International Fashion Showcase 2013

Alertada por Gonzalo, me enteré de que estaba empezando el London Fashion Week y que se están desarrollando eventos y presentaciones de colecciones argentinas.

Las colecciones argentinas que se presentan son de diseñadores emergentes en el marco del International Fashion Showcase, una muestra de talento internacional que se desarrolla del 1 al 28 de febrero, que me imagino se hizo en esta fecha para aprovechar a toda la prensa que viaja para los desfiles.

Envié un email a la Embajada Argentina y muy gentilmente me mandaron la invitación. Argentina exhibe sus diseños en dos lugares, en el British Council y en la sede de la embajada misma.

La exhibición en el British Council había comenzado el lunes pasado y, según me contaron, no había ido mucha gente.

El nombre de la exhibición es Journey Through The Landscapes (Viaje a través de los paisajes).
Durante la semana no había podido ir y como le prometí a Gonz mi presencia y que iba a contribuir con un post al cabo de la LFW para su blog (lo más jugoso, amigos fashionistas, lo leerán en su blog!) decidí ir el viernes e invité a mi prima Florcita.
La pasé a buscar por su trabajo y fuimos apuradas porque había leído que la muestra terminaba a las 6pm. Llegamos, había poca gente, entonces aproveché para sacar fotos de los diseños, tanto de vestimenta como de accesorios.
Había objetos interesantes y cada diseñador presentaba dos prendas de vestir más accesorios. Había un nombre que me sonaba familiar pero no podía darme cuenta por qué…
Menos mal que saqué las fotos en ese momento!
Porque al rato comenzó a llenarse, caía gente sin parar! Pero debo reconocer, eran todos con invitación y me contaron que ese día era la apertura formal de la muestra y nosotras ni enteradas! Habíamos pensado que íbamos a un lugar tranquilo a ver algunos diseños!
Cuántos! Todos invitados, eh.
La cuestión es que Florencia y yo nos miramos y nos empezamos a analizar nuestro look: Yo me había puesto una camiseta blanca, arriba una camiseta finita roja, calzas y botas, estos tres últimos de Zara.
Flor estaba vestida con su ropa de trabajo. Estaba bien y prolija pero no era lo mismo, pensábamos.
Las dos nos comparábamos con los demás y bueno, dijimos, “Qué importa, vinimos a pasarla bien!” Nosotras habíamos ido sin esperar semejante cantidad de personas! Hablamos con algunos que conocíamos y fue más para pasar el rato.
Comimos rico y también servían vinos, agua y jugo. El catering y la bebida eran de excelente calidad!

Ceviche, humita, carne, empanadas, rabas y torrejas. Ñam!
En un momento dado, pareció que llegaba Michael Jackson. Vi entrar a un chico con plumaje en la cabeza y, les juro, no exagero, tal cual las películas, llegó rodeado de gente como cuando aparece un celebrity.
Ahí lo reconocí: Él era el dueño del nombre que me sonaba familiar, se trataba de Santiago Artemis, que cobró algo de notoriedad hace unos meses al ser el diseñador de algunas prendas que lució Charlotte Caniggia, como el vestido dorado que usó Charlotte Champagne en la fiesta de la Revista Gente.
Santiago caminó hacia donde estaban sus diseños y toda la prensa lo rodeó y otra vez fue como en las películas: ahora era otro grupo rodeándolo, con micrófonos o tomando nota de lo que decía. Era increíble!
Con Florcita seguimos comiendo y charlando y en eso le dije: “Querés que te saque una foto con Santiago Artemis?”

 Así que aquí estamos, inmortalizadas junto a él.
Entonces yo saqué de adentro el cholulaje agazapado y le dije: “Yo también quiero una foto con vos” y muy amable accedió. Y le pregunté: “Vos sos el diseñador de Charlotte Caniggia?” “Ah, sí, Charlotte Champagne” me contestó alegre y a lo mejor un poco incómodo.

(Es que, claro, él estaba ahí rodeado de gente cool y yo le vengo en ruleros y batón a preguntar por la Charlotte!!!)

Después estuvimos hablando con otra diseñadora, Julieta, de Formosa, divina, simpatiquísima y me encantó lo que tenía puesto.

 Julieta Mansilla.

Hubo lugar para los discursos de dos autoridades del British Council y de la Embajadora Argentina, Alicia Castro.

 Vestida para la ocasión. Le quedaba muy bien.

Sin darnos cuenta, la noche estaba transcurriendo. Nos fuimos de allí como a las 8.30 y todavía quedaba tanta gente como cuando recién se llenó pero con Flor sentimos que ya estaba bien.

Así que sorprendidas por lo inesperado de semejante reunión, nos fuimos cada una a su casa. Para un viernes a la noche, después de trabajar, fue una salida perfecta!