El Otro Notting Hill

Quién no escuchó alguna vez el nombre de este barrio de Londres? Aún quienes no hayan visto la película, estoy segura.

Todas nosotras caímos rendidas ante la sonrisa de dientes desprolijos y ojitos tristones de Hugh Grant cuando lo descubrimos en Four Weddings And A Funeral (Cuatro Bodas Y Un Funeral) y, para las que somos profesoras de inglés, ver algo tan lindo hablando británico… imposible resistirse.

No hay mujer que venga a Londres que no planee visitar Notting Hill y cuando llegan, van derechito para Portobello Road.

Sinceramente, esta parte de Notting Hill con sus mercaditos y el número de gente que la pasea los fines de semana, corre el riesgo de decepcionar a más de una fanática de la película. Esta sección no es tan wow a mi parecer, sólo está bueno si te gustan las antigüedades o comer rico de parado y sin ir al baño y mirar baratijas.

No hay rastro alguno de la película, ni siquiera la puerta azul (que fue vendida hace añares por EBay por el dueño de casa harrrrrrrto de que le sacaran fotos) ni siquiera el negocio de libros de viajes sobre el cual se inspiraron para la película. Hace poco leí que cerró.

Si esperás cruzarte a Hugh, olvídalo. Aunque nunca se sabe… Pero te imaginás a Hugh Grant comprando unos tomates y tratando de pasar desapercibido delante de tantos turistas!?! Pues, no.

Pero hay otro Notting Hill. O varios. Uno es aquel que se compone de las casas o casonas más caras, que por fuera no dicen nada, casitas finitas de tres pisos o casas importantes cuyos residentes tienen un nivel de vida muy elevado.

Otro Notting Hill es aquel que se compone de muchos negocios que se encuentran sobre la calle Westbourne Grove y bien vale la pena caminar.

A lo largo de Westbourne Grove encontrás una sección tranquila, para nada atestada de gente y llena de locales comprando ropa, objetos de decoración o tomando un café o té o almorzando tarde.

Es una calle larga y se extiende hasta llegar al barrio de Bayswater. Cuando cruza la calle Chepstow Road, siguen algunos negocios monos pero no tanto. Ya empieza a parecerse más a un barrio común y de ese lado hay muchos restaurantes libaneses.

La sección de esta calle en Notting Hill es muy cortita pero linda. Si estás caminando por Portobello Road, viniendo de Notting Hill Gate Station, fijate en el mapa que podés doblar a la derecha y caminás y a partir de Colville Road todo cambia.

El mapa.

Miramos algunas vidrieras?

(De algunos negocios incluyo el link del website para que los puedas ver mejor, había gente adentro y no daba para sacar fotos!)

Este negocio es lo primero que ves a la izquierda.

Ahí nomás, con un negocio que los separa se encuentra Tom’s.

Es hermoso este negocio, pequeñito pero se consiguen productos ricos y monos y la comida es deliciosa.

Enfrente está Ralph Lauren, darling.

Pero a mí me gustó más la casa que está arriba del local!

Miren qué hermosa!

No puede faltar el negocio orgánico donde además podés comer.

Marrón es el color orgánico, no?

Acá sí pude sacar una foto de adentro!

El que le sigue es un negocio un poco ecléctico. Se venden antigüedades, se vende ropa… y también es un café/ restaurant!

Qué mezcla! Pero la comida tiene buenas críticas.

Seguimos caminando y llegamos a la esquina con Ledbury Road.

Te parás ahí y ves una rotonda.

Enfrente tenés la iglesia Westbourne Road Church, que lo que tiene de particular es que alquila algunas secciones a locales de ropa y además hay una galería de arte!!

Sacrílegos! 😉

Y si doblás a la izquierda y caminás unos metros, te encontrás con el afamado Ottolenghi.

Todo es delicioso aquí y caro!!! Un cheesecake mini te sale £4.80, qué ladrones!

Pero la forma en que exhiben la comida bien vale la pena que entres a curiosear.

Y si doblás a la derecha, encontrarás un negocio que ocupa un lugar de privilegio en mi corazoncito…

Melt! La bombonería donde yo trabajé hace años!!!

Seguimos por Westbourne Grove y encuentro un negocio de mascotas que adentro tiene un café y más atrás venden artículos como ropa, accesorios y juguetes para tu animalito.

Con Kurt Cobain afuera, esperando a alguien…

Ale quería entrar pero yo le dije que ni loca! La sección del café es muy pequeña y estaba lleno de gente tomando algo o comiendo y con sus perros al lado. El olor que habría ahí sería insoportable!

Seguimos…

Pasamos por otro café y restaurant un poco más aireado que el del negocio anterior…

Y yo ya tenía hambre.

Podríamos haber ido a este restaurant francés.

Se llama Bloody French que es como decir “Malditos franceses”.

O a uno de mis favoritos, el cual conozco bien.

Taquería, comida mexicana rica y a precios muy accesibles!

Entramos allí y después de haber probado más de un manjar mexicano, con la pancita llena, decidimos seguir para nuestra casa, era domingo y los negocios ya empezaban a cerrar.

Les gustó esta otra sección de Notting Hill?