Tres Reyes

«Three Wise Men», Tres Hombres Sabios, como se los conoce aquí.

Recuerdo vívidamente el momento en que me enteré que Papá Noel, Los Reyes Magos y el Ratón Pérez (chicos, no lean) no eran «de verdad»: Mamá estaba cocinando y yo al lado, preguntándole despacito con un poco de desilusión «Y el Ratón Pérez también son los padres?» «Sí, también.»

Años más tarde mi hermana menor siempre relataba que ese mismo día yo se le conté todo y que cuando ella me preguntó «Y los Reyes Magos?» yo le contesté muy segura «No, los Reyes no.» Pero yo estoy segura de que ese día yo supe TODA la verdad. A lo mejor no quise desilusionarla del todo por eso dije lo que dije sobre los Reyes.

No me enteré porque alguien me lo hizo sospechar, creo que fue una conversación que estábamos teniendo que mamá vio el momento justo para decírmelo con mucho tacto.

Antes de enterarme, me hacía mucha ilusión esperar a los Reyes Magos. Es que la ansiedad aumentaba con los preparativos: cortar el pasto, poner agua en un plato, poner los zapatos e irse a dormir.

Una vez planeamos con mi hermana escondernos y esperarlos a la noche para verlos pero mamá nos dijo que si los Reyes Magos se daban cuenta de que los niños de la casa se despertaban para espiarlos, ellos desaparecían y se llevaban los regalos.

Y una noche de reyes sucedió que me desperté por un ruido y al rato me dí cuenta de que era el ruido de papel de regalo! Horror! Estaban los Reyes al lado de mi habitación y yo estaba despierta! Se iban a dar cuenta y se iban a ir! Entonces, mientras escuchaba el crujir del papel, yo cerraba muy muy fuerte mis párpados, quería dormirme a toda costa!

Fue un alivio despertarme al otro día y ver los regalos al lado de nuestros zapatos. Digo los regalos porque dejaban uno para cada una y nunca nos planteamos el hecho de que no fueran más.

Me acuerdo de algunos: Una caja de lápices de colores Staedtler o una caja de 30 fibras (a mí me encantaba recibir útiles escolares!); otra vez fue un par de frágiles patines para las dos (frágiles porque se rompieron de nada!)

Al año siguiente fue otro par de patines de la afamada marca Leccesse, de color naranja refulgente, que venían en una caja de cartón que tenía escrito: «Para las dos hermanitas».

Yo ya sabía leer y noté que la letra de los Reyes se parecía mucho a la de mi mamá.

Tal vez haya sido yo, entonces, la que empezó la conversación con ella aquel día…

Y en este día tan especial, vos cómo recordás tu espera de los Reyes Magos?

Cholula Ignorante

Uno de los primeros regalos que tuve para mi cumpleaños cuando vine a vivir a Londres fue una función de teatro de A Christmas Carol interpretada solamente por Patrick Stewart.

Yo no tenía idea quién era Patrick Stewart pero Ale sí, fanático como es de Star Trek. Yo sabía qué era A Christmas Carol y que lo escribió Dickens así que para mí fue un hermoso regalo y sorpresa porque me enteré cuando llegué al teatro.

La actuación estuvo genial y cuando salimos le propuse ir a la puertita del costado que tienen todos los teatros acá donde claramente está marcado que de ahí salen los artistas.

Ale no se decidía pero lo convencí; al rato salió Patrick Stewart, había gente esperándolo para los autógrafos, firmó, le firmó a Ale y dijo que no posaba para las fotos pero si le querían sacar, ok.

Todos (como cuando lo vi a Johnny Depp) estaban «Oh, Patrick Stewart, soy su fan» «Oh, Patrick Stewart, lo admiro mucho», etc, con vocecitas suaves y guardando distancias.

Al cabo de un ratito, saludó que se iba y le abrimos paso, y con un acompañante se perdió por las callecitas de Londres, seguramente a tomar algo a un pub.

Qué limousine ni guardaespaldas! Eso fue lo que noté acá, que por ahí vos estás caminando como si nada en cualquier lado y se te cruza un celebrity y vos ni te das cuenta…

Como le pasó a esta cholula ayer!

Estábamos con Miriam en un shopping de Canary Wharf, paradas, sacando fotos para su álbum de viajera, y se nos cruza un hombre de tapado marrón y cabellos blancos. Lo sigo con la vista y veo que va a la panadería Paul y pregunta o compra algo y le digo a Miriam:

«Ese tipo es ese actor…» «Cuál?» pregunta ella. «Ese, ese todo blanco… El de Harry Potter… no! El de El Señor de los Anillos… Ay no sé, porque para mí son parecidas… Gandalf!» «Estás segura?» «Sí… No! No sé…» «Bueno, preguntémosle y saquémonos una foto.»

«No! A ver si no es…» «Pero dale» «Mmmmm…no…»

Y entre que no me decidía ni me acordaba el nombre, él salió de la panadería y nos vio a las dos seguramente con la boca abierta y los ojos clavados en su persona, paró un microsegundo, nos miró y como de nuestra parte seguíamos tan quietitas como suricatas, siguió su camino.

«Mirá que si es, yo lo corro y le pido una foto,» me amenazó Miriam.

«Pero si ni me acuerdo cómo se llama!»

Para este entonces, yo ya estaba un poco más segura de que tal vez sea él y lo único que me acordaba era que poseía el título de Sir.

(Ahora que lo pienso, podría haberlo corrido con un «Sir! Sir!» y comenzaba una conversación, no?)

Cuando volvimos y le contamos a Ale…! No podía entender CÓMO no me había dado cuenta de que se trataba de Sir Ian McKellen! Le advirtió a Miriam sobre sus hijos adolescentes fanáticos de la trilogía «Cuando se enteren, te van a querer matar!»

Así es, amigos, hay que estar atentos por las calles de Londres. Los celebrities se mimetizan y pueden estar al alcance de tu mano…

Este es él! Te juro, estaba con este mismo tapado!

La foto que no fue…

Experiencias 2011

Yo quería escribir un resumen de mi vida en el 2011 y no se me ocurría qué. Leía los resúmenes que hacían bloggers amigos y, la verdad, quería escribir cosas tan profundas o resúmenes tan divertidos y subir fotos como ellos pero pensaba que no tenía nada que contar.

Hablando con mami, ella me iluminó: «La verdad es que este año fue tranquilo, lo importante es que tenemos salud y estamos bien.»

Creo que es una buena forma de celebrar el año que se fue y me da fuerzas para encarar el 2012. Sinceramente, no me gustan los festejos del Año Nuevo, ni los fuegos artificiales ni ponerse contenta porque termina un año o porque comienza otro. Me gusta más la navidad y todos los festejos tradicionales de esos días y eso que no soy religiosa. Para muchos adultos es al revés, las navidades son las fiestas que suelen ponerlos más melancólicos.

Finalmente me fijé aquí y vi todo lo que había escrito este año y ahí comprendí que ya lo había contado todo!

Bueno, no todo. Algunas cosas me quedaron en el tintero:

1- Dí unas charlas sobre las diferencias entre cómo se nos enseña a hablar en inglés y cómo se habla aquí. Fue muy gratificante para mí porque fue en el Profesorado 24 de Bernal, donde yo estudié mi carrera.

Me trataron muy bien y me sentí muy mimada.

2- Festejamos los 80 años de mi mamá, para el cual, por suerte, nos recuperamos a tiempo mamá y yo: la semana anterior las dos tuvimos una gripe tal que estuvimos en cama sin poder levantarnos casi con el agravante de que a mi mamá le agarró súper fuerte y tenía que darle los remedios cada dos horas y además hacerle nebulizaciones. Mi mamá se recuperó increíblemente, de lo débil que estaba a posar aquí con mi hermana y yo.

Mami, sos hermosa.

3- La dueña, Karla, pobre, se desvivió en disculpas porque me mordió su perro.

ESTE perro.

4- Tal como el año pasado, fuimos a la mega fiesta que hace la empresa de Ale. Me puse el vestido que usé en mi fiesta de 40 y como me quedaba grande de delantera, los breteles se me caían. Me compré unos breteles muy monos de strass y cuando llego al baño a cambiarme los zapatos, escucho «crac» «crac»: los dos breteles se rompieron al agacharme.

Como pude me até una pashmina negra a la espalda, quedó como una especie de chal y con esas luces bajas no se vio nada pero bailar fue un martirio porque corría el riesgo de quedar con el escote por las rodillas!

Acá posando como que todo está bien.

Y bien, esto ha sido todo. De corazón, gracias por acompañarme en el año que pasó. Hayas comentado o no, con sólo leerme para mí fue muy importante. La distancia hace que atesore tu interés como una muestra de cariño.

Feliz 2012!

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: