Con La Boca Abierta

En este mes que ya se termina estuve pasando unos días en Argentina y poniéndome al día con algunas cosas. A veces de casualidad te enterás de algo que te sorprende y te quedás con la boca abierta y los demás te miran sin entender por qué. También pasa que puedo contar algo que para uno es lo más normal acá y es el otro el que te mira sorprendido.
Algo así me pasó cuando hablando con una persona a cargo de ciertos tests laborales, me enteré de que para algunos puestos, como parte de la entrevista laboral, en Argentina van a tu casa e incluso se pueden llegar a entrevistar con miembros de tu familia.
Yo, argentina, me quedé con la boca abierta. No-lo-po-dí-a-cre-er!
Todavía me cuesta entender con qué razones, con qué criterio uno puede juzgar o decidir si un trabajo es tuyo dependiendo de lo que ve en tu casa, de cómo son tus parientes… O sea, es muy difícil de asimilar. De todas formas, a la otra persona yo también la dejé con la boca abierta cuando le conté que en el Reino Unido:
– No podés publicar avisos para un trabajo diciendo si se necesitan hombre o mujer ni tampoco se puede poner la edad ni mucho menos aclarar “buena presencia”. (Lo del sexo no se hace diferencia al menos que para un puesto específico se necesite sí o sí un hombre o una mujer, por ejemplo para limpiar un baño. Pero ni siquiera, eh. A veces pasa que en los baños públicos hay un cartel donde dice de qué sexo es el que limpia para que vos mujer u hombre, no te sorprendas si estás en el baño y ves que el trabajador es del sexo opuesto)
– Cuando hacés tu curriculum no tenés que poner foto ni tu edad ni si sos hombre o mujer (hay algunos nombres que son ambiguos, entonces a veces no hay cómo saberlo) ni estado civil y si el CV pasa de las dos hojas queda poco profesional. Se incluyen generalmente tus últimos 5 años laborales. Si creés que poniendo los años en que egresaste del colegio pueda dar una idea de qué edad tenés, pues no se incluyen los años.
– No hay DNIs o ningún tipo de tarjeta de identificación y si tenés pasaporte, el número no se incluye ni hay por qué decir que tenés uno. Claro que si el trabajo especifica que tenés que tener pasaporte al día porque tu trabajo requiere muchos viajes al exterior, se aclara. Pero no se pone el número!
– Cuando tenés una entrevista laboral, sabés bien que está prohibidísimo que se te hagan preguntas sobre tu familia, sobre tu estado civil, si tenés hijos o no, ni sobre tu edad. Ni siquiera te pueden hacer preguntas indirectas que les hagan saber esto, por ejemplo: “Cómo creés que te organizarías si tuvieras hijos?”
Como ahora yo estoy estudiando Recursos Humanos, lo primero que hice cuando volví de Argentina y fui para la universidad, fue contarles a una de los profesores y a mis compañeros lo que me enteré sobre las entrevistas en la casa. Más que nada para que notaran las diferencias culturales y cómo algo que para una sociedad es de lo más aceptable para otros no lo es para nada.
No les puedo explicar la cara de incredulidad!! Todos, absolutamente todos… con la boca abierta!

Y vos, con todo lo que conté, también te quedaste con la boca abierta?