Zapatillas Comestibles

Ricas y crocantes.

OK, yo las llamaba “zapatillas”. Sinceramente, no me acuerdo cómo las llamaban en las panaderías, si usaban este nombre o yo se los cambié.
Acá se las puede llamar thin crackers y son tan ricas!
Se me antojó hacerlas a la tarde y las terminé justo cuando Ale llegó de trabajar, así que improvisé una picada y esa fue la cena.
Lo que tienen de lindo estas zapatillas es que uno puede elegir el sabor: con o sin aceite de oliva y arriba agregarles las hierbas, sales y semillas que uno quiera! Lo que noté es que no salen taaantas! Depende del tamaño que quieras darle, claro.
Y estas están hechas a medida y según el gusto de cada uno, como las buenas zapatillas!

Ingredientes

250g harina
1 cucharadita de polvo de hornear
1/2 taza de agua y a lo mejor un poquito más.
2 cucharadas de aceite de oliva y más para pintar

Procedimiento

– Encender el horno a 200°C.

 Poner todos los ingredientes en un bowl.

 Mezclar y verán que se empieza a hacer como una arenilla. Seguir mezclando.

 Tal vez sea necesario agregar un poquito más de agua y cuando la masa esté así, sacar y amasar a mano.

 Hacer una bolita tamaño nuez grande.

 Alargarla como un chorizo.

 Amasarla bastante con palote. La próxima vez uso la amasadora de pasta!

 Poner en una asadera. Me salieron 7.

 Pintar con aceite de oliva.

 Estas tienen sal gruesa y semillas de amapola.

 Estas tienen sal de ajo y romero.

– Hornear por unos 6 minutos o hasta que estén doraditas.

 Así.

 O así.

Solas o acompañadas, ideales para este fin de semana, no?
Me dio hambre!

“Soy Una Diosa”

A Pity y a mí nos encanta ver a esas chicas que se maquillan maravillosamente. Siempre que vemos a alguna nos miramos y nos preguntamos: “Cómo harán?” Concluimos que lo importante es aprender la técnica y uno después puede jugar con los colores. 
Pero cómo jugar si no nos sabemos las reglas?!

Hace poco Pity encontró en Groupon una oferta de clases de automaquillaje. Me propuso ir juntas y le dije inmediatamente que sí!

Cuando estuvo la compra hecha, le llegó un mensaje a Pity diciendo que teníamos que llevar nuestro maquillaje.

Pensé que era una buena técnica, tal vez la profesora necesitaba ver cómo nos maquillábamos o con qué y a partir de allí aprenderíamos nosotras, sobre nuestros errores.

Allá lejos (en Buenos Aires) y hace tiempo (año 2002) yo hice un curso por dos meses y algo de Maquilladora Profesional. Era verano, estaba de vacaciones y me despertó curiosidad.

El curso era buenísimo y muy completo; lo hice en la sede de Avon y era re profesional todo y el lugar era soñado: un espejo con luces como la de los camarines, uno para cada una. Los maquillajes y pinceles y esponjitas, pasando por las cremas y tónicos, todo era proveído por la empresa.

Las clases de maquillaje para mí fueron como las clases de manejo: Cumplidora, fui a cada una de las lecciones, presté atención, tomaba nota pero al final del curso, no aprendí nada!

No sé maquillar ni sé manejar!

Así que me dije que esta vez como era automaquillaje, no tendría que preocuparme por ver la forma de la cara o de los ojos de otra persona, sólo concentrarme en mí.

Pues llegamos con Pity muy entusiasmadas al encuentro de la instructora y vimos que era en un hotel que de afuera no decía nada pero por adentro era muy mono. Y el lugar donde tendríamos la clase era en un salón que estaba en el piso de  arriba.

Nos llamó la atención que había muchas mesas con sillas y unas hojas blancas y un lápiz acomodado al lado y éramos alrededor de 20 mujeres. Todas cuchicheando y charlando y era la hora de empezar  (4pm) y nada.

Vino una recepcionista del hotel a decir que la instructora llegaría de 5 a 10 minutos tarde.

Al rato volvió a decir lo mismo.

La instructora llegó a las 4.30, con MEDIA HORA de retraso que en estas tierras es una cosa de no creer! Y menos de una instructora, de alguien a quien le estamos pagando y media hora tarde significa que terminaríamos media hora más tarde.

En fin.

Llegó ella como si hubiese bajado de un helicóptero (no por cómo tenía los pelos, sino como si fuera  la Kardashian) y se disculpó y que venía de lejos y que el tráfico, que el puente, y qué blah blah.

Nos mostró una caja grande y nos pidió que sacásemos un espejo cada una. Un espejo que no tenía pie y que como pude apoyé sobre un vaso y frené de que se cayera con mi billetera.

Y ahí comenzó el histrionismo: “Que soy maquilladora internacional, que aprendí de no-sé-quién (yo qué se a quién mencionó pero todas levantaron las cejas) y que yo sé y sé mucho y que también estudié para ser instructora”

Con lo que agregó luego se notó verdaderamente el entrenamiento en pedagogía que tuvo: “Y yo no repito JAMÁS lo que explico porque si tuviera que hacerlo eso quiere decir que ustedes no están prestando atención, así que ya lo saben. Y bueno, soy una Essex Girl, soy así y no pienso repetir nada de lo que explico.”

Ah, pero qué di-vi-na!

Y cómo aprenderíamos? 

Nos ofreció sus maquillajes y esponjitas y unas cremas y tónicos que me hicieron picar la piel y por cuestiones higiénicas Pity y yo preferimos no usar sus pinceles. 
Luego eligió a una chica y comenzó a maquillarla y muchas de nosotras mirando desde lejos, luego nos invitó a acercarnos, dejaba que sacáramos fotos al ojo maquillado, qué se yo…

Una clase magistral de lo que no se debe hacer pedagógicamente!!! Una clase magistral de lo que no debe ser una clase!

En un momento le hice una pregunta (ay, yo también, qué molesta!): “Eso es sombra o delineador?”.

Sé cuál es la diferencia pero este delineador que tenía era redondito y con pincelito, como si fuera una sombra.

Saben cómo me contestó? Haciendo caras y mirando al resto! 

Igualita!
Y yo miré al resto y le dije un poco molesta: “Bueno, perdón por hacer una pregunta” mientras a coro me contestaron “Es delineador”. 
Gracias, chicas.

Bueno, a partir de ahí ya no me importó nada. Ni la clase ni qué diablos y le hice todas las preguntas que se me antojaron y Pity también. Y si le gustaba bien y si no, también, che, para qué estás al frente de una clase si te vas a hacer la canchera?

Encima estuvimos todo el tiempo repasando su gran carrera profesional y su infinito ego.

Yo no digo que ella no supiera porque claramente (bueh, maquilló a una sola) esta mujer sabía lo que hacía o cómo lo hacía pero me pareció muy poco profesional y muy mala instructora.

De todas formas, aprendí cómo maquillarme y la prueba de que lo hice bien fue porque cuando llegué Ale no me dijo lo que me dice siempre cuando me ve maquillada, que parezco más vieja.

La pasamos bien igual, no Pity? 
Entre nosotras, claro!
Esta vez Ale me dijo que estaba bien así que lo que sigue es practicar mucho porque ahora que sé cómo maquillarme, necesito aprender velocidad.

Porque me molesta perder tiempo maquillándome antes de salir! Por eso nunca lo hago. Creo que tengo que también aprender que maquillarse (y saber maquillarse) tiene que ser un paso adicional al vestirse para abrir la puerta para ir a pasear.

Pero dentro de todo puedo sacar algo positivo…
Ustedes alguna vez fueron a alguna clase de maquillaje? O tuvieron una instructora (de lo que sea) tan maravillosa?

Curiosidades Coreanas

Corea nos fascinó desde el primer día y lejos de pensar que Corea no es sinónimo de cool, dejame invitarte a este picadito con fotos de curiosidades coreanas que complementan  los posts ya publicados.

La gente

Los coreanos me parecieron esbeltos, vi muy pero muy poca gente con sobrepeso, qué magros son! Me parecieron todos muy elegantes y no vi a nadie vestido con ropas locas o estampados exóticos. No vi gente excéntrica. Todos cuidan de coordinar los colores y vi que las chicas se lo pasan comprando ropa!
Vieron el estilo que se ve en las vidrieras de negocios de coreanos en Argentina? Bueno, así, ese estilo: blazer o saco sobrio, pollera elegante, pantalones oscuros, zapatos… Todos muy prolijos y peinados.
Y además, todos con su Smartphone Samsung y LG, de última generación. Vimos en 7 días un solo iPhone.

Y hay wi-fi en el subte. 

En general, la gente me pareció linda. Pero claro, eso no significa que no estén influidos por los patrones de belleza occidentales:

Póster promocionando operación de agrandamiento de ojos.

Como cuando les conté de José, el nivel de inglés no es bueno y es difícil a veces, comunicarse, más que nada cuando uno busca información. Pero si te faltan mapas, encontrarás en muchos lugares a guías de turismo muy pero muy simpáticos que te darán lo que necesites para guiarte.

Mapas y guías de todo Seoul. Y gratis.
Ser adolescente mujer en Seoul es lo más! Hay muchísimas boybands y grupos para teens y se escucha mucha música por todos lados! 
 A lo mejor son siempre los mismos y yo creo que son varios!!

Hablando de música! Cualquier negocio, ya sea de venta de zapatillas, ropa o lo que sea, tiene música afuera, en parlantes que cuelgan a tal efecto. Hay bares que obviamente los tienen a todo volumen; si se tratan de negocios en barrios, también pasan música pero no tan fuerte pero el sonido es de una calidad que te perfora el tímpano, casi!

La comida típica

Todo, todo, todo TODO es picante. Pero picante de ají de mala palabra. Esa clase de picante. Nosotros por vivir acá en Londres, no sé si es por el aire que se respira o andá a saber por qué razón, ya nos acostumbramos al picante aunque yo no cocine así. Pero el picante coreano, te digo, comerlo todos los días, cansaaaaaa! Pero qué íbamos a hacer? Ir a un McDonalds? Pues, no.
Así como en muchos restaurantes te traen el pan para acompañar, acá te traen kimchi. Kimchi es cualquier tipo de vegetal fermentado en una mezcla de jengibre, ajo, cebollín o cebolla de verdeo y salsa chili.

Bueno, imaginate: fuego.

Varios ejemplos de kimchi. El más común es el del extremo izquierdo, arriba. 

A mí me encantaron los panquequitos del medio, era rábano del grande inmerso en huevo y frito.
Ay, si me creyeras que igual la comida es deliciosa! Lo es, te juro, pero no podrías disfrutarla si no estás acostumbrado a lo picante o si te cae mal.
Bueno, acá podés tener una excepción: el jeon: Se trata de un panqueque que puede tener muchos ingredientes variados.

Este es de verduras y frutos de mar y no era picante.

Eso comimos en nuestro primer día y pedimos uno cada uno y apenas terminamos el primero! Llenan bastante!
Por supuesto que también había dumplings.

Con esa cara de inocentes, no sabés lo picante que eran!!

El bibimbap se sirve en un bowl y contiene como base arroz y se le agregan vegetales sautés, fideos, carne y un huevo. Generalmente tienen cinco ingredientes, número clave en la cultura coreana y el huevo representa el sol.
Te lo sirven ya con la salsa roja de chile y vos lo mezclás todo en el bowl y lo comés y es tan sabroso!

Bibimbap. Uno de los tantos que comimos.
Yo creía que si veía salsa roja, ya sabía que la comida era picante entonces decidí pedir una sopa clarita con un montón de cositas ahí que parecían deliciosas.

Oden.

Fue LO MAS PICANTE que alguna vez comí en mi vida, te juro, sumando todo lo picante que había comido anteriormente. Me sentía una dragona a punto de escupir fuego y comí hasta donde pude aguantar.  Y quise comer eso que parece tripa y en realidad es una goma asquerosa que no pude tragar y pregunté que era y me dijeron “rice cake”. Es lo que se pone Psy alrededor del cuello en este video.
Es raro que yo me refiera a algo comestible como un asco, eh...
Un típico restaurant coreano.

Querés sacarte lo picante de la boca? Tomá agua o té, en los menúes no se ofrecen gaseosas!

Ah! Y se paga en un mostrador a la salida. Y no debés dejar propina! Es un insulto!

Un snack?
Papa en palito. Lo elegís y te lo fríen ahí mismo.
Asado coreano
Korean barbecue o asado coreano, es asarte vos mismo tu carne sobre tu mesa preparada para tal fin. Suena divino, posh, divertido y loco pero es de lo más trabajoso para alguien que no come con palitos. 
Vos los ves a ellos en grupo, comiendo de platitos, bowlcitos, asándose los pedacitos de carne y de vegetales y tan felices y yo no lo disfruté para nada porque o como, o hablo o cocino. No puedo hacer todo a la vez. No puedo caminar y comer chicle, sorry, y menos al final de un día donde me lo pasé caminando.
Nobleza obliga, tengo que reconocer que una moza se ofreció a cocinarnos pero dijimos que no, gracias, preferimos nosotros pero al final la tuvimos que llamar porque, por lo menos yo, ya me estaba hartando!
Pedacitos de chanchito crudo.
La parrilla. Te la cambiaban con cada tanda de carne o si era diferente.
El carbón adentro.
Asando. Ufaaaaaa! Cuándo comemos?!
La ceremonia del té
Salí agotada de allí! Tiene tantos pasos intrincados! Pero creo que lo que me terminó de cansar fue tener que estar arrodillada en todo momento mientras la chica servía el té.
Qué fue lo costoso? Cómo tomar el té, cómo sentarse, qué comer, cómo tomar la taza, por ejemplo: Hay que tomarla con las dos manos, poniendo el pulgar de un lado, otro dedo del otro…
Fíjense aquí.
Qué difícil!
Encima me decían que hay que tomarla erguida, sin tirar la cabeza para atrás para tragar… Me acuerdo y me río!!!

Noté que había una tablita de madera con formas de mariposa  y flores ahuecadas. Me pidieron que tomara una bolita que parecía ser de plastilina. 
Me pidieron que la presionara dentro del hueco y así le di forma de flor a una galletita! 
Eso era una pasta para hacerme una galletita y comerla ahí mismo, acompañando el té. No era muy rica.

Sacale el nylon, eso sí!!!

Los cafés

Nos sorprendimos de LA CANTIDAD de cafés que hay, como 4 o 5 por cuadra, uno arriba del otro, no les exagero. Y todos muy bien decorados, grandes, y LLENOS de gente!

Dos cafés, uno arriba de otro.

Nada tienen que envidiarle a los cafés parisinos con respecto a la calidad y a la variedad de pastelería que ofrecen.

Deliciosas bellezas.

Y además de todos estos cafés tan mononos, también podés comprar cafés en cualquier lado y la variedad es increíble.
Con Ale decíamos que hay heladeras que calientan porque yo un día quise comprarme un café y cuando toqué esta “heladera” me dí cuenta que, en realidad, este receptáculo los mantiene calientes!

Muchísimos sabores y variantes.

Miscelánea

Equipamiento para emergencia. Esto estaba en el subte. Máscaras y protección.

Típico: restaurants uno arriba del otro, accedés al que quieras a través de escaleras o ascensores públicos.

Tenés poco tiempo para hacer las compras? Te bajás el app de un supermercado y luego cuando pases por estas columnas, verás que están empapeladas con fotografías de productos y cada uno tiene un código QR.

 Escaneás con tu teléfono el código de los productos que quieras comprar y listo! Sólo queda esperar que te llegue a casa!

Home plus en Corea. Tesco en el Reino Unido.

No, no es un velorio. Se acaba de inaugurar este negocio!

A Very British Biscuit

Digestives.

Después de Lilibet, no debe haber nada más británico que una digestive biscuit, literalmente galletita digestiva que todo el mundo come cuando toma el té con leche, ya sea a la mañana o a la media mañana o a la tardecita o… cuando sea!
Son ideales para aquellos que les gusta mojar la galletita pero cuidado porque hay que mojar y comer enseguida porque se desintegran muy rápido!
Se la llama digestive porque se creía que tenía propiedades digestivas ya que la receta original contenía bicarbonato de sodio.
Original… estamos hablando del año 1876 cuando empezaron a comercializarse!
No son muy dulces y son redondas, gruesitas y tienen textura, no son lisitas.
Estas son las más populares pero hay de muchas otras marcas.
El martes estábamos en casa con Sergio mirando Intrusos y se me antojó hornear algo. Hacía mucho que no lo hacía y no sé por qué se me ocurrió probar hacer estas galletitas, entonces decidí googlear la receta y para mi sorpresa, existía! (Qué no existe en internet, hoy en día?)
Esta receta es la desarrollada por Gary Rhodes y no te diría que salen idénticas a las compradas… pero que salen ricas, eso seguro! Al primer mordisco Sergio y yo nos miramos maravillados y enseguida nos servimos un vaso de leche cada uno y hasta que no quedaron miguitas sobre el plato, no paramos!

Son unas galletitas fáciles de hacer pero hay que tener cuidado al trabajar la masa porque es muy delicada aunque eso no significa que no sea imposible de realizar!

Les paso los ingredientes, que son pocos.

Ingredientes

100g harina integral
100g avena
50g azúcar negro o azúcar blanco (o una mezcla de ambos)
1 cucharadita de polvo para hornear
1 pizca de sal
100g manteca
1-2 cucharadas de leche

Procedimiento

– Precalentar el horno a 180°C.

Mezclar todos los ingredientes secos y agregar la manteca.

Con una espátula o la mano o dos cuchillos, mezclar hasta lograr una textura de arena.

– Agregar la leche hasta crear una masa húmeda pero con cuerpo.

Así.

– Colocar esta masa en la heladera por unos 15 minutos.

– Espolvorear con avena y un poquito de harina la superficie donde se va a amasar y hacerlo con mucho cuidado. No usar el palote con fuerza porque la masa se puede romper fácilmente y / o pegarse.

– La masa estirada tiene que tener 3mm de espesor.

– Cortar discos y con amor, levantarlos con una palita y ponerlos en una asadera enmantecada y enharinada o con algo que no se pegue.

Lindos.

– Hornear por unos 15-20 minutos. Se van fijando. Yo probé con tocar una con un dedo y como se marcó, entonces las dejé unos 5 minutos más.

– Sacarlas, esperar unos 5 minutos y luego transferirlas a una fuente para que se enfríen.

Se pueden guardar por dos o tres días pero te desafío a que eso pase!!

Prueben de hacerlas este fin de semana!

Sabores Argentinos Para Una Española

Cada vez que tanto ella como yo hacemos un viaje, nos traemos regalitos pero nada de souvenirs: generalmente son algún libro de cocina del lugar y siempre siempre algo para comer. Así Pity y yo nos hacemos probar aquello que a una o a la otra le llamó la atención de la cocina autóctona del lugar que hayamos visitado.
Cuando estuve en Argentina en noviembre le compré un libro buenísimo llamado Nueva Cocina Argentina, de Pietro Sorba, que recién había salido y una caja de alfajores pero rellenos de mermelada. Le encantaron!
Esta última vez, cuando estuve en abril, como no encontré esos alfajores (monopolio total de los de dulce de leche!) le pregunté al quiosquero del aeropuerto si me podía dar una bolsita así elegía golosinas.
Se me ocurrió juntar un picadito de algunas golosinas tradicionales argentinas para que Pity las catara y me diera su veredicto.
Pues aquí están sus conclusiones! Los puntuó de 1 a 10 y agregó para cada uno un comentario.
Turrón y maní Arcor.

Galleta crujiente, interior muy blando y pegajoso, algo difícil de masticar. 
Puntaje: 3
Mantecol

 Dulce y difícil de soltar, me lo comería de una sentada.
Puntaje: 8

Sugus Confitados

A la primera intentona me parecieron demasiado dulces y duros, a la segunda ya me gustaron un poco más.
Puntaje: 6

Bocadito Marroc:


Delicioso y dulce, de mis favoritos, demasiado pequeño.
Puntaje: 9
Tita


Mmmmmmmm!!! Me recuerda a una galleta que comía de pequeña! Buenísima!
Puntaje: 10

Pico Dulce


Sabe a chicle, no está mal, pero demasiado dulce.
Puntaje: 5

Bon o Bon

El Ferrero Rocher argentino, pero mucho mas bueno, ligero y crujiente, delicioso.
Puntaje: 8

Bocadito dulce de leche Bonafide

Súper súper dulce, la cobertura de chocolate muy buena, el relleno peligroso. Menos mal que solo trajiste uno!
Puntaje: 7

Rhodesia

Barquillo relleno y cubierto de chocolate, se puede pedir algo mejor? Delicioso!
Puntaje: 9.5

Vauquita

Eeeehhh, demasiado dulce, parece más blando de lo que es, no sé por dónde pillarlo. (Ay, Pity, qué palabra elegiste!!)
Puntaje: 3

Minitorta Clásica Águila

 
Quitádmelo de aquí que me lo como todooooooo!!!! Demasiado bueno, puede llegar a ser adictivo.
Puntaje: 10
Gracias, amiga!!!

Qué les parecieron las conclusiones de Pity? Coinciden con ella? Le recomendarían alguna otra golosina clásica argentina?

The Great Gatsby

Love is blindness
I don’t want to see.
Won’t you wrap the night
Around me?
(Love Is Blindness – Jack White)
 … o cuando los personajes de tu imaginación están en la pantalla.
Leí The Great Gatsby por primera vez siendo adolescente, cuando me iba a la biblioteca de la Cultural unas horas antes de que empezara la clase para, justamente, leer y no tener que sacar libros. Ese fue el problema luego: un día llegué para continuar con la lectura y el libro ya no estaba. Alguien lo había pedido y yo me quedé sin saber cómo terminaba.
La leí por segunda vez (y esta vez, la terminé!) cuando estaba en el Profesorado y ahí me atrapó. Ahí la disfruté y ahí adoré a Gatsby, odié  (y a la vez envidié) a Daisy y secretamente deseaba que Nick se enamorara de una vez por todas de Jordan y se casaran.
Además, yo quería ser Jordan.
Ahora bien, cuando uno lee, imagina todo y las imágenes que vienen a tu mente son tan vívidas como talento tenga el escritor para hacértelas tener. Demás está decir que F. Scott Fitzgerald logró eso en mí: disfrutar de The Great Gatsby a través de no sólo lo que él describía sino de lo que yo imaginaba. 
Por eso es que cuando supe que Carey Mulligan iba a ser Daisy me dije que esta era la versión de Gatsby ideal para mí. 
Porque Carey Mulligan es la cara de cómo me imaginaba Daisy. 
Porque Tobey Maguire ES Nick Carraway. 
Y Elizabeth Debicki caracterizada como Jordan es tal cual me imaginaba a Jordan.
A eso agregale el bonus de Baz Luhrmann, el mismo director de Mouline Rouge… No podía perder más tiempo!
Pues entonces el sábado fuimos al cine y al llegar, mi esposo sacó su entrada para ver Star Trek y yo para ver Gatsby.
En la boletería me enteré de que había una versión en 3D. Yo soy añeja y hace años me operé la vista para no volver a usar anteojos, así que pedí para la normalita, la 2D.
Me compré un combo kids de pochoclo, agua y Smarties y me senté con todas las ganas.
Puede ser que el entorno te condicione? Había un grupo de 4 chicos veinteañeros al lado mío, tres chicas y un chico. Al chico le agarró un ataque de tos no bien empezó la película. Estaba yo por darle mi agua para que se calmara o por tirársela por la cabeza para que se fuera, pero se calmó justo a tiempo… A tiempo de que yo no me decidiera por ésto último!
Enseguida sus amigas comenzaron a hablar entre ellas como si estuvieran en el living de su casa. Cual enfermera de la foto les dije “Shhhhh!” dos veces para que se callaran. Me hicieron caso.
Bien, sigamos.
Agradecí no haberla visto en 3D porque hay muchos paneos y movimientos de cámara que te pueden llegar a marear, te juro. A mí en una toma en particular me dio la sensación de estar en una montaña rusa!
Por otro lado, tenía mis reservas de ver una película en 2D cuando también se puede ver en 3D: hay muchas escenas en que el decorado, incluso cuando sabés que se filmó en exteriores, parece cartón pintado. 
Por ejemplo, acá. Y en muchas otras. Yo veo malas proporciones.
Eso me molestó; para mí fue como sacarle puntos en cuanto a lo estético, a pesar del vestuario, a pesar de que, obviamente, cada mínimo detalle fue cuidado.

(Me quedo con la escena en que Nick se reencuentra con Daisy y la brisa moviendo los cortinados blancos es tal cual la describe Fitzgerald!)

Sentí que a la historia no se la profundizó del todo. La novela es redondita, es perfecta, es en realidad, como se sabe, dos historias que corren paralelas. Y la peli está bien pero creo que le falta un cachito más para darte la sensación de que The Great Gatsby no es solamente una película para mostrar qué bien actúa Di Caprio o qué bueno el 3D o las joyas de Tiffany & Co. (Te dejan sin aliento! Quiero ese anillo!)
 
Por momentos fue graciosa; eso lo rescato porque no recuerdo que esa ansiedad que siente Gatsby en un momento haya sido descripta con humor en la novela (tendría que leerla de nuevo!) y gracias a lo bien que actúa Di Caprio, la escena está  lejos de parecer ridícula.
Ah… para enamorarse.
La música estaba bien pero no sé por qué sentí que no encajaba del todo. Como puede ser que en Moulin Rouge, sí? Tal vez porque en The Great Gatsby escuchabas cachitos de las canciones y nunca de forma completa?
De todas formas, salí encantada por la actuación de todos. Yo a Di Caprio lo idolatro desde que lo descubrí en What’s Eating Gilbert Grape; para mí es un ACTOR, así, con mayúsculas.
Isla Fisher como Myrtle da muy fina, no llega a ser tan vulgar como el personaje de la novela.
Isla Fisher! Irreconocible!
Joel Edgerton como Tom Buchanan está genial, es buen actor… 
Pero da un poco “viejo” para el personaje. Aunque si la idea es que uno vea a una persona joven avejentada, se logró.
Me pregunto si esta versión puede llegar a tentar a quien no leyó la novela todavía, a hacerlo. 
Si lo logra, entonces es una película que suma un punto más.
Ya la viste? Tenés ganas de verla?

Zona Desmilitarizada

Último día en Corea. Un día intenso, donde vimos muchas cosas interesantes y que impresionaron, sobre todo porque se trata de temas tan sensibles como gobiernos, política, ideología, guerras…
Tuvimos la oportunidad de visitar la zona desmilitarizada de Corea que se encuentra bordeando la frontera y tiene un ancho de 4km todo a lo largo. 
Es una zona donde hay muchos militares americanos y surcoreanos y están constantemente en alerta y patrullando la zona y lo mismo hacen los norcoreanos del otro lado.
Nos levantamos muy temprano para dirigirnos a Camp Kim, una base militar pequeña que hay en Seoul y tuvimos que mostrar nuestro pasaporte para constatar nuestros nombres que ya habían sido previamente enviados cuando reservamos este tour y abordamos un micro.
Éramos alrededor de unas 30 personas, en realidad, el micro iba lleno! Tardamos como 40 minutos en llegar y al ser zona desmilitarizada pero donde hay muchos militares, hubo muchas restricciones para sacar fotos.
Teníamos que esperar a que nos dijeran cuándo sacar fotos.
Lo primero que hicimos fue llegar a la estación de tren Dorasan, una estación enorme que desde donde salía un tren de carga y de pasajeros que cruzaba la frontera hasta llegar a una zona industrializada de Corea del Norte donde, según pudimos entender, trabajaban surcoreanos y norcoreanos.

La estación por afuera.

La estación por adentro.

Pero esto se interrumpió en 2008 cuando el gobierno norcoreano decidió cerrar este cruce de frontera.
Hoy en día podés tomarte el tren para ir para Seoul y tuvimos la oportunidad de verlo, subir y sacar algunas fotos.

 El tren.

De frente.

Adentro.
Las vías.
La parte de la estación que da a las vías.

Así y todo te podías sacar fotos con los militares que se encontraban ahí.

Panel donde figuran quienes colaboraron con la construcción de la estación.

Después abordamos otro micro y nos llevaron a un mini teatro donde un soldado americano nos hizo una presentación de la historia del lugar, de cómo está todo delimitado, incidentes a lo largo de la historia, etc.

Luego fuimos ahí nomás de la frontera. Entramos a una casa donde alguna vez se reunieron los líderes de ambas Coreas para deliberar sobre algún tratado.

Lo loco era que esa “casa” está a ambos lados de la frontera. Nos ubicamos alrededor de la mesa donde se reunieron alguna vez los gobernantes y ahí mismo había dos soldados, que les juro, pensé que eran maniquíes!

La mesa que marca el límite entre las dos Coreas.

Sin querer, me ubiqué justo enfrente del soldado coreano, atrás de la silla cabecera y el soldado americano explicó que esa mesa marcaba el límite entre las dos Coreas y “aparentemente, usted, madam, todavía no se ha decidido” me dijo en chiste!!
Ahí nomás había una puerta y si uno la abría ya estaba en Corea del Norte.

 La puerta. Me gusta mucho la pose de los soldados, con los puños cerrados.
A mí me impresionó el hecho de que todo estuviera tan cerca y a la vez que si te ponés a pensar bien, es peligroso, más con todo lo que estuvo pasando últimamente en Corea del Norte.
Los militares nos dijeron que íbamos a ver a los soldados norcoreanos muy cerca y que nos iban a vigilar pero que no debíamos hacer ningún tipo de gestos ni saludos.
Los soldados surcoreanos se apuestan inmóviles mirando hacia el edificio gris de enfrente donde hay soldados norcoreanos con binoculares y constantemente se están mirando hasta que son relevados por otros y así todo el tiempo.

 El soldado norcoreano con los binoculares.

 El edificio en Corea del Norte.

 Ahí se ve el límite entre los dos países y que divide a esos edificios bajos.

De allí nos llevaron a otro sector de la frontera donde se podía ver a la distancia:

Una bandera de Corea del Norte gigante sobre un mástil altísimo.

Puesto de control #3 y el Puente Sin Retorno.

Demarcación del límite.

Un pueblo fantasma, puesto ahí para simular que vive gente pero en realidad está todo vacío por dentro.

Después de almorzar en un lugar que no supimos bien qué era pero era un hermoso edificio donde también almorzaban otros coreanos, fuimos a ver un túnel.
Se sabe que Norcorea ha cavado 20 túneles para infiltrarse a Corea del Sur desde que terminó la guerra. Hasta ahora se han descubierto cuatro, el primero fue descubierto en 1974 y el último en los ’90.

Monumento a la entrada.

Nosotros visitamos el tercero y caminamos un trayecto de 500 metros, todo el tiempo pendiente para abajo. Nos pusimos un casco y Ale y yo como no somos muy altos no tuvimos problemas en ningún momento pero los altos tenían que caminar encorvados y no me quiero imaginar el dolor de cintura que deben tener hoy!!

Ah, y como habrán notado, no se podía sacar fotos!

El túnel está bloqueado al llegar a la frontera y nos contaron que hay tres muros y un tanque de agua gigante y de intentar derribar un muro, automáticamente se inundaría el túnel del lado norcoreano.

La subida fue trabajosa porque fue muy empinada!

Y volvimos para Seoul!

La yapa, nuestro último día en Seoul.

Todo el día me estuve sintiendo como tristona, nostalgiosa, con pocas ganas de dejar esta ciudad que me gustó tanto y disfruté todo el tiempo.
Nos quedaban unas horas de sol hermoso y aprovechamos para realizar nuestro último paseo, las tumbas reales de la dinastía Joseon.
Habíamos visto unas fotos de las tumbas de forma semicircular rodeadas de esculturas en un muy bello lugar.
Así fue pero lo que no sabíamos es que no se podía acceder a las tumbas en sí y las tumbas junto con las esculturas estaban delimitadas por un cerco y sacamos las fotos como pudimos!

 La tumba del rey.

 La entrada a uno de los templos. 

Hay dos caminos, uno que no se debe pisar, el de la izquierda, por ser sagrado y el otro a la derecha, por donde pasaba el rey, donde sí uno puede pasar.

Aquí hay otro templo.

 No estaba permitido subir por la escalera de la izquierda por ser sagrada. Se podía por la otra.

Aquí se puede apreciar mejor una de las colinas sobre la cual estaba una de las tumbas.
En este predio protegido por la UNESCO, están las tumbas del rey, la reina y el príncipe. Las tres se encuentran cada una sobre una pequeña colina, rodeadas de verde y de las casas de los guardianes.

Había gente paseando, sacando fotos y haciendo picnics.

Y de allí caminamos hacia el World Trade Center de Seoul.

En el camino seguí fascinándome con esta ciudad tan moderna, tan prolija y a la vez tan tranquila! Porque eso sentía todo el tiempo, mucha tranquilidad, todo era agradable a la vista!

Los edificios.

Las esculturas.

El Trade Tower.

Hay un monumento que conmemora el G20 que se realizó en Seoul en 2010 y alrededor de la esfera hay unos postes, cada uno con el nombre, bandera e imagen del presidente de cada país.

Chicos… Estamos en Seoul…

Y constantemente van cambiando de color.

La tarde se fue haciendo noche y fue hora de regresar a hacer las valijas.
Cuesta despegarse de Seoul. Hemos disfrutado a full de un viaje que no nos deparó ningún sobresalto y todo ha sido agradable.
Hay miles de cosas curiosas que vimos y pienso hacerlo en otro post porque son pequeños detalles que nos maravillaban y que de alguna manera le agregaban aún más encanto a esta bella ciudad.
Gracias por seguirnos, leernos y comentar!

Seoul Día 5

Cansado él. Cansada yo. Cansados los dos!
No damos más! Venimos de caminar y caminar, de subir y bajar escaleras, de leer esto o aquello, de averiguar cosas, de mirar y curiosear.
Así no hay cuerpo que aguante! Y sin embargo, vamos por más!
Nosotros también… Qué se nos ocurrió?
Llamar a José!!!!
Lo llamamos porque, sinceramente, lo extrañábamos! Seoul no es Seoul sin él llevándonos a las corridas, explicando cosas en su broken English, llevándonos a las corridas con su “walking, walking” y animándonos con sus “easy, easy”.
Quedamos en encontrarnos a la 1 pm, para nosotros fue después de desayunar al mediodía! Y nos estaba esperando en una estación de subtes y contentos Ale y yo casi que tuvimos que frenarnos para darle un abrazo!
José nos preguntó qué queríamos hacer y le dijimos que primero queríamos ir al Monumento al Soldado Caído o War Memorial y después al Namdaemun Market.
Y ahí nomás, dio media vuelta y comenzó la maratón!
Esta vez nos costó muchísimo más seguirle el ritmo! Yo lo veía a Mr Lee caminar y caminar y caminar y no se quedaba sin aliento! Subía esas escaleras interminables que hay en todos los subtes como si nada!
En otro post había comentado que Corea tenía una historia muy sufrida. Y este es el sitio para comprender por qué y para reflexionar. Un país que fue arrasado y devastado durante la Guerra de Corea que se extendió por 3 años; que era una aldea de pobres campesinos, y ahora caminás sus calles y sus parques y paseás y ves esos edificios y ves  a la gente que trabaja, que hay educación, que hay… de todo!
Y no te alcanza la cabeza para comprender algunas otras cosas…
Cuál será el secreto?
El edificio es de una belleza y tamaño que te dejan sin aliento!
Está rodeado por unos cuantos monumentos gigantes.

Lo bien que hizo “José” al cruzarse porque así uno tiene una idea del tamaño de los monumentos.
Y adentro el museo es completísimo, sinceramente, uno de los mejores que he visto!
Esto se ve no bien entrás al hall central.
Lo que tienen exhibiendo dejará más locos a justamente, los locos de la guerra que siempre hay en la familia! Porque para alguien como yo que sólo está interesada en la parte histórica fue interesantísimo, me imagino para aquellos que tienen muchos conocimientos sobre tácticas, etc.
Fíjense. Y esto es un 10% de todo lo que tienen ahí!
Cuando llegamos, José muy amablemente nos buscó un guía voluntario y nos dijo que el señor que nos presentó, hablaba inglés y que nos iba a mostrar las diferentes secciones para darnos una idea general de en qué consistía el museo y aceptamos, por supuesto.
Eso sí, José nos dijo que él nos esperaría en la cafetería y que fuéramos nomás!
El  museo consta de 3 pisos y es el segundo el que está dedicado a la Guerra de Corea, donde no solamente se exhiben las armas y equipo militar como el que mostré sino que cada tantos pasos hay proyecciones de documentales cortos y también de exhibiciones 4D.
El guía, un señor militar retirado, era un amor, una dulzura, PERO NO LE ENTENDÍAMOS NADA! Más o menos inferíamos porque nos explicaba todo mostrándonos datos que había en un mapa, con lo que podíamos leer de lo que estaba exhibido o recordando algo que habíamos leído antes…
Sinceramente, yo no sabía que me iba  a incomodar tanto tener que escuchar hablar a alguien a quien no entendés y encima poner cara de que sí lo entendés! Para peor, el tema nos interesaba sobremanera pero no lo estábamos disfrutando!
De todas formas, lo escuchamos con respeto y creo que por cómo nos miró un par de veces (no mal, sino como que él mismo no entendía nuestra respuesta) me parece que nos hizo una pregunta por algún dato y nosotros le respondimos “yes”.
Al rato, el señor vio que había un chico joven con un grupo pequeño de gente y este chico hablaba PERFECTO inglés americano. Qué alivio! El señor nos ofreció seguir al joven y se despidió y nosotros le agradecimos.
Ahí fue todo más sobre rieles, sentíamos que nos habíamos sacado un peso de encima. Insisto, no es porque el señor nos había caído mal sino que verdaderamente, agota tener que tratar y luchar para entender.
Al poquito rato se terminó el recorrido y nos hubiese encantado seguir pero no teníamos mucho tiempo. Terminamos en un sector bellísimo donde hay un monumento que recuerda a los caídos.
Una fuente enorme y sobre el agua que hay en la superficie se proyecta un rayo de luz que entra por el techo y hace el efecto de que hay como diamantes que se mueven. 
 Es muy bonito.
La luz que entra.
También hay un libro y muchas velas alrededor.
No teníamos más tiempo más que para recorrer lo que se exhibe afuera. Y fuimos al encuentro de Mr Lee y ya que estábamos en la cafetería, lo invitamos a merendar.
Aquí estamos.
Pudimos hablar más con él, esta vez. Le preguntamos si él se acordaba de la guerra, nos dijo que sí y que un hermano suyo era soldado y había muerto peleando, y él y el resto de la familia fueron evacuados hacia el sur. También nos contó de sus viajes y que nunca estuvo en Europa pero sí en Hawaii, Estados Unidos, Japón, China, Singapur, Malasia…
Le dijimos que cuando fuera para Londres que nos avisara así nosotros le mostramos la ciudad a lo cual nos contestó con una linda sonrisa y nos dijo que sí.
Una vez que terminamos de merendar, salimos para ver lo exhibido afuera:
Tanques.
Misiles.
Aviones.
Uno que era monumental!
Por suerte había una escalera hasta llegar a la cabina de mando y de ahí bien arriba pude sacar unas fotos bellas!
Del predio adelante de la entrada.
De lo que se exhibe afuera y de un barco.
Esas marcas rojas es pintura alrededor de las marcas que dejaron balas.
Pero por suerte, no todo era guerra.
Había unos patitos.
Pero los vinieron a buscar!! Los pusieron en una cajita y se los llevaron!
Terminamos nuestro paseo y nos fuimos al mercado.
Namdaemun Market.

Esta pagoda está justo enfrente de la entrada número 1.

La entrada número 1.
Namdaemun Market es un mercado bien organizado porque está dividido en secciones y cada sección tiene cientos de puestos.
Así, por ejemplo, tenés la sección comida, obvio.
Dulces. No me animo a lo frito en la calle.
 Otros snacks: a la izquierda, maníes. A la derecha, gusanos de seda.
También hay de ropa, por supuesto.
Me llamó la atención la cantidad de puestos de pieles y cueros.
Artículos para la cocina.
Librería y juguetería, pescado fresco, carteras, zapatos, ropa militar, ropa para la casa, accesorios, un interminable etcétera!!
Esos paquetitos que parecen tés, son algas saborizadas! Y gingseng, por supuesto!
José nos acompañó y nos iba  aleccionando sobre las comidas y nos alentaba a comprar algas! “Aprovechen, no pesan nada!” Yo lo entiendo. Es como si yo lo arengara a él a que comprara yerba mate. Para qué la querría él!?!?
Compramos algunas cositas y cuando ya íbamos teniendo ganas de volver a casa, quedamos con José que lo acompañaríamos hasta la parada del subte. 
Llegamos y le dijimos que estábamos encantado de conocerlo, que no se olvidara de avisarnos si iba para Londres y él dijo que muy bien, nos deseó buen viaje, nos dijo “goodbye” y así rapidito como llegó, rapidito dio media vuelta y se fue!
Nos quedamos con ganas de darle un abrazo!!
Mañana es nuestro último día y vamos a visitar la zona desmilitarizada y llegaremos hasta la frontera con Corea del Norte.
Gracias por acompañarnos y por leernos y comentar!

Seoul Día 4

En Namsangol Hanok Village.

Hoy sí puedo afirmar que fue un día tranquilo y lindo, un día coreano, bah. Mi única incomodidad física se debió a lo intrincado de la ceremonia del té coreano pero eso lo veremos más adelante.
Llovió poquito pero llovió casi todo el día. Por ahí paraba un rato, por ahí seguía un ratito más pero no creímos que hacía falta el paraguas, con unas camperas impermeables con gorrita que tenemos, fue suficiente.
Pero sí había una especie de niebla finita que por ahí no te dabas cuenta hasta que sacabas una foto y salía medio borrosa o querías ver desde las alturas y casi que no se veía nada!
Lo primero que hicimos fue tomar un teleférico que nos llevó hasta Namsan Park donde está la N Seoul Tower, una torre como las muchas que hay en muchas ciudades del mundo, que también tiene un restaurant giratorio pero no subimos porque, justamente, había niebla y no se veía nada.

 Las empleadas nos reverenciaron a cada uno de los que subíamos al teleférico.

 Vista desde el teleférico.

Una vez arriba tenías que subir otras escaleras, bastante diría yo, y llegamos hasta una colina donde había un antiguo faro.

 El antiguo faro que había sido destruido completamente por los japoneses y vuelto a construir por los coreanos.
Una vez arriba, había todo lo que suele haber también en lugares como éste: negocios de recuerdos, cafés, cosas para niños y adolescentes, etc.

 Árboles metálicos llenos de candados con mensajes de amor.

 Un café con vista a la ciudad allí abajo pero que mucho no salió en esta foto!

 Unos bancos para estar cerca.

Después de dar unas vueltitas por ahí, decidimos seguir y por suerte ahora era cuesta abajo.

Y el paseo fue una delicia por la naturaleza todo alrededor y la paz que se sentía!
Llegamos a una plaza típica, con muchos árboles, muchísimas flores de colores y un monumento.
 No pudimos saber a quién! No figuraba en nuestra guía.

 Y qué hermoso! Bibliotecas al aire libre! Libros para todos y todas! En una plaza!!! Seoul sorprende!
Subimos más escaleras y llegamos a otra plaza, donde había una estatua a un patriota.
 Ahn Jung Geun.

Allí nomás un parque hermoso, divino, colorido, gigante y espacioso, prolijo, con estatuas y monumentos. Un placer.

 Baekbeom Square.
 Seoul, moderna, tradicional y verde!

 Y rosa!

Como había dejado de llover, emprendimos la marcha hacia Namsangol Hanok Village.
Este lugar es especial porque contiene cinco clases de casas tradicionales coreanas que originalmente estaban en otra zona y luego fueron desmanteladas y volvieron a ser ensambladas porque las casas tradicionales coreanas no se construyen con clavos.
 
 Algunas de las casas. Preciosas todas.Y grandes!
Algunos interiores.
Se puede pasear libremente por este predio pero lamentablemente no se puede entrar a ninguna de las casas al menos que te inscribas para alguna actividad en particular, que puede ser aprender a escribir caligrafía coreana con un pincel especial o hacer una linterna de papel o vestirte con ropas tradicionales o tomar el té.
Qué pude haber elegido yo?
Pues claro, tomar el té!
Teníamos una guía que hablaba perfecto inglés. La entrada al predio y sus servicios eran gratuitos pero el té y participar de la ceremonia lo tuve que pagar. Igual no era mucha plata. 
Como a Ale no le gusta el té, prefirió no ser parte pero se tuvo que quedar afuera!
Ay, lo que fue el té! Riquísimo, eh, pero la ceremonia en sí consta de unos cuantos pasos y detalles tan precisos que llevaría un tiempo aprenderlos de memoria.
Sólo contaré (porque me explayaré en otro post) que como era en esas mesas bajitas, me tenía que sentar sobre un almohadón.
Como reflejo me senté con las piernas cruzadas y enseguida me dijeron que no, que me tenía que arrodillar porque así se toma el té y se está TODO EL TIEMPO ARRODILLADO.
“Sabemos que para ustedes los occidentales es muy difícil pero para nosotros es muy común”.
Al cabo de los 10 o 15 minutos que tardamos con el ritual del té, las piernas las tenía casi entumecidas y las plantas de los pies me dolieron para el resto del día como si hubiese estado todo el tiempo caminando con tacos altos!

 Sonrío para la cámara solamente!

Una vez que terminamos de visitar las casitas hanok, seguimos caminando por una zona muy posh llamada Myeong-dong.

 Flores que dan a un túnel! Qué nivel!
Donde vayas, no podés dejar de asombrarte por tanto!!!
Justo pasamos por al lado de una protesta.  Unos empleados de un hotel protestaban porque un empleado fue echado al haber comenzado a participar en un sindicato o algo así.

Nunca se sabe con las traducciones coreano a inglés!

En esta zona hay dos shopping centres gigantes de marcas premium y cada shopping a la vez se subdivide en otros tres gigantes.

Es realmente una guasada ver que tenés Hermès, Bvulgari, Rolex, Armani, Chanel uno al lado del otro, ponele, cruzás la calle y está Louis Vuitton, Prada, y Tiffany & Co., entre otras.

Y caminás dos o tres calles y te encontrás las mismas marcas otra vez!

Uno es el Shinsegae Department Store.

Y otro es el Lotte.

 Lotte.

El Lotte tiene un edificio aparte donde se vende Duty Free pero claro, tenés que tener tu pasaporte. Los precios igual me parecieron caros.

El de la foto de abajo, es el edificio del Correo, frente a una hermosa plaza.

 Y al costado del Shinsegae Department Store.

Adentro del Lotte Duty Free se encuentra un  lugar llamado Star Avenue donde se rinde pleitesía a varios talentos adolescentes coreanos.

Hay boy bands, cantantes solitas…

Las fotos de los chicos vendiendo productos (sobre todo cosméticos para chicas y cremas y perfumes) están por todos lados y yo creía que se trataba siempre de la misma banda, como 1D.

 Pero no, son varios. Aprendí que un grupo se llama 2pm. Estoy en la pomada.

Había unas rejas donde millares de niñas escribieron un deseo para un concurso y lo encadenaron de alguna forma, ahí.

El que sea elegido, se cumplirá. Eso prometen.

 Ya se había hecho de noche y decidimos caminar por una peatonal llamada Myeongong-gil donde había cantidad de negocios y cantidad de gente caminando. Esta vez me di el gusto de comprarme un par de botas y de zapatos a un precio muy tentador!!!

 Viva Seoul! Cada día te quiero más!

Haesindang Park

Hoy fue un día corto y a la vez largo. Corto porque fuimos a un solo lugar, largo porque más que viaje llegar allí fue como una peregrinación por lo mucho que tardamos. Un viaje de nunca acabar…
Y sí, amigos, llegamos al famoso parque donde el tamaño sí importa!
Haesindang Park es un parque que se encuentra en el puerto de Sinnam, a casi 4 horas en micro desde Seoul. Primero se toma un micro larga distancia que tarda alrededor de 3 horas y media hasta Samcheok y de allí un colectivo de línea hasta Sinnam.
La entrada al parque.
El viaje en micro fue muy ameno y cómodo y muy cordial, sobre todo porque el conductor, cuando estuvimos todos sentados, se paró adelante, dijo algo en coreano y nos saludó haciendo la reverencia que ellos hacen cada vez que se saludan y arrancamos.
Una pantalla nos decía en coreano primero y en inglés después, cuánto duraría el viaje, a qué hora pararíamos y a qué hora llegaríamos a destino.
  
Y un cartelito tenía foto y nombre del conductor.
Cuando llegamos, esperamos un rato para tomar el colectivo local y no bien nos vio el colectivero, supo inmediatamente a dónde íbamos…
Al arribar, vimos a los locales secando al sol y vendiendo, algas.
El día anterior le dije a Ale que ni se le ocurriera pedirme posar con NADA de lo que hubiera ahí porque me iba a negar y que no iba a sacarle ninguna foto a él tampoco si me parecía que no correspondía lo que estaba haciendo.
No sé si de pacata o porque mi posible incomodidad vendría de no querer ofender a los locales ya que, claro, yo no había leído sobre qué se trataba o por qué este lugar era, a mi entender, el valle de los falos! Yo pensaba que tenía connotaciones religiosas pero no y ahora te cuento la historia.
Hay una leyenda que cuenta que una joven que estaba a punto de casarse se ahogó en el mar y nadie pudo rescatarla. Esto trajo aparejado una ausencia total de peces y los pescadores del lugar lo atribuyeron a una maldición.
Estatua que conmemora a la joven.
Un buen día, un pescador se masturbó frente al río (Lo que es el aburrimiento, no? Hay cosas que no cambian ni con los años y van más allá de qué nacionalidad son: Son todos iguales!) y milagrosamente, comenzaron a aparecer peces.
Estatua que conmemora al pescador aburrido.
Comenzaron a pensar que la forma de apaciguar el espíritu de la chica era a través de, digamos, ese acto solitario y los locales decidieron erigir falos que den al mar para compensar, por parte de la chica, la falta de consumación del matrimonio.
Hoy en día los falos que se ven están hechos por artistas locales y qué imaginación, amigos!
Y sin más, vamos a las fotos.
Siéntense y pónganse cómodos.
Reconozco que el parque es muy bonito, hay mucha naturaleza, muchos puntos panorámicos y el día que nos tocó, estuvo soleado y con calor.
Bienvenido, Ale!
No había mucha gente paseando y se veían parejas y también grupos de jubiladas (eso me llamó la atención!).
Había puentes muy lindos también.
Pero digamos que Ale se pudo sacar esas fotos que se sacan todos los varones cada vez que ven algo de gran tamaño que se parezca a esa parte del cuerpo que a veces pareciera que tuviera más irrigación sanguínea que el cerebro!!!
Los animales del horóscopo chino.
Yo soy gallo. Cock, en inglés. Je.
 Algunos tenían patitas.

 Hermosa vista.

 Veleta apropiada para el lugar que estábamos visitando.

 Esta era un poco… fuerte, no?

 Sube y baja. Como todo en la vida.

 Pasen por aquí.
Sigan por aquí.

 Basta! Todavía hay más!?

 Mejor no comento…
Casi todos tenían caras!
 El gran cañón.
 A veces se necesita ayuda.

 Corea potencia.

 Esta escultura tiene una imagen de un feto.

 Tápese bien, hombre!

Al final del paseo, antes de bajar, encontramos un santuario dedicado a la joven.

 Aquí se le hacen las ofrendas.

Qué les pareció el lugar? Se bancarían TANTAS HORAS para ésto!?!? Así es el amor.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: