Estudiantes Argentinos En Londres

Tengo una amiga argentina que es profesora de inglés y todos los años tiene la dicha y el privilegio de traer a Londres grupos de adolescentes argentinos.
Estos chicos tienen entre 17 y 18 años y han terminado o están por terminar sus estudios sobre el idioma inglés y vienen aquí por 2 semanas a hacer un curso de General English por la mañana y para pasear por la tarde y durante los fines de semana. 
Este año mi colega y amiga vino a Londres con un grupo de 12 adolescentes y entre ellos se encuentra una profesora de inglés que no hace mucho que se recibió y para tanto ella como los chicos, esta es la primera vez que vienen aquí.
Me encontré con ellos un par de veces y paseamos un poco y se me ocurrió por qué no entrevistar a algunos de los chicos (los que quisieran) para que me contaran qué impresión les causó Londres, más que nada, saber qué visión tenían de la ciudad, qué cosas les llamó la atención, etc.
La verdad es que fue alucinante porque mientras los escuchaba contar algunas cosas, por dentro yo pensaba: “Es cierto… es verdad… cierto, me había olvidado que a mí también me llamaba la atención eso…”
Gracias a un app que tengo en el teléfono, los pude grabar y les transcribo aquí la opinión de tres adolescentes que amablemente y con muchas ganas accedieron a hablar y también, la opinión de la profesora y la opinión de mi amiga que, aunque para ella no sea la primera vez que visita Londres, de todas formas, quiso aportar su granito de arena.
Facundo, 18 años

De Londres me llevo una muy buena impresión porque el transporte público es muy diferente al de Argentina. Los trenes son muy distintos y acá no tengo problemas en viajar. La gente que viaja en los transportes públicos es gente común cuando allá en Argentina si no tenés un auto, no podés viajar tranquilo.

La ciudad es hermosa, tiene muchísimas facilidades y en lo que respecta a mí, que lo que más me gusta es el deporte, tiene unas cosas muy impresionantes: estadios lindos, muy lindos y en general la ciudad es del primer mundo.

Nicolás, 18 años

La impresión que me llevo de Londres es que es hermosa. Me gustó mucho el verde que tiene la ciudad, eso la verdad, es hermoso. Ves árboles y pasto por todos lados y eso es precioso, a muchas ciudades del mundo les falta eso. 

También siempre me interesé por ver cómo vive la gente en las distintas ciudades del mundo. Y acá hay gente como en cualquier lado, tenés a alguien al que le preguntás en la calle y te responde re copado: “Sí, mirá, vos tenés que ir para acá y para allá” y llegaste y bueno también está la gente a la que vos le preguntás y te da una indicación  con el dedo y con cara de perro y te dice “Sí, allá.” Pero la ciudad es, la verdad, muy hermosa y hay gente como en cualquier lado, gente buena y gente, que.. nada!
Victoria 17 años

Me enamoré de la ciudad, también de los chicos: están re buenos todos, porque son perfectos los chabones: O son rubios o son morochos de ojos claros o tienen ojos oscuros, pero están re buenos. Y son grandotes!
Y la diversidad de culturas que hay me llama la atención: ver distintos tamaños, colores, lenguas, eso es genial! Poder compartir toda esta cultura que hay en esta hermosa ciudad… y no me quiero ir!
La profesora de inglés recibida hace poco
Es la primera vez que vengo acá y a mí me encantó ver todo: el Big Ben, el London Eye, todo lo que yo estudié y poder reencontrarme con lo que vi durante los 4 años en en el Profesorado… A mí me emocionó mucho la Abadía, poder ver cómo vive la gente y sí, la verdad, no son amistosos pero son amables: les preguntás dónde podés ir y sin problemas sacan el celular y te muestran, eso está bueno.
 
Mi colega y amiga

Algo que siempre que vengo y noto y me sigo sorprendiendo todavía después de haber venido 7 veces, es que cuando uno pide ayuda o indicaciones y direcciones (y lo he notado con mis alumnos) es que la gente se detiene a explicarte, se toma el tiempo de explicarte; saca su celular, su computadora, busca la dirección que uno necesita, te indican  y es como que, bueno, a eso nosotros no estamos acostumbrados. No sólo el tiempo que se toman sino el que se preocupan en que realmente entiendas a dónde tenés que ir y te indican cómo llegar.

Es como que eso impacta un montón por eso lo valoro mucho más y con respecto a los chicos también les pasó en la calle. Por ejemplo, en un puestito había un señor y pregunté simplemente el nombre de un lugar para ver cómo llegar y sacó el iPad y ahí lo buscó enseguida, cosa que no esperaba que sucediera y me indició perfectamente cómo llegar y se tomó 10 minutos para hacerlo. 
Me llamó tanto la atención que sacara el iPad en la calle , me pareció… primero, como que nosotros no lo hubiéramos hecho y segundo que se haya tomado el tiempo para explicarme para que yo entendiera… como que es algo común y corriente sacar el celular y el iPad en la calle… y los chicos, cuando recién llegaron, tenían miedo y tenían esa actitud de “No saco el celu, no saco el iPad” y no pueden creer que alguien lo tenga y naturalmente lo sacan y acá no existe ese temor de que alguien te lo saquen y te lo roben.
Me gustó mucho con qué candor y afabilidad todos expresaron sus opiniones y pareceres y cómo hablaron con el corazón.
Más allá de que algunos conceptos pueden parecer muy generalizadores (como dijo Nicolás, gente mala y gente de la otra hay en todos lados!) y teniendo en cuenta que -afortunadamente- los chicos no han tenido ninguna experiencia desagradable (cosas malas y cosas buenas pasan en todos lados!) me pareció interesante escuchar sus puntos de vista.
Gracias, chicos y teachers, por su colaboración!

De Pulgas Con Flor

Hace un par de semanas vino mi prima Flor a comer a casa y me comentó que en unos días tenía que confirmar el alquiler de un stand (o stall, como se lo llama acá) en una feria o mercado de pulgas ad hoc al cual concurrió en mayo y  que estaba por volver a abrirse por un día nada más, en julio.
Me contó que en mayo, unas conocidas de ella alquilaron y fue a verlas, a acompañarlas un rato y había tanta pero tanta gente y sus conocidas vendieron tanto pero tanto, que ella se copó y se puso a ayudarlas.
La pasó tan bien y se divirtió tanto que pensó que ella también, por qué no, podría alquilarse un stand en ese mercado.  Pensó en la cantidad de ropa y zapatos que no usa y que tiene guardados y se animó a pensar: “Por qué no venderlos? Me conformo con cubrir los gastos… Estaría bueno probar!”
Y mientras me lo contaba yo pensé en la bolsa llena de ropa y zapatos que tengo y cuando se lo dije, me propuso por qué no alquilar juntas y de paso compartir los gastos.
Me pareció genial! Le dije que sí y Flor entonces alquiló a través de la web, un lugar a £30 y una mesa a £5.
Lo que compramos fue un perchero en IKEA por unos £7 y cada una en su casa preparó una valijota y nos encontramos en la puerta del mercado.
En realidad no era un mercado. Era como una galería de arte donde suelen exponer artistas independientes y por adentro, para que te imagines, era como un galpón grande con las paredes pintadas de blanco. Arriba también había más lugar y baños y los stalls para alquilar ahí eran más baratos pero claro, tampoco eran tan visitados.
Flor y otros mercaderes esperando entrar.
Ale nos ayudó a armar el perchero y empezamos a colgar las cosas. 
También nos sacó fotos!
Terminando de poner todo en orden… Y yo tengo que sacar hora en la peluquería!
Sinceramente yo no tenía idea de cuánto cobrar así que nos decidimos por estos precios:
– las remeras las pusimos todas a £1, 
– las camisas a £3, 
– los pantalones y jeans también a £3, 
– vestidos varios a £2 o £3, 
– chalinas a £1, 
– los cinturones a 50p,
– zapatos y sandalias varias a £3, £2 o £1, 
– pulseras varias 5 por £1 y 
– libros £1.
Deliberando cuánto cobrar…
Listas! Vengan a nosotras!
De todas formas, cada tanto cambiábamos los ítems de lugar o los ordenábamos mejor.
Un vestido mío de Zara lo vendía a £5, un vestido de fiesta muy lindo, bien hecho y de Coast lo vendía a £15 y el ítem más caro era un tapado grueso, fabuloso y precioso de Tommy Hilfiger de Flor, a £20. 
 
El famoso tapado. Terciopelo. Divino.
A las 11 abrió el mercado para el público en un hermoso día domingo de sol. 
Comenzó a entrar gente y el flujo era tranquilo, honestamente no me detenía  a ver cuánta gente entraba aunque estábamos casi pegadas a la entrada, lo cual estaba bueno. Creo. 
Al lado nuestro había un chico sentado que vendía remeras, tarjetas, tazas e imanes con imágenes de sus ilustraciones. Era un boom! La gente que pasaba enloquecía con sus dibujos y colores, le hacían preguntas, vendía y vendía…
Nosotras nos mirábamos un poco las caras pero no estábamos aburridas, la verdad es que era muy entretenido ver a la gente que visitaba el lugar y observaba, tocaba, elegía, preguntaba…
Cómo se veía un sector del mercado desde nuestro lugar.
Se acercó una chica y comenzó a mirar pantalones. Vio tres míos que eran pinzados (que casi ni los usé porque a mí me hacen más ancha) y preguntó si se los podía probar. Atrás del mercado había un probador grande y le dijimos que sí. Se me había escapado de ponerle a uno £2 en vez de £3 y le dije que si compraba los dos de £3 juntos, se los dejaba a £5.
Volvió y decidió llevarse el que estaba a £2 y el otro a £3 y se fue muy contenta.
A partir de ahí, tanto Florcis o yo vendíamos algún que otro ítem.
A lo largo de la jornada, notamos:
– Los hombres que venían acompañando a su mujer sólo se detenían a ver los libros.
– Una de un stall cerca nuestro vendía antigüedades varias, vestidos grandototes y colorinches y por suerte, tenía un espejo… porque nosotras no! Y la gente que nos compraba algo se lo probaba por encima mirándose en ese espejo… Al rato notamos que la chica le colgó un vestido arriba entonces si algunos de sus clientes se quería probar algo, ella sacaba el vestido y los dejaba mirarse.
El vestido azul tapando es espejo. Pillina…
– Una mujer me preguntó si de verdad ese solero que yo vendía estaba a £2. Le dije que sí. Me lo preguntó tres veces! Las tres veces le contesté que sí y me decía “Pero es demasiado barato, demasiado…” Decidió llevárselo y me dió £2.50. Le avisé que me estaba dando de más y me dijo “Ay, por favor, quedátelo, quedatelo!”
– Un hombre pasó como tres veces y miraba y estudiaba un bolso rojo con la imagen de Marilyn Monroe semi rígido que vendía Flor. Flor le comentó a él y a su amigo que ella lo había comprado en Hollywood. Lo miraban, lo miraban… Lo dejaron y se fueron. Al minuto volvieron a entrar y le dijeron a Flor “Lo compramos!” y se lo llevaron contentos!
– Una mujer se acercó con su hijita de unos 4 años y mientras ella estaba con la boca abiertísima y a los “Oh, nooooo…. Oh, nooooo” de la sorpresa que le causaba ver cinturones a 50p (no nos creía!!!) la nenita se probaba pulseritas y miraba a su mamá. Su mamá terminó comprando un cinturón de leopardo que pertenecía a Flor y una chalina de gasa a £1. Y se fue! Y la nenita dejó las pulseras y la siguió. Con Flor no podíamos creer que no se diera cuenta de las ganas que tenía la nena de comprarse unas pulseras y sólo pensó en las ofertas que había comprado ella!
– Una chica española enloqueció con las remeras de Flor, se ve que tenían el mismo gusto y se compró 3!
– Mucha gente nos venía a preguntar cómo nos estaba yendo, si vendíamos y luego vimos que eran personas que tenían su stall ahí. Había muchos que eran artesanos y vendían sus productos pero eran muy pero muy elevados de precio para un mercado de pulgas. Nos contaban algunos que no vendían nada.
Flor me contaba que en mayo fue diferente: muchísima más gente pero porque era invierno y la chica que organizó todo contó que este mercado se volvió a hacer porque los mismos que expusieron antes le pidieron organizar otro por lo bien que les había ido en ese momento.
No pudimos vender todo y hablando con el chico de al lado, Ollie, el ilustrador, él tampoco vendió como en mayo pero que cubrió los gastos.
Nosotras? También! Por suerte pudimos sacarnos de encima algo pero no todo, lamentablemente. Y pusimos esos precios de risa justamente porque nos queríamos volver con las manos vacías!
Pero Flor y yo somos petite, nuestra ropa no es un tamaño para altas o grandotas y no teníamos estampados estridentes y nuestra ropa sí, era de colores, pero de un color solo. La gente que generalmente visita mercados de pulgas para comprar ropa busca cosas originales y vintage y se visten de manera un tanto excéntrica. Nosotras somos unas quilmeñas clásicas!
Lo que sí puedo decir es que las 6 horas en que estuvimos ahí la pasamos muy bien con Flor, no teníamos mucha hambre (comimos una manzana y un muffin) y tomamos agua y charlamos y lo increíble, no nos aburrimos! Charlamos, nos reímos, la pasamos bárbaro!
Cómo vamos?
En total, yo vendí 10 ítems, Flor 12 ítems y yo recaudé £19.50 y Flor, £18, así que arañando cubrimos los £17.50 que cada una puso para el alquiler de stall y mesa. 
(No contemos el perchero: esperamos amortizarlo en algún otro pulgas que se organice por ahí y nos decidamos a ir!)
  

Candid Arts es la galería de arte donde se organizó el mercado.
Misión cumplida, Flor!

Quieres Ser Diana Prince?

Wonder Woman, Wonder Woman.
All the world’s waiting for you,
and the power you possess.
(Wonder Woman Theme Song)
Qué nena que creció en los ’70 no quería ser ELLA?
Si mal no recuerdo, la primera vez que vi un capítulo de La Mujer Maravilla (Wonder Woman) fue en 1978 y me hice re fanática!

Me acuerdo que los primeros capítulos los dieron a la noche y como había visto la publicidad de que iba a empezar, le rogué a mis papás que me la dejaran ver pero no hubo caso, era un día de semana y en casa se iba a dormir a las 21hs, inflexiblemente.

Pero por suerte al poco tiempo la empezaron a pasar a la tarde, tal vez a las 6pm después de La Familia Ingalls (Little House On The Prairie) y sí, me hice súper fan!
Obviamente que la parte que más me gustaba era cuando se transformaba y en los primeros capítulos ella se iba transformando en cámara lenta. Después, en otros, se veía un relámpago. De todas formas, cuando jugábamos las nenas, una siempre era La Mujer Maravilla y otra era la hermana menor y otra capaz la madre y otra andá a saber quién pero en algún momento del juego una u otra o todas a la vez, girábamos en nuestro lugar con los brazos extendidos.
Yo era un poco tímida en esa época (tal vez no se notaba porque era muy contestadora) y durante el recreo en la escuela no jugaba a ser La Mujer Maravilla por miedo a que me cargaran y miraba a algunas chicas que andaban girando por ahí y me acuerdo cómo cuando paraban de girar se tocaban la frente como hacía Lynda Carter (la actriz que la interpretaba) porque de esa forma ella se aseguraba de que tenía la vincha puesta!
Yo soñaba tener la misma ropa y no recuerdo que se vendiera el disfraz y si se vendía, obviamente no me lo hubieran podido comprar y cómo habré rogado o pedido o qué, que mi mamá, para que jugara, me hizo unos brazaletes con unos puños de una camisa (de una camisa a cuadros! Pero se ve que era el único retazo de tela que encontró) y con otro pedacito me hizo una vincha. Y a cada objeto le pegó una estrellita dorada hecha, no me acuerdo bien, si de papel glacé brillante o del papel dorado que cubría los cigarrillos que en esa época fumaba mi papá!
Éramos tan pobres! Pero yo salía a la calle feliz con mi disfraz a jugar a la vereda y me duró poco, obvio, era algo muy frágil pero sirvió para sentirme una verdadera Mujer Maravilla!
Vos también jugabas a ser La Mujer Maravilla? No te hacías un rodete para que cuando giraras, se te desatara el pelo?
 
Escuchá la canción otra vez a ver qué recuerdos te trae! 
Ah y por qué este post hoy? Porque hoy Lynda Carter cumple 62 años!

Y sigue siendo una hermosa mujer!

It’s A Boy!

Es un varón! Nena o varón, qué importa pero cuántos de nosotros estábamos SEGUROS de que iba a ser una nena!!! 
Nació en el día más caluroso del año hasta ahora y acá estoy, con los pies hinchados y doloridos de haber caminado tanto de aquí para allá pero contenta de haber podido experimentar un poquito de historia, ese placer que te da saber que estabas AHÍ. 
Bueno, qué se yo, a mí me gustó y quise aprovechar estar paseando para hacerme una escapada.
Les cuento?
Hoy tuve el cumpleaños de un amigo y fuimos a almorzar a un pub y como le preparé una torta de cumpleaños, decidimos luego ir con su tía a la casa de ella y cantarle ahí el Happy Birthday mientras tomábamos té y comíamos la torta.
Cuando se hicieron las 6pm, pusimos la BBC Radio para escuchar las noticias y escuchamos que todavía Kate no había tenido su bebé y la radio ponía las grabaciones de las noticias de cuando nació Charles y cuando nació William. Estuvo muy interesante porque contaban también las noticias más importantes de ese día.
Ya hora de volver a casa y mi amigo también se tenía que ir y se me ocurrió por qué no darme una vuelta por Paddington para acercarme al hospital y pispear algo.
Le pedí a mi amigo si me podía acercar a la estación de subte más próxima, me bajé y me tomé el tren y el subte y salí de la estación.
Obviamente, miré el mapa local, miré el mapa de la zona en Google Maps y vos te creés que yo me podía ubicar? Obvio que no. 
Maldiciéndome a mí misma por mi incapacidad total de leer mapas, comencé a andar y me crucé con dos policías y les pregunté para qué lado estaba el Lindo Wing del hospital, me dijeron para dónde ir y que enseguida me daría cuenta por los papparazzi.
Sin embargo, lo primero que vi fueron la CANTIDAD de motos de los papparazzi, claro.
Me iba acercando y veía los cables de las cámaras.
Seguí caminando y ahí nomás empecé a ver la gente.
Los periodistas.
De muchos lados del mundo. La de azul era española.
La gente fanática.
Este señor no sé las veces que apareció en la tele en la semana!
Hace rato que está acampando, acá.
Esta señora estaba segura de que era una nena!
La calle no se había cortado y había la cantidad correcta de policías y muy corteses controlaban todo aunque no tenían que hacer mucho: la gente estaba tranquila, había mucha gente sacando fotos y paseando y mirando pero nadie gritaba.
Algunos policías.
El frente. Lindo Wing.
El tráfico no se cortó.
Estuve entonces viendo esto y aquello y vi la hora y eran las 8.25pm. Decidí volver a casa porque con el olfato periodístico que me caracteriza pensé:
“No creo que haya nacido todavía porque si no, lo hubiesen anunciado enseguida y no creo que hayan especulado con dar la buena nueva para las noticias de las 8.30. No, no, no. Mejor me voy.”
Comencé mi vuelta y se hicieron las 8.30 cuando estaba por entrar a la estación y veo tres periodistas corriendo como locos en dirección al hospital. Lo llamé a Ale y le pedí que pusiera la BBC y, sí, amigos, ahí estaba la noticia de que había nacido un bebé varón a las 4.24pm.
Ah, no! Volví al lugar y se podía escuchar a la gente contenta, celebrando, los periodistas filmando, estuvo buenísimo!
Me quedé unos 5 minutos más y sí, ya con la primicia del nacimiento cortesía de mi marido, me volví a casa y acá me tenés, contándote y mostrándote qué lindo terminó el día de hoy!
La llegada de un bebé es siempre una buena noticia, sea un bebé futuro monarca o el bebé de tu vecina o mejor amiga o tu hermana, no es verdad?
Tal vez para el resto del mundo esta sea una noticia que tenga que ver con lo celebrity  y la fama y no sea muy importante pero para un país monárquico y parlamentario, es la confirmación de su identidad y tradición como pueblo y como tal, son conceptos dignos de ser respetados, como respetamos nuestra propia identidad y tradición como pueblo y como nos gusta que sean respetados.
 
Aquí una filmación del festejo de este grupito.

Paseando Por Covent Garden

 Siempre hay gente!

De vez en cuando me gusta pasear por Londres como si fuese turista y lo disfruto mucho. Covent Garden es una zona donde vuelvo y vuelvo todo el tiempo, es muy colorida y tiene mucha vida. Claro que si te pone nervioso la aglomeración de gente, no es el lugar para que vayas un fin de semana!
Durante la semana es más tranquilo y podés pasear y aprovechar los menúes de los muchos restaurantes que hay. Uno muy bueno y conveniente es el que describí acá, la Brasserie Blanc.
Pero si te conformás con un sandwich y un jugo o ya comiste o te dan ganas de picar algo, los fines de semana la plaza se llena de puestos de comida.

Y hasta podés darte un gusto patrio!

Covent Garden es un mercado donde originalmente se vendían frutas y verduras y la plaza, el mercado y la iglesia de St Paul’s (no confundir con la catedral de St Paul’s) fueron diseñados como tal allá por el año 1552. Al principio, y gracias a los hermosos edificios de alrededor, la zona era para la clase afluente. 

 St Paul’s Church.

En los años ’80 el mercado fue trasladado y el edificio central fue convertido en shopping centre.

Hoy en día lo podés pasear y disfrutar de la arquitectura.

Por adentro.


Por afuera.

Hay muchos carritos donde se vende de todo. 
Los precios no me parecen de lo más convenientes pero hay cosas muy originales.

Pero también podés encontrar desde un local de Burberry, Chanel o hasta un Apple Store!

Hay otro mercado llamado Jubilee Market.

Y al lado está el muy interesante Museo del Transporte.

Algo típico de Covent Garden son los muchos artistas callejeros que hay.

Todos muy entretenidos, originales y divertidos.
También te recomiendo que camines un poquito más allá del mercado porque podés encontrarte con muchas sorpresas agradables. Por ejemplo:

Alejándote por James Street, verás en una esquina este hermoso pub.

 
Y si mirás en dirección contraria verás este puente.
Se llama The Bridge of Aspiration y conecta la Royal Ballet School (del que alguna vez formó parte Iñaki Urlezaga) con el famosísimo Royal Opera House.
 
Esta es la Royal Ballet School.
 
Y ahí a la vuelta está la Royal Opera House.
Enfrente, cruzando la calle, podrás encontrar esta delicada estatua llamada Young Dancer.
Si seguís caminando por esa calle, encontrarás oportunidades para sacar fotos que parecerán postales.
 Como esta. El farol es a gas, uno de los que aún quedan en Londres.
O esta.
Es tan linda esta zona que hasta yo saco buenas fotos! 
Si seguís caminando por James Street y cruzás Long Acre, te encontrás con la calle llamada Neal’s Street y ahí escondidita está Neal’s Yard.
 Con negocios muy coloridos!
 
Para sacar más fotos y fotos!
Y qué mejor terminar por Seven Dials que está ahí nomás?
La pasé bien mientras dí vueltas por esta zona hermosa pero está haciendo tanto calor en Londres que terminé resfriada, como engripada… y sólo había estado paseando bajo el sol!
Espero que les haya gustado el paseo, por lo menos no estarán moqueando como yo!!
Les dejo aquí un bonito mapa de Covent Garden para que vayan fijándose dónde está todo y puedan usarlo cuando vengan a Londres a visitarme!

Dos Playas De Inglaterra

Vamos a la playa!

Está haciendo mucho calor muy seguido en Londres y lo estoy sufriendo: si salgo y estoy bajo el sol un par de horas, enseguida empiezo a estornudar y a moquear como si estuviera con gripe. Horrible.
Y este sábado sabíamos que estaba pronosticado 30°C así que Ale quiso ir a la playa, no porque seamos fanáticos del mar y del sol sino porque vio que era una oportunidad de probar el high speed train, el tren de alta velocidad, que va a unos 220km/h.
Fuimos hasta la estación Stratford International, que se inauguró para los JJOO y llegamos 50” más tarde y vimos cómo el tren, puntual, se iba. Por suerte a la media hora venía otro y lo tomamos.
Llegamos a Ramsgate, una ciudad balnearia que queda al este de Londres, sobre la costa y a una hora y algo en el tren veloz.
Caminamos desde la estación hasta la costa.

Vimos unos cuantos botes.

El museo marítimo.

Vimos que había lindos rincones.

Y sobre esta callecita donde no había tráfico, almorzamos.
Miramos los menúes de todos los negocios que eran muy chiquitos y ninguno ofrecía papas fritas, algo que me llamó la atención porque teníamos ganas de comer fish and chips.
Nos decidimos por un pequeño restaurant que ofrecía sandwiches y ensaladas y tampoco ofrecían papas fritas y nos dimos cuenta que en realidad era una casa normal que en la terraza pusieron mesas, sillas, una cocina al aire libre y ahí preparaban todo.
Después de almorzar, quisimos caminar a lo largo de la costa siguiendo un mapa que pedimos en el Tourist Information Centre.

Empezamos por la playa de arena finita y dorada.

La temperatura era de alrededor de 20°C y me parece que el agua era bastante fría porque no había muchos en el mar. 

Se veía muchas algas.

A lo largo de la caminata notamos algunas casas lindas.

Muy lindas vistas con los acantilados blancos.

El camino se podía hacer casi pegados al mar o subiendo unas escaleras, llegabas a unas veredas que estaban bien arriba. Esto es porque la marea sube muy rápidamente y tapa algunas playas.

Una de las tantas escaleras.

La vista desde arriba.

Vimos mucho verde y las casas ya empezaban a ver más bonitas.

Empezamos a ver la playa y a las típicas casitas.

Esas “casitas” son en realidad como galpones que la gente alquila o compra y suelen ser bastante caras! Ahí dejan sus cosas para la playa, se cambian y algunos también tienen una pequeña cocina.

Y así llegamos a Broadstairs.

Hermoso parque y hermosas las casas!

 La playa! Parece la Bristol!!
Me encantó ver tanto colorido! Nosotros ya habíamos hecho la digestión del almuerzo y Ale sabía de una famosa heladería llamada Morellis.
Habíamos caminado como cuatro horas, nos merecíamos un descanso, un helado…

Bueno, en el caso de la gorda, un éclair y un cappuccino…

Luego caminamos y vimos que había muchos lugares para visitar y este lugar tiene mucho que ver con mi escritor favorito, Charles Dickens!

Este es el Dickens’ House Museum.

Allí se muestran objetos del escritor y donde hay información de cuando él visitaba Broadstairs entre 1837 y 1859. Pero estaba cerrado cuando llegamos.

Y en la cuadra siguiente, encontramos esto:

Este es un pub y hotel.

Este es Dickens’ Cottage.

Y ahí nomás hay un restaurant llamado The Old Curiosity Shop. (El original está en Londres!)

Esta es Bleak House. Aquí escribió David Copperfield. Hoy es un  pub, restaurant y hotel.

El sol no tenía ganas de esconderse y la gente no tenía ganas de volver y esperaban el atardecer con una cerveza…

Ale con un calamari and chips!

Y decidimos pegar la vuelta. Ya se estaba poniendo fresco.

Ahí viene el tren!

Les gustó el paseo? A nosotros nos encantó!

Los Achaques

Hoy fui a IKEA (IKEA, te amo!) y en su famosa bolsa azul me traje unas cosas que pude levantar y acarrear con dignidad; no quise tentarme con la sección cocina y fue una gran tortura pasar de largo rapidito para no comprar nada de ahí. 
Simplemente fui a buscar algunas cosas que me ayuden a mantener un poco ordenada la casa y mi límite auto-impuesto fue comprar hasta llenar la bolsa y/ o poder levantarla.
Pues eso hice y a pesar de que la bolsa estaba un poco pesada, pude levantarla y por suerte el viaje es fácil de hacer.
Llegué a casa, entré al ascensor, apoyé la bolsa en el piso y antes de salir, me agacho y levanto la bolsa… 
No tuve un tirón en la cintura pero sí me dí cuenta de que había hecho algo mal:  no me agaché doblando las rodillas como dicen que hay que hacer para evitar, justamente, el dolor de cintura. Y, ya te digo, no sentí ningún crac pero sí, no sé… algo…
Entonces ahora estoy sentada, rodeada de almohadones y rezando que mañana no me agarre el temido dolor.
Y me puse a pensar en la frase “los años no vienen solos” y es cierto! Comencé a pensar en esos achaques que tengo, que antes, cuando era joven, esbelta y lozana ni sabía que existían y me dí cuenta de que:
– No uso zapatos con taco para salir a, ponele, comprarme ropa o encontrarme para tomar algo. No puedo porque termino con los talones y plantas de los pies destruidos y cuando te duelen los pies, se te nota en la cara! Cuando compro zapatos compro con taco bajo y con plataforma o con taco chino pero tampoco chatitas porque también me hacen doler las plantas de los pies! 
– He descubierto que se me hinchan las piernas durante los vuelos de avión si no uso esas medias especiales. Odio que me pase.
– Me duele la espalda con facilidad y si duermo en una mala posición, al otro día me duele todo el cuerpo cuando antes, me dolía un dedo y se me pasaba enseguida!
– Últimamente evito comprar carteras divinas y grandotas porque sé que si las compro grandes, las lleno de porquerías y a la vuelta de donde venga, los hombros  (y la espalda, obvio) me duelen horrores.
– Llega un momento en alguna fiesta o evento en que si pasan más de dos horas en que tengo que seguir parada, hablando, tomando y riéndome a la fuerza, prefiero irme porque sé que al otro día me va a doler todo, hasta la cara.
De todas formas, debo agradecer que me queje de estos achaques y no tenga que estar quejándome de un problema de salud, claro. 
Yo tengo estos achaques. Y usted?

4 Hombres Que No Se Banca Nadie Y Yo Sí

Hay personajes que a la mayoría le cae mal o pésimo y a mí a veces también pero en el fondo no me caen tan mal y hasta a veces no digo que me causen ternura, pero sí es como que les veo un costadito agradable. 
Como cuando escribí sobre los 4 hombres que no me banco, no incluyo los políticos, obvio.
No me lo vas a creer pero…

 Ay no séééé… Pero no me cae tan mal! O sea, no aguanto cómo habla, cómo se pelea, las estupideces que dice, las ínfulas que tiene y encima creerse que lo que hace es arte. En el fondo lo veo como un chico inocente que tiene que comprar y pagar por todo: para tener un programa, para tener amigos, para tener hijos, para verse lindo (?) en el espejo, para que lo aplaudan… Un pobre niño rico con tristeza, como se decía en los ’90.

Todavía le doy changüí a Rial porque todavía tengo los mejores recuerdos de cuando empezó Intrusos y era genial, graciosísimo y súper sarcástico, no le perdonaba la vida a nadie y hay que reconocerle que a partir de él, los programas de chimentos no se tomaron en serio a la farándula local nunca más!. En esa época no tenía el ego de ahora y el programa era más un programa de humor con información del espectáculo. Hay días que todavía se le escapa ese Rial del comienzo y me hace reír mucho!

La brutez con patas y una boca grande! Qué insoportable que es y por lo menos en la tele, es un calentón con poca paciencia y enfrentado es capaz de gritar las estupideces más increíbles. Rescato de su portfolio verbal: “Muera Ítler” (sí, lo pronuncia así) y “Mickey Mousse”.  Me hizo reír en varias oportunidades así que no me puede caer mal pero reconozco que cuando sale en la tele, cambio o apago porque es infumable!

Mirá, qué no se puede decir de Tinelli? No sé cómo es como persona y lo juzgo por lo que veo en la tele. Tiene ese magnetismo de que no te lo aguantás pero si lo enganchás en la tele, te quedás mirándolo y hasta te puede hacer reír a través de lo que se le ocurra a él o a los actores que contrata. Muchos, muchos lo odian pero él ha cambiado la forma de hacer tele (para peor según se puede comprobar) y no sé por qué, no me termina de caer mal.
Coincidís conmigo o hay algún otro hombre (no político) que  a muchos les cae mal y a vos no tanto?

Hamleys Of London

Sobre Regent Street.

Hace unos días me dí el gusto de pasear bien por Hamleys y sacar muchas fotos. Es que había ido antes un par de veces, hace muchos años, y salí espantada de la cantidad de niños que había (y eso que me caen bien los niños!). Sin darme cuenta, tal vez fui en época de vacaciones (cuando suele haber cola para entrar) o un fin de semana.
Para disfrutar de Hamleys siendo adulto pero sintiéndote un niño tenés que ir como una hora o media hora antes de que cierre, así disfrutás de todo y está casi vacío.
Hamleys es LA juguetería y por supuesto me gusta más que la F. A. O. Schwarz de NYC, bueh, son gustos.
Hamleys abrió por primera vez en 1760 en Holborn y en Regent Street abrió en 1881 y aquí siempre se hacen los lanzamientos de nuevos juguetes. Por ejemplo, cuando fue el estreno de Harry Potter, en la puerta había chicos parecidos y disfrazados a los personajes principales. En época de vacaciones y de importantes estrenos y lanzamientos, siempre hay alguien en la puerta!
Es gigante, una planta baja, 5 pisos y un subsuelo y te muestro algunas de las fotos que saqué, no podía parar de maravillarme con la variedad de juguetes, incluso hay una sección de juguetes para adultos.
(Al subsuelo ni me asomé porque sólo hay jueguitos de video o computadora o lo que sea!)
La entrada está buenísima!

Simula ser un colectivo.

Los costados, llenos de peluches!

Y en esta planta baja tenés:

Peluches varios y suavecitos.

 
Estos otros peluches horribles!

Hay una sección especial de Paddington Bear.

Y unos bellos souvenirs!

 Hay muchísimos títeres, me encantaron! Y me encontré a la mismísima Dora La Exploradora!

En el primer piso:

Juegos para niñitos de hasta dos años.

Libros.

En el segundo piso está la sección para nenas.

Hello Kitty, casas de muñecas y vestidos y disfraces de Disney.

Horror! “La Pequeña Cocinerita” sólo tiene esta pobre esquina! Y en oferta! Ah, nooooo!

 En el tercer piso está el piso que más me gusta.

El de pintar, dibujar, crear…

En todos los pisos hay chicos demostrando productos.

 Acá hay uno demostrando cómo pintar con muchos colores a la vez. Qué lindo! Y qué caro!

También hay juguetes clásicos, de mesa y de ciencias.

Esto es un rompecabezas tridimensional.

 También está la sección donde te podés hacer tu propio oso.

 
Te lo diseñás acá.

Le elegís la ropa, si querés que sea oso u osa.

En el cuarto piso está la sección de soldaditos, superhéroes y esas cosas y, sobre todo, la que tiene juguetes de películas para adultos.

Lord of the Rings, Harry Potter y todo eso. Copadas las varitas! Son todas distintas!!

Este action man está hecho de mini action men!

En el quinto piso está LEGO y muchas esculturas gigantes!

 Este es Iron Man!

 Genial!

Very British.

Toda esta cabina está hecha con LEGO, incluso el teléfono que está adentro!

La reina, el perro y la bandera de fondo, todo en LEGO a tamaño real!

El resto de la familia, les enfatizo, A TAMAÑO REAL!

También están los dulces!

Qué paseíto! Quedé cansada de sólo pasearlo todo, no me quiero imaginar cómo quedan los padres después de pasear con sus niños! 
Les gustó? Qué se comprarían para ustedes?

LinkedIn: De Acá No Salís

Yo sé inglés, soy profesora nacional, vivo en Londres pero no puedo evitar pronunciar LinkedIn como linquedín. Y lo odio, lo odio, lo odio.
Lo odio porque no lo entiendo, porque lleva tiempo, porque me molesta y porque no quiero poner datos (aunque sean laborales) on line!!!
Hace mil años me abrí un perfil no sé para qué ni por qué ni por quién. Estoy segura que alguien me lo sugirió porque a mí jamás se me hubiese ocurrido hacerlo.
En ese momento subí un par de datos y pensé que todo estaba privado. Y después me olvidé. AÑOS que me olvidé que tenía perfil en LinkedIn.
Lo que me molestaba mucho era que me siguieran llegando mails de gente que hacía algo u otra gente que puso una foto nueva o este otro que terminó un curso o dejó de trabajar no sé dónde y a mí qué me interesa!
Sin embargo, hace unos meses, empecé a ver que mucha gente que conozco lo está usando más, que es muy popular y entonces decidí borrar el que tenía antes y subir uno nuevo, desde cero a ver qué onda.
Qué onda? No sé cómo el perfil nuevo tenía como contactos los anteriores y decidí cambiar los settings, no sé qué habré hecho pero todos esos contactos estaban ahí y había una opción de NO MANDAR mails a ninguno de ellos acerca de mi actividad, así sea que puse información nueva, subí otra foto, etc.
Seguí cambiando esto y aquello hasta que me aburrí, me fui a otra página y ya.
A los pocos minutos me empezaron a llegar mails de esos contactos como dándome la bienvenida o mandándome mensajes o haciéndome “endorsements” o contentos de que estaba en esta red y yo no entendía nada!!!
Al otro día coincidió que fui a un evento y muchas personas que me cruzaba me decían “Me llegó tu invitación de LinkedIn” “Pero yo no mandé nada!” me disculpaba yo. 
Te juro, volví a entrar y quise cambiar los settings otra vez y es todo tan engorroso y lo encuentro tan inútil, que dejé todo como estaba, no sea cosa que si tocaba algo OTRA VEZ  se volvían a mandar mails sin mi control.
Cada tanto me llega un endorsement (gracias!) pero yo… no sé, los dejo (aunque una vez borré uno pensando que no sé, qué se yo –  a pesar de que sé lo que significa endorsement!!!)
A veces entro cuando me llega un mail de alguien que firma con su perfil de ahí y entro y lo cierro enseguida, me parece un espanto poner tu carrera e historia profesional tan al aire! 
Y te lo dice alguien que tiene un blog con nombre y apellido y se lo pasa contando cosas de su vida!
Lo que sucede es que está todo muy a la vista, no sé, no me causa gracia, no sé cómo explicarlo, me incomoda mostrar esos datos, increíble pero cierto.
De todas formas, sé que si supiera usarlo bien, por ahí me relajaría más. Por lo pronto ni tengo ganas de aprenderlo porque me parece estar perdiendo el tiempo. Lo raro es que mi perfil ha sido visto por personas que no conozco y quisiera decirles “no se guíen por eso, puse poquito para probar!” pero creo que cuando me ponga a buscar trabajo en serio, es muy posible que antes pierda mucho tiempo con el linquedín.
Porque para mí es perder el tiempo.
No sé vos. Qué tal lo llevás?

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: