Edinburgh Día 2

Hoy la mañana estaba soleada pero a la vez parecía que iba a llover. Qué nos vamos a achicar habiendo traído paraguas así que después de desayunar bastante tarde, enfilamos para Calton Hill, apodada por mí “La Loma”.

Calton Hill es una colina de piedra volcánica, en lo alto de Edimburgo. En realidad es un volcán extinguido y sobre el cual hay diversos monumentos de estilo griego que fueron construidos durante un período en el siglo XVIII llamado Scottish Enlightment.

Ayer, cuando observaba Calton Hill desde el castillo, me intrigaba ver los monumentos y a cada rato le decía a Ale que quería ir aparte porque nos enteramos que tal como sucede en Greenwich, hay un observatorio y hay una bola que cae a la 1 de la tarde, exactamente al mismo tiempo en que en el castillo se dispara una bala de cañón.

Así que hoy nos tomamos el bus y después de subir unos cuantos escalones, llegamos.

Viajamos con estilo escocés.

Con el caer de la bola, todos sincronizaban sus relojes antiguamente.

 
Tanto espamento para eso!

Les muestro los diferentes monumentos:

Dugald Stewart Monument.

The National Monument, que originalmente iba a ser una copia del Parthenon pero se quedaron sin fondos y lo dejaron así nomás!

 
Nelson Monument, donde está la bola.

El observatorio.

Esa colina más alta se llama Arthur’s Seat.

Luego bajamos y ahí nomás enfrente fuimos al Calton Hill Burial Ground, un cementerio, bah.

Ale pasó mucho tiempo fotografiando tumbas, la verdad, no encuentro mucha belleza en un sitio así pero a cada cual su gusto!

Como se estaba nublando bastante, decidimos visitar el yate HMY Britannia, el yate de la familia real que fue bautizado por la reina en 1953 y formalmente terminó de navegar en 1997.

Vista parcial.

 En este barco la familia real solía pasar sus vacaciones y viajar alrededor del mundo.

Cómo habrán hecho para anclar en Bolivia! Qué genios!

Fue aquí donde Charles y Diana pasaron su luna de miel (con quichicientas mil personas alrededor, toda la tripulación, pobres, qué luna de miel habrán pasado!).

Sinceramente, el paseo no fue para nada aburrido, la entrada incluía una audio-guía muy amena con la información justa. No se detenía mucho en partes técnicas y como verán en las fotos siguientes, fue como visitar un palacio!

 Ale jugando.

 Vista desde donde estaba sentado Ale. Proa? Popa?

 
Yo también jugué un poco!
 Sala de estar. El barcito ahí nomás.

 La habitación de la reina.

 La habitación de Phillip.

 La habitación de la luna de miel de Charles y Diana.

 La ante sala al comedor donde tomaban algo antes.

El comedor diario.
 Aquí es donde se hacían los banquetes formales. Todo alrededor son regalos de los distintos países a los que iba el yate.
 La oficina de la reina.
Adoré esta escalera!

 La ante sala al living.

 Los sillones de esa ante sala.

 El living! Con esos sillones con florcitas horrrribles pero que me encantan!

 Donde dormía la tripulación.

 Había hasta un quirófano!

 La lavandería.

Me quedaron un montón de fotos de otros lugares! Pero no se puede todo!

Después de ver el barco que tan importante fue para la familia real (la ceremonia en la que se lo daba de baja fue tan emotiva que a la reina se le escapó una lágrima por primera y única vez en público!), decidimos ir a cenar y antes sacamos algunas que otras fotos, esta vez por George Street.

Monumento a Pitt.

The Royal Scottish Academy.