Esqueletos De Chocolate

 Para comer sin miedo!

A mí me encanta Halloween. Me encantaba celebrarlo con mis alumnos (hacíamos una fiesta en un salón y nos disfrazábamos y organizaba juegos) y me encantó aquella única vez que vinieron niños a mi puerta, aquí, a pedir golosinas. Después me mudé y como vivo en departamento, no viene nadie!

Me da pena que sólo sea un día y encima, como yo no tengo chicos, no tengo a quien malcriar!

Sin embargo, eso no quita que me guste la celebración y para esta época siempre me doy un gusto Halloween.

No lo pensé dos veces cuando vi este cortador de galletitas:

Es un Hombrecito de Jengibre pero con el esqueleto marcado.

El reverso.

No quise hacer la receta típica de la masa del Hombrecito de Jengibre. Quise hacerla de chocolate para que el contraste con la decoración sea más notorio

Elegí esta receta pero les recomiendo otra que contenga menos manteca si van a hornear con niños. Esta masa es muy delicada, hay que dejarla más de media hora en la heladera y amasarla cuesta si toma temperatura ambiente.

Ingredientes

170g de harina común
85g de cacao en polvo
1 cucharadita de canela en polvo
170g de manteca a temperatura ambiente
170g de azúcar fino
1 huevo grande, batido

Procedimiento

– Prender el horno a 180°C

– Mezclar y tamizar los ingredientes secos.

– Batir la manteca con el azúcar hasta que se incorporen ambos ingredientes.

– Agregar el huevo batido.

– Agregar de a poco, los ingredientes secos.

– Cubrir la masa con plástico adherente o meter en una bolsa de nylon y enfriar por media hora o un poco más hasta que esté firme.

Recomiendo amasar la masa con un grosor de unos 5mm o un poquitín más.

Una vez que están cortadas, apoyar sobre una fuente.

Recién ahí hay que marcar el esqueleto porque al tener que presionar, la masa se expande

Como la masa tiene mucha manteca, se puede llegar a pegar al dibujo del esqueleto así es mejor espolvorear con harina el molde.

Hornear unos 6 minutos y dejar enfriar.

Cuando los esqueletitos estén fríos, hacer un glas con azúcar impalpable con jugo de limón o agua.

Elegí hacer un glas con jugo de limón para un buen contraste de sabores.

 No sé si se aprecia, pero son galletitas grandes!

 Me dicen quienes los comieron que salieron ricos. Yo como me estoy cuidando, miré y olí.

Pero quedé contenta con este primer resultado!