Quieres Ser Diana Prince?

Wonder Woman, Wonder Woman.
All the world’s waiting for you,
and the power you possess.
(Wonder Woman Theme Song)
Qué nena que creció en los ’70 no quería ser ELLA?
Si mal no recuerdo, la primera vez que vi un capítulo de La Mujer Maravilla (Wonder Woman) fue en 1978 y me hice re fanática!

Me acuerdo que los primeros capítulos los dieron a la noche y como había visto la publicidad de que iba a empezar, le rogué a mis papás que me la dejaran ver pero no hubo caso, era un día de semana y en casa se iba a dormir a las 21hs, inflexiblemente.

Pero por suerte al poco tiempo la empezaron a pasar a la tarde, tal vez a las 6pm después de La Familia Ingalls (Little House On The Prairie) y sí, me hice súper fan!
Obviamente que la parte que más me gustaba era cuando se transformaba y en los primeros capítulos ella se iba transformando en cámara lenta. Después, en otros, se veía un relámpago. De todas formas, cuando jugábamos las nenas, una siempre era La Mujer Maravilla y otra era la hermana menor y otra capaz la madre y otra andá a saber quién pero en algún momento del juego una u otra o todas a la vez, girábamos en nuestro lugar con los brazos extendidos.
Yo era un poco tímida en esa época (tal vez no se notaba porque era muy contestadora) y durante el recreo en la escuela no jugaba a ser La Mujer Maravilla por miedo a que me cargaran y miraba a algunas chicas que andaban girando por ahí y me acuerdo cómo cuando paraban de girar se tocaban la frente como hacía Lynda Carter (la actriz que la interpretaba) porque de esa forma ella se aseguraba de que tenía la vincha puesta!
Yo soñaba tener la misma ropa y no recuerdo que se vendiera el disfraz y si se vendía, obviamente no me lo hubieran podido comprar y cómo habré rogado o pedido o qué, que mi mamá, para que jugara, me hizo unos brazaletes con unos puños de una camisa (de una camisa a cuadros! Pero se ve que era el único retazo de tela que encontró) y con otro pedacito me hizo una vincha. Y a cada objeto le pegó una estrellita dorada hecha, no me acuerdo bien, si de papel glacé brillante o del papel dorado que cubría los cigarrillos que en esa época fumaba mi papá!
Éramos tan pobres! Pero yo salía a la calle feliz con mi disfraz a jugar a la vereda y me duró poco, obvio, era algo muy frágil pero sirvió para sentirme una verdadera Mujer Maravilla!
Vos también jugabas a ser La Mujer Maravilla? No te hacías un rodete para que cuando giraras, se te desatara el pelo?
 
Escuchá la canción otra vez a ver qué recuerdos te trae! 
Ah y por qué este post hoy? Porque hoy Lynda Carter cumple 62 años!

Y sigue siendo una hermosa mujer!