Comer En Canadá

Somos lo que comemos? Y qué somos, entonces? Porque en nuestro caso, comemos de todo: carnes varias, vegetales, frutas, dulces…

También nos gusta comer lo típico del lugar que visitamos. Cuando compramos una guía de viaje siempre nos detenemos a leer con tiempo qué es lo típico para comer.

Y una vez allí, si vamos a un restaurant, por lo menos yo, pido siempre lo más exótico (mientras no sea agridulce…) o algún animal que no haya probado o algún plato que probé hace mucho y hacía rato que no comía.

Con respecto a qué se come en Canadá, nada fue tan planeado. No compramos guía ni averiguamos qué comer. Sabíamos que nos encontraríamos con amigos que nos aconsejarían bien.

Y sí lo hicieron!

Les paso a mostrar platos típicos de las zonas de Canadá que visitamos y alguna que otra foto de los lugares. Pero también decidí agregar fotos de otras comidas que son más universales pero me gustó cómo fueron presentadas.

Tienen listo el tenedor y cuchillo?

Comencemos con los desayunos.

El primero, en Québec. Con bebida cola orgánica para Ale!

Un pan, una medialuna, manteca, el café… Qué tiene de particular? El sabor! En Québec la manteca es sabrosa, es salada y es muy raro encontrar manteca sin sal. El pan tiene gusto a pan y la medialuna es deliciosa!

Sobre todo si desayunás en un sitio tan bonito como J. A. Moisan, una épicerie abierta desde 1871.

Oh, gloriosos desayunos en Chez Cora! Alta calidad y sabor, precios normales. Deliciosos! Fuimos dos mañanas y comprobamos que los platos son realmente abundantes.

 Te traen el acompañamiento primero.

Lo que me pasó fue pedir té y me trajeron esa teterita y luego una caja de donde elegir los saquitos. Como no conocía la marca, le dije que quería regular tea. Me dijo cuál era y noté que el saquito decía orange pekoe y pensé que era de naranja pero no, ése es el nombre del típico té negro que le dan allí.

 Omelette de jamón con papas al horno.

 Crêpe de queso con hongos y acompañamiento de frutas frescas.

Huevos Benedictinos con papas y frutas frescas.

Sandwich de huevo, jamón y queso y frutas frescas.

Salís rodando pero es combustible hasta la cena!

Aquella vez que fuimos a desayunar con Rod y Chloé, además de sacarnos fotos juntos, desayunamos lo que se puede desayunar en todo desayuno buffet, así que no fue muy distinto de lo que te podrías encontrar en cualquier hotel. Pero sí decidimos sacar fotos a lo que elegimos de la mesa dulce, porque esos ítems suelen ser más particulares u originales.

Cada uno iba por su lado y cuando nos sentamos a comer, Rod y yo comprobamos que somos hermanitos separados al nacer. 

 Mi plato.

El plato de Rod.

Los dos elegimos 6 ítems y coincidimos en 4!

Llegó la hora de almorzar!

Rod y Chloé nos aconsejaron probar poutine (pronunciado “putín”) que es algo típico de Québec y consiste en ser papas fritas con una salsita tipo gravy y por arriba se esparece queso cheddar sin curar del todo, como si fuera una mozzarella no tan húmeda y con un poco más de sabor.

Hay muchas variantes. Nosotros compartimos un plato porque eran como las 4 de la tarde y nos había dado ganas de comer alguito.

 Por favor, no hagan como yo que me equivoqué y pedí “putain”. Lo juro, fue sin querer!

Ale acompañó esta comida con un licuado y me encantó la forma en que lo presentaron.

Mono, no?

En Toronto, en ese glorioso mercado que visitamos, en un puesto de pescados que arrrrrrrdía por la cantidad de gente que había haciendo cola, pedimos lo siguiente:

 Ale, rabas con papas fritas. Era una montaña, ahí no lo parece pero era un montón!

 Yo, pulpo grillado con papas fritas. Unos tentáculos gruesos y carnosos, para nada gomosos.

El día que nos encontramos con Gabriel, comimos algo tranquilo.

 Ale un hot dog y unas papas deliciosas!

Yo, algo que se comía bastante por allí, llamado pierogies, una especie de tortelettis rellenos de ricota, en este caso, acompañados con unos champignones.

Eh! Varénikes!

A tono con la proximidad con EEUU (y con los gustos de Sergio, el amigo de Vancouver) comimos unas hamburguesas muy ricas en Fatburger, una cadena americana de fast food.

Hacía millones de años que no comía en un local de estos!

Las cenas!

La última noche en Québec fuimos a un restaurantito que nos recomendó Chloé para comer poutine no tan gourmet como el que habíamos comido antes.

El lugar era muy popular con chicos skaters y medio heavy metal así que nosotros no desentonábamos para nada (!)

 
Poutine con bacon para Ale.
Poutine con carne para mí. No me gustó mucho este.
 Cuando cenamos en la CN Tower, en Toronto, pedí gallina. Estaba deliciosa pero no la pude terminar!

 Ale pidió carne asada, al grill, andá a saber!

 Acompañada con batatas fritas.

Y ahora… a los postres!

 Me encantó esta forma de presentar el clásico tiramisú aunque no le hubiese agregado los frutos rojos.

Esta es una treacle tart con pasas de uvas y nueces pecanas que pidió Ale.

El cafecito?

Cómo no, si se toma en Tim Hortons!

El equivalente canadiense de Starbucks!

Lo que nos quedó por comer son Beavertails o Queues de Castor o colas de castor.

En qué consiste? Es una especie de masa frita alargada, no muy grande, y se le pone cualquier clase de topping. El póster de abajo muestra la clase de toppings que podés pedir.

Generalmente se come a la tarde pero claro, a la tarde nunca teníamos tanto hambre!

Retomando el hilo del comienzo, en cómo catalogarse según lo que uno come, viendo y considerando lo expuesto, puedo llegar a afirmar que somos muy aventureros, le hincamos el diente a todo!