Calling London

Es imposible aburrirse en Londres. Ayer estaba en casa, con ganas de dormir una siesta pero hacía calor, mucho calor así que decidí salir a disfrutar de este verano que quiere empezar y mapa en mano salí en busca de los BT ArtBox.

BT es la British Telecom y este año ha decidido celebrar los 25 años de ChildLine.

ChildLine es un servicio de ayuda para niños y adolescentes menores de 18 años. Cuando alguien de esa edad tiene un problema o preocupación y no sabe a quién recurrir, sabe que llamando a un número de teléfono gratuito para contactarse con ChildLine encuentra un oído que los escucha y una voz amable que los puede guiar.

British Telecom encomendó a 80 artistas que diseñen unas cabinas telefónicas como quisieran y las mismas han sido diseminadas por todo Londres. Así como fue con los huevos de Pascua, luego estas obras serán subastadas y lo recaudado será destinado a ChildLine.

Quienes tengan la suerte de venir por estos días a Londres, encontrarán estas cabinas por muchos lugares turísticos. Si uno ve el mapa, tendrá una idea por dónde salir a buscarlos.

Vi que la mayor concentración estaba por Covent Garden así que fui para ese lugar, aunque también pasé por Charing Cross y Trafalgar Square. Me hubiese encantado ir para otros sectores de Londres pero hacía mucho calor y el sol pegaba fuerte.

Les paso a mostrar algunos? Abajo escribo los nombres que les dieron a las cabinas.

 Peekaboo, Harvey Nichols London y First Direct.

Este está buenísimo! Es un monstruo, si se fijan bien, tiene los ojos al costado y dientes!!

Está todo cubierto por lana tejida! Se llama Dial M For Monster.

Bert Gilbert’s Padded Cell Phone Box, The Cure y Ring Ring For Britain.

Este es súper original! Se supone que hay como un diablito (eso creo yo que es!) formando la letra T.

T For Telephone.

The Heart London Box, Multicoloured Spectrum y Ted’s Ding A Bling Box.

Este otro es más circense, tiene un monito arriba.

Se llama The Smile Of A Tear.

Untitled, The New Elizabethan Knot Garden y The Times.

Este último que muestro es fantástico! Y qué bien ubicado!

Long Distance.
Y haciendo click acá, verán a todos los que hay.

Valió la pena darse un paseíto, no?

La Una Y La Otra

Se podría decir que eran algo así como amigas mías. Las conocía desde hacía mucho y yo siempre fui un poco gris con respecto a las amistades: siempre traté de no enfrentarme con nadie; si una amiga que tuviera andaba con un mal día, miraba para otro lado y si me agredía, la dejaba de ver y listo.

Mucho no me calentaba tampoco porque yo he tenido más novios que amigas así que sola nunca andaba. O sea que tampoco me bancaba una amistad infeliz con tal de no estar sola.

Cuando estás en tus twenties, una ya está un poco más estable emocionalmente, tiene novio o pareja y suele salir con otras parejas. Los chicos y las chicas salen, van de vacaciones, se reúnen los fines de semana, etc.

Pero si son más de tres parejas, siempre hay un roce. Que una con la otra, que uno con el otro o que una con el otro. Que me mira, que me dijo, que me tiene envidia.

“Me tiene envidia”. Esa éra la frase de cabecera de dos chicas que yo veía seguido pero casi nunca juntas. Si estábamos juntas, todo era diversión. Si yo estaba con una o con la otra, todo lo que dijeran (criticaran, en realidad) de su némesis terminaba con un “porque me tiene envidia”.

Al quedar en el medio, escuchaba las dos campanas y siempre me preguntaba cómo las dos siendo tan distintas, pudieran tenerse envidia.

La una era racional, carrera de números.

La otra era bohemia, carrera artística.

La otra frase que solían usar, por separado, era “porque yo soy muy sincera y las cosas las digo tal cual son y si te gusta bien y si no, también”. Con eso, tenían carta blanca para decir las cosas más horrendas de los demás y a decir verdad, nunca ví que una o la otra fueran muy sinceras entre sí.

Por qué se veían seguido era otro misterio. Quizás los novios se habían hecho amigos. Quizás la una y la otra se necesitaban. Quién sabe. De todas formas, una amistad con integrantes así no es muy sana y termina cansando.

Tal vez porque maduraron o tal vez porque se hartaron, la una y la otra dejaron de verse. Y estuvo bien que así sea. Lo malo es cuando dos personas así siguen frecuentándose. No quisiera imaginarme si hay alguien así en la familia! Porque si sólo te une una amistad, podés cortarla y ya, pero cuando está entre tus familiares, cómo hacés!?

Tan distintas pero tan parecidas…

Este artículo, livianito pero interesante, me trajo estos recuerdos.

Apple Pie Para Dummies

 Más fácil, imposible!

El apple pie o pastel de manzana se me hace que es como la pizza casera: cada cual tiene su receta, cada cual tiene su variante y los ingredientes se van poniendo a ojo.

Hay quienes tienen una receta que se viene pasando de madre a hija; habrá otros que la hacen de memoria.

En mi caso, nunca fui muy fana de la tarta de manzanas porque muchos le agregan canela o pasas de uva. La canela, la puedo pasar. Las pasas, no. Entonces muchas veces no la comía y no se me hizo costumbre.

Tampoco era algo que cocinara mami muy seguido. Pero sí recuerdo una tarta de manzanas riquísima que hizo una vez y nunca más! A veces ella tomaba su libro de recetas Burda, que todavía tiene, y se ponía a experimentar. Le salía todo riquísimo, pero por algún motivo, no era de repetir recetas.

Pero algo hay que hacer cuando comprás muchas manzanas y recordás luego que estás en ese período de la dieta en que no podés comer frutas… Antes que tirarlas, hay que hacer algo…

Ok, un pastel de manzanas. Pero también tenía dando vueltas unas planchas de masa filo, unas que vienen en una caja de 250 gramos, aproximadamente 12 planchas.

Con poca confianza en mí misma, me puse manos a la obra. Y olvidé sacar fotos del proceso. Y me arrepiento!!!

Porque era tan fácil que pensé que no iba a salir bien!

Pero les cuento cómo hice.

(La explicación lleva más tiempo que hacerlo!!!)

Tomé un molde de unos 20cm de diámetro, de base desmontable y lo rocié con ese producto que tengo para que nada se pegue. Si no, se puede enmantecar.

Luego derretí manteca en un bowl.

Tomé la masa filo y puse una plancha en el molde y los extremos caían hacia afuera.

Pinté la base y los costados con manteca y le superpuse otra plancha de masa y así con todas.

No importa que la masa se rompa porque se pueden ir pegando los pedacitos con manteca todo el tiempo. Siempre se tiene que pintar con manteca antes de superponer una plancha de masa.

Los extremos que quedan afuera, no se pintan… todavía.

Una vez que se usó toda la masa, cortar bien chiquito y finito, las manzanas. Al que le guste, que le agregue canela y pasas de uva. Yo usé nada más que las manzanas y crudas, no las cociné previamente.

Cuando puse todas las manzanas cortadas, comencé a  traer los extremos de la masa para adentro, sobre las manzanas. Y así con cada extremo, pero también los fui pintando con manteca, para que se vayan pegando.

Se tapa todo muy lindo y la puse al horno a 180 grados, por temor a que se quemara.

Estuvo adentro del horno como 1 hora y media! Es que se ve que esa no era la temperatura ideal pero por haber estado cocinándose tan lento es que salió una tarta de manzanas perfecta, riquísima, crocantísima y doradísima!

Recién salida del horno. Ahí se ve cómo se fue superponiendo la masa.

Y cocinada toda pareja! La masa y las manzanas.

Deliciosa!

Taste Of London 2012

  Pity y yo con los libros-souvenir de recetas! Y la bandera!

Ayer abrió oficialmente Taste Of London 2012 y releyendo la última vez que fui, en el 2009, me doy cuenta que aún conservo cierta dignidad: No pienso pagar una entrada de 40 libras para un evento donde una vez adentro, tenga que seguir gastando!

Por suerte Ale ganó dos entradas para ayer, para el slot de 12 a 16hs, porque a partir de las 17hs entraban otras personas hasta las 21hs.

Pero no pudo ir por el horario así que invité a Pity que aceptó encantada.

Lo bueno de estas entradas fue que incluían ciertos beneficios:

– Eran VIP (o sea que no hacías tanta cola y podías entrar a un sector VIP que creo que lo único que te daban era champagne o no sé qué)

– Te regalaban 20 coronas (la moneda que se usa ahí adentro, o sea cupones, bah) que equivalían a 10 libras.

– Te regalaban un libro de recetas.

– Ubicación primera fila para cualquier demostración de cocina de platos que quisiésemos ver.

A punto de entrar!

No bien entramos, los representantes del Perú nos recibieron con un ceviche picantito pero rico.

Así como ha venido siendo todos estos años, en esta exhibición están presentes los restaurantes más importantes de Londres, que ofrecen un menú fijo de entrada, principal y postre en pequeñas porciones así que podés degustar aquí y allá y terminás comiendo como un cerdito sin darte cuenta.

Aparte también hay muchos stands de bebidas, de productos regionales como aceites de oliva, panes, repostería, lo que te imagines!

Y una especie de escenario donde cada hora y media cocinaba algún chef mientras explicaba qué hacía.

Como había leído algo en el website para saber qué actividades había, también sabía que British Airways tenía un espacio gigante de dos pisos llamado el Height Cuisine donde iban a exhibir Taste of Britain, Taste of Moscow y Afternoon Tea with Twinings and The Dorchester.

Como yo tengo una tarjeta de voladora frecuente, pude entrar y pensé que iba a estar atiborrado de gente. Había gente, sí, pero no tanta y vi unos chefs dando vueltas y en eso se acerca y nos dice: “Vengan, pasen, suban que vamos a empezar la muestra”.

Pity y yo nos miramos sorprendidas y dijimos “Ok!” (nos habrá visto cara de hambrientas?) y subimos a la planta alta y, es de destacar, toda la gente que estaba allí, todos te recibían con una sonrisa y unos modales que te hacían sentir muy cómoda.

Muy cordiales y elegantes, la azafata bromeaba que ese era su uniforme oficial!

Nos sentamos en un lindo sector y el chef que nos invitó era, además del encargado de hacer la presentación, el Diseñador Manager de los platos que íbamos a comer.

Estábamos todos muy cómodos.

Yo pensé que eran unos canapés o cositas así…

Pues no. Era la comida de First Class en porciones pequeñas!

La entrada: Heritage tomato salad with Laverstoke farm mozzarella and basil dressing.

Tres tipos de tomates dulces y deliciosos con mozzarella y condimento de albahaca.

Plato principal: Herefordshire fillet of beef with new forest girolles, spinach tortellini and madiera sauce.

Una carne riquísima y tierna con una salsita de vino y unas verduritas cocinadas pero crocantes y un tortellini de espinaca al dente.

Postre: Chilled chocolate fondant.

El famoso “volcán de chocolate” pero de adentro salía una salsa de caramel levemente salado, delicioso! Lo de arriba son hilos de caramelo.

Todo muy lindo, delicioso, la calidad excelente, aplaudimos agradecidos y vimos que a la media hora empezaba Taste of Moscow. Nos apuntamos, como diría Pity, bajamos, nos regalaron una bolsa con panes adentro, esperamos la media hora, subimos y nos sentamos nuevamente!

El mismo chef presentando ahora el menú que se sirve cuando uno toma la ruta a Moscú.

Entrada: Smoked salmon tartare with Oscietra caviar, pickled cucumber and radish salad.

Tartare de salmón ahumado con caviar, unas tiras de pepino y “ensalada” de rabanitos.

Plato principal: Chicken Topaca with pickled vegetables salad and pont neuf potatoes.

Pollo con una ensalada picante, papas y vegetales.

El postre fue el mismo que el anterior así que con Pity dijimos “no, thank you.”

Al rato vino una especie de supervisor y amablemente nos preguntó si había algo malo con el postre, que no lo comíamos. Le aclaramos que no, que no era que estábamos disconformes sino que ya lo habíamos probado.

El chef decía que en las alturas, uno pierde un 30% del gusto por eso tienen que diseñar las salsas y la comida en general con sabores un poco más fuertes de lo habitual.

Los chefs explicando. Parecen una boy band!!!

La verdad es que la estábamos pasando genial! Y eso que no tomábamos el vino que nos servían, para la entrada blanco, para el principal tinto y para el postre uno muy dulce!

Bajamos y vimos que a las dos horas servían el té. Preguntamos si nos podíamos anotar. Pues sí.

En esas dos horas que faltaban recorrimos un poco la exhibición aunque se hizo un poco difícil porque llovía y paraba y volvía a llover, a cada rato!

Lo vimos a Michel Roux! Pity como loca “Michel! Michel!” y se acercó, pura sonrisa y Pity le dijo que era su “biggest fan” y que si se podía sacar una foto con él y dijo que sí!

Un divino! Pero yo no me animé a pedirle una foto…

Vimos un puesto del restaurant Gaucho… 
Pero bueno, ya habían pasado las dos horas, así que nos fuimos a tomar el té.

Preparada? Lista?

Lo lindo de esta degustación fueron los tés mismos. Los sandwiches y facturas estaban bien pero no eran wow, yo tuve la suerte de tomar el té en el Dorchester y nada que ver, pero bueno, la excusa era probar los nuevos sabores de Twinings y su nuevo packaging.

Sandwiches y dulces.

 Los sabores: Mint Humbug, Red Berry Fool, English Breakfast y Jasmine Pearls.

La verdad? Riquísimos pero el mejor, para mí fue el de menta porque verdaderamente tiene un aroma y sabor a menta que no sentís en ninguno al menos que lo hagas con las hojas frescas. Un excelente digestivo!

Cuando salimos de allí, nos dimos cuenta que ya se estaba cerrando todo para quienes teníamos la entrada hasta las 16hs así que buscamos el libro de recetas que teníamos incluido con la entrada y me gasté las 20 coronas en un platito que tiene como espinas sobre el cual frotás el ajo o el genjibre o chocolate o queso y se hace como una pastita.

Con un cepillito y pelador de ajo de regalo.

Así que cansadas de haber estado todo el día caminando… mentira! Comimos más de lo que anduvimos pero sí que estábamos cansadas: de hablar!, nos saludamos con Pity y cada una emprendió camino a su casa.

Y aquí les muestro lo que me traje de recuerdo:

Una cajita con dos muestras de cada sabor que degustamos.

Unos panes artesanales riquísimos que venían en la bolsa que nos dieron al principio.

Lástima que las 4 horas que estuvimos resultaron insuficientes para recorrerlo con más tiempo, pero la verdad, no me puedo quejar de esta experiencia gastronómica!

Volveré el año que viene?


La No-Reacción

Así como hay gente que lo que diga te cae horrible,  hay gente que te puede decir cualquier cosa y una no reacciona mal… O directamente no reacciona!

No sé si me sedaron sin que me haya enterado o que la persona que me hizo los comentarios me es indiferente… Cuando digo que me es indiferente no es que la estoy despreciando, simplemente que no tengo ningún tipo de relación con ella más allá de lo estrictamente correcto.

Hasta puedo llegar a decir que me causó gracia porque, sinceramente, no lo tomé como maldad de su parte, sino simplemente fue sincera a su manera. Todo se dio de forma muy natural a su personalidad.

Será que ahora ando tranquila que no me lo tomé a mal? Será que no me importó?

A casa viene cada tanto una señora ecuatoriana que me ayuda  a limpiar. Como en estos momentos no estoy trabajando, me preguntó si me quedaba en casa para tener hijos.

– No! La verdad que no, le respondí.

– Pero por qué?

– Mmmmm… Porque no, ni lo pensé.

– Pero cómo? No puede?

– Lo que sucede es que ya tengo 42 años…

(La verdad, no sabía cómo zafar y con cada respuesta de compromiso que daba -no tengo confianza para contarle mi vida!- pensé que se terminaba el diálogo… pero no!)

– Pero…

– Ya hace 10 años que me casé, estamos acostumbrados a estar solos y una ya está grande.

– Pero no le gustan los chicos? No tiene sentimientos? (Juro que este último comentario casi me hace largar una carcajada!)

– No, no es éso.. ya estoy grande…

Increíblemente no me enojé. Lo dejé pasar y no me ofendí. Lo cual me dio que pensar cuándo uno se ofende o no, cuándo uno reacciona mal o bien o no reacciona. En este caso, se dieron las siguientes condiciones:

  • Estaba tranquila.
  • Me agarró de sorpresa.
  • No me pareció que fueran comentarios con malicia.
  • Tenía ella una genuina curiosidad.
  • No tenía ganas de andar explicando mi vida.

Creo que si me hicieran un comentario con malicia puedo llegar a no reaccionar tampoco (soy de tránsito lento para algunas cosas!!!) aunque sí me llenaría de mucho enojo luego, cuando se me pase la sorpresa. Es que creo que cuando no me espero mala onda y sucede, me quedo atónita y me amargo después.

Pero en este caso no fue así… no?

Vos cómo hubieras reaccionado?

Rock Me

Con la adaptación de la comedia musical Rock of Ages a cine, el revival de los ’80 está disparando sus últimos cartuchos antes de que se venga con todo la nostalgia de los ’90, que desde hace un par de años se ha empezado a dejar ver y espera agazapada para dar el gran salto y quedarse por un tiempo hasta que (inevitable) comience la nostalgia de los ’00.

Reciclar dos décadas anteriores al presente no es nuevo. En los ’80 se recordaban los ’60 y se reflejaba, en parte, en la estética, en la música que se escuchaba, en el peinado… Muy poquito afloraba, pero estaba.

Por ejemplo, se acuerdan de la tapa del primer disco de Viuda e Hijas de Roque Enroll? 

Esto fue recrear la estética de los ’60 en los ’80.

Los ’60 aparecieron tímidamente porque los ’80 fueron años de un rock and roll rotundo, de un heavy metal vigoroso y de power balladas contundentes, de pop latoso, de big hair, de jeans y calzas de tiro alto. La música era potente, con gritos y alaridos, nada de susurros y gemidos.

(No me atrevo a declarar, por respeto a mí misma para no sonar tanguera, que antes se escuchaba música de verdad. No, porque sonaría como mi viejo hablando de tango!)

Ver Rock Of Ages fue encontrarme conmigo a los 17 en 1987, el año en que sucede la historia. Al principio no podía dejar de exclamar: “Yo tenía una camperita de jean así!” “Ay, yo usaba unos aros así!” “Yo tenía un cinturón igual!”

Los aros, el broche del pelo, la camperita. Suspiro…

Después de la agitación inicial que me despertó ver parte de mi vestuario adolescente en pantalla, lo único que logró sacarme de mi eje fue ver aparecer a Tom Cruise, con todo lo que (para mí) Tom Cruise significa.

Pero debo ser sincera, la historia me pareció demasiado predecible, floja, gris (“Y qué querés? Si todos los musicales son iguales!” diría Ale) y los cantantes principales cantan con más técnica que carisma. (Estéticamente son impecables, la verdad es que tanto Julianne Hough como Diego Boneta son pre-cio-sos.)

La coreografía no me terminó de emocionar. La parte en que Catherine Zeta-Jones baila en la iglesia es un mamarracho. Habrán querido dar a entender la ridiculez de su propuesta gubernamental pero no me pareció que se lograra.

Cath, te cuidaron mejor en Chicago.

Tom Cruise camina todo el tiempo echado pa’ trás, como queriendo ocultar la pancita de cuarentón que no se va por más gimnasia que hagas, y los cueritos que le cuelgan en la espalda te hacen comprender que los años nos llegan a todos.

Creo que está inspirado en Bret Michaels aunque Ale dice que no.

Rescato a Alec Baldwin porque para mí Alec Baldwin es LO MAS como comediante. Lamentablemente, en esta peli está muy limitado. Russel Brand hace de Russel Brand y, por lo menos para mí, es suficiente porque a mí me encanta él y estoy segura de que muchas palabritas excéntricas que dice su personaje han sido agregadas por él.

Alec, dejate el pelo asíiiiiiiiiiiiiiiii!

Lo que te va a delatar como típico rocker de los ’80 es darte cuenta de que los viejos que aparecen en una escena son todos rockers de verdad, los de aquella época. Con decirte que aparece Sebastian Bach! Aaaaah, vos solito vas a reaccionar como Ale, que se despabiló de su embole

Para terminar, dudo que Rock Of Ages le llegue a los teens. A los veinteañeros les puede gustar por los protagonistas, me parece y porque están en la edad de captar el mensaje de conquistar la gran ciudad y hacer realidad tus sueños.

A nosotros, los cuarentones, nos traerá recuerdos pero se nos hará difícil digerir la historia insípida que se presenta.

Y a los de 30? Ahí puede ser que les guste un poco pero no tanto como a los de vientipico. No me preguntes por qué. Cosas que concluís basándote en tu experiencia, instinto… intuición, tal vez?

Es que la película no tiene nada de R&B ni reggaeton y los temas de rock y heavy metal se presentan muy pasteurizados.

Irías? Qué creés que te hará recordar esta peli?

Te dejo el trailer para que vayas calentando motores

Muffins De Arándanos

Hace unos meses, compré en IKEA un molde para muffins, a mi entender muy original.

Tiene capacidad para 12.

Me encanta la parte de abajo! 

No tiene la típica forma de los moldes para muffins!

Inicialmente pensé que lo iba a usar para hacer unos bolos de arroz pero no pude encontrar los pirotines especiales que llevan.

Ahí quedó el molde hasta que esta semana se dieron ciertas condiciones:

– Iba a visitar a Tamia. Soy hija de mi madre, si voy de visita, llevo algo para comer.

– Tenía unos arándanos dando vuelta.

– Tenía todos los ingredientes.

Manos a la obra!

En la receta original se utilizan frutos rojos y harina leudante. Yo utilicé harina común y polvo de hornear (levadura, como le dicen en España, eso lo aprendí de Pity. Levadura de panadero es lo que nosotros llamamos levadura).

Son muy fáciles de hacer, no llevan muchos ingredientes y te llenan la cocina de un aroma que invita a tomar mate o un tecito.


Ingredientes

335g de harina común
3 cucharadas al ras de polvo de hornear
220g de azúcar fina
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 huevos batidos ligeramente
100g de manteca, derretida
250ml de leche
1 cucharadita de cáscara de limón rallada (yo no le puse)
200g de arándanos (o frutos rojos). Pueden ser congelados.

Procedimiento

– Prender el horno a 180 grados. Enmantecar el molde o poner pirotines.

– Tamizar la harina en un bowl, agregar el azúcar y el polvo de hornear.

– Batir ligeramente los huevos, la leche, el extracto y si lo tienen, la cáscara de limón rallada.

– Mientras, derretir la manteca.

– Verter la mezcla de los huevos sobre los ingredientes secos, mezclar y por último agregar la manteca derretida.

– Cuando esté combinado todo, agregar los arándanos y mezclar despacito y con cuidado.

– Con una cuchara llenar los moldes y cocinar por unos 35 minutos.

Yo los llené hasta el borde porque quería que se levantaran y tuvieran forma de hongos.

No quedaron preciosos?

Y son riquísimos!

Buen finde y cuéntenme si se animan a hacerlos! Happy baking!

Cómo Sigue La Dieta

Sigue! Sigue!

Sigue bien y estoy contenta!

En la segunda fase de la dieta Dukan incorporás verduras y no les miento, ese primer día que me preparé una ensalada, temblaba de la felicidad! Para mí las verduras y frutas son esenciales aunque en esta fase no podés comer frutas todavía. También debés tener un día de carne/proteínas solas por semana pero para la forma en que quiero bajar yo, como leí en el libro, debo tener dos días, lunes y jueves.

Yo quiero bajar despacio, no tanto y según el libro, la segunda parte que lleve más días con dos de proteínas, es ideal para las que tenemos caderas importantes.

Les comento cómo fue esta fase: He notado que no tengo hambre, que no me muero de hambre salvo cuando es la hora de comer y como no como porque sí, no me da ansiedad. De Ale había adoptado la costumbre de sentarme a ver la tele y mientras comer algo. Ahora, no. No como si no tengo hambre.

Creo que es porque no como ni harinas ni papas ni arroz ni azúcar. No me muero por comer nada con harina, no me muero por comer postres ni tortas! No-lo-pue-do-cre-er.

De todas formas, he adaptado un poco las cosas: descubrí las gelatinas, así que después de almorzar o cenar suelo comerme un potecito de gelatina, a algunas les agregué frutos rojos así que me hago unos lindos aspics dulces. También me permito comer el pollo con piel. No concibo comer el pollo pelado!  

Claro que ha habido tentaciones, sobre todo con ocasiones sociales. Se acuerdan que tomé el té en Harrods? Bueno, ahí estaba en plena segunda etapa pero tampoco quería no ir por los familiares. Comí lo que tenía que comer, sin culpas y al otro día seguí con la dieta. Increíblemente, no subí. Pero porque seguí cuidándome. Permitirme ese desbarranco no fue excusa para decir “Bueno, no sigo nada con la dieta, si no la respeté…”

Después estuvo el Pageant. Ahí comí pero nada con pan. Bueh, tampoco comí tanto. Es que me lleno enseguida!

Después estuvo el cumple de Ale. Comí un pedacito de la torta para probar cómo me había salido, comí un par de sandwiches de miga hechos por mí, un poco de tarta y creo que una porción de tiramisu y el postre con sabor a rosas.

Y ayer un muffin de unos que hice para llevar a la casa de una amiga.

Además me fijé que si como algo con harina como poquito, nada que ver con las súper porciones de antes ni tampoco repito. No me dan ganas, no sé. Es algo que siento que está en mi inconsciente, no puedo comer tanta cosa con harina. Es como que se me hizo parte del metabolismo no comer pan ni tortas ni arroz y sólo los pruebo cuando es una ocasión especial y así y todo no como mucho.

Bueno, mi peso oscila entre 200 gramos más un día o 200 gramos menos otro, pero he bajado. Tampoco quiero bajar mucho, no puedo ya que sería poner en riesgo mi salud pero compruebo en mi cuerpo que esta dieta es efectiva. No tengo más panza, se me afinaron las piernas y la cintura y se me achicó la zona que utilizo para sentarme. A las caderas todavía no las medí.

Después de estos veintipico de días, entré a la fase tres donde tenés una comida celebración por semana, podés comer dos rodajas de pan integral, 40 gramos de queso y una porción de frutas por día y seguir  con un día mínimo de proteínas exclusivamente.

Sinceramente, no he incorporado el pan por temor a que me vuelvan las ganas de comer de más. A la mañana tomo mi infaltable mate cocido con leche y una rodaja de queso o de fiambre magro, como el pastrón. Al mediodía carne con ensalada y a la noche carne con ensalada y/o verduras hervidas. O un guiso de carnes con verduras, sin arroz. Cosas así.

Me parece que esta dieta es más para adoptar como modo de comer en tu vida que para bajar de peso solamente. Porque generalmente, uno sigue una dieta y la cumple y cuando la abandona… Ahí creo que es cuando recuperás todo lo bajado.

Creo que lo que te alecciona son esos 5 días de proteínas puras al comienzo: Si podés llevar adelante 5 días así, podés sobrellevar cualquier fase de la dieta!

Agredir Por Agredir

Nunca reniego del mundo virtual porque gracias a él conocí a mi marido e hice amigos nuevos; escribo y me leen; encuentro información; estoy al día con lo que pasa en Argentina y hasta veo tele de allá…

El mundo virtual es para todos y es masivo: Hoy en día no necesitás ser un experto en redes ni en tecnología para acceder a un blog, a una cuenta en Twitter o a una cuenta en Facebook. Estos programas (o lo que sean) son cada vez más fáciles de usar y entonces te das cuenta que, de repente, tenés una voz y te escuchan. O que tenés protagonismo de alguna forma. Y es una caricia al ego.

Quién no se siente importante cuando te comentan un post? O cuando tenés un nuevo amigo en Facebook o alguien te responde un tweet?

Y por más que muchos digan que la realidad que uno muestra a través de un blog, un tweet, etc es un poco ficticia (muy raramente escribimos o mostramos lo que verdaderamente nos angustia o algún problema serio que tengamos), lo virtual suele desenmascarar a muchos y mostrarlos tal cual son. O poner en evidencia su peor costado.

Por ejemplo, cuando te dejan un comentario mala onda (por adjetivarlo de una manera suave).

Curiosamente, lo que te deja entrever un comentario así es una persona de una gran inocencia, hasta diría de mucha ingenuidad: Más allá de las palabras agresivas que pueda utilizar, cuando leo un comentario de esas características, no puedo dejar de sorprenderme de cuán candorosa es quien cree que comentando en un blog (una realidad virtual) va a cambiarte algo, va a lastimarte o hacerte trenzar en una discusión.

Más sorprendente es, aún, que comentan enojados!

Personalmente, como creo que le pasa a toda persona más o menos normal, no me agrada que alguien me escriba algo agresivo. Yo soy calentona, una tana siciliana a quien ni lo bueno ni lo malo, le es indiferente. Pero cuánto dura la calentura que te pueda provocar un comentario así?

Lo que verdaderamente me provoca es un sinsabor, cierta desazón al no poder comprender cómo hay gente que prefiere perder su tiempo en leer un blog que le desagrada y clickear en “Comentarios”; esperar a que se abra la ventana; escribir; clickear “Publicar comentario” y cerrar la ventana; seguir surfeando la net  y luego volver al blog a hacer las mismas acciones anteriores para ver si publicaron lo que escribió y leer qué le contestaron y para volver a dejar otro comentario; y así ad infinitum…

No es más sano evitar lo que no te gusta? Quién gasta su precioso tiempo en leer algo que deplora? Únicamente una persona que necesita sentirse protagonista y no sabe cómo hacerlo sanamente o en forma creativa; alguien que quiere hacerse notar como sea y, de esta forma, alimentar su ego.

Mi teoría es que esta clase de persona te quiere hacer cargo de cierta frustración personal porque vos, con lo que escribís o mostrás, sos el disparador de eso que la tiene mal, su propia realidad (no virtual) que la abruma y terminás siendo un espejo que muestra lo que quiere y no puede.

Y te ataca porque está convencida (tan inocente y tan ingenua!) que no puede hacer nada para cambiar su propia vida, cuando tendría que entender que cada uno es artífice de su propio destino.

Las Recetas De La Mesa Dulce

El comentario/ reclamo de Lila hizo darme cuenta de que no había posteado ninguna receta cuando describí la mesa dulce del cumple de Ale, así que aquí me pongo a brindarles las recetas de las cupcakes, del blancmange y del frangipane de frutillas.

La receta de las cupcakes la saqué del libro The Hummingbird Bakery, el primero que sacó este famoso negocio.

Se recomienda no hornearlas de más. El color a lograr tiene que ser un doradito suave. Las proporciones son para 12 de tamaño muffin porque el tamaño de las cupcakes es más pequeño. Los ingredientes parecen ser muchos pero si se fijan bien, son muy pocas las cantidades y además son cosas que tenemos siempre en la alacena o la heladera.

Ingredientes

120gr harina común
140gr azúcar fino
1 1/2 cucharaditas de polvo de hornear
1 pizca de sal
40gr de manteca blanda
120ml de leche
1 huevo 
1/4 de extracto de vainilla

Procedimiento

– Precalentar el horno a 170 grados

– Batir en batidora o mezclar a mano, la harina, el azúcar, el polvo de hornear, la sal y la manteca hasta que quede una consistencia arenosa.

– De a poco agregar la mitad de la leche y batir o seguir mezclando hasta que se incorpore todo.

– Batir aparte el huevo, el extracto de vainilla y el resto de la leche y luego verter esta mezcla a la mezcla anterior y batir o mezclar hasta que quede una consistencia suave pero no batir de más.

– Con una cuchara llenar los pirotines hasta 3/4 de su capacidad, no llenar hasta el borde y cocinar al horno de 20 a 25 minutos.

Qué lindas!

Ahora pasamos al otro postre, el blancmange que tiene la consistencia de un flan aunque un poco más firme. El que yo hice para Ale fue el doble de la receta original porque utilicé un molde rectangular para que tenga la forma justa para hacer una bandera con los frutos rojos. Y sobró un poco.

La receta apareció en la revista del diario que compro los domingos y se llama Rose Blancmange y es para 6 porciones y se puede poner en un molde grande para gelatinas.


Ingredientes

6 hojas de gelatina o 6 cucharaditas de gelatina sin sabor en polvo.
500ml de leche
150gr de azúcar fino
1 cucharadita de extracto de rosas
300ml de crema batida

Procedimiento

– Hidratar las hojas de gelatina por cinco minutos en un recipiente con agua helada. Si utilizan gelatina en polvo, hidratarla con un poco de la leche fría.

– Hervir la leche y sacar del fuego y agregarle la gelatina hasta que se disuelva, luego el azúcar, la escencia de rosas y la crema.

– Cubrir con papel film que toque la superficie del postre y dejar enfriar.

– Pincelar el molde con un poquito de aceite y cuando ya esté fría la mezcla, verterla en el molde y dejar en la heladera toda una noche.

 Repito la foto porque el público se renueva.

Finalmente, una tarta riquísima que lleva frangipane y frutillas. Yo nunca vi un frangipane de frutillas y se me ocurrió hacerla porque tenía un paquete de unas frutillotas preciosas y había que aprovecharlas.

Viendo un programa de Jamie Oliver, me animé a preparar el frangipane como él y la verdad, es ge-nial y rápido!

Qué es un frangipane? El frangipane es un relleno que se hace esencialmente con harina de almendras. Yo le digo harina de almendras, en realidad es almendras molidas. Si no tienen en la alacena las almendras en polvo, las pueden hacer ustedes mismas con la procesadora.

Ingredientes

250gr de almendras molidas en polvo
250gr de manteca temperatura ambiente
200gr de azúcar fino
2 huevos

Procedimiento

– En la procesadora, poner la manteca blanda más el azúcar fino y batir y batir hasta que se mezclen completamente.

– Agregarle las almendras molidas en polvo, mezclar con la procesadora y luego agregarle los dos huevos.

Te queda una mezcla así de divina.

Colocarla dentro de una base de tarta cruda, no hace falta pre cocinarla. Y la podés poner así al horno o arriba le podés poner peras (típico) o damascos.

Si vas a utilizar un molde de unos 20cm de diámetro, te sugiero la mitad de las proporciones que escribí. Este frangipane lo armé yo a ojo, mirando el molde que tenía.

Ojalá hagan algunas de estas recetas y me cuentan cómo les salió.

Happy cooking este fin de semana!