercaba si ella tenía ganas.
Fue siempre muy sana: en abril de este año la llevé al veterinario porque su pelo largo y otrora sedoso se le había empezado a enredar y cuando le dije la edad de la gata, puso cara de “bueno, qué esperabas!” pero cuando la examinó, sorprendido me dijo: “Pero tiene todos los dientes!”
Me dijo que era la edad, que había que cepillarle el pelo bastante y luego Chocha lo despidió como ella se despedía de quienes le hacían hacer cosas contra su voluntad: Un rápido y pequeño pero intenso rasguño como souvenir.
Mamá la descubrió ayer a la mañana, aparentemente durmiendo en el piso a su lado, como lo venía haciendo últimamente. Mami la llamó y la gata no respondió. Se acercó, la tocó… y se dio cuenta. Me dijo que no la había escuchado llorar a la mañana y que estaba como echadita, como sentada.
Pensar y recordarla es revolucionar el corazón con recuerdos porque mi hermana menor todavía vivía cuando traje a la gata a casa y sentís que todo se mezcla porque te acordás de anécdotas que tienen que ver con la familia: que la gata se sentaba sobre lo que estuviera leyendo papi, que enloquecía de amor con mi tía Mema (la única persona a quien la gata miraba con otros ojos), que se te cruzaba por las piernas cuando tenía hambre, que te maullaba con enojo si veníamos tarde y la habíamos dejado sola en casa…
Y todo da paso a la desazón y a cierta desolación porque te acordás de quienes estaban y ya no están, cuando en casa éramos 4 más una gatita…
Definitivamente una mascota es un miembro más de la familia; será porque nosotros depositamos nuestros cariños y / o carencias sobre el animalito o lo adoptamos para no sentirnos solos o para sentirnos acompañados pero por el motivo que sea, el lugar que ellos ocuparon en la casa no se reemplaza fácilmente y el lugar que ocupan en nuestro corazón es definitivo e imborrable.
Te voy a extrañar pero te tengo en mi corazón, gatita. Este rasguño que me dejás no me va a cicatrizar nunca.

La Vida Con Freezer

Amo congelar, guardar, me encanta porque tengo ese síndrome de que no vaya a ser que quiera comer algo y no encuentre nada!
En casa siempre hubo una heladera Siam con congelador que duró hasta casi mi adultez así que cuando se quemó fue reemplazada por una heladera con freezer pero en casa ni se usaba, salvo para hacer cubitos.
Cuando en algún momento de mi vida me tuve que hacer cargo de todos los gastos de mi casa, o sea, en ese momento, la casa de mis padres, la que hacía las compras en el súper con sumo placer era yo aunque mami igual iba al almacén y la verdulería todos los días. 
Pero yo me daba el gusto de hacer la compra grande en el súper e iba con mi papá, que amaba ir a Coto, a Carrefour, el que fuera con tal de que lo llevara a un hipermercado!
Ahí, queridos, daba rienda suelta al comprar para el “por las dudas” y el freezer se llenaba de pastas frescas (las que vienen en caja de plástico) La Salteña, ravioles, cajota de hamburguesas y no me acuerdo qué más.
Mientras yo viví ahí, todo bien.
Pero ya cuando mudada e igual acompañaba a mi padre a hacer las compras y les llenaba el freezer otra vez, a los pocos días de ir a verlos, veía que, no sé si con cierta desmesura o desesperación, se comían casi todo lo del freezer primero y no les podía hacer entender que eso era por si las moscas! Que nada de eso se iba a pudrir!
Pero qué duros! No se los podía hacer entender!
De casada y ahora, adoro el freezer, me encanta abrir sus cajones (son sólo 3, acá las casas ya vienen así con los muebles de la cocina incorporados además de hornos y heladera!) pero lo quiero, lo lleno, y a veces, si me sobra una comida, la congelo y la recaliento en el microondas.
Pero sé que tengo un defecto: No le pongo fecha a las bolsitas y cuando veo que algo lleva guardado mucho tiempo o no me puedo acordar en qué ocasión lo guardé, lo tiro. Con pena, pero lo tiro.
Hace poco, cuando todavía era verano, había comprado arándanos y se me ocurrió por qué no congelarlos. Se podrá? Averigüé y sí! Descubrí que no sólo las frutas sino los vegetales se pueden congelar y me copé!
Decidí congelar más que nada frutos rojos para tener para el invierno… Bueno, en realidad, para experimentar porque aquí se consigue cualquier tipo de frutos durante el año aunque, claro, que el precio varía.
El resultado:
Frutillas congeladas.
Las lavás, les sacás el cabito, las ponés paraditas y separadas sobre papel manteca y sobre una asadera, las ponés en el freezer y cuando están congeladas las ponés en una bolsa. Es como si guardaras bolitas.
Frambuesas congeladas.
Seguís el mismo procedimiento que con las frutillas.
Bastoncitos de zanahoria congelados.
Acá se requiere más preparación porque hay que tenerlas un determinado tiempo en agua hirviendo, luego en agua helada (dependiendo de la forma de la zanahoria, el tiempo) y recién ahí las embolsás.
No te puedo mostrar los arándanos porque ya los comí todos!
Lo que me gustó es que no se pega ninguna fruta, salvo, claro, las zanahorias!!
No seguí congelado porque no voy a tener espacio para poner los demás productos pero haber congelado los frutos está buenísimo porque los tengo a mano por si tengo que hornear algo o cuando desayuno, que los agrego al porridge y luego de dos minutos en el microondas, tengo un desayuno más que sano.
Y vos cómo te llevás con el freezer? Lo amás o lo odiás o, como mis padres, le desconfiás?

Derrotando La Alergia

Mi historia con las alergias fue muy pobre durante la niñez: puedo decir que muy pocas veces me pasó algo más que un par de veces que tuve urticaria y nada más.
Nunca más tuve ningún episodio parecido hasta que fui grande, adulta y para cuando me faltaba poco para recibirme, con cada examen final sufría tanto que se me brotaban las piernas y me PICABAN tanto pero tanto que no sólo me rascaba sino que me ponía alcohol, no sabía cómo calmarme. Una vez que tenía el final rendido, chau, las ronchas desaparecían.
Después, un poquito más adelante, comencé a estornudar bastante a la mañana cuando estaba comenzando la primavera. Sería el polen, algunos árboles, algunas flores? Quién sabe, pero mi papá y yo sacábamos agua de nuestras sendas narices por la mañana pero por una semana, no más tiempo y por un ratito corto.
Pero desde que vivo ACÁ, la cosa ha cambiado. Para peor. Porque no es normal que a la mañana te levantes, te hagas un mate cocido, te sientes a leer un poco en la net y cuando te levantás a la hora más o menos, ves sobre el sillón una pila de pañuelos descartables hechos bollitos y con tu nariz todavía llena de agua y con los estornudos que te la hacen picar más y más, la voz tomada, los ojos llorosos.
Hace un año la cosa se empezó a poner fea: Era cuestión de despertarme y no bien abrir los ojos y que la nariz se me llenara de agua inmediatamente y ahí tenía que levantarme, sí o sí, para comenzar el ritual de los papeles descartables.
Estuve así todo este tiempo sin ponerme a pensar qué o por qué. Mi casa está limpia, lavo hasta las almohadas y me dí cuenta también de que el problema no estaba en mi casa porque lugar del mundo en que estuviera, lugar donde apenas me despertaba, me congestionaba.
Fui al médico y le pedí que me hiciera el test de alergia. Me dijo que no era necesario porque “si te da que sos alérgica al pasto, por ejemplo, qué vas a hacer? Lo mejor, tomá esta jeringa y hacete baños de agua en tu nariz cuando estés congestionada siguiendo las instrucciones que te estoy imprimiendo right now“.
(Algún día me explayaré sobre el NHS con más detalle)
Ah no! Me dio bronca que no le diera mucha importancia a mi malestar y empecé a sospechar…
 Juro, NO SÉ de dónde saqué o dónde leí que mi problema pueda ser el consumir lácteos y / o harinas.
Pues unas semanas antes de irme para Argentina decidí no consumir harinas blancas. Además de deshincharme y darme cuenta de que me cortaba las ganas de comer (sí, si decidís no comer harinas blancas se te acorta bastante el menú! Bah, hay que buscar alternativas!), no me despertaba congestionada.
En Argentina me fue casi imposible no consumir harinas blancas pero trataba de comer una sola cosa con harina por día. Leche no tomé estando allí. Y desde que volví estoy tomando leche de almendras con el mate cocido de la mañana y con el té de la tarde.
Y sabés qué? Me levanto con la nariz limpita, no me congestiono, ayer estornudé dos veces pero sin que me saliera agua…
Habrá sido por estos dos ingredientes? Veremos. Por ahora estoy bien y no sé si también es casualidad porque acá está comenzando el otoño y tanto polen no hay en el ambiente.
Pero uno nunca sabe… Lo que me extraña es que ahora de grande tenga estos episodios de intolerancia y / o alergia…
De todas formas, estoy tratando de disfrutar este período de sequía nasal, no puedo creer que estoy escribiendo esto sin interrumpir a cada rato para sonarme la nariz!

Moscú Día 5

Ayer domingo fue nuestro último día en Moscú y teníamos tiempo de pasearla hasta las 4 de la tarde.Todo se dio, de alguna forma, idealmente: llovía finito pero mucho y continuamente, hacía un poco de frío a mi entender y sentir y no teníamos mucho tiempo así que hicimos bien para dejar para el último día, la exploración de algunas estaciones de subte.
El subte se inauguró en 1935 a instancias de Stalin, y muchos “voluntarios” trabajaron incansablemente para construirlo. Todas tienen algún tema en particular y al ser muchas pero muchas estaciones, es imposible condensar la visita en unas pocas horas así que elegimos algunas en particular.
Escribiré más adelante sobre el subte de Moscú por tener ciertas particularidades pero hoy nos dedicamos a disfrutar de lo que se ve porque, como siempre se dice, explorar las estaciones de subtes de Moscú es como explorar un museo: No sólo los halls sino las plataformas y pasillos tienen alguna manifestación artística.
(Te sugiero hacer click sobre los collages para que puedas ver las fotos con más detalle)
Estación Komsomolskaya
Esta estación es de línea que va en círculo.

Te encontrás con el emblema de Komsomol, la Liga Comunista Leninista de jóvenes.

En el hall con stucco, a los costados y en los techos se muestran mosaicos de varios héreos militares rusos.

El hall.

Incluyendo Pedro El Grande, Donskoy y Suvorov.

Y el busto de Lenin, claro.

Estación Prospekt Mira

Lo lindo de esta estación es que sobre las columnas hay muchos escenas de porcelana que muestran personas que están plantando árboles o sembrando o cosechando, mostrando una vida ideal.

Muy bonitas.

Estación Novoslobodskaya

Tanto el hall como las plataformas tienen paneles vitraux y se van intercalando los diseños con los que muestran las llamadas “profesiones intelectuales”.

El hall.

Arquitecto, geógrafo, agrónomo, ingeniero, artista y músico.

Saliendo de la estación.

Estación Belorusskaya

Los mosaicos del techo del hall celebran la cultura, economía e historia de Bielorrusia.

El hall.

El cielorraso.

Al hacer combinación con la siguiente línea, te encontrás con esto:

Esta estatua es tremenda!

Estación Mayakovskaya

Esta estación le gustó mucho a Ale y no me extraña, es muy despojada y muy art déco.

El hall tiene columnas de rodonita rosa y acero.

El hall.

El cielorraso tiene mosaicos que representan escenas de 24 horas en la tierra de los soviéticos.

Un ejemplo.


Estación Ploshchad Revolyutsii

Esta estación es una sucesión de esculturas! Son todas esculturas tamaño natural de bronce que representan los diferentes roles del pueblo durante la revolución. Están en pares y son las mismas tanto a lo largo del hall como en ambas plataformas.

Algunas de ellas.

Hay una escultura en particular y que todo moscovita supersticioso (según me dijeron, casi todos!) toca para tener suerte:

Es esta. Todos tocan el hocico y / o el muslo del perro!

Estación Kievskaya

Bellísima! Esta estación de márbol blanco tiene estilo kiev.

Como se ve en esta ornamentación sobre cada columna.

El hall.

Frescos sobre las columnas representan una vida ucraniana idílica.

Al hacer cambio con otra estación, la última de nuestro recorrido, encontramos este mural y al costado había una escalera.

Buscando a Ale! 😀

Estación Park Pobedy

La estación más nueva y la más profunda y la que tiene las escaleras más largas del mundo!

Tiene un hall para acceder a cada plataforma que son dos y al final de cada una hay un mural.

 Un hall.

 El mural al fina que conmemora la victoria de 1945.
El otro hall.
El otro mural. Pareciera que estuviera San Martín y Bolívar, pero no, son rusos!
 
Las escaleras más largas del mundo. Tardás tres minutos.
Y bien, éste ha sido un breve recorrido por algunas pocas de las 182 estaciones que tiene el metro de Moscú! A mí me gustaron mucho, espero que a ustedes también! A propósito, alguna les gustó más que otra? Cuál?

Moscú Día 4

We share the same biology
Regardless of ideology.
(Russians – Sting)
La propaganda soviética parecerá muy colorida a ojos modernos pero, quién sabe por qué, a mi sentir es gris. Será que pienso en esos tapados y gorros de antaño que usaban los soviets supremos? O habrá sido por este día donde no se asomó el sol en ningún momento?
Otro día soviético!
Bueno, pero no en nuestros corazones, los ánimos se han calmado y todo ha vuelto a la normalidad.
Hoy nos adentramos al mundo soviético al visitar, primeramente, el Mausoleo de Lenin donde lo ves a Lenin embalsamado.
Sí, sí. Em-bal-sa-ma-do.
El mausoleo se encuentra al costado de la Iglesia de San Basilio, en plena Plaza Roja.
Tenés que dejar tus bolsos con tus cámaras de todo tipo (de teléfono y de fotos) adentro porque está recontraprohibido sacar fotos. El guardarropas ad hoc está en una esquina del Museo Estatal de Historia y cuesta 50 RUB. 
Luego hacés cola y pasás por un detector de metales (todo esto es afuera), no pagás entrada porque es gratuita y enfilás por un caminito escoltado de estatuas y de tumbas y te mordés el labio de las ganas de sacar una foto y no podés!!!
Ves ante tus ojos las tumbas con su correspondiente busto de, entre otros líderes, Breszhnev y Stalin.
Llegás al mausoleo en sí y descendés unas escaleras y en el medio de un cuarto rodeado de una especie de plataforma por donde caminás y mirás como si fuera un balcón, está el cuerpo embalsamado de Lenin: se encuentra dentro de una cámara de vidrio que tiene forma rectangular y está como sellada con adornos de metal, supongo yo, e iluminado por una tenue luz roja pero el cuerpo en sí está iluminado con luz blanca.
Ahí lo podés ver, impresiona, de traje azul, tapado hasta la mitad del pecho pero ambos brazos estirados a los costados, la mano izquierda en forma de puño, la mano derecha estirada. Le ves la cara, la cabeza tan pequeña, los cabellos y barbas rubios y la piel, opaca, muy pálida. Se podría decir que hasta parece un muñeco de cera, pero te das cuenta de que no.
Como no podés detenerte por mucho tiempo (hay un guardia que te va haciendo señas para que circules) al ratito estás afuera por lo que el paseo en sí no dura más de 10 minutos.
Decidí cruzarme al GUM que está enfrente y desde uno de sus balcones tratar de sacar alguna foto. 
Acá puse el zoom a tope!
Hace unas semanas que hubo un festival en Moscú y la Plaza Roja está ocupada por andamios que desde que llegamos están desmantelando.
De allí fui a curiosear souvenirs pero terminé comprando en un negocio que está en los túneles que dan a los subtes.
Antes pasamos por el costado del Museo Estatal donde podés encontrar dobles de varios personajes históricos:
El último zar, Lenin, Stalin. Les podés sacar fotos sin problemas!
También está el kilómetro cero.
Qué hacen esas viejitas? Hay una tradición (o avivada) que dice que si te parás en el medio, pedís un deseo y tirás una moneda para atrás, se te cumple. 
Me parece que a las personas que más suerte les trae es, justamente, a las señoras, que rápidas de reflejos, se lo pasan juntando cada moneda que cae! Te juro! No bien cae la moneda, ahí van ellas y la primera que la alcanza, se la queda!
 
Recorrimos un poquito la plaza Manezhnaya, donde se puede ver la cúpula de vidrio del shopping centre llamado Okhotny Ryad, de tres pisos subterráneos.
Tiene una estatua de San Jorge, el patrono de Moscú.
De allí se puede ver el poco simétrico (tiene una historia graciosa!) del hotel Moskva.
Cuenta la leyenda que le dieron a Stalin dos posibles diseños de las alas laterales del hotel y al parecer firmó en el medio y como nadie se animó a re preguntarle (por miedo, obvio!), construyeron un ala con cada diseño!
La vista desde allí.
También está el reloj descontando los días que falta para los JJOO de invierno en Moscú!
Fuimos entonces a visitar un lugar al cual Ale tenía muchas ganas de ir: el VDNKh, que son las siglas en ruso de “Exhibición de Logros de la Economía Nacional”.
Faaaaaaaaaaaaaaaa! Qué dialéctica! Te suena?
Primero pasamos por un sector donde hay un obelisco como monumento a los conquistadores del espacio, construido en 1964 para conmemorar el lanzamiento del Sputnik.
De adelante parece un obelisco más.
Pero si lo mirás de costado, no.
No está genial? Pareciera que realmente tuviera movimiento!
También había estatuas y bustos varios.
Debajo del obelisco se encuentra el Museo de Cosmonáutica donde se exhiben muchos aparatos grises y grandotes como viejos satélites o motores de cohetes soviéticos. No entramos porque no es un tema que nos interese (y con esto no lo estoy desmereciendo) así que seguimos de largo.
Vi que había un mercado donde se vendían diferentes productos y notamos que la inmensa mayoría de los que compraban ahí eran locales.
Y cruzamos la calle mientras vimos pasar al monorail.

Enfrente sí, ahí estaba la cosa!
Sovietlandia!
Este predio fue increíble visitarlo porque no sabías cómo reaccionar, qué pensar, cómo meditar, cómo digerir todo lo que estos edificios, predios, monumentos y pabellones descomunales te provocaban!
Porque el contexto donde los ves es tan diferente a otrora!
Porque lo que escuchás como música de fondo constante es música en inglés de estos tiempos, porque ves juegos mecánicos como en cualquier feria, porque no se diferencia de cualquier otro parque de diversiones de cualquier lugar en el mundo!
Precioso el Pabellón Central.
Lo que sí es cierto es que apena que cada edificio esté bastante descuidado, no tan así de afuera pero sí por adentro:
El que no está clausurado tiene adentro pasillos de negocios donde se vende cualquier cosa!
Apena que no se los mantenga bien… Fotos tomadas desde abajo.

Preciosos y gigantes! Cada uno representa una república soviética.
Pero qué van a hacer allí? No les queda otra que aprovecharlos de alguna forma, mantener estos delirios arquitectónicos cuesta muchísimo dinero y ha pasado mucho tiempo y todo cuesta!
Había un avión alegórico.
Esta también la fuente “Amistad de las Naciones”.
Cada mujer representa una nación soviética.
Otra hermosa fuente.
Con Ale lamentábamos el día gris que nos tocó porque de haber habido sol, creo que las fotos hubiesen salido más lindas!
Pero bueno, así fue nuestro día: soviético total! Y estuvo todo bien!
Cómo vienen con Moscú? Se animarían a visitarla?

Moscú Día 3

I was wandering in the rain,
Mask of life, feelin’ insane.
Swift and sudden fall from grace,
Sunny days seem far away.
Kremlin’s shadow belittlin’ me.
(Stranger In Moscow – Michael Jackson)
Tercer día en Moscú que empezó soleado, continuó con nubarrones y termina con una molesta lluvia finita. Como la vida misma. Como la forma en que la pasamos.
Viajar es energizante pero a la vez, agotador. Por lo menos de la forma en que nosotros lo hacemos que paramos sólo para comer y estamos a toda pata todo el día hasta que no damos más. 
Precisamente, no-da-mos-más y ese cansancio no es sólo corporal sino mental y se traduce en discusiones estúpidas, añejos reclamos fuera de lugar y ganas de revolear el libro-guía al demonio y salir corriendo a los gritos por la Plaza Roja.
Pero una es humana y también ha sido educada y/ o domesticada así que si hay discusiones matrimoniales ñoñas, hay que aguantárselas, tener paciencia y, pese a que en el momento tenés ganas de mandarlo a Siberia, después todo pasa y le das un besito, pero recién después de mucho resoplar y de pensar que, a pesar de todo, es la persona que amás. 
(Increíble que la canción de MJ describa a la perfección este día que pasamos!)
Bueno, después de esta breve confesión que sirve también como descargo, paso a describir el tercer día en esta hermosa ciudad.
El Kremlin. Cuando yo escuchaba esta palabra inmediatamente venía a mi mente la imagen en blanco y negro de esos viejos líderes soviéticos, allá arriba tras unos muros altísimos mirando cómo desfilaban los soldados y cómo pasaban y pasaban los tanques de guerra, los misiles, etc.
Al leer un poco antes de venir aquí, me sorprendió descubrir que el Kremlin es, en realidad, una gran fortaleza que contiene edificios gubernamentales, monumentos y varias catedrales e iglesias, además de parques y plazas.
Una vista tan colorida! Tan alejada de los antiguos soviets!
Así que hoy a la mañana nos levantamos un poco temprano por temor a las largas colas pero el predio es tan vasto que puede haber la cantidad que se quiera de gente que nunca se va  a llenar.
Sacamos la entrada en unos puestos que están, me pareció, temporariamente en el medio de un sector del parque y eso fue alrededor de las 10.30. Vimos que si queríamos sacar entradas para ver la colección de joyas y demás que hay, dependiendo de la hora que iríamos, teníamos que volver a cierta hora también. 
 Entramos por la Trinity Tower.
Guardias.
Nosotros decidimos ir a las 12.00 por lo que tuvimos que volver a las 11.15 a sacar las entradas como estaba estipulado.
En este cartelito.
Sinceramente, los edificios que hay adentro son muy bonitos aunque tal vez por afuera no digan mucho. Las iglesias y las catedrales tienen frescos antiquísimos, tanto adentro como afuera.
 Catedral de la Anunciación.

 La Torre de Iván El Terrible.

 La Catedral Arcángel donde se encuentra (pero no se ve) la tumba de Iván el Terrible. Pero se pueden ver las de otros zares y zarinas.

 La Catedral de la Asunción.

 El Gran Palacio del Kremlin.

Hay una campana gigantesca que pesa 202 toneladas y que se hizo en 1730 para la emperadora Anna Ivanova. Cuando se estaba terminada y enfriándose, tomó contacto con el agua y se rajó y eso causó la rotura de un pedazo que pesa 11 toneladas. Recién cien años después la pusieron en un pedestal.

Tanto trabajo para que la usen los turistas para posar!!
 Aquí se la ve en contexto.
Si seguimos con monstruosidades, también hay un cañón que se realizó en 1586 para el zar Fyodor I. Nunca se disparó y las balas de cañón están ahí de adorno ya que son demasiado grandes para el cañón mismo.
Impresionante!
Volvimos a sacar la entrada para ver lo que yo imaginé iba a ser algo parecido a la exhibición de las joyas de la corona como la que hay en la Torre de Londres.
Pero nada más lejos! Esta colección está en un palacio llamado The Armoury, un edificio grandísimo y con dos pisos donde hay cantidad incontable de todo lo que te puedas imaginar: desde armaduras, joyas, vestimentas y carruajes pasando por vajillas, huevos Fabergé, fuentes, regalos de embajadores… Realmente, hay que ir!
Salís tan extasiada de ver TANTO que te ponés a pensar lo mucho que habrá habido antes del régimen soviético!!!
(Si querés tener una idea – aunque las fotos no hacen justicia con todo lo que hay!- hacé click acá y luego a la derecha y otra vez a la derecha)
Por último paseamos un poco por el jardín desde donde se tiene una muy bella vista del Río Moscú.
Y del helipuerto de Putin que usa a diario.
De allí nos fuimos a almorzar y luego a visitar un mercado, teníamos ganas de comprar algunos souvenirs y nuestro libro Lonely Planet sobre Moscú nos recomendaba ir a Izmaylovo.
La verdad… un fiasco!
Primero que cuando llegamos a la estación Partizanskaya no nos quedaba claro para dónde ir pero enseguida notamos que turistas, casi nada.
El lugar parecía muy lúgubre, con la lluvia finita que empezaba a caer…
... y con la vista de esos edificiotes!
Caminamos un poco y enseguida vimos unas torres blancas y nos dimos cuenta que era en aquella dirección.
Las torres a lo lejos.
Más caminábamos y más me convencía que tal vez el lugar no era como me lo imaginaba: un mercado rebosando de regalos, souvenirs… 
Pues, no! Leímos que había que entrar por un pasillo llamado Vernisage que era allí donde estaban todos los artículos de souvenirs.
La entrada.
Pero eran unos pocos puestitos que vendían ropa o algunos gorros, CDs y películas truchas y no había nadie!!!
Pasamos rápido por ahí porque no había nada con qué entretenerse y seguimos caminando hasta una versión arquitectónica del Kremlin pero más colorida.
Parecía prometer desde ahí. Me hacía acordar a la República de los Niños.

Pero no estaba ni el loro!
Hablando con una pareja de ingleses que me crucé, me dijeron que ellos no tenían idea qué era este lugar y que no sabían qué diablos hacer ahí pero me recomendaron que vaya a comprar vodka a un negocio cercano. Agregó que se enteraron en ese negocio que en este lugar se casan muchas personas y que ya habían visto como tres casamientos.
Este, por ejemplo, es un lugar donde los casan.
Nos encontramos a alguna que otra novia por ahí pero a juzgar por lo que veíamos, la gente que acompañaba a los novios era poca, nadie festejaba nada, estaban todos ahí como mirándose las caras, la verdad, qué cosa tan rara, che!
Vimos tres negocios de souvenirs que no eran tan bonitos como los que vi en el gift shop del Kremlin (compren ahí!), lo único que me gustó y me llamó la atención fue esta chica que en su negocio tallaba velas.
Qué genia!
Qué bellezas!
Este es el website de los productos y hay un video que muestra cómo se hace todo!
Y nada más. A la vuelta vimos que había un lugar que parecía ser un outlet.
Era un shopping de tres pisos.
No compré nada pero lo recomiendo para que se den una vuelta y vean prendas originales y zapatos y botas preciosos y no tan mal de precios.
Y sin más, cerrando un día lúgubre en todo sentido pero con mejor humor, volvimos a hotel y aquí estoy, a punto de descansar para salir mañana otra vez y ver qué nos depara la vida!
Gracias por pasar!

Moscú Día 2

I follow the Moskva
Down to Gorky Park,
Listening to the winds of change.
(Wind Of Change – Scorpions)

 Atardecer con cafecito en Moscú.
Aquí estamos, cansadísimos, con los pies que se sienten hinchados, con las piernas que se sienten al borde de los calambres, con los hombros doloridos pero contentos y satisfechos de haber pasado otro día en esta ciudad!
Hoy fue un día intenso pero cómo se entiende que también fue tranquilo?
Habrá sido porque paseamos tranquilos y con placer, inspirando los aires de Moscú, regalándole a los ojos vistas muy bonitas?
También fue un día de mucha historia pero cómo no serlo aquí, no es cierto?
Anoche reservamos por email un tour gratuito y a pie por la ciudad, de aproximadamente 2 horas y media de duración que encontramos promocionado en esos mapas que te suelen dar en los hoteles.
Fuimos con retraso, la cita era  a las 10.30 am pero llegamos 10.52 y por suerte no empezó hasta las 11 am, menos mal! Pavel, o Paul, fue nuestro guía, muy simpático y hablaba per-fec-to inglés así que no hubo problemas con entenderlo, un alivio realmente.
Nos encontramos en la plaza de Slavyanskaya, donde hay un monumento a los santos Cirilo y Metodio, apóstoles y hermanos quienes llegaron a donde hoy es Rusia y desarrollaron el alfabeto cirílico, que es el que se usa en estos lares.
 Cirilio y Metodio.
De allí cruzamos a la Iglesia de Todos Los Santos, una de las más antiguas de Moscú y que no fue demolida o destruida por el régimen soviético. Fue construida en 1380 y vuelta a construir en 1488 pero en 1930 fue cerrada y utilizada como sede del NKVD (predecesor de la KGB) donde también se torturaban y ejecutaban personas.
La Iglesia de Todos Los Santos.
Paul nos comentó que nos encontrábamos en una zona que podría traducirse como Chinatown pero que no tiene nada que ver con ese país! 
Cómo se entiende?
La zona donde estábamos se llama Kitay Gorod pero es porque Kitay es una deformación de la palabra “Kita” que significa madera pero “Kitay” significa China y “Gorod” significa ciudad.
Nos mostró luego un muro que se encuentra a la vuelta de la iglesia, levantada entre 1536 y 1539 y originalmente tenía 13 torres.
Lo que queda hoy en día.
De allí caminamos por la calle Varvarka donde encontramos algunos edificios históricos. Por ejemplo:
 Aposentos donde vivían los Romanov cuando todavía no fueron dinastía.
Su capilla privada.
Primera embajada de Inglaterra en Rusia, de la época de Isabel I.
Paul nos mostró también esta zona donde se encontraba un hotel que en su momento fue el más grande del mundo, el Hotel Rossiya. Contaba con 3200 habitaciones y 245 suites y fue demolido en 2006 y se espera la construcción de un shopping centre.
Mientras tanto, tenés esta vista, ahí donde hay escombros, ahí estaba el hotel.
Y volvimos a la Plaza Roja. Ahí se lo ve a Paul explicando.
Por qué “roja”?
Muchos piensan en sangre, otros en el color tan usado por los soviéticos pero aparentemente la palabra en eslavo antiguo usada significa “hermoso”.
Vimos el Lugar de las Calaveras, una plataforma desde donde se anunciaban las ejecuciones en tiempos antiguos pero parece ser que es un mito que allí mismo también se realizaran. 
De todas formas, como siempre pasa en todo el mundo…
Donde haya un hoyo, allá va la gente a tirar monedas y a pedir deseos!!!
Entonces ya era el mediodía, casi la 1 de la tarde, la hora del cambio de guardia en el Kremlin, más precisamente donde se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido.
Este soldado estaba para vigilar que nadie se acercara demasiado. 

Si eso sucedía, hacía sonar un silbato y hacía señas para que se movieran para atrás.

Luego comenzó la ceremonia.

Muy corta, qué habrá durado? 2 minutos como mucho.
Y caminamos un poquito más hasta una plaza cercana donde hay unos edificios bonitos.
Nos despedimos de Paul no sin antes hacerle algunas últimas preguntas.
Fuimos a almorzar al patio de comidas de un shopping donde se puede comer comida rusa con un toque fast food.
Pero antes me maravillé al encontrar lo siguiente:
Esculturas sobre las fábulas de Esopo. Las reconocen?
Y de allí emprendimos una caminata aventurera que nos llevó todo el resto de la tarde hasta terminar en el Gorky Park.
Se pusieron los zapatos más cómodos que tienen? Los van a necesitar!
Bordeamos un poquito del parque que está adentro del Kremlin.
Luego vimos estos edificios lindos.
Pero la caminata en sí la comenzamos yendo a  ver la Catedral de Cristo Salvador, famosa por tener la cúpula con forma de cebolla, más grande de todas las iglesias ortodoxas. (Bueno, al menos en inglés, a ese tipo de cúpula con esa forma se les llama “onion” que significa cebolla!)
Como se imaginarán, esta belleza fue demolida en 1930 pero fue reconstruida en 1990.
Fue en esta iglesia donde las chicas de Pussy Riot filmaron su video en contra de Putin y por el cual fueron encarceladas y todavía se encuentran cumpliendo la sentencia.
Como dijo Pavel: “En Rusia hay libertad de expresión. Lo que no está garantizado es la libertad después de la expresión!”

Hermosa vista desde el puente peatonal Bersenevskaya.
Hermosa vista del puente desde la iglesia.
Realmente, desde el puente mismo pudimos sacar hermosas fotos.
Una vez que bajamos nos desviamos buscando unas esculturas que no encontramos y volvimos a subir a un sector del puente para seguir caminándolo.
Recorrimos un sector donde pasa la movida rusa.
Antes nos sentamos un rato y ya que estábamos nos pusimos a mirar el video de Scorpions, Wind of Change. Cantamos (bah, canté yo un poco) y seguimos la caminata.
Seguimos el Moskva (el río Moscú), obvio porque teníamos entre ceja y ceja fotografiar el monumento de Pedro El Grande, una colosal estatua de 98 metros de alto que se encuentra en una isla.
Claro que no sabíamos que estaban acondicionando el paseo pero no hubo problemas, pudimos inmiscuirnos entre los trabajadores como si nada! 
Acá no había vallas ni nada que impidiera la entrada! Esto en otro país no pasa!
El monumento se erigió en 1997 para conmemorar los 300 años de la Armada Rusa.
A muchos les parece horrible, a mí me pareció increíble y muy original. Me gustó.
Encontramos luego un hermoso paseo, el Parque de las Esculturas.
Aquí vas a ver más de 700 esculturas al aire libre, distribuidas por secciones.
Pero la que más llama la atención es la sección donde hay muchas estatuas e íconos soviéticos que fueron desmantelados o tirados abajo por la gente cuando colapsó el régimen soviético.
Muchos no están sobre sus pilares.
Para este entonces nuestras piernas estaban en piloto automático: andaban solas! Creo que ya nos habíamos sobrepasado de cansancio pero estábamos ahí nomás del Gorky Park así que seguimos.
La entrada al parque.
Hermoso realmente.
Mucha gente descansando.
Disfrutando del lago.


Se puede alimentar a los animalitos! Acá podés comprar sus alimentos!
Y con las últimas fuerzas, sacamos unas últimas fotos ya que nos hubiese sido imposible recorrer este parque de 120 hectáreas!
Qué tal nuestro segundo día? Todavía no puedo creer que esté despierta!
Gracias por haber pasado!

Moscú Día 1

Moscow, 
Queen of the Russian land.
Built like a rock to stand.
Proud and divine.
(Moscow – Khan Dschinghis)
Oh, mi sueño, conocer Moscú…
Oh, qué sueño, creo que nunca dormimos tanto!
Es que llegamos ayer, un poco cansados por habernos levantado como a las 5am y haber dormido poco y luego de un vuelo de 4 horas de las cuales dormimos 1 hora y media, llegamos al hotel tras haber tomado tren, subtes y bajar y subir escaleras con un bolso un poco pesado…
Moscú.

Qué se puede esperar de nuestra energía!? Menguó totalmente! Y a eso agregale que son 3 horas más de diferencia con respecto a Londres, por lo que nos alojamos a eso de las 6 de la tarde y quisimos dormir una siesta… Imposible! Seguimos de largo hasta hoy a las 10 de la mañana!!!!
El tren que tomamos desde el aeropuerto y antes de tomar el subte.
Hermoso por dentro!
Uno pensaría que fue suficiente; sin embargo, hasta bien entrada la tarde nos costó “despestarnos”, no sé, estábamos como pavos: el jet lag, el apuro, que nos relajamos o andá a saber… 
Pero Moscú se disfruta igual!
Empezamos por un lado atípico: Nuestra primera visita fue al Convento Novodevichy, fundado en 1524. Fue un lugar de retiro para muchas mujeres nobles y entre ellas se encontrabba la hermanastra de Pedro El Grande pero en su caso, fue más por un motivo de seguridad o peligro de traición que por alguna causa religiosa.
Vista de la entrada principal.
A lo largo de su historia el convento ha servido como hospital, orfanato y fue el destinatario de un ataque de Napoleón que no sucedió porque las monjas descubrieron y desactivaron las bombas que había puesto el ejército francés.
Obviamente que los soviéticos lo cerraron y con esa típica dialéctica de nombrar algo por lo contrario de lo que es, se lo conocía como el Museo de la Emancipación de la Mujer.
Recién en 1994 las monjas fueron invitadas a ocupar el convento nuevamente.
Dentro de las paredes del convento hay iglesias, una catedral y torres, todas tienen algo que contar sobre la historia rusa.
Iglesia de la Asunción.
Campanario.

La catedral Smolensk, construida entre 1524 y 1525, alberga el ícono Nuestra Señora de Smolensk.
Por afuera no dice nada pero por adentro lo dice todo!
Con el iconostasio dorado donado en 1685 y los frescos del siglo XVI.
Al salir, bordeamos el lago, tan bonito, que en invierno se congela y la gente patina sobre hielo. 
Dimos la vuelta y entramos al Cementerio Nodevichy.
La entrada.
Es tan gigante! Compré un mapa en inglés a la entrada donde hay una lista de más de 250 personas conocidas enterradas allí y te muestra dónde están ubicadas. Encontrás políticos, artistas, escritores, militares, etc., pero en el cementerio en sí hay más de 27000 personas enterradas.
Lo que me llamó mucho la atención fue que, sin miedo a equivocarme, ninguna tumba es igual a otra y lo que más me sorprendió fue la forma en que muchas están esculpidas con el finado o finada y como emergiendo de la piedra misma.
Ejemplos.
Línea directa con San Pedro.
Les muestro algunas tumbas de famosos:
 Boris Yeltsin.

 Raisa Gorbacheva. Me encantaba esa mujer.

 Nikolay Rubinstein.
 Nikita Khrushchev. Las piedras blancas y negras simbolizan sus buenas y malas ideas. Autocrítica.

 Anton Chekhov.

 Constantin Stanislavsky.
 Allilueva Nadezhda, esposa de Stalin.
Después de comer alguito, decidimos enfilar par la Plaza Roja. (Aaaaah, viste, nosotros paseamos así!!!)
Quisimos ir a pispear un poco, vamos a realizar una caminata de reconocimiento más concienzuda mañana, así que por hoy fuimos a caminar y mirar.
 Lo primero que vimos al salir del subte: Museo Estatal de Historia.

Caminamos unos metros más, dando la vuelta y nos encontramos con este gigantesco shopping:

 El famoso GUM, de marcas premium. Se dan cuenta lo laaargo que es!?
 La catedral de Kazan.

 A la izquierda, una entrada a la plaza que se encuentra al lado del Museo Estatal.

 Llegando, se ven las murallas del Kremlin.
La catedral de San Basilio con la estatua de Kuzma Minin y Dmitri Pozharsky.
Después de cansarnos de sacarnos fotos, caminamos un poco más, me tomé un café y volvimos para el GUM, para conocerlo por dentro.
Ya habían encendido las luces.
El shopping tiene tres pisos, contando la planta baja.
Vista desde el primer piso.
Vista desde el segundo.
Tiene sectores hermosos!
Y cansados y como pudimos, volvimos!
Acá me encontrás, tratando de coordinar las últimas oraciones antes de irme a dormir. Ale hace rato está roncando y yo me despido por hoy. Gracias por pasar, por leerme y/o comentar, sabrás entender que no pueda responder cada comentario y nos encontramos mañana en este mismo lugar!
Te espero!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: