Tenemos Que Hablar

Es increíble cómo una película nos dio la razón a los dos aunque tengamos ideas diferentes!

Para cada uno de nosotros, la película We Need To Talk About Kevin (Tenemos Que Hablar De Kevin) nos sirvió para decir: “Ves? Es como yo digo!” “No! Es como digo yo!”

Ale y yo tenemos dos teorías diferentes: Yo digo que un niño pequeño es muy agresivo por reflejo de lo que sucede en su familia. Mi teoría (es mi teoría, eh, no soy experta ni psicóloga, sólo una docente con muchos años de experiencia) es que si a un niño no le demuestran cariño, crece agresivo contra los demás y/o contra sí mismo.

Sobre todo si no tiene afecto de parte de la madre. Que para mí es evidente en la película.

Ale es de la idea que un niño nace agresivo y que por más que vos le des cariño, si el chico te sale malo, será así siempre. Que no importa cómo sean los padres ni cómo lo críen.

Yo puedo llegar a admitir que por ahí un niño tenga cierta tendencia a ser un poco violento pero si vos lo crías con límites y lo educás, el niño se encamina y se comporta bien y aprende a suprimir esa tendencia.

Para Ale, la película mostraba que no importa las estrategias de educación y crianza que uses, el chico naturalmente es como es y no cambia.

Para mí, la película mostraba que el chico es como es por la falta de cariño.

La película en sí es atrapante, me gustó cómo están presentados los flashbacks y por momentos es muy angustiante. Yo quería meterme en la pantalla y sacudir a la madre hasta que se de cuenta!

A los dos nos dio qué pensar y seguimos debatiendo quién tiene razón. Yo creo que YO tengo razón, él cree que ÉL tiene razón.

Quién tendrá razón!?!?