No Hagan Esto En Sus Casas

Este año que pasó fuimos dos veces a Estados Unidos y como en todo lugar que vamos, morfamos.

Pero en EEUU tenía que tener bastante cuidado con elegir dónde comer y sobre todo, con lo que elegía para comer. En general, si querés comer bien tenés que ir a un lugar bueno. Si te da lo mismo McDonalds, pues andá a McDonalds o comete un hotdog o un pretzel que lleve horas colgado en cualquier chiringo.

Lo que notaba es que a veces se ofrecen platos con las más espantosas combinaciones pero que hasta yo, que no te como nada agridulce, me daba cuenta de que los sabores no tenían nada que ver ni eran apetecibles para alguien que sí le gusta.

Ya ni me acuerdo cuáles, debería haber tomado nota. Pero si querés tener un ejemplo, podés pasarte por un Whole Foods y fijarte qué ensaladas ofrecen.

En general, (enfatizo, en general) el paladar americano no está tan educado como el español, el italiano, el turco, el argentino o aquél que tiene una fuerte tradición de sentarse a la mesa a comer en familia y de no considerar a los alimentos como un medio para no morirse o para calmarse los nervios.

Y algunas mañanas, mientras hacía fiaquita en el dormitorio del hotel, ponía la tele y veía un canal de cocina y la encontré a ella: Paula Deen.

Paula Deen es una cocinera muy famosa en EEUU.

Es como si fuera la Julia Child o la Doña Petrona pero al revés: cocina HO-RREN-DO. Pareciera que lo hace a propósito y sobre cocinar basura, esta mujer ha fundado un imperio económico.

Verla cocinar de por sí a mí me crispa. Está bien que hace un show televisivo pero hay que pregonar con el ejemplo: Esha te cocina con el pelo endemoniadamente batido, las manos llenas de anillos, maquillada hasta las orejas… y encima lo hace mal!

Se ve que de otra manera no tendría rating, no sé a qué atribuirle su éxito y fama.

Será a que en realidad, lo que ella presenta es un programa de terror?

Para ejemplos:

Un desayuno para empezar bien el día: Breakfast Doughnut Sandwich

Toma una doughnut bien azucarada (ni siquiera la corta por la mitad!), le pone encima una hamburguesa de carne, arriba un huevo frito y bacon y termina con otra doughnut.

Esta mujer debe ser racista!

Un postre: Cheesecake frito

Sí, frito. Te corta un cheesecake casero o comprado en porciones chicas, les esparce pedacitos de chocolate por arriba, los cubre con masa como si fuera una empanada china, los fríe en aceite hirviendo, los cubre bestialmente con azúcar impalpable y los decora con salsa de chocolate y frutilla y corona toda esta animalada con crema, que seguro es esa porquería que viene en aerosol. Para decorar, un “vegetal”: unas hojitas de menta! Eso se llama MENTA, Paula Deen!

“Just when you thought you couldn’t make cheesecake any better”

Almuerzo: Sandwich de lasagna

Me perdí cómo hizo la lasagna, que se ve un aceitoso mejunje de queso, carne, masa y salsa. En un arrojo de creatividad, Paula propone hacer un sandwich con el pan de pizza que sacó del horno en vez de comerlo acompañando la lasagna.

Encima se lo presenta como las mejores recetas de Paula!

Como los mismos americanos suelen decir de ciertos hechos inexplicables: “Only in America!”