Washington Día 1

Y si no fuera Londres dónde vivir? Y si no fuera Buenos Aires? Entonces, sería Washington!
La primera y última vez que había estado aquí fue en enero de 1997, pleno invierno, frío tremendo y me toca volver en otras circunstancias, en verano, con calor y Washington se ve igual de hermosa!
Washington siempre me pareció una ciudad muy señorial, tranquila, elegante y un poquito distante aunque agradable pero con lo que paseamos hoy, pude comprobar que también tiene un costado colorido, entretenido y divertido.
En realidad este es nuestro segundo día porque el primer día llegamos a la tarde y sólo caminamos unas cuadras, fuimos a un CVS (a falta de Walgreens!) y luego a cenar. El jet lag se estaba haciendo cargo de nuestra resistencia fisica así que nos dimos por vencidos muy temprano lo cual trajo aparejado despertarse a las 6.30 am
Aprovechamos entonces la mañana, salimos a desayunar y cuando volvimos al hotel, nos fijamos qué podríamos hacer ya que teníamos un tour reservado (gratuito y a pie) para las 4pm y encontramos que a las 10 am había uno por Capitol Hill incluyendo Eastern Market, reservamos y enseguida fuimos al encuentro de nuestra guía, Canden.
Tomamos el subte y vimos que lo mejor era comprar una tarjeta que se vendía a través de las máquinas por $10, $5 costaba la tarjeta y $5 para gastar y después podías seguir agregándole más plata y también te sirve para los colectivos. Un pase por tantos días no nos hubiese convenido porque somos de caminar mucho.
La máquina expendedora del Smartrip, el nombre de la tarjeta.
Notamos que las plataformas son bastante oscuras y que cuando anuncian algo, hay tanto eco y retumba tanto que no se entiende nada! Incluso cuando anunciaban algo en español, no había forma de entender qué estaban diciendo!
 Las plataformas. Las luces rojas en el borde se encienden cuando se acerca el subte.
El subte es grande, amplio y alfombrado.
Llegamos y comenzamos el paseo precioso por este barrio histórico, uno de los más antiguos de Washington.
El desarrollo de este barrio está muy ligado al comienzo de EEUU como república y aquí se alojaban varios miembros del congreso aunque no tenían residencia, preferían vivir en pensiones y estar cerca de su lugar de trabajo. Como también se instaló un astillero, la zona comenzó a poblarse de inmigrantes y de obreros. Para 1810 la zona estaba poblada.
La Guerra Civil trajo aparejado la construcción de hospitales, como por ejemplo, el Old Naval Hospital. 
Construido por orden de Abraham Lincoln en 1864. 
Hoy en día es un edificio recuperado y reacondicionado para ser usado por la comunidad ya que allí se dictan cursos para los residentes.
Caminar por este barrio fue un placer porque las casas verdaderamente son originales, todas son bonitas y están bien cuidadas y sorprende que hace 10 años esta zona estaba totalmente descuidada.
Casas preciosas.
Canden nos contó algo muy particular sobre las casas en Washington DC: Cuando uno compra una casa, la compra, sí, es el propietario, sí, pero no lo es ni de la vereda ni del jardín que se encuentra adelante. 
Sucede que, en realidad, las calles eran muy anchas y se dieron cuenta de que si pavimentaban todo el ancho de la calle, los costos serían muy altos así que se decidió pavimentar sólo el centro y en el resto dejar vereda y jardines para las residencias.

O sea que a la gente se le daba la posibilidad de cuidar y preservar los jardines y mantenerlos bien por eso es que si uno quisiera cortar o plantar un árbol o agregar alguna fuente o adorno, debe pedir permiso a la municipalidad.

Otro dato interesante es que todavía se pueden encontrar algunas piedras que parecen pedestales y que fueron puestas antiguamente para que cuando las señoras que vestían sus costosos y bonitos vestidos largos pudieran subir a los carruajes cómodamente y evitar ensuciarlos.
Esta piedra era de mármol.
No muy lejos de allí se encuentra un ejemplo de lo que nosotros denominamos casa chorizo, esas casas donde las habitaciones están una al lado del otro y tienen un pasillo en común. En Argentina se las llama chorizo supongo yo que porque son largas y qué cosa, no, cómo es la cultura de un país: Acá se las llama shotgun houses, algo así como casa escopeta porque se dice que uno puede disparar desde la entrada de la casa y la bala llegaría hasta el final sin tocar ninguna habitación.
Shotgun house.
Pasamos luego por las Barracas de la Marina.

Navy Barracks. 

Y pasamos también por la casa que perteneció un compositor de música llamado John Philip Sousa, que compuso el tema Stars and Stripes Forever.
La casa.
Y uno se preguntará qué relevancia puede tener? Pues todo argentino conoce esa canción ya que es el leitmotiv de Crónica TV!
Seguimos caminando, mirando las casas, sacando fotos sin parar, no éramos los únicos y la verdad, el día ayudó mucho a que disfrutásemos de todo porque a pesar de sentir calor, la guía nos contó que estaban teniendo días muy benévolos ya que suele hacer todavía más calor!
Nos señaló esta antigua casa que será transformada en viviendas más modernas.
Friendship House.
Cuyo antiguo dueño tuvo que escapar por las deudas que tenía y se dice que su gran colección de vinos se encuentra enterrada por allí y como ahora están construyendo y removiendo tierra, quién sabe, tal vez tengan suerte!
Vimos también las bicis. Un tanto grandes, no sé si yo llego a los pedales!
Cruzando la Calle A pudimos ver algo del Congreso…
Y seguimos viendo y fotografiando y escuchando historias y anécdotas de varias casas. Canden ha hecho los deberes y tiene infinidad de cosas para contar, si sólo no pusiera los ojos en blanco cada vez que hace una pausa…

 Más casas bonitas.
De todas formas, el paseo fue muy ameno y entretenido y después de andar y andar, llegamos al Eastern Market donde nos despedidmos, le pagamos (es voluntario pero se espera una propina de unos $10 por persona) y nos fuimos a recorrer el mercado que, como todo mercado, tiene de todo un poco y más o menos lo que ves en cualquier otro lado. 
El mercado por dentro y por fuera.
Aprovechamos y comimos algo y luego volvimos al hotel a descansar un poquito porque a las 16hs comenzaba el paseo por Georgetown. Con Canden, otra vez.
Georgetown es otro barrio bonito, original, residencial pero muy señorial. 
Las casas son mucho más grandes y anchas. 
Fue fundado en 1751 por lo que esta ciudad existe antes de que se fundara Washington DC, 40 años después.
Es por eso que uno de los atractivos de esta ciudad es The Old Stone House.

Una casa construida en el año 1765.
Tiene un bonito jardín público.
Algo que nos señaló Canden fue que mucho antes de que se crearan los bomberos voluntarios, el servicio de apagar incendios era privado y había diferentes compañías que se dedicaban a ello por lo que los residentes tenían puestas placas indicando a qué compañía ellos pagaban.
Este es un ejemplo de la placa.
Otras placas que se podían ver en varias casas es la de una brújula. 
Esto significa que los residentes de esas casas las cuidan y preservan especialmente y por eso tienen ciertos beneficios (o sea, descuentos) a la hora de pagar impuestos ya que se pagan impuestos según la cantidad de habitaciones que tenga una casa y los closets se cuentan como habitación también.
Como en el anterior paseo, Canden nos mostró casas y nos contó infinitas anécdotas de una u otra y en este caso, también, nos señaló casas que tienen que ver con algo de historia, con algo de celebrity, un poco de todo.
En esta casa vino a vivir Jackie Kennedy después de la muerte de JFK pero se quedó menos de un año. 
Se dice que en su sótano todavía están las telas con las que pensaba redecorarla.
En esta casa por un tiempo vivió John F. Kennedy cuando ya estaba casado con Jackie.
Aquí vive uno de los periodistas del caso Watergate.
La calle O en este sector de Washington DC tiene la particularidad de tener casas donde casi no hay medianeras.
Entonces se las puede apreciar mejor.
En el año 2004 se decidió repavimentar una calle y descubrieron que debajo estaban todavía las vías del tranvía que solía pasar por allí así que se resolvió dejarlas y agregarles adoquines para darle un toque antiguo a la calle.
Buena idea, no?
Terminamos el tour admirando la hermosa Georgetown University.
Subiendo las escaleras para visitar Healy Hall uno puede ver el escudo emblema. La leyenda cuenta que está maldito y que si uno está estudiando y lo pisa, no termina la carrera!
Por eso está partido al medio, por la presión ejercida al caminar por el costado!
Oh, per si de terror se trata, no muy lejos de allí se encuentran las famosas escaleras de la película El Exorcista. Hoy en día, los estudiantes de la universidad las suben y bajan corriendo para entrenarse.
Muchos escalones y muy empinados… Cuidado!
Seguimos caminando hasta Key Bridge desde donde vimos estos modernos edificios.

Y caminamos por la calle M.

Donde hay una seguidilla casi interminable de negocios muy bonitos y de marcas conocidas.

Locura total. Cola para comprar cupcakes en un negocio que apareció en la tele hace poco!

Qué les pareció el paseo por Washington? Cuando uno piensa en esta ciudad, generalmente las imágenes que se aparecen en la imaginación es la Casa Blanca, el Congreso, el Monumento a Lincoln, íconos americanos que hemos visto tantas veces en tantas películas, no es cierto?

Y si de historia de trata, mañana comenzaremos! Me acompañan?