Edinburgh Día 3

Qué manera de caminar hoy! Por suerte llovió un poquititito por lo que el resto del día fue a puro sol, a cielo celeste, a cielo cubierto y a puro disfrute!

Comenzamos por ir a la vuelta del hotel a ver un edificio que nos había encantado cuando lo divisamos desde el micro que nos traía del aeropuerto.

Un antiguo colegio que está en venta! 115 habitaciones! Alguien me lo compra, por favor?

Después fuimos a conocer el Parlamento Escocés. Oh sí, Escocia tiene parlamento desde 1999 y lo pudimos recorrer un poco por dentro pero en estos días no había tours guiados. Así que nos quedamos con las ganas de saber un poco más de lo que pudimos ver y leer por ahí.

 La entrada del Parlamento. Demasiado modernoso para mi gusto.

La cámara donde se sesiona.
Detalle del escritorio.

Aquí se sienta la gente que puede ir a ver las sesiones. Piden que sea en silencio, sin cámaras, sin celulares y sin banderas políticas.

Nos gustó mucho ver alrededor y nos pareció que habíamos llegado al final de Edimburgo. Después del Parlamento, enfrente está la Queen’s Gallery y Hollyrood Palace y ahí nomás las colinas que vimos ayer desde Calton Hill.

 Se puede leer al costado: “Palace Closed”. Buuuuuuu!

 The Queen’s Gallery.

 A mí me gustó el leoncito guerrero.

Hermoso verde escocés!

No pudimos entrar a Hollyrood Palace, la residencia oficial de la reina cuando va a Escocia porque no sé qué duques se estaban alojando allí justo pero, de todas formas, tuvimos la oportunidad de ver a Camilla, la esposa de Charles!

 Ahí va Camilla, bien peinada.

Para este entonces, nos comunicamos con Mechi, del blog Mujer, Madre, Esposa Y Muchas Cosas Más. Quedamos en encontrarnos a la media hora así que mientras íbamos a su encuentro, paseamos un ratito más por Edinburgh, recorriendo sitios tan bonitos y únicos.

Diferentes museos y casas antiguas.

Y aquí estoy con Mechi!

Mechi es linda y qué simpática! Charlamos un montón y se nos hizo poco el tiempo! Como Madre que es, se tuvo que ir a buscar a sus chicos a la escuela pero por suerte tuvimos un rato para tomarnos un rico café.


Ella me comentaba qué raro es conocer en persona a una persona de la que uno ya conoce mucho de su vida. Es cierto, yo nunca lo había pensado de esa forma, creo que por eso cuando uno conoce a un blogger siente mucha conexión a pesar de  antes no haberse tratado personalmente.

Después de despedirnos, Ale y yo por consejo de Mechi, decidimos ir un poco más allá del centro y siguiendo un mapa hicimos algo de trekking por unas zonas donde había mucha naturaleza.

Bordeamos bosques…

 …anduvimos por caminos…

Encontramos lugares de ensueño!

Y finalmente, después de tanto caminar, por fin nos sentamos! En el colectivo que nos trajo de vuelta al hotel donde estoy escribiendo mi última crónica desde Edinburgh!

Nos vemos a la vuelta!!!