Déjalos Ser


Pasa que por ahí tenés un problema, y hay gente que te nota preocupada, se te acerca y te pregunta qué te sucede.

Vos, la ingenua de siempre, empezás a contarle lo que te pasa por la cabeza, tus ansiedades y preocupaciones o quejas, tus desventuras y es ahí donde esas personas se involucran diciendo alguna frase de rigor o compromiso y cuando les respondés para crear una conversación fluida, ellos te cuentan lo que parece una pequeña anécdota que pronto se desarrolla en un monólogo largo y tedioso, detallista y puntilloso, sobre algo que a ellos alguna vez les pasó, algo muy parecido a lo tuyo pero lo que te pasa a vos en definitiva no es importante, fue sólo la razón que necesitaban para dar rienda suelta a una catarata de egocéntricas historias personales.

Hay personas que sólo les interesa iniciar una conversación para escucharse a sí mismos.

Mejor dejarlos hablar y que te cuenten todo así les das el gusto. Pero la próxima vez, si te preguntan qué te pasa, mejor responder “Nada, todo bien!”