Chelsea Buns

Chelsea Buns.

No te gusta cocinar o te gustaría pero te da fiaca? No querés estar mucho tiempo en la cocina? Querés que la comida se haga sola?
Bueno, algo de eso podés disfrutar si hacés los Chelsea Buns.
Estos bollitos son muy ricos y te permiten ser muy creativa con el relleno. Son fáciles de hacer pero llevan su tiempo, lo que no quiere decir que vas a tener que estar todo ese tiempo en la cocina. Son ideales para hacer mientras estás ocupada haciendo otras cosas o pintando una silla, no sé.
Leyendo el procedimiento, te vas a dar cuenta por qué.
Ingredientes
500g harina de fuerza, la que se usa para hacer pan
1 cucharadita de sal
7g de levadura en polvo
300ml leche
40g manteca
1 huevo
1 poquito de aceite
Para el relleno
25g manteca derretida
Ralladura de 1 naranja

75g azúcar negro
2 cucharaditas de canela en polvo
300g de frutas abrillantadas o pasas de uvas cortadas en pedacitos
Procedimiento
– Mezclar la harina y la sal y hacer un hueco en el medio y agregar la levadura.
– Calentar la leche y manteca hasta que la manteca se derrita. Esperar a que se entibie (muy importante!)
– Agregar el líquido a los ingredientes secos y mezclar hasta que se mezclen bien los ingredientes y por último, el huevo.

– Amasar por unos 5 minutos hasta tener una masa lisita.

– Tomar otro bowl y pasarle un poquito de aceite. Acomodar la masa, tapar y dejar levar por 1 hora o 1 hora y media.
Entonces podés aprovechar para hacer otras cosas mientras…
– Enharinar la mesada y amasar la masa hasta hacer un rectángulo y ahora viene la parte linda.
– Pintar la masa con la manteca derretida.

Espolvorear primero con la cáscara de naranja, luego con el azúcar negro mezclado con la canela.

Luego con la fruta seca cortada.

En el supermercado encontré unas frutas muy ricas.

Yo no soy muy afecta a la fruta abrillantada pero estas frutas secas, me encantan!

Los 300g de frutas cortadas en pedacitos.

– Enrollar y cortar bollitos de unos 4cm y poner sobre una placa enmantecada o sobre papel manteca o lo que tengas para que no se peguen.
– Dejar que se leven por 30 minutos.
Podés, otra vez, hacer otras cosas mientras…
Acá fue cuando comprobé que olvidarme de entibiar la leche hizo que estando caliente “mate” la levadura y eso hizo que no se levaran más. En fin…

Por eso se ven medio flaquitos…

Después de hornearlos, los saqué y no tenían mucha pinta aunque estaban más gorditos…

Para darles un makeover, calenté una cucharada de mermelada de damascos con una cucharada de agua, lo colé y usé esta mezcla para pintar los bollitos.
Y con 4 cucharadas de azúcar impalpable y apenas 3 gotitas  de limón, pude hacer un glaseado que terminó de dejarlos apetitosos!

Te animás?