La Ropa Interior

Concatenando con el Día de la Madre y a raíz de haber pasado un poco de la mañana acomodando y doblando ropa, aquí me pongo a escribir sobre la ropa interior.

Hacía varios días que no ponía las cosas en su lugar. Yo tengo la costumbre de lavar la ropa, colgarla y cuando se seca, la doblo y la dejo sobre una silla y ahora que leo esto, me doy cuenta lo fiaca que soy: Qué me cuesta guardar todo inmediatamente después, en un cajón? Bueno, pues, me cuesta.

Como la pila sobre la silla amenazaba con caerse, hoy resolví guardar todo y entre la ropa doblada, encontré una pila de bombachas y corpiños limpios. Los guardé y me pregunté por qué tengo taaaaaanta ropa interior.

Ok, sí, una se cambia todos los días y acá no es tan caro comprar pero por qué esta costumbre de que cada vez que estoy por hacer un viaje más o menos largo, voy y me compro ropa interior?

Haciendo click acá verás qué talle tenés según el país.

Creo que viene de la costumbre de mi mamá (que estoy segura que tienen todas las madres y me pregunto por qué) de decir siempre que antes de salir, hay que bañarse y cambiarse la ropa interior “por si uno llegara  a tener un accidente, uno no puede tener la ropa interior sucia”).

Me acuerdo que cuando me preparaba para ir a Bariloche de viaje de fin de curso, no teníamos un mango pero mi mamá se las ingenió para comprarme un montón de bombachas, corpiños y dos piyamas y yo me preguntaba para qué tanto gasto en eso, “yo me quiero comprar un buzo, un jean, una campera…” Pobre, pero limpita!

Y se ve que algo me marcó!

Pero he notado que hay gente que adora comprarse ropa interior, ya sea para darse un gusto, un regalo, un mimo. Y disfrutan verdaderamente buscar diseños en particular, algún color, etc. Sé también de muchas que enfermizamente se ponen el corpiño y la bombacha del mismo color o del mismo diseño. A mí particularmente me gusta la de color blanco y de algodón. No te salgo de ahí. Si tengo de color es porque me la han regalado.

A pesar de que no soy muy ordenada, soy medio obsesiva con una pequeña cajonera de tres cajones donde en el primero guardo los corpiños, en el segundo, las bombachas y en el tercero, las medias. Y este cajón es el más ordenado. Las tengo mononamente dobladas, nada de hacerlas un bollo. No he llegado al extremo (todavía) de guardarlas con almohadillas perfumadas, en cajitas, en bolsitas…

Y en tu caso, cómo es tu actitud con la ropa interior?