Mi Proyecto: La Decoración

Se acuerdan de mi desafío para redecorar la habitación de huéspedes? Bueno, creo por el momento he terminado, lo que no signifique que no le agregue alguna cosita, pero me parece que por ahora, y de acuerdo a mi gusto, está bien.

Cómo organicé mi cabeza teniendo en cuenta que de decoración no sé nada ni se me ocurre nada?

Tenía unos cuantos ítems para devolver a IKEA y eso hice y estando allí me impuse estas premisas:

– Es una habitación de huéspedes; ergo, debe tener algún cuadro o reminiscencias a Londres.

– Si tiene algo de Londres, un color que predomine debe ser el rojo o el azul.

– Me parece que el rojo va bien con el cubre duvet que preferí quedarme.

– Rojo, blanco y negro, entonces.

En un negocio que hay cerca de casa, compramos un súper cuadro súper inglés que te da la bienvenida no bien entrás: es lo primero que llama la atención.

Tower Bridge, una cabina telefónica, un Routemaster.

Y una vez en casa, lo primero que hice fue deshacerme de una cajonera. Decidimos dejar la mesita de luz porque algo tiene que haber al lado de la cama.

Como me quedé con los cuadros con marcos negros, compramos un espejo con marco del mismo color.

Los dibujos me encantaron. Son de diferentes lugares bien londinenses.

Me quedé con la lámpara y fue una gran idea porque difunde muy bien la luz.

De noche, pareciera que el rojo resalta más.

También compramos cubre almohadas negras para hacer un poco de contraste con el cubre duvet que es blanco con rayitas negras.

Tengo que comprar unas almohadas más grandes para que apoyen bien!!

Compré una manta roja para los pies de la cama y es gigante! Mejor, no? Y me gusta que haga juego con las cortinas.

La manta y el espejo.

Queda resolver las pequeñas lámparas, ésas no sé qué color elegir y las que vi en IKEA no me gustaron mucho. Supongo que deben combinar con la lámpara grande.

Por el momento, quedó así. Agregamos una netbook y un secador de pelo que se guarda en la cajonera.

Tal vez viéndolo con su ojo, un profesional pueda decir que es un tanto infantil o básico, pero es lo que me salió. Lo que me sirvió a darme un poquito más de confianza en que en algún futuro me anime a decorar con más ánimo el living o nuestra propia habitación.

Y debo confesar que me entretuvo bastante y fue una actividad muy placentera!