Tú me acostumbraste

Londres, tú me acostumbraste…

– a que nada se pospone por la lluvia.

– a no tener tanto frío.

– a olvidarme de buscar monedas para viajar.

– a sonreír a extraños si se cruzan las miradas.

– a hablar bajito en público.

– a entender que no es un drama que llueva.

– a no saludar con besos a extraños.

– a pagar cualquier monto con tarjeta de crédito.

– a disfrutar del invierno.

– a dejarme la mochila en la espalda.

– a disfrutar de un día nublado.

– a ver las estrellas a las 5 de la tarde en invierno.

– a salir de noche sin mirar para los costados.

– a tomar café.

– a ser menos tolerante con el sol.

– a entender y respetar a la monarquía.

– a entender y respetar a todos.

– a no desconfiar del diferente.

– a disfrutarte.