Empecé. Seguiré?

Lo venía pensando desde hace rato. No sé por qué, pero cuando quiero cambiar algo, primero lo cambio virtualmente en mi cabeza. Como si me tuviera que mentalizar para convencerme, para darme ánimo para hacerlo. Verme haciendo algo me sirve para darme cuenta de que puedo hacerlo.

El 24 de diciembre, siendo como las 3 de la tarde, haciéndose de noche y yo sentada en el sofá, sentí que había llegado el momento de salir a correr. Me puse unas calzas de invierno, una camiseta, un buzo y las zapatillas que hacia como dos años que no las usaba.

Y me fui a correr.

Y voy todos los días.

Comencé con la rutina de 1′ de corrida, 3′ de caminata vigorosa por 16′.

Esta segunda semana sigo con 1′ de corrida, 2′ de caminata por 18′.

Y todas las semanas se van agregando minutos y también se cambian la cantidad de minutos para correr. Según el libro que sigo, a las 10 semanas ya tenés la resistencia necesaria como para empezar a entrenar para una maratón (que no me interesa) porque de los 16′ iniciales, al final del programa corrés 40′.

No me anoté  en ningún gimnasio, salgo a correr bordeando el río, que por suerte lo tengo no bien bajo del departamento.

Espero seguir. Soy consciente de que es invierno pero por suerte no están haciendo días muy fríos y cuando haga más, me pondré guantes, gorro y bufanda porque enseguida entrás en calor. Y también soy consciente de que mis rutinas de gimnasia no duran más de dos meses. Siempre pasa algo que hace que las interrumpa, me distraiga y me vuelva a achanchar.

Por ahora estoy concentrada en hacerlo, en que esta rutina se me haga carne y que me sea una sana distracción. Porque cuando corro, me olvido de todo y mi mente viaja: imagino cosas, se me ocurren proyectos o me acuerdo de cosas lindas. Me ayuda que escucho música, que por el momento es un Greatest Hits de Erasure y los dos discos de Celebration, de Madonna.

A lo que no me acostumbro por ahora es a tomar agua mientras corro. Me había comprado una botellita que tiene un agujero en el medio para poder agarrarla bien mientras corrés y no la puedo encontrar, para mí que la tiré porque en un momento pensé que no iba a salir a correr. (Me creés ahora cuando te digo que me tomo mi tiempo para decidirme a hacer algo?)

Me parece a mí o hay como un cierto fenómeno mundial de salir a correr para luego participar en maratones? (Insisto: ni loca!) Veo a Gerar en España, a Richard, a Mauris en Uruguay, a mis primos que también están en Argentina…

Ok, tres países pero vos entendés a qué me refiero, no? Quién de ustedes también sale a correr o siente que debería?