Crumble Perfecto De Arándanos

 Base crocante, crumble también… Una delicia!!

Tener varios libros de cocina y la internete a mí me sirve para investigar, para aprender, para experimentar y también para inspirarme.

A veces veo una foto de una tarta y cuando leo los ingredientes, tal vez no tenga algunos, tal vez tenga todos pero no coincido con los sabores mezclados… Entonces parto de la foto para hacer mi propia receta.

Eso sí, si me gusta todo de una receta, la sigo tal cual, sobre todo en repostería, uno no puede hacer todo más o menos.

Esta vez vi en un blog divino llamado Butter Me Up Brooklyn, una tarta de arándanos de la cual me gustó el aspecto sólo que había algunos ingredientes que se me antojaron cambiar.

Partí de la idea de hacer un crumble y cuando me puse a investigar un poquito sobre cómo es un crumble básico, encontré este sitio que es genial porque te da la receta básica y un montón de variedades, crumbles dulces y salados.

Lo importante es que las proporciones básicas de un crumble es que la cantidad de manteca tiene que ser la mitad de la cantidad de harina y cantidad de azúcar igual a la cantidad de manteca.

Decidí hacer un crumble de arándanos, tenía dos cajitas de 300g cada una y procedí a sacar lo mejor de cada sitio para este crumble de arándanos que lo llamé como lo llamé porque salió perfecto!
 

Ingredientes (para un molde de tarta finita de 23cm de diámetro)

Para el crumble

300g de harina común

100g de harina de almendras o almendras pulverizadas

200g de manteca

200g de azúcar

Para el topping

600g de arándanos

16g de azúcar

10g de maizena

Jugo de medio limón

Procedimiento

– Encender el horno a 200°C

– Cortar la manteca en pedacitos y ponerla en la heladera.

– Mientras tanto, en un bowl mezclar las dos harinas.

– Agregar al bowl la manteca y con las manos bien limpias y sin anillos, ir deshaciéndola hasta que quede como arena.

– Agregarle el azúcar y seguir desmenuzando.

Tiene que quedar así.

– Si hace mucho calor, poner el crumble en la heladera.

– En un bowl mezclar el azúcar con el jugo de limón y luego agregarle la maizena cuidando de que no se hagan grumos. Si lo hacen sobre fuego muy muy suave y revolviendo con batidor de alambre, se aseguran de que no se hagan grumos. Si queda muy caliente (no debería) esperar hasta que se enfríe.

– En el bowl donde tengan los arándanos verterle este líquido y luego de un ratito volver a pasar todo a otro bowl así se aseguran que todos los arándanos estén  bien mojados con esta mezcla.

– Enmantecar el molde y separar una taza y media (yo lo hice a ojo) y con el resto forrar el molde aplastando el crumble con la mano o cuchara hasta que quede así:

Todo parejo.

– Colar los arándanos y ponerlos sobre el crumble aplastado.

 Así.

– Espolvorear el crumble sobre las frutas.

 Voici.

– Llevar al horno por alrededor de 20′-25′ o hasta que vean la tarta dorada.

Queda así de linda. (Aunque un minuto de descuido y se me “bronceó” un poquito el borde!)

No saben qué rica que es porque se siente un leve gustito a limón pero también lo dulce de la fruta.

Haberlas embebido en esa mezcla con maizena, como aconsejaba Butter Me Up hace que las frutas tengan una consistencia de mermelada espesa.

Me convidan un mate para acompañar esta porción?