La Importancia De Llamarse…

Al conocer una persona, preguntamos su nombre. Al poco tiempo, y si hay confianza, por qué se llaman así. A veces te cuentan que es por su abuela o abuelo, por un personaje de novela (se acuerdan que hubo un tiempo en que algunos bebés se llamaban “Catriel”?) o porque a la mamá le gustaba mucho un nombre en particular.
En mi caso, la leyenda cuenta que yo nací y mi mamá, al comprobar que no era el Fernando que ella esperaba (no había ecografía en esa época), decidió llamarme María Fernanda.
A las pocas horas cuando llegó mi papá, él decidió llamarme Alicia Ester. (Ojo, lo pidió bien y mi mamá aceptó de buen grado. Así contado pareciera que mi viejo se impuso porque sí. Además, cuando nació mi hermana menor, fue llamada María Fernanda y todos contentos!)
Quién se llamaba Alicia en mi familia? Alguna tía, alguna abuela, alguna prima lejana? Nadie! Nadie se llamaba Alicia.
Mi tía, la hermana de mi mamá, sospechaba: “Pero por qué la llamó Alicia? Habrá sido el nombre de alguna novia?” “No sé,” dijo muy tranquila mi mamá.
Una y otra vez me contaba esa anécdota cada vez que yo le preguntaba a mamá por qué tenía nombre típico  de alguien (que yo consideraba) de otra generación. Las de mi generación son Karinas, Marianas, Andreas…
Y me parecía raro que mi tía haya tenido esa sospecha hasta que…
El primer viaje que hice para Londres, hace muchos años, fue para venir a estudiar. La primera actividad para “romper el hielo” que hizo el profesor, fue preguntarnos a cada uno nuestro nombre y la razón de por qué nos llamábamos as.
Yo era una de las primeras y tuve que responder “no sé”, así que no hablé mucho!
Pero lo que me sorprendió es que hubo como cuatro o cinco chicas que contestaran que sus nombres se debían a una ex novia del padre!
Mi tía no había estado tan errada en sospechar, entonces!
A la vuelta de mi viaje, le pregunté a mi papá por qué me llamaba así y me contestó que porque le gustaban ambos nombres. “No fue por una novia?,” le pregunté. “No,” me respondió muy seguro y sincero.
Se ve que mi mamá y mi papá no fueron de esos novios que se ponían de acuerdo de antemano cómo se llamarían sus hijos… Gustaban de sorprenderse, parece…
Y vos cómo te llamás? Y por qué?