Petersham Nurseries


Cómo describir este lugar?

Es lindo, sí. Petersham Nurseries es un gran vivero, donde se plantan y venden flores, árboles frutales, hierbas, vegetales, lo que sea y además cuenta con una cafetería que es, en realidad, un restaurant y también hay un salón de té.

Es un lugar muy visitado. Este vivero fue comprado por unos hermanos de apellido Boglione para que no fuera loteado y vendido. Lo reabrieron en 2004 y, para algunos, se ha convertido en un lindo lugar para pasear y comer algo rico.

Entrada al restaurant.

El restaurant ha ganado una estrella Michellin y el menú está diseñado por una chef muy famosa llamada Skye Gyngell. El menú varía porque se realiza, según se dice, con lo que se produce en ese lugar.

Todo es orgánico, moderno, de apariencia pobre pero con precios de millonario: el famoso estilo shabby chic.

Shabby en inglés significa gastado, raído y está muy de moda, parece, estilar lugares, vestimenta y ambientes con ese dejo campestre, entre descuidado y un poco desprolijo, todo decorado con objetos viejos, usados, que han sido reciclados (o sea, rescatados de la calle o de un tacho de basura) y que de querer comprarlos, te los cobran como si hubieran sido recién producidos por un diseñador afamado.

Por ejemplo, esta taza con la que seguro te sacás un reprobado en una clase de cerámica.

Pregunta: Cuánto creés que cuesta?

Respuesta: 6o libras!

No es mi estilo, pero en realidad, nada es mi estilo porque soy cero decoración, cero ambientación pero también cero tonta. No pago una fortuna por una silla torcida, despintada y oxidada.

Una silla frágil y vieja a alrededor de £50…

(Tal vez el número 50 no parece mucha plata pero sí lo es, cuando una silla nueva se consigue por muchísimo menos!)

Todo, pero absolutamente todo lo que ves en Petersham Nurseries está a la venta. Todo objeto tiene un sticker con el precio.

Una sección del restaurant que se dedica a vender objetos.

Fuimos con Pity, aquella vez que paseamos por Richmond. Entramos y miramos, sacamos fotos, curioseamos pero no me convencía comer allí.

Con respecto a los platos, está bien que tiene buena fama y los precios son un poco caros (£7 libras una sopa!) pero yo pagaría un precio alto por un menú bueno pero en un lugar donde el piso no sea de tierra!

Sea en el restaurant o el salón de té, el piso es de tierra y los mozos andan con botas de lluvia. No me parece muy higiénico que digamos.

La cafetería o restaurant.

Si ves las fotos, todo parece bonito porque comés rodeado de vegetación pero lo que no se aprecia en las fotos es el aroma. No me gusta comer con aromas, olores. No son desagradables pero a mí los olores, intensos o suaves pero que se sientan, atentan contra mi disfrute de la comida.

Aparte a mí me gusta hacer sobremesa, charlar tranquilos después de comer, sin prisa un domingo… Es difícil sentirse cómodo sobre esas sillas de chapa tan débiles!

No, Pity, yo tampoco lo puedo creer!

Así que en nuestro caso, la experiencia de ir a Petersham Nurseries fue algo para contar, no para probar. Preferimos salir de allí y almorzar en un pub cercano, donde el piso era de madera y todo alrededor estaba limpio y prolijo.