Sentirse Una Reina

Cuando Tita está enojada o se siente incómoda, busca sentirse bien. En Londres, un psiquiatra es caro; un psicólogo, inexistente así que si quiere sentirse mimada o escuchada, Tita enfila para los shoppings y/o ciertos negocios.

Pero no lo hace para gastar (mucho).

Es porque aquí los empleados tratan bien al cliente. Tenés alguna excepción pero la llegás a encontrar y pedís con el supervisor y viene, eh, y se deshace en disculpas. Tontos no son, te aclaro, así que no te enojes por algo irrazonable porque con educación pero firmes, te lo van a hacer saber. Y con modales de royal, son capaces de acompañarte a la puerta.

Tita te comenta que los mejores lugares para sentirse una reina y el centro de atención, es ir a los negocios más caros. Ahí es donde mejor te atienden.

Acá no importa cómo estás vestida porque nadie se juzga por lo que tiene puesto. Mientras estés limpia, está todo bien. Y te tratan de maravillas. Podés preguntar sobre tal o cual cartera, zapato, lo que sea y te lo muestran, te lo describen, te lo hacen probar, te lo explican, etc. Si decidís no comprar, no hay problemas, nadie se ofende ni se te pone mala cara. Te lo juro. Probá cuando estés en Londres.

Otro sitio donde te tratan divine es en la cadena John Lewis. Ahí hay siempre un señor o una señora con una banda que les cruza el pecho, como esas que les ponen a las que coronan Miss Universe o lo que sea y si te acercás a preguntarle dónde comprar tal o cual cosa, siempre están con una sonrisa franca, con modales y vocecita delicados para responderte tus dudas. Y los empleados que te cobran, también, son increíbles!

También te podés dar una vuelta por Waitrose, un supermercado posh que no necesariamente significa que sea más caro. Y en Marks and Spencer, otro supermercado bien British.

En general, en cualquier lugar te atienden bien y al terminar tu día de roteiro por los negocios, te aseguro que la sonrisa de todos se te pega en la cara! Y te sentís mejor!