Algo Tan Cotidiano


Una manía que tengo cuando me siento a comer es que siempre debo tener una servilleta a mano, no importa que sea de papel o de algodón o de hilo o lino (qué lindas son!) o del material que sea pero para todos los días, prefiero la comidad de las de papel.

Compro y uso servilletas de papel. No me gusta poner el rollo de cocina en la mesa para ir cortando pedacitos. Lo hago cuando no me queda otra, cuando se me terminaron las servilletas.

Algo que no podía encontrar por ningún lado cuando me vine a vivir aquí fue un servilletero. Buscaba infructosamente sin resultados.

Qué manera de describir esta hazaña! Como si no tener servilletero fuera un drama… pues sí lo era para mí!

Por eso en mi primera oportunidad de volver a Argentina, me compré uno y lo tengo desde entonces.

Este objeto tan cotidiano para muchos, fascina a mi amigo Jonathan. Cada vez que viene a almorzar o cenar, lo mira, lo toca y me comenta que le causa mucha gracia, le cae simpático…

Es hora de que me vaya avivando que quiere que le regale uno, no? La verdad, no sé si es una indirecta pero es divertido que el servilletero le llame tanto la atención.

En cuanto a mí, hace tanto que vivo en Londres que me es difícil decir qué objeto cotidiano en un principio me llamó la atención. Lo debo tener muy incorporado…

Tal vez sea una especie de pantalla circular que se pone sobre las ollas o las sartenes para que no salpique lo que se está cocinando adentro… tal vez eso ya existía en Argentina y no lo sabía y lo descubrí acá…

Alguna vez, en algún otro país o ciudad te llamó la atención algún objeto, cotidiano para quienes vivían allí, un poco exótico para vos?