6 Días En Tenerife

Calor y sol en Tenerife!

Oh, sí, anduvimos por Tenerife y por momentos creí volver a la Prehistoria cuando cada vez que me picaba leer o escribir algo en o para, internet, me acordaba de que no la había donde nos alojábamos.
Cómo se puede vivir así?!?!
Sí, se puede, che. Sobre todo si uno va en plan de descanso.
Pasamos 6 días de sol glorioso y cielo celeste, calor intenso y soportable si tenés agua a mano, claro. El trekking que teníamos pensado lo dejamos para otra vuelta, si volvemos y para empezarlo a las 6 de la mañana!
Porque, saben? Tenerife amanece nublado todas las mañanas hasta las 9.45am como bien nos predijeron, cuando el cielo se abre y el sol comienza a trabajar con todo!
Llegamos el viernes a alrededor de las 5pm y nos alojamos en un resort de casitas blancas, alquiladas o habitadas en un 99% por británicos (el 1% restante éramos Ale y yo!)  así que si hablábamos o nos hablaban en español o inglés nos daba lo mismo, aunque los empleados se sorprendían cuando hablábamos en español! No están acostumbrados!
La casa y algunas de las habitaciones.
La piscina.
El resto del primer día y parte de la mañana del segundo, me sentí como me siento cada vez que experimento el calor de golpe: medio mareada, con ganas de dormir, con ganas de hacer nada. Para el sábado a la mañana se me había pasado así que me dediqué a disfrutarlo: fuimos a un spa gigante donde primero nos hicimos masajes. 
Yo pedí el deep tissue, o sea, el que te dan con tutti y así lo sufrí! En un momento, me apretaron tanto las piernas que me parecía que me iban a sacar las várices que no tengo por la garganta! Qué dolor! Pero me la aguanté bien y es al día de hoy, o sea, una semana después, que todavía no me duele nada y los nudos que tenía en la espalda, desaparecieron!
Después disfrutamos de la cantidad de chorros que había en la pileta, también en el sauna, en el jacuzzi, en una pileta pequeña donde había agua con alta concentración salina así que por primera vez en mi vida pude hacer la plancha!
Lo bueno es que esta clase de spa en España en general (ya lo habíamos experimentado en Valencia) salen muy baratos! Podés hacer un circuito de spa durante todo el día por €11.
El domingo nos tuvimos que bancar una tediosa y casi criminal charla de ¡6 HORAS! porque nos querían vender un tiempo compartido y nos invitaron a desayunar con una agente divina, la verdad que muy simpática la británica pero nos llevaba a ver las diferentes categorías de alojamiento, muebles, etc., pero su supervisor se ponía un poco pesado yendo y viniendo.

Cuando le hicimos a ella alguna pregunta en particular, decidió llamarlo a él y por cada pregunta que le hacía yo, el tipo me cortaba en seco diciendo: “No, eso no va a pasar.” “No, en esta empresa no es así.” y cuando quería decirle que queríamos tomarnos un tiempo para pensarlo nos contestaba “No hay nada qué pensar. Esto es lo mejor, etc.”

Nos quiso desafiar con un “Bueno, entonces qué piensan hacer?”

Y el que se cansó esta vez fue Ale que muy tajante le dijo: “Yo lo que quiero hacer es irme porque hace 6 horas que estamos acá”. Yo no sabía para dónde mirar, se hizo un silencio espeso que sólo se cortó cuando este hombre le extendió la mano a Ale con una risa forzada, me dio la mano a mí y dijo “Goodbye”. Y se fue.

De allí nos fuimos a buscar a mis primos Sergio y Florencia que venían a unirse a nosotros para pasar unos días también, mis primos, dos personas que en otra vida seguro fueron lagartos por lo mucho que disfrutan de tomar sol!

Aquí están ellos recién llegados con Ale pero yo todavía no estaba convencida de meterme a la pileta.

Interneteando en el único lugar donde había internet, en la zona de la pileta.

A la noche salimos a cenar y decidimos ir a un pueblo cercano, Los Abrigos (al que yo me refería como “Los Sweaters”) y vimos que estaban festejando la verbena de San Juan.

 La gente estaba en la playa, cocinando, haciendo fogatas…

Nosotros cenamos en un restaurante italiano porque era el único que nos gustó junto al mar.

Obviamente que comí mi plato preferido cada vez que voy a España o Italia!

Calamar a la plancha.

Los cuatro primos! Salud!

Al día siguiente, Florcita y Ser decidieron quedarse disfrutando de la pileta y nosotros salimos a explorar otro pueblo llamado Granadilla de Abona.

El calor del casi mediodía estaba con todo pero igual quisimos pasear un poco y / o hacer algo de trekking.

Por suerte encontramos una oficina de turismo donde nos dieron unos cuantos mapas de la zona y una guía para pasear el casco histórico.

Y empezamos.

Plaza González Mena, donde empezó la caminata.

Tomamos la calle Arquitecto Marrero.

Vista del convento franciscano desde la calle.

En el número 12 de esta calle nació José Marrero Regalado, arquitecto que desarrolló la mayor parte de su obra en Santa Cruz, Las Palmas y Península.

El museo de la Historia de Granadilla.

La casa del arquitecto.

Luego encontramos el Secadero de Tobaco, donde se secaban las hojas de tabaco para luego exportarlas.

Construido en el siglo XIX.

Me encantaron los colores de esta escuela y su nombre también!!

Nos pareció muy bonita la Iglesia San Antonio de Padua, que se terminó de construir en 1731.

 
La torre se agregó en el siglo XIX.

Enfrente está el hotel Senderos de Abona, muy bonito. Antiguamente fue la oficina de correos.

Pasamos por la Plaza de San Pedro.

Sentimos un rico aroma y vimos enfrente una fábrica donde se encuentra el único molino local en actividad. Allí se hacen gofio de todo tipo de cereales.

Estaba cerrado. Era la hora de la siesta!
 Luego hicimos un mini trekking por un sendero árido.

 
Hasta llegar a una fuente antigua con agua potable.

Y decidimos volver porque teníamos mucho calor, podríamos haber seguido hasta un molino pero preferimos no caminar por tanta piedra ya que yo estaba en ojotas.

(Es que… me olvidé TODO el calzado en casa…)

Lo que nos maravilló fueron los colores de las casas y las casas mismas, antiguas, lindas, bajas…

Había otras más viejitas.

Y pasamos por el Antiguo Ayuntamiento. Hermoso edificio!

Al día siguiente visitamos otro pueblo que nos recomendaron, Los Cristianos.

Qué cambio! 

Primero decidimos ver las playas y no nos parecieron gran cosa.

Muy rocosas y la verdad no invitaban a sentarse.

Bueno, algunos pueden pensar distinto...

Entonces después de caminar y caminar sin ver un lugar lindo donde sentarnos para disfrutar del mar, decidimos pasear un poco por el centro.

Qué contraste con Granadilla! Aquí los edificios eran modernos, llenos de británicos, rusos y alemanes.

No olvide comprar las porquerías que come en su país.

 Pero no pude creer lo que ví! Un mini-Las Vegas!

No me pude resistir a no sacarle fotos al Hotel Cleopatra!

Enfrente un paseo de compras con muchas marcas premium.

En la otra cuadra este otro hotel espectacular.

 
Al partir vimos un edificio pintado por Manrique.

Volvimos para disfrutar mejor de la pileta del resort y descansar.

Y en nuestro último día, fuimos a El Médano.

Meh.

Ale y yo, los que no toleramos el sol, decidimos alquilarnos una sombrilla y dos reposeras y los chicos tomaron sol sobre la arena negra que no daba un buen aspecto realmente y encima el mar estaba lleno de algas.

De todas formas, nos divertimos mirando a muchos niñitos que andaba corriendo y jugando por ahí y cómo se les escapaban a los padres!

Nos gustó mucho Tenerife, mayormente saber que es un lugar donde el sol está garantizado todo el año. Sólo llueve dos veces al año, una vez en octubre y otra en febrero y después el clima es seco, cálido, soleado. A cuatro horas de distancia de Londres, es fácil entender por qué es un sitio muy popular para los británicos.

Nosotros no somos británicos pero nos encantó igual!

Y pensamos volver!